Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

27 de Julio de 2009 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

Exclusiva nacional... Xiomara Castro de Zelaya, esposa del presidente hondureño depuesto, pide a Estados Unidos que ayude a su marido a regresar a su país: "Queremos justicia, queremos paz, exigimos el regreso de la democracia"

Luego de un intento fallido de regresar a Honduras el fin de semana, el presidente hondureño depuesto Manuel Zelaya dijo que la condena estadounidense del golpe de estado está disminuyendo. Zelaya intentó volver a entrar a Honduras desde Nicaragua el viernes pasado, pero permaneció menos de una hora.

Xio_zelaya



27 de Julio, 2009


Escuche

AMY GOODMAN: Bienvenida a Democracy Now! señora de Zelaya. ¿Qué pasó cuando usted intentó llegar a la frontera?

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: Bueno todo el trayecto desde el viernes que nosotros salimos de Tegucigalpa ha habido retenes de policias y soldados que estan impediendo el paso. Han decretado un toque de queda que para nosotros ya es un estado de sitio. Ochenta horas llevan el departamento de Paraíso y Choluteca. Estos son departamentos fronterizos con la República de Nicaragua, donde no están permitiendo que entren alimentos, y tampoco están permitiendo que las personas que lograron pasar la frontera reciban medicamentos, agua, comida. Tenemos 60 horas de estar paradas aquí en este reten, a penas a 25 quilómetros de donde está la frontera. Hace dos dias, el sabado, el General Romeo Vázquez Velázquez, ofrece a la familia del presidente un helicoptero para poderle trasladar la familia a Nicaragua. Igual la presidencia de la República ha sacado un comunicado donde están manifestando que ellos ponen a disposición de la familia un avión privado para poder trasladarse a cualquier parte del mundo.

AMY GOODMAN: ¿Por qué no lo usan?

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: Nosotros somos hondureños y hondureñas. Vivimos acá, ésta es nuestra tierra, ésta es nuestra gente, aquí está nuestra familia. Y nosotros no queremos salirnos de nuestro país. Nuestra Constitución establece que ningún hondureño puede ser expatriado de su país. Al presidente lo sacaron de su casa a tiros, a balas, con bayonetas, lo llevaron a un país amigo. Y quieren hacer lo mismo con nosotros, quieren cometer otro delito con la familia del presidente. Yo no entiendo, y no sé en que parte del mundo pueden impedirle a una familia reecontrarse. Lo único que estamos reclamando es que mis hijos vean a su padre, que su madre vea a su hijo, que nosotros podamos ver a nuestro esposo, que hace 30 días que no lo vemos. Yo no sé si eso es aceptable porque no es aceptable para nosotros. Ahora en los medios de comunicación de aquí honduras, el ministro de la Defensa dice que es la primera dama la que tiene tomadas las calles, y que es la primera dama la que está reteniendo a la gente para que no pasen. Imagínese usted… imagínese usted como transgiversan las noticias y la información en este país. Cuando son los soldados, son los militares los que tienen tomadas las calles, son ellos los que no nos permiten pasar. Y ahora dicen que somos nosotros los que estamos deteniendo el tráfico en este departamento.

AMY GOODMAN: Estamos hablando con la Primera Dama de Honduras. Su esposo es el Presidente hondureño derrocado Zelaya. Ella está intentando reunirse con él en la frontera. Doña Castro de Zelaya, ¿Cuál es su respuesta al comentario de Hillary Clinton calificando la acción de su marido irresponsable?

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: ¿Usted cree que es irresponsable querer reunirse con su familia? ¿Usted cree que es irresponsable que una persona quiere regresar a su país? ¿Usted que es irresponsable que una persona pretenda hacer un llamado de atención al mundo de las injusticias que se están cometiendo, de los abusos a los derechos humanos que se han cometido?

AMY GOODMAN: Su marido ha dicho que Estados Unidos no esta haciendo lo suficiente para apoyar su regreso. ¿Usted siente lo mismo y qué es lo que Estados Unidos podría hacer?

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: Ha pasado un mes del golpe de estado. Cada hora, cada minuto en este país hay angustia y hay desesperación. Usted cree lo que significa para Honduras y especialmente para mi familia que ni siquiera podemos dormir, que ni siquiera podemos estar tranquilos porque en cualquier pueden entrar y allanar nuestras viviendas. Usted cree que lo que significa para nosotros que en cualquier minuto, en cualquier momento, puede entrar alguien a allanar su vivienda, a secuestrarte, o a llegar con una carta de o una nota de… donde te quieran meter preso. La angustia que nosotros estamos sufriendo y la persecución que estamos viviendo permanentemente. ¿Cuánto tiempo tenemos que esperar para que estas cosas cambien?

AMY GOODMAN: ¿Qué piensa usted que Estados Unidos puede hacer?

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: En primer lugar, tomar medidas radicales en contra de los golpistas, en contra de las personas que hoy han quitado la libertad de expresión, la libertad de locomoción, la libertad inherente de todos los hondureños que tenemos de tener una nacionalidad, lo que tenemos todos los seres humanos. Hoy reclamamos el retorno a la democracia, hoy reclamamos la paz y la tranquilidad en nuestro país. La señora Hillary Clinton es madre, es esposa, es hija, y hoy estoy apelando a los sentimientos de mujer para que entienda lo difícil que estamos nosotros aquí, viviendo en este país. Hoy reclamamos acciones immediatas. Hemos visto como países han reprochado este golpe de estado. Hemos escuchado amigos, países amigos, hemos visto la OEA, la ONU donde han establecido 72 horas después del golpe para que el presidente retorne a su país y sea restituido. Han pasado más de 300 horas desde el golpe de estado y todavía al presidente no lo ha sido restituido.

AMY GOODMAN: ¿Usted cree que Estados Unidos debería de cortar totalmente la ayuda económica y militar hasta que su esposo sea restituido?

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: Yo tenía entendido que eso se había hecho desde el primer día. Me sorprende que usted me pregunte porque quiere decir que todavía están apoyando a este régimen de facto. Mire yo quiero decirle algo de lo que ha pasado con el presidente y le voy a poner un ejemplo de ustedes. Amy, ¿Qué pasaría si alguien entrara a su casa, le golpeara usted, golpeara a su familia, y después este mismo agresor quiera sentarse con usted y decirle dejo de molestarle si me entregas su casa y si te sales de este país? Es lo mismo que están haciendo con el presidente. Imagínese usted, el Presidente Zelaya que le han violentado todos sus derechos, que han inventado acusaciones que no las tenían en el momento que él era presidente, porque nunca presentaron una orden de captura. Lo sacaron amarrado de su país, lo trasladaron a otro país, y ahora lo sientan a negociar con los criminales. Imagínese la paciencia y la tolerancia del Presidente Zelaya, que ha aceptado todas las propuestas de diálogo para resolver en paz la problemática que vive nuestro país.

AMY GOODMAN: ¿El Presidente Zelaya va a volver a Washington D.C. el martes, o se va quedar a la frontera? Tenemos informaciones diferentes.

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: Bueno había surgido una información que la señora Hillary Clinton lo estaba invitando para una reunión el martes. La verdad es que en eso no hay ninguna información, ningún comunicado, ningún llamado al Presidente para informarle que hay una reunión con ella. Yo creo que en esto hay que ser bien claro. Lo que necesitamos es urgencia. Es de urgencia de resolver este conflicto que estamos viviendo en nuestro país. Hay detenciones en todo el país, en todos los departamentos, en todos los municipios. Y la gente no la dejan movilizarse, ni siquiera se presentan caminar y llegar hasta un punto donde puedan expresar su voluntad, porque lo único que se quiere es que se les escuche y expresen su voluntad.

AMY GOODMAN: Hemos oído que dos personas fueron asesinadas en la frontera mientras iban para reencontrarse con su esposo.

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: Mire, al siguiente día después del golpe de estado, el ejército atropelló a una persona en la ciudad de Tegucigalpa y murió. Cuando la gente quiso llegar a recibir el presidente, a un muchacho, a quemarropa porque la gente anda desarmada, lo único que andan es con la fe y con el deseo del retorno de la paz y la justícia en nuestro país. Y un joven fue muerto, fue matado en las inmediaciones del aeropuerto nacional.

AMY GOODMAN: Algunos están diciendo que usted debería de presentarse para las elecciones presidenciales. Las próximas. ¿Usted tiene alguna intención, algun comentario sobre eso?

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: Quisiera… no terminé la pregunta. Han habido dos muertos aquí en la frontera, han habido heridos, han habido presos. Hay indígenas que hoy están en la montaña buscando un sendero para poder llegar a la frontera porque lo único que quieren hacer es manifestar su voluntad de que el único presidente que ellos reconocen es el Presidente Zelaya.

AMY GOODMAN: ¿Usted va intentar ver a su esposo otra vez hoy en la frontera?

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: Quisiera contestarle también con respecto a la pregunta de la candidatura. Mire hasta donde llega la maldad que hay en este momento. Como llegan a pensar que lo uno anda buscando aquí es protagonismo si lo que nosotros queremos es ver a mi esposo, lo que queremos es que mis hijos vean a su padre, lo que queremos es que su madre vea a su hijo. Y quieren tergiversar y quieren cambiar para hacer ver que esto es un acto político.

AMY GOODMAN: ¿Está usted con sus hijos ahora? Usted tiene cuatro hijos con el Presidente Zelaya. ¿Dónde están

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: Mis dos hijos menores, Hortensia y José Manuel, me están acompañando. Y mi hija mayor tiene siete meses de embarazo, y ha estado delicada con su embarazo y tiene una bebé de cuatro años. Y mi otro hijo, Héctor, esta en otro lugar seguro, precisamente porque también han querido establecer medidas de presión para que el Presidente Zelaya cese en el intento de regresar a nuestro país. Tenemos 60 horas de estar aquí en este retén. El único reclamo que tenemos, lo único que estamos pidiendo es que nos permitan llegar a la frontera y abrazar el presidente, abrazar a mi esposo, que mis hijos puedan abrazarlo.
AMY GOODMAN: ¿Le tiraron gases lacrimógenos, o ustedes fueron dañados de alguna forma cuando estaban avanzando?

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: No… no, no, no. En eso, en mi retén, donde nosotros nos encontramos, no han habido agresiones porque entiendo lo que significaría para ellos atentar contra la familia. Pero a pocos quilómetros del retén en el que nosotros nos encontramos han estado permanentemente tirando, lanzando gases lacrimógenos, han estado golpeando a la gente, han estado reprimiendo a la gente que está allí, e inmediatamente que entran capturan a la gente y la llevan presa.

AMY GOODMAN: Sólo tenemos 30 segundos. Su último mensaje para el pueblo de Estados Unidos y a nuestros oyentes y televidentes de todo el mundo.

XIOMARA CASTRO DE ZELAYA: Queremos justícia. Queremos paz. Reclamamos el retorno a la democracia. Y como familia, lo que reclamamos es que nuestra familia se vuelva a reencontrar. Que volvamos a estar juntos. Mel es el eje principal de nuestra familia. Y eso es lo que estamos nosotros reclamando, al hombre, al padre, al esposo, al hijo.

AMY GOODMAN: Xiomara Castro de Zelaya quiero agradecerle mucho que haya estado con nosotros. La esposa del derrocado Presidente Zelaya. Ella está intentado reencontrarse con él en la frondera entre Honduras y Nicaragua. También lideró una manifestación hace unas semanas en Tegucigalpa, justo después del golpe.


Transcrito por Núria Ferragutcasas y Democracy Now! en español

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes

Titulares