Hello! You are part of a community of millions who seek out Democracy Now! each month for ad-free daily news you can trust. Maybe you come for our daily headlines. Maybe you come for our in-depth stories that expose corporate and government abuses of power and lift up the voices of ordinary people working to make change in extraordinary times. We produce all of this news at a fraction of the budget of a commercial news operation. We do this without ads, government funding or corporate sponsorship. How? This model of news depends on support from viewers and listeners like you. Today, less than 1% of our visitors support Democracy Now! with a donation each year. If even 3% of our website visitors donated just $10 per month, we could cover our basic operating expenses for a year. Pretty amazing right? If you visit us daily or weekly or even just once a month, now is a great time to make a monthly contribution.

Your Donation: $

10 de Febrero de 2011 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

No silenciarán a la juventud egipcia

10 de febrero de 2011–Kareem Amer, quien estuvo cuatro años preso en Egipto por escribir en su blog, desapareció de las calles de El Cairo tras abandonar la Plaza Tahrir con un amigo. Se supone que Amer se encuentra ahora entre los cientos de periodistas y activistas detenidos por el régimen del dictador egipcio Hosni Mubarak.

Publicado el 10 de febrero de 2011

Por Amy Goodman

“En honor a Christoph Probst, Hans Scholl y Sophie Scholl” dice un cartel en la parte superior del muy visitado blog del disidente egipcio Kareem Amer. Y continúa “Decapitados el 22 de febrero de 1943 por haberse atrevido a decirle no a Hitler y sí a la libertad y la justicia para todos”. El cartel del joven bloguero recuerda al valiente grupo de panfletistas antinazis que se autodenominaron Colectivo Rosa Blanca. Este grupo redactó y distribuyó secretamente seis panfletos denunciando las atrocidades nazis. En uno de ellos declaraban “No nos callaremos”. Sophie y su hermano Hans Scholl fueron capturados por los nazis, juzgados, procesados y decapitados.

Kareem Amer, quien estuvo cuatro años preso en Egipto por escribir en su blog, desapareció de las calles de El Cairo tras abandonar la Plaza Tahrir con un amigo, según el sitio cyberdissidents.org. El grupo supone que Amer se encuentra ahora entre los cientos de periodistas y activistas de derechos humanos detenidos por el régimen del dictador egipcio Hosni Mubarak, y acaba de lanzar una campaña para exigir su liberación.

Kareem Amer desapareció justo antes de que Wael Ghonim fuera liberado. Ghonim es un ejecutivo de Google de 30 años de edad que ayudó a administrar la página de Facebook que tuvo un papel decisivo en la organización de las protestas del 25 de enero en Egipto. La página se llama “Todos somos Khaled Said” en honor a un joven asesinado por la policía en Alejandría en junio de 2010. Una foto del cadáver de Khaled Said apareció en Internet. Tenía signos de haber recibido golpes brutales en la cara. Ghonim viajó a Egipto para participar en las protestas, y fue arrestado y detenido en forma secreta por el gobierno egipcio durante 12 días. El canal de televisión egipcio Dream 2 lo entrevistó tras su liberación. En la entrevista Ghonim se derrumbó y rompió en llanto frente a las cámaras cuando le mostraron las fotos de muchos de los que habían sido asesinados en las protestas. “Dijimos que lucharemos por nuestros derechos y por nuestro país. No soy un héroe. Solamente estaba utilizando el teclado en Internet. Nunca puse mi vida en peligro. Los verdaderos héroes son los que están ahí afuera”.

La liberación de Ghonim hizo que la multitud que aún exige el fin del régimen de 30 años de Mubarak en la Plaza Tahrir aumentara. Tahrir, que significa “liberación” en árabe, es el cuerpo y el alma del movimiento democrático en Egipto, pero no es el único lugar donde se reúne gente valiente contraria al régimen. Mientras escribo esta columna, se está instalando un nuevo campamento frente al Parlamento egipcio y seis mil trabajadores están en huelga en el Canal de Suez. Mientras la consolidada dictadura afirmaba estar haciendo concesiones, sus fuerzas de choque desataban una ola de violencia, intimidación, arrestos y asesinatos.

El sector de la población egipcia compuesto por una pujante juventud es el que está liderando la revolución. El Movimiento Juvenil 6 de Abril se formó el año pasado en apoyo a los trabajadores textiles en huelga en la ciudad egipcia de Mahalla. Una de las fundadoras del movimiento, Asmaa Mahfouz, que acaba de cumplir 26 años, publicó un video en Facebook el 18 de enero, días después de que la revolución tunecina provocara el derrocamiento del dictador de ese país.

Asmaa dijo: “Estoy haciendo este video para darles un simple mensaje: Queremos ir a la Plaza Tahrir el 25 de enero. Iremos allí a exigir nuestros derechos humanos fundamentales. Simplemente queremos nuestros derechos humanos y nada más. Yo voy a ir el 25 de enero, y voy a distribuir volantes en las calles. No voy a prenderme fuego. Si las fuerzas de seguridad quieren prenderme fuego, que vengan y lo hagan. Si te consideras hombre, ven conmigo el 25 de enero. Quien diga que las mujeres no deberían ir a las manifestaciones porque las van a golpear, que se ahorre el honor y la hombría y venga conmigo el 25 de enero’.

Su convocatoria a la acción fue otra chispa. Desde Internet, la gente comenzó a organizarse en los barrios, superando la barrera digital con volantes impresos y el boca a boca. Luego del 25 de enero, el primer día épico de protesta, Asmaa Mahfouz publicó otro mensaje en video: “Lo que aprendimos ayer es que es la gente la que tiene el poder, no los matones. El poder está en la unidad y no en la división. Ayer vivimos los mejores momentos de nuestras vidas”.

En la primera semana de protestas se quebró lo que muchos denominan “la barrera del miedo”. Desde que el 28 de enero comenzó la violenta ofensiva del gobierno, según Human Rights Watch, al menos 302 personas fueron asesinadas en El Cairo, Alejandría y Suez.

El Presidente Obama continúa insistiendo en que Estados Unidos no puede elegir al líder de Egipto, sino que el pueblo egipcio debe hacerlo. Es verdad. Pero el gobierno de Obama continúa brindando ayuda económica y militar al régimen de Mubarak. El sello “Hecho en Estados Unidos” estampado en las latas de gases lacrimógenos utilizadas contra los manifestantes en la Plaza Tahrir enfureció a la gente que estaba allí. Durante los últimos treinta años, Estados Unidos ha gastado millones de dólares para apoyar al régimen de Mubarak. Es preciso detener ya mismo el flujo de dinero y de armas.


Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2011 Amy Goodman

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps, editado por Gabriela Díaz Cortez y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 650 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 250 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

< Entrada Previa | Próxima Entrada >