22 de Abril de 2011 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

Mientras se intensifica la represión en Siria, Mohamed Radwan, ingeniero estadounidense de origen egipcio recientemente liberado, relata su calvario en una cárcel siria

En una entrevista exclusiva, Mohamed Radwan habla con la corresponsal de Democracy Now! Anjali Kamat desde la casa de su familia en El Cairo.

Play__radwan

11 de Abril/2011

Escuche/Vea/Lea

En una entrevista exclusiva, Mohamed Radwan habla con la corresponsal de Democracy Now! Anjali Kamat desde la casa de su familia en El Cairo.

Radwan, ingeniero estadounidense de origen egipcio que trabaja en Siria, fue arrestado en Damasco el 25 de marzo mientras con el teléfono celular sacaba fotografías a una protesta en la ciudad contra el régimen. No se le acusó de ningún delito. Radwan había participado anteriormente en las protestas a favor de la democracia en Egipto.

AMY GOODMAN: En Siria las protestas han ido aumentando en las tres últimas semanas; decenas de miles de sirios han salido a la calle para protestar contra el presidente Bashar–al Assad que hace 11 años está en el poder.

La agencia de noticias Associated Press informa que soldados sirios a bordo de camiones y jeeps del ejército entraron el lunes a Banias, ciudad puerto clave, un día después del tiroteo en el que al menos cuatro manifestantes opositores fueron asesinados y decenas heridos. Según los grupos de derechos humanos sirios, hay un saldo de más de 150 personas muertas en los disturbios, la mayoría de los cuales fueron asesinadas por disparos de las fuerzas de seguridad sirias. Muchas personas, entre ellas periodistas, fueron arrestadas y detenidas ilegalmente desde que empezaron las protestas.

Como informamos antes, uno de los detenidos fue un ciudadano estadounidense de origen egipcio, Mohamed Radwan. Radwan fue arrestado en Damasco, Siria, el 25 de marzo mientras con el teléfono celular sacaba fotografías a una protesta contra del régimen. No se lo acusó de ningún delito. Radwan había participado anteriormente en las protestas a favor de la democracia en Egipto. Fue liberado la semana pasada por las autoridades sirias, después de que sus familiares hicieron intensas negociaciones en todos los frentes hasta que saliera de la cárcel.

Pasamos ahora a una entrevista exclusiva con Mohamed Radwan. La corresponsal de Democracy Now! Anjali Kamat lo entrevistó el 5 de abril poco después de su liberación, en casa de su familia en El Cairo. Kamat presentó este informe desde Egipto.

ANJALI KAMAT: Mohamed Radwan estuvo una semana detenido en el tristemente célebre sistema penitenciario sirio. Cuatro de esos días estuvo confinado al aislamiento. Ahora, de regreso en su casa en El Cairo, el ingeniero estadounidense de origen egipcio –de 32 años de edad- dice que cuando estaba adentro, no tenía la menor idea de cuánto duraría ese suplicio.

MOHAMED RADWAN: Empecé a tratar de prepararme mentalmente para un período mucho más largo porque sabía de la triste fama de las fuerzas de seguridad en Siria. Hasta ese momento, nadie me había dicho si estaba acusado de algo o no, ni me dieron ningún tipo de información de lo que estaba sucediendo afuera de la cárcel. Estaba completamente aislado.

ANJALI KAMAT: Mohamed fue uno de los cientos de ciudadanos sirios y de otros países arrestados por el régimen en las últimas semanas.

MOHAMED RADWAN: Había muchos árabes ahí y no todos eran sirios. Me daba cuenta de eso, ya sea por los acentos o porque los guardias decían que llevaran a los iraquíes o a quien fuera.

ANJALI KAMAT: Amigos y familiares de Mohamed organizaron protestas en la puerta de las embajadas de Siria en Gran Bretaña, Egipto, Líbano y Estados Unidos para que lo liberaran. Pero en el interior de su celda, Mohamed no tenía idea de que algunas personas sabían lo que le había pasado.

MOHAMED RADWAN: Pensé que iba a tener que arreglármelas solo para salir. Seguía pensando que absolutamente nadie tenía idea de mi detención.

ANJALI KAMAT: Radwan contó cuáles fueron los acontecimientos previos a su detención.

MOHAMED RADWAN: El día de mi arresto o detención, yo estaba en la Mezquita de Umayid. Se celebraba la oración del viernes y yo estaba dentro de la mezquita sentado escuchando el sermón. En ese momento, escuché una gran conmoción, cerca de la puerta trasera. En un momento dado, todo el mundo se levantó, se puso de pie y empezó a dirigirse a la parte de atrás, a la entrada. Y automáticamente, todo el mundo sacó su teléfono y comenzó a filmar. Miré a mi alrededor y vi allí por lo menos 30 personas con los teléfonos levantados enfocando al grupo que estaba en la parte trasera y que había comenzado a salir al patio.

ANJALI KAMAT: En ese momento, Mohamed empezó a filmar y se dirigió al patio de la mezquita.

MOHAMED RADWAN: Me puse a un costado, empecé a escribir un mensaje por Twitter y envié un mensaje confuso, porque obviamente me di cuenta que era mejor hacer eso muy rápido y seguir observando. Y fue en ese momento que una persona que parecía ser un oficial se me acercó y me preguntó qué estaba haciendo. Parecía un oficial no sólo por su muy mal traje, sino también por su actitud, y le respondí "Estoy enviando un mensaje." Y me pidió que lo disculpara, pero que tenía que acompañarlo. Así que lo seguí. Me llevaron a mí y a otra gente en un vehículo a algún lugar. No estoy seguro dónde. Y ese fue el lugar donde estuve la semana siguiente.

Esa noche me pidieron que me sentara delante de una cámara de video y hablara sobre mi presencia allí en Siria. Dije que había ido a Israel –aunque no lo había hecho- y que iba a recibir dinero por las fotos, cosa que tampoco hice.

ANJALI KAMAT: Esa fue la supuesta confesión que se emitió por la televisión siria. Mohamed explicó que lo obligaron a decir eso.

MOHAMED RADWAN: Dije que estaba en contacto con una persona de Colombia, que al final fui a Jerusalén y que recibí dinero por las fotos.

ANJALI KAMAT: Mohamed dijo que no lo torturaron para que hiciera esta falsa confesión, pero agrega que realmente no tenía otra opción.

MOHAMED RADWAN: No era una situación fácil, ya que la total incertidumbre sobre lo que iba a suceder puso en juego el factor miedo. Esta gente tenía modos enérgicos, pero no hubo tortura, ni maltrato ni nada por el estilo. Creo que si uno está ahí, tiene que hacer lo que ellos digan, porque tienen sus métodos. Son muy persuasivos.

ANJALI KAMAT: Finalmente, Mohamed no fue acusado de ningún delito y fue liberado, después de una serie de presiones que hubo desde varios frentes, entre ellos del Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto. Esto, según Radwan, es uno de los cambios concretos que produjo el levantamiento en Egipto.

MOHAMED RADWAN: Uno de los signos positivos e indicio de que el movimiento va en la dirección correcta es que el Ministerio de Asuntos Exteriores de Egipto se movilizó para ayudar a los ciudadanos, para ayudar a un solo ciudadano en todo lo que fuera posible. Este es un signo positivo. Esto fue distinto a como era hasta hace unos meses, antes de la revolución.

ANJALI KAMAT: Mohamed dijo que no participó en política en Siria y que todavía no sabía por qué lo detuvieron a él. Está preocupado por todos aquellos que siguen detenidos en Siria, pero tiene esperanza de lo que vendrá próximamente para el pueblo sirio.

MOHAMED RADWAN: Deseo para mis hermanos de Siria lo mejor. Deseo que en un mundo democrático la mayoría consiga lo que quiere. Ellos viven bajo leyes de emergencia. Lo que quiero decir es que los estados de emergencia no respetan los derechos humanos fundamentales internacionales. El régimen actual está analizando cómo derogarlas. Esperemos que se tomen seriamente este tema.

ANJALI KAMAT: Anjali Kamat para Democracy Now! desde El Cairo, Egipto.
—-———-

TRADUCCIÓN: Cristina Bastidas y Gabriela Diaz Cortez

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más