14 de Junio de 2011 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

Obama pide una reforma migratoria en un momento en el que las deportaciones llegan a un nivel récord

El martes, el presidente Obama visitó la frontera entre México y Estados Unidos por primera vez desde su elección en 2008, donde pronunció un importante discurso político sobre la necesidad de una profunda reforma de las leyes de inmigración.

Obama_immigration

11 de mayo de 2011

Escuche/Vea/Lea

El martes, el presidente Obama visitó la frontera entre México y Estados Unidos por primera vez desde su elección en 2008, donde pronunció un importante discurso político sobre la necesidad de una profunda reforma de las leyes de inmigración.

Mientras tanto, el gobernador de Illinois, Pat Quinn, y 38 legisladores del estado de Nueva York han pedido desvincularse del principal programa de Obama para el control de la inmigración, llamado Comunidades Seguras, el cual ha producido un número récord de deportaciones. Contamos con la opinión de Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración, y de Sunita Patel, abogada del Centro para los Derechos Constitucionales. "Este enfoque de aplicar la ley primero y reformarla después, simplemente no funciona. Los estados y el Congreso ya están perdiendo la paciencia", afirma Patel. Reconociendo el obstáculo político al que se enfrenta Obama a la hora de aprobar la reforma migratoria con un congreso dividido, Noorani comenta: "el presidente tiene la autoridad ejecutiva o administrativa de ordenar mejor sus prioridades en materia de recursos de vigilancia, para que se expulse a quienes estén provocando un daño real en nuestras comunidades y no a estudiantes o familias que se esfuerzan por trabajar".

AMY GOODMAN: El martes, el presidente Obama visitó la frontera entre México y Estados Unidos por primera vez desde su elección en 2008 y aprovechó la oportunidad para dar un importante discurso político sobre la reforma migratoria. Ante una multitud de unas 2.000 personas, cerca de El Paso, Texas, pidió una vía para que los casi once millones de inmigrantes indocumentados que se calcula viven en Estados Unidos consigan la ciudadanía.

PRESIDENTE BARACK OBAMA: ¿Cómo sería una reforma integral?

En primer lugar, sabemos que el gobierno tiene la responsabilidad de cuidar las fronteras y hacer cumplir la ley. Y eso es lo que Janet [Napolitano] y toda su gente están haciendo. Eso es lo que están haciendo.

En segundo lugar, hay que sancionar a las empresas que exploten a los trabajadores indocumentados.

En tercer lugar, las personas que están aquí ilegalmente también tienen responsabilidades. Violaron la ley y eso significa que tienen que pagar impuestos, tienen que pagar una multa, tienen que aprender inglés, tienen que someterse a controles de antecedentes y a un largo proceso, antes de poder ponerse en la fila para la legalización. Eso no es mucho pedir.

Y en cuarto lugar, detener la inmigración ilegal también depende de la reforma de nuestro obsoleto sistema de inmigración legal. Deberíamos permitir que los mejores y más brillantes no sólo puedan quedarse aquí fácilmente, sino también puedan abrir negocios y crear puestos de trabajo.

AMY GOODMAN: El presidente Obama aprovechó su discurso para criticar a los republicanos por bloquear los esfuerzos de reforma migratoria, hasta tanto la frontera entre México y Estados Unidos sea segura, y sostuvo que gracias a las medidas adoptadas por su gobierno, la frontera está "más segura que nunca."

PRESIDENTE BARACK OBAMA: La Patrulla Fronteriza tiene 20.000 agentes, es decir, más del doble de los que había en 2004. Se trata de una acumulación que comenzó durante la presidencia de Bush y que nosotros hemos continuado. Tuve la oportunidad de conocer a algunos de esos agentes excepcionales y de ver a algunos de ellos montados a caballo; parecían bastante fuertes. Pusimos los agentes aquí. Luego, pidieron un muro. Bueno, el muro está–

AUDIENCE: [abucheos]

PRESIDENTE BARACK OBAMA: Ahora el muro está básicamente terminado.

UN MIEMBRO DE LA AUDIENCIA: ¡Derríbenlo!

PRESIDENTE BARACK OBAMA: Luego fuimos más lejos aún. Hemos triplicado el número de analistas de inteligencia que trabajan en la frontera. He desplegado vehículos aéreos no tripulados para patrullar los cielos desde Texas hasta California. Hemos forjado una alianza con México para luchar contra las organizaciones delictivas transnacionales que han afectado a nuestros dos países. Y por primera vez, estamos revisando el cien por ciento del cargamento que va hacia el sur por ferrocarril para detener el envío de armas y dinero, así como también de drogas que vienen hacia el norte.

AMY GOODMAN: Escuchábamos al presidente Obama durante el discurso del martes cerca de El Paso, Texas, ciudad separada de México por el Río Grande. La reforma migratoria fue un tema central de la campaña presidencial de Obama en 2008. Pero sus críticos dicen que Obama se centró sobre todo en los programas de control de la inmigración que llevaron el nivel de deportaciones a un número sin precedentes y observan además que Obama no consiguió la aprobación de medidas relativamente populares, como la ley DREAM, que abriría una vía para que millones de estudiantes indocumentados consigan la ciudadanía.

Para analizar el tratamiento que Obama hace de la reforma migratoria, nos acompañan tres invitados. Desde Washington DC, se comunica con nosotros Ali Noorani, director ejecutivo del Foro Nacional de Inmigración. Aquí en Nueva York nos acompaña Sunita Patel, abogada del Centro para los Derechos Constitucionales. Patel aportó información sobre el principal programa de Obama para el control de la inmigración llamado Comunidades Seguras. Y desde Las Cruces, Nuevo México, a casi una hora de El Paso, se comunica con nosotros Molly Molloy, especialista en temas relacionados con América Latina, en particular en problemas en las fronteras, y coeditora del libro El Sicario: The Autobiography of a Mexican Assassin (El sicario: autobiografía de un asesino mexicano), un nuevo libro sobre la cara oculta de la guerra de Estados Unidos contra el negocio de las drogas.

Quiero darles las gracias a todos por estar con nosotros. Comencemos con Ali Noorani. ¿Qué le pareció el discurso sobre la inmigración que dio el presidente Obama ayer?

ALI NOORANI: El discurso de ayer del presidente fue un paso constructivo hacia adelante porque sentó las bases y realmente empezó a pasarles la responsabilidad de proponer o no una solución a los republicanos en el Congreso. Hace años que no proponen una solución.

Pero otra cosa que es necesario destacar es que el Presidente tiene la autoridad administrativa o ejecutiva para ordenar mejor sus prioridades en materia de recursos de vigilancia, para que se expulse a quienes estén causando un daño real en nuestras comunidades y no a estudiantes o familias que trabajen duro. Si bien el discurso fue un buen paso, hay un montón de medidas que el Presidente puede tomar por su cuenta, con su propia autoridad, para realmente aliviar a las comunidades en todo el país.

AMY GOODMAN: ¿Qué puede hacer el presidente Obama exactamente?

ALI NOORANI: Por ejemplo, puede examinar la cuestión de los permisos, asegurándose de que las personas que hayan sido detenidas y tengan un hijo ciudadano estadounidense puedan solicitar un permiso para permanecer aquí, porque nosotros como nación, queremos que las familias se mantengan unidas. Esta es solo una medida, que las personas que tengan hijos ciudadanos estadounidenses y hayan sido detenidas puedan solicitar un permiso para permanecer en el país.

La segunda medida es asegurarse de que los recursos de vigilancia que se están desplegando, como el programa Comunidades Seguras, del cual hablará Sunita, se ocupen principalmente de gente que está en el negocio de las drogas y de delincuentes violentos y no de los estudiantes de nuestras universidades a los que apenas les alcanza el dinero para llegar a fin de mes o de familias que trabajan para poder comer. Hay cosas que el Presidente puede hacer usando su facultad discrecional. Pero una vez más, también es una medida para iniciar este proceso legislativo y asegurarse de que los republicanos sientan la presión de sentarse a la mesa con una solución.

AMY GOODMAN: Sunita Patel, ¿qué opina de la cuestión del control? ¿Puede explicarnos qué es exactamente el programa Comunidades Seguras?

SUNITA PATEL: Comunidades Seguras es un programa del Departamento de Seguridad Nacional que envía automáticamente las huellas dactilares de una persona a las bases de datos de la Agencia de Control de Inmigración y Aduanas y a la Oficina Federal de Investigación (conocida por las siglas FBI en inglés), para ver si hay antecedentes criminales. De esta manera, lo que se consigue básicamente es que la policía local, las detenciones y los registros de antecedentes sean los ejes del control de la inmigración.

Creo que es realmente importante responder a las declaraciones del Sr. Noorani sobre el control de la inmigración ilegal. Obama citó una estadística que revela que hubo un aumento del 70 por ciento en el control de la inmigración de personas con condenas penales. Sin embargo, hay que desmitificar el significado de ese número, ya que el mismo incluye personas con infracciones de tránsito y delitos menores no violentos, como esta mujer de Maryland, María, que fue detenida cuando fue a pedir ayuda por un caso de violencia doméstica. Así que es muy importante desmitificar el significado de este programa y, al mismo tiempo, cuestionar al gobierno de Obama no sólo por cuáles son las prioridades, sino también por qué se sigue avanzando con este programa. Ni siquiera hace falta una orden ejecutiva; con su propio plan de gobierno, Obama puede acabar con este programa.

AMY GOODMAN: Hay resistencia a muchos niveles. Hay activistas de base, activistas por los derechos de los inmigrantes y también los propios estados. ¿Podría comentar qué está sucediendo a nivel estatal?

SUNITA PANEL: Por supuesto. Hace poco, el 4 de mayo, el gobernador Quinn de Illinois dio un paso sorprendente al escribir una carta a las autoridades de inmigración en la que les decía que de ninguna manera iba a darles información destinada a controlar la inmigración. Quinn dejó sin efecto el memorando de acuerdo entre las autoridades federales y su estado.

AMY GOODMAN: ¿Por qué?

SUNITA PATEL: Por el uso inadecuado del programa. Quinn dijo que no había forma de llegar a un acuerdo con las autoridades federales sobre la manera en la que el programa iba a funcionar. Además ayer, 38 funcionarios estatales le escribieron una carta al gobernador Cuomo de Nueva York para pedirle que sigua el ejemplo de Quinn y deje sin efecto el programa o que, al menos, suspenda su aplicación hasta que se haga una mayor investigación. También tenemos, a nivel federal, el Bloque Hispano del Congreso que la semana pasada pidió el congelamiento del programa. Asimismo, Zoe Lofgren, representante de California, pidió a la Oficina del Inspector General del Departamento de Seguridad Nacional —a raíz de los mensajes de correo electrónico que el Centro para los Derechos Constitucionales dio a conocer mediante una demanda— que se investigue si se indujo a los funcionarios estatales y locales intencionalmente al error.

AMY GOODMAN: ¿Y aquí en Nueva York?

SUNITA PATEL: Aquí, en Nueva York, hoy va a haber una vigilia para impulsar la carta enviada ayer a Cuomo en la que se le pide al gobernador que deje el programa sin efecto y suspenda su aplicación.

AMY GOODMAN: Ali Noorani, ¿quiénes se resisten a la ley DREAM a nivel estatal?

ALI NOORANI: A nivel estatal, la que se resiste realmente es la extrema derecha, que está diciendo que no deberíamos estar invirtiendo en los estudiantes universitarios lo mismo que invertimos en los estudiantes secundarios. Pero el hecho es que los estudiantes que tuvieron los mejores resultados en la escuela secundaria se han ganado un lugar en las universidades locales y estatales, de modo que la aplicación de la ley DREAM a nivel estatal es en realidad una solución poderosa para las economías y comunidades locales. De hecho, el estado de Maryland está por aprobar la ley DREAM. Illinois también acaba de aprobar un proyecto de ley DREAM en el senado. Y California tiene una ley DREAM que está ahora pasando por el congreso del estado. Por lo tanto, se dice que las cosas están mal en los estados, pero en realidad se está trabajando mucho en los estados y hay políticos muy valientes que están diciendo, “¿Saben una cosa? Los inmigrantes y la inmigración son valiosos para la economía de mi estado, así que voy a tomar medidas positivas.” Y esos son sólo algunos ejemplos.

AMY GOODMAN: Ali Noorani, ¿qué opina de lo que el presidente Obama puede hacer como representante del ejecutivo y de lo que manda al Congreso?

ALI NOORANI: Con lo que manda al Congreso está diciendo: “No tengo la autoridad para cambiar la manera en la que estoy haciendo cumplir la ley o no quiero hacerlo. No tengo estos poderes administrativos”. Nosotros creemos que sí tiene los poderes administrativos. Y hay un precedente que se remonta a los días del Servicio de Inmigración y Naturalización (conocido por las siglas INS en inglés), incluso antes de la creación del Departamento de Seguridad Nacional, cuando un presidente podía hacer uso de la facultad discrecional para asegurarse de que la policía persiguiera a delincuentes violentos, y no, como Sunita dijo, a personas con infracciones de tránsito. Y esto también tiene que ver con hacer cumplir la ley a nivel local, porque se trata de casos que le consumen mucho tiempo a un oficial de la policía local y, en menor medida, erosionan la confianza entre la comunidad inmigrante y la policía local. Así que el Presidente sí tiene la autoridad para hacer cambios administrativos con el fin de hacer cumplir la ley de inmigración dándole mucha más prioridad.

Sin embargo, la presión está ahora en el congreso porque el Presidente presentó ayer este marco, que en realidad es un documento de unas 20 páginas bastante detallado. Una de las cosas que le gustaría en términos legislativos es que el Presidente reúna a Boehner —presidente de la Cámara—, Reid —el líder del senado—, a sus respectivos equipos de la Cámara y el Senado y a los demócratas y republicanos y los siente a la mesa para negociar ese marco, para empezar a trabajar en la ley. Ahora bien, puede que la ley no avance este año ni el que viene en su carácter exhaustivo, pero sí prepara las conversaciones para 2013.

Y también sería negligente si no mencionara la importancia de la medida que el senador Durbin tomó hoy para volver a presentar la ley DREAM. Todos sabemos que esa ley fue aprobada por la Cámara el año pasado y estuvo muy cerca ser aprobada en el senado y que la misma se ocupa de algunos de los sectores más valiosos de nuestra comunidad. Así que hoy también se da continuidad a esta fuerza de reforma migratoria que se está construyendo con la nueva presentación de la ley DREAM.

AMY GOODMAN: Sunita Patel, el número récord de deportaciones es algo que no hubiera sorprendido a la población durante el gobierno de Bush, pero ¿sorprende que lo haga el presidente Obama?

SUNITA PATEL: Así es. Obama deportó y detuvo a más personas que en el gobierno de Bush. Creo que tenemos que pedir al gobierno de Obama que analice seriamente lo que está haciendo. Este enfoque de aplicar la ley primero y reformarla después no funciona. Y los estados y el congreso están perdiendo la paciencia en este punto. Tiene que cambiar de postura.

AMY GOODMAN: Molly Molloy es especialista en fronteras de América Latina y coeditora de El Sicario, un nuevo libro sobre la cara oculta de la guerra de Estados Unidos contra el negocio de las drogas. El presidente Obama dice que hay más fuerzas de seguridad que nunca en la frontera. ¿Qué opina de esto, Molly Molloy?

MOLLY MOLLOY: Definitivamente sí hay un mayor control por parte de Estados Unidos en la frontera con México en este momento. Creo que el número de efectivos de la Patrulla Fronteriza que dio es de 20.000. Además, en los estados del suroeste de la frontera hay muchos oficiales de la Guardia Nacional en Arizona, Nuevo México y Texas que están patrullando y colaborando con la Patrulla Fronteriza.

Y la otra cosa que el Presidente mencionó en su discurso, pero que a menudo la mayoría de los estadounidenses no entiende o no acepta, es que del lado de Estados Unidos, las comunidades fronterizas son en realidad, en términos de delincuencia, más seguras que nunca. Todas las estadísticas aceptadas en relación a delitos violentos, así como delitos contra la propiedad, muestran una reducción en los condados fronterizos. Y este es un dato verificado por el FBI, la Oficina del Fiscal General y todos los organismos del gobierno de Estados Unidos, tanto a nivel local como federal, responsables de este tipo de datos. Por lo tanto, a pesar del caos, el terror y la violencia en México debido a la llamada guerra contra el narcotráfico, las comunidades de EE.UU. cercanas a la frontera son más seguras que nunca.


Traducido por Alejandra Burgos.

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes