28 de Septiembre de 2011 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

La nueva película Granito: cómo desenmascarar a un dictador recorre la lucha por la justicia después del genocidio en Guatemala

Un nuevo documental vincula el pasado turbulento de Guatemala con las personas que participan activamente en su presente. La película Granito: cómo desenmascarar a un dictador, sigue a varias personas que buscan detalles que se puedan utilizar para hacer rendir cuentas a los responsables del genocidio perpetrado en Guatemala.

Granito_web

15 de Septiembre de 2011

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Un nuevo documental vincula el pasado turbulento de Guatemala con las personas que participan activamente en su presente. La película Granito: cómo desenmascarar a un dictador, en parte una película de suspenso político y en parte una autobiografía, sigue durante cuatro décadas a varias personas que buscan detalles que se puedan utilizar para hacer rendir cuentas a los responsables del genocidio perpetrado en Guatemala, donde los militares y paramilitares asesinaron a más de 200.000 personas. La película documenta el movimiento de los mayas en busca de justicia después del genocidio, con la participación de la Premio Nobel y activista indígena guatemalteca, Rigoberta Menchú, que enfrenta a Pérez en las elecciones presidenciales. Nos acompaña Pamela Yates, co directora de la película, que narra la historia central de la película sobre la búsqueda de evidencias del genocidio en Guatemala, en gran parte elaborado a partir de imágenes que ella filmó en 1982 para su documental When the Mountains Tremble [Cuando tiemblan las montañas]. También nos acompaña Fredy Peccerelli, director de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala. La película documenta el trabajo que hace su equipo abriendo las fosas comunes para buscar a las personas asesinadas por los militares, a pesar de las amenazas de los grupos clandestinos que quieren que la verdad permanezca enterrada.

JUAN GONZÁLEZ: Un nuevo documental sobre Guatemala vincula el pasado turbulento con las personas que, como el General Otto Pérez Molina, participan activamente en el presente de ese país. La película “Granito: How to Nail a Dictator” [Granito: cómo desenmascarar a un dictador], en parte una película de suspenso político y en parte una autobiografía, abarca cuatro décadas. Allí se muestra a varias personas, incluyendo a la directora de la película Pamela Yates, que buscan detalles que se puedan utilizar para hacer rendir cuentas a los responsables del genocidio perpetrado en Guatemala. Emitimos una parte del avance de la película.

PAMELA YATES: Desde que filmé a esos generales en 1982, he querido verlos pagar por sus crímenes.

KATE DOYLE: Es muy difícil atrapar a los altos oficiales militares que ordenaron eso. Cuando quieres acusar a un dictador necesitas pruebas.

PAMELA YATES: Ser testigo es la esencia de un director de documentales, capturar momentos sin saber cómo los juzgará la historia con el tiempo.

FREDY PECCERELLI: La gente en Guatemala tiene muy presente que cualquiera puede ser asesinado sin ninguna razón.

ALMUDENA BERNABEU: Cuando pienso en los acusados, en verdad me enojo mucho. Eso me enoja muchísimo.

FREDY PECCERELLI: Llegó dirigido a mí. Dice “Freddy, tenemos a la vista la escuela de tus niños y el lugar donde trabajas. En partes los regaremos por la ciudad”.

ANTONIO CABA CABA: Nunca vamos a callar. Ríos Montt quiere callarnos, pero no puede. Mi nombre tiene un significado. “Antonio” quiere decir “el que enfrenta a sus enemigos”.

RIGOBERTA MENCHÚ: Si no se une el pueblo Maya, no vamos a sobrevivir.

FREDY PECCERELLI: Así que cuando llegamos y hacemos este tipo de trabajo, ellos tienen miedo. Ellos están asustados. Y deberían estarlo porque estamos tras ellos.

AMY GOODMAN: Escuchábamos un extracto de la película “Granito: How to Nail a Dictator” que anoche se estrenó aquí en Nueva York, en la sala del IFC. Para saber más datos de la película, nos acompaña la directora, Pamela Yates, quien narra la historia central de la película sobre la búsqueda de pruebas del genocidio en Guatemala. Gran parte de la película proviene del material que Yates grabó en 1982 para su premiado documental “When the Mountains Tremble” [Cuando tiemblan las montañas]. Al menos 200.000 guatemaltecos fueron víctimas del genocidio.

También nos acompaña Fredy Peccerelli, director de la Fundación de Antropología Forense de Guatemala. En la película, Peccerelli dirige los equipos que abren las fosas comunes para buscar a personas que fueron asesinadas por los militares, mientras él mismo recibe amenazas de grupos clandestinos que quieren que la verdad permanezca enterrada. Peccerelli es la persona que hablaba recién en el avance de la película. Les damos la bienvenida a Democracy Now!

PAMELA YATES: Gracias, Amy.

AMY GOODMAN: Pamela, ¿cuál es la importancia de esta última película en el marco de las elecciones presidenciales que se están llevando a cabo ahora mismo?

PAMELA YATES: Granito trata de la importancia de la documentación en derechos humanos, no solo como directora de cine que revisa todas las tomas fílmicas de 1982 que quedaron afuera de la película para encontrar más pruebas para el caso en España y los casos en Guatemala, sino como defensores de derechos humanos: Fredy Peccerelli que ha buscado y encontrado pruebas científicas y forenses; Kate Doyle que está revisando documentos secretos de los militares y de la policía para encontrar pruebas, incluyendo pruebas en contra de Otto Pérez Molina, que es parte del Plan Sofía, uno de los documentos que se ha filtrado hasta ella y que puede verse en Granito. Entonces, la idea central de la película es mostrar la importancia de continuar documentando y la importancia que tiene esta documentación como prueba en los casos.

JUAN GONZÁLEZ: Pamela, en la película usted habla de la dificultad que tuvo para probar que el ex presidente, general Efraín Ríos Montt, estaba al tanto de lo que los militares guatemaltecos estaban haciendo, a pesar de que el gobierno decía que no sabía nada sobre el genocidio y que no había registros en las fuerzas armadas. Quisiera mostrar la parte de Granito cuando Kate Doyle, científica forense, explica cómo alguien se le acercó en Guatemala con un paquete que contenía información que resultaría especialmente útil para documentar el movimiento de la contrainsurgencia.

KATE DOYLE: El Plan Sofía es un conjunto de documentos escritos en julio y agosto de 1982 que registran un movimiento contrainsurgente en el centro de Quiché cuya misión es el exterminio de los elementos subversivos en la zona. Es en gran medida un producto del ejército de Ríos Montt. Este informe de patrulla fue creado con el fin de mostrarle al comandante que ellos hicieron lo que les habían dicho. Este es exactamente el tipo de comunicación que tenemos que probar que existió, es decir, que hubo un flujo bidireccional de información y que el alto mandatario no desconocía lo que las patrullas estaban haciendo en la zona. Desde la perspectiva de un fiscal o un investigador es muy difícil atrapar a los autores intelectuales de estos crímenes. Es muy difícil atrapar a los altos oficiales militares que ordenaron eso. Así que el Plan Sofía es un documento muy importante y explosivo.

AMY GOODMAN: Escuchábamos a Kate Doyle en la película Granito. Doyle es una experimentada analista del Archivo de Seguridad Nacional. Pamela Yates, ¿por qué hizo la película ahora, varias décadas después de su primera película?

PAMELA YATES: Creo que fue en realidad porque los abogados internacionales que se ocupan del caso de genocidio que se presentó ante la Audiencia Nacional Española me pidieron que volviera a mirar todo el material recopilado que había quedado afuera de aquella película.

AMY GOODMAN: ¿Puede explicarnos más sobre el caso de España?

PAMELA YATES: En España se inició un caso conforme al principio de jurisdicción universal. Cuando se trata de crímenes tan horrendos como el genocidio, los crímenes de guerra o los crímenes contra la humanidad, si los responsables no son juzgados en el país de origen, entonces cualquier país del mundo que haya firmado la Convención sobre Genocidio debe hacerse cargo de procesar a los criminales.

Pero uno de los efectos que tuvo el caso iniciado ante la Audiencia Nacional Española fue que alentó a los jueces y fiscales en Guatemala a ocuparse de sus propios casos de genocidio. Y en efecto, el primer oficial del ejército en la historia de Latinoamérica fue arrestado en junio por genocidio. Entonces estamos empezando a ver un punto de inflexión en la justicia, cosa que —como Jennifer dijo— se detendría si Otto Pérez Molina gana las elecciones.

Sin embargo, creo y pienso que el sentido de Granito es que todos podemos aportar un pequeño granito de arena a este proceso judicial o a este cambio social positivo, y esto quiere decir que en verdad debemos apoyar este punto de inflexión en la justicia en Guatemala, tanto dentro como fuera del país. Y esperamos que la película Granito contribuya a eso.

JUAN GONZÁLEZ: Fredy Peccerelli, usted participa en esto desde hace bastante tiempo en términos de desenterrar las pruebas científicas de cómo ocurrió el genocidio y quiénes fueron las víctimas. ¿Cómo se involucró en este tema? Hoy en día ya no hay guerras en Centroamérica y todos asumen que es una nueva etapa. Sin embargo, a usted lo amenazaron; ¿podría referirse a eso también?

FREDY PECCERELLI: Yo vivía aquí en Nueva York; mi familia vino acá en 1980 huyendo de las amenazas de muerte a mi padre. Y con el tiempo, cuando estaba en la universidad de Brooklyn, en cierto modo me quería volver a conectar con Guatemala y encontré al Dr. Clyde Snow que me invitó a ir a Guatemala y hacer un curso con el equipo. Y, finalmente, me quedé allí 16 años y medio. Durante ese tiempo, exhumamos más de 1.400 comunidades diferentes donde ocurrieron estas masacres o ejecuciones extrajudiciales. Y como resultado de eso, hemos estado recibiendo amenazas de muerte durante los últimos 10 años. La última fue inmediatamente después de la condena de los cuatro militares, ex Kaibiles, por la masacre de Dos Erres. Aproximadamente cuatro días después recibimos una amenaza de muerte escrita a mano, con tinta roja.

AMY GOODMAN: Quiero que escuchemos un fragmento de la película donde usted está leyendo una de esas amenazas de muerte que se la habían enviado a su lugar de trabajo. El siguiente fragmento es de Granito. Escuchamos a Fredy.

FREDY PECCERELLI: Llegó dirigida a mí. Decía “Freddie, conseguimos lo que queríamos, toda la información está en nuestras manos. Hoy sí pagarán, hijos de [bip]. Tenemos fotos y detalles de tu familia. Tenemos a la vista los colegios y los trabajos de todos. Tus últimos días están por llegar. La Fundación Antropológica Forense nunca podrá hacer nada. Dos o tres autos blindados no te van salvar. Tu familia pagará por todo. Hijos de [bip] revolucionarios. En las tumbas terminarán sus cuerpos. En partes los regaremos por la ciudad. Tu familia, tus hijos, tus sobrinos, tu hermana y tus padres pagarán por todo, hijo de [bip]. La Fundación Antropológica también pagará”. Y termina diciendo: “muerte”.

AMY GOODMAN: Escuchábamos a Fredy Peccerelli, el antropólogo forense que nunca se detendrá, en la película Granito. Fredy, ¿quién está amenazándolo?

FREDY PECCERELLI: En realidad, no lo sabemos. Pero la verdad es que nosotros creemos que son los militares que están asustados por las pruebas que estamos presentando y se están usando en su contra en los procesos judiciales. En esta última amenaza de muerte, sabemos que es gente que está vinculada con los militares que fueron encontrados culpables y sentenciados a 6.060 años de cárcel cada uno, 30 años por cada una de las muertes y 30 años por crímenes de lesa humanidad. Así que son las personas que cometieron los crímenes los que están amenazándonos y ellos mismos nos lo hicieron saber.

JUAN GONZÁLEZ: Tenemos un titular sobre un informe de lo que ocurre en Colombia, donde el ex jefe de la policía secreta, la DAS, fue condenado a 25 años por estar involucrado con los escuadrones de la muerte supervisando los asesinatos, especialmente el de un sociólogo que estaba investigando dichos escuadrones de la muerte. Como usted ha vivido 16 años en Guatemala, la pregunta que quiero hacerle es ¿por qué aún en un país como Colombia se lleva a la justicia a algunas personas por lo que sucede, y sin embargo en Guatemala, donde el genocidio fue mucho más extenso, es tan difícil llevar a juicio a los autores intelectuales y a quienes supervisaron las matanzas?

FREDY PECCERELLI: En Guatemala lo que hubo fue un manto de impunidad después de la firma de los acuerdos de paz. La gente tiene miedo. La Fiscalía no había avanzado con estos casos hasta ahora que tenemos a Claudia Paz y Paz, la nueva fiscal general. Y a pesar de que hay pruebas de los crímenes, no sólo pruebas físicas, sino también pruebas testimoniales, los fiscales han tenido miedo y no han tenido apoyo. Mucha de la gente de alto nivel que participó, continúa en posiciones de poder. El general Efraín Ríos Montt todavía está en el congreso. De modo que eso ha contribuido a la falta de justicia.

AMY GOODMAN: Pam, usted tiene imágenes de Fredy y su equipo exhumando estos cuerpos. Fredy, ¿puede explicar exactamente qué está haciendo?, ¿dónde están encontrando estas fosas comunes y cómo las está identificando?

FREDY PECCERELLI: La mayoría de las fosas comunes que hemos encontrado en los últimos 19 años están en las comunidades del altiplano. Estas personas fueron víctimas de las masacres. Pero hace poco también encontramos muchos cuerpos de víctimas de desapariciones forzadas, de personas que fueron interrogadas, torturadas, asesinadas y luego sus cuerpos fueron tirados en las calles de las ciudades, y la ciudad de Guatemala fue una de estas ciudades. Entonces se hacen autopsias y se trasladan los restos a los cementerios, como el de La Verbena. Ahora estamos buscando cuerpos de personas desaparecidas que fueron enterrados como Juan o Juana Pérez o como no identificados. En La Verbena lo que ocurrió fue que fueron enterrados como no identificados en tumbas individuales y después de un tiempo, por falta de espacio, los sacaron y los tiraron en grandes fosas de huesos. Hay cuatro de estas fosas. Hasta ahora hemos exhumado más de 12.500 cuerpos. Creemos que por lo menos mil de ellos fueron víctimas de desapariciones forzadas.

AMY GOODMAN: ¿Qué relación hay con el 11 de septiembre, en todo sentido?; la primera vuelta de la elección en la que ganó Pérez Molina fue el 11 de septiembre, aunque todavía falta la segunda vuelta; y el método, las herramientas que están usando provienen del 11/S.

FEDY PECCERELLI: Correcto. Estamos usando el programa M-FISys. Éste programa fue desarrollado por la empresa Gene Codes para identificar a las víctimas de los atentados del 11/S en EE.UU. Este programa fue donado a la fundación para que podamos comparar los perfiles genéticos de los esqueletos de las víctimas con los perfiles genéticos de los familiares Creo que el hecho de haber crecido en Nueva York y haber sido testigo de los esfuerzos para identificar a las víctimas del 11/S, influyeron en mi decisión de buscar a las víctimas de desapariciones forzadas en Guatemala. Y hemos llevado la tecnología y también el espíritu de Nueva York a Guatemala para buscar a los guatemaltecos perdidos o a los guatemaltecos desaparecidos.

JUAN GONZÁLEZ: Algunas notas periodísticas del New York Times y otros medios están diciendo que a Pérez Molina lo apoya mayoritariamente la gente joven que no sabe de los genocidios de hace 30 años, sino de la violencia hoy en las calles de la ciudad de Guatemala, en El Salvador y estos otros lugares, ¿qué impacto tiene esto? y ¿qué relación tiene con las guerras y el genocidio de la década de 1980?

FREDY PECCERELLI: La relación es clara, por la falta de justicia por los crímenes de guerra en Guatemala. Esta situación le muestra a la gente que pueden hacer cualquier cosa y salirse con la suya en Guatemala. Y esto se ha propagado, los cárteles de droga son más fuertes, también las pandillas y las maras que se fortalecen y se convierten en una herramienta del juego político, pues la gente piensa que la única esperanza es elegir a un ex general.

JUAN GONZÁLEZ: ¿Qué relación hay entre los políticos y los cárteles de la droga? Porque aparentemente no sólo Pérez Molina sino otros candidatos que estaban en campaña también han estado implicados.

FREDY PECCERELLI: Sí, de acuerdo a la prensa, existen relaciones con los cárteles de la droga en todas partes en Guatemala.

AMY GOODMAN: ¿Tiene miedo de que si gana Pérez Molina su trabajo de identificación de cuerpos y exhumaciones sea más difícil y usted sufra más amenazas de muerte?

FREDY PECCERELI: Claro que tenemos miedo. Por la relación directa que Pérez Molina tiene con el conflicto, es lógico que no esté interesado en que nosotros hagamos este trabajo. De todas maneras, tengo que decir que aún cuando el FRG, que es el partido de Efraín Ríos Montt, estaba en el poder, pudimos trabajar. De modo que pienso que el trabajo es muy grande para que lo eliminen, pero individualmente, sí, tenemos miedo.

AMY GOODMAN: Quiero agradecerles a los dos por estar con nosotros. La película “Granito: How to Nail a Dictator” [Granito: cómo desenmascarar a un dictador], se está presentando en el IFC aquí en Nueva York. Se acaba de estrenar anoche y las proyecciones que se hagan estos días aquí en Nueva York, determinarán si se exhibirá en cines en todo el país. Es una película notable. Se llama Granito, en el sentido de grano de arena, cómo desenmascarar a un dictador. Fredy Peccerelli, muchas gracias por estar con nosotros y Pam Yates por hacer esta película y por todo el trabajo que ha hecho.


Traducido por Alejandra Burgos y Rosario Visabo; editado por Gabriela Díaz Cortez

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más

Programa completo