27 de Febrero de 2012 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

La Agencia de Control de Inmigración y Aduanas habilitó la discriminación racial implementada por la Policía de East Haven al detener y deportar a ciertos inmigrantes

Una nueva investigación de la revista Colorlines reveló que la Agencia de Control de Inmigración y Aduanas continuaba deteniendo y deportando a personas demoradas por la policía de East Haven, Connecticut, aún después de que el Departamento de Justicia iniciara una investigación por discriminación racial.

Easthavencops_showbutton-1

3 de febrero de 2012

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Una nueva investigación de la revista Colorlines reveló que la Agencia de Control de Inmigración y Aduanas continuaba deteniendo y deportando a personas demoradas por la policía de East Haven, Connecticut, aún después de que el Departamento de Justicia iniciara una investigación por discriminación racial. Cuatro oficiales de la policía de East Haven fueron arrestados por acosar y hacer arrestos e informes falsos contra inmigrantes latinos, lo que provocó la renuncia del jefe de la policía de East Haven. Nos acompaña Seth Freed Wessler, investigador del Centro de Estudios Aplicados y periodista de investigación de Colorlines.com. "East Haven, Connecticut, tiene una larga historia de discriminación hacia las personas de color", afirma Freed Wessler. "La gente de color del área del gran New Haven sabe que no debe pasar por East Haven, Connecticut, porque te hacen parar el auto si eres negro o latino".

JUAN GONZÁLEZ: Terminamos el programa de hoy analizando el escándalo por discriminación racial que envuelve a la policía de East Haven, Connecticut. Hoy es el último día de trabajo del jefe de policía de la ciudad, Leonard Gallo, quien anunció su renuncia después del arresto de cuatro oficiales de policía de East Haven sobre quienes pesan cargos por conspirar para cometer actos de discriminación racial y usar amenazas e intimidación. Se los acusa de herir a inmigrantes latinos y de amenazarlos e intimidarlos con falsos arrestos e informes de manera rutinaria, de acuerdo con la acusación federal. En una reciente rueda de prensa, el fiscal federal David Fein dio a conocer los cargos contra los cuatro oficiales: Dennis Spaulding, David Carey, Jason Zullo y el sargento John Miller.

FISCAL FEDERAL DAVID FEIN: La acusación alega que Spaulding y Zullo intimidaron, acosaron y humillaron a miembros de la comunidad latina y a sus abogados. Spaulding y Zullo hicieron allanamientos ilegales y excesivos en comercios cuyos propietarios son latinos. Spaulding siguió, intimidó y acosó a los abogados que defienden los derechos de los miembros de la comunidad latina. Y Spaulding y Zullo usaron expresiones racistas y otro tipo de leguaje inapropiado cuando interactuaban con miembros de la comunidad latina o se referían a ellos. En total la acusación alega que los cuatro acusados y otros acusados cometieron más de 30 actos manifiestos para conspirar.

AMY GOODMAN: Si bien lo ocurrido en East Haven estuvo en los titulares de los diarios de todo el país, lo que les había pasado a las víctimas de la discriminación racial recibió poca atención. Una nueva investigación de la revista Colorlines reveló que la Agencia de Control de Inmigración y Aduanas (ICE) sigue arrestando y deportando a personas que fueron detenidas por la policía de East Haven, incluso después de que el Departamento de Justicia iniciara la investigación por discriminación racial. Se encuentra con nosotros Seth Wessler, investigador del Centro de Estudios Aplicados y periodista de investigación de la revista Colorlines.com. Su último artículo se titula “Cómo East Haven, Connecticut, se convirtió en sinónimo de discriminación racial”. ¿Cómo salió todo esto a la luz?

SETH WESSLER: East Haven, Connecticut, tiene una larga historia de discriminación hacia las personas de color. La gente de color del área del gran New Haven sabe que no debe pasar por East Haven, Connecticut, porque te hacen para el auto si eres negro o latino. Hace unos cinco años, el perfil demográfico de la ciudad comenzó a cambiar. Los latinos empezaron a llegar a la ciudad en busca de alquileres más baratos. Se empezaron a abrir comercios con nombres en español y el departamento de policía empezó a perseguir a los latinos de forma agresiva y con verdadera violencia. Estuve allí a principios de esta semana y hablé con decenas de personas y propietarios latinos de comercios y casi todos dijeron haber sido perseguidos u hostigados y a menudo agredidos por la policía. Esto es lo que el Departamento de Justicia estaba investigando. Es también el motivo por el cual una clínica de Yale inició un juicio.

Por lo tanto el Departamento de Justicia está investigando este departamento de policía por discriminación racial y represión violenta. Este departamento de policía arresta gente y después les dicen que llamarán a la ICE para que deporten a los inmigrantes indocumentados. Esta es realmente una práctica muy perjudicial –golpear a la gente y después amenazarla con la deportación. Pero lo que vi fue que no se trataba solo de la amenaza, sino que en realidad la ICE estaba obligando al Departamento de Policía de East Haven a agarrar a la gente, detenerla y después deportar a los inmigrantes indocumentados que estaban en la cárcel de East Haven.

La ICE asegura desde hace mucho tiempo que no hacen discriminación racial. Extienden las tácticas de control de la inmigración que esa agencia tiene a las cárceles locales y sostienen “nosotros solo deportamos gente con condenas por delitos; nosotros no discriminamos”. Pero lo que vi fue que en realidad es muy poco lo que la ICE puede hacer para prevenir la discriminación racial al momento de aplicar la ley si va a confiar en los departamentos de la policía local. Por un lado había un departamento de policía local que estaba siendo investigado por el gobierno federal y, al mismo tiempo, otra agencia federal, la ICE, estaba deportando a la gente afectada por esas mismas prácticas de discriminación racial.

JUAN GONZÁLEZ: Quiero hacerles escuchar un asombroso comentario del alcalde de East Haven, Joseph Maturo, que da una idea del clima político en el que operaba la policía. Esto es de la semana pasada.

JOSEPH MATURO JR: Por eso no siempre podemos creer lo que dice la prensa. Nunca hay que criticar si no se conocen los hechos.

PERIODISTA: ¿Qué está haciendo hoy por la comunidad latina?

JOSEPH MATURO JR: Quizás coma tacos cuando llegue a casa; no estoy muy seguro todavía. Además viví dos años en Puerto Rico. Es posible que haga lo mismo por la comunidad latina.

PERIODISTA: ¿Se da cuenta de que el comentario “Quizás coma tacos esta noche” no es precisamente el más apropiado en este momento?

JOSEPH MATURO JR: Quizás coma espaguetis esta noche, como descendiente de italianos. Quizás vaya a comer afuera y coma comida étnica. Y cuando me preguntaba hace un rato qué iba a hacer por los latinos, puede que vaya a comer afuera y tenga una cena latina en la comunidad latina.

JUAN GONZÁLEZ: Seth Wessler, ¿qué opina?

SETH WESSLER: Indudablemente el alcalde de East Haven Joseph Maturo está absolutamente fuera de control cuando dice cosas como estas. Pero lo que creo que es realmente importante es que gran parte de la cobertura periodística se ocupó de este alcalde y del jefe de policía, Leonard Gallo, pero no fue mucho más allá. Se trató de un par de personajes racistas de la ciudad. Pero la realidad es que éste es un problema profundamente estructural. Había una cultura corrosiva de discriminación racial en este departamento de policía que proviene de una profunda falta de supervisión y control del mismo.

Una cosa importante que debemos observar: en el año 2001, el estado de Connecticut aprobó una ley por la que todos los departamentos de policía debían consignar la raza de todos los detenidos y multados, básicamente para verificar y controlar la discriminación racial. Esa ley nunca se puso en práctica. Solo unas 30 ciudades del estado de Connecticut en realidad mandaron datos al gobierno estatal. Existe una completa falta de supervisión. Esto es un gran problema. El mismo problema se puede ver en Nueva York, donde la policía puede hacer lo que quiere con muy poca supervisión; discrimina a los miembros de las comunidades musulmanas. En East Haven, desde hace cinco años hay latinos.

La ex alcaldesa era demócrata, April Capone, y estuvo cuatro años en el cargo, antes que Maturo volviera a asumir. Capone le dio licencia al jefe de policía durante la investigación del Departamento de Justicia. Tenía muy buenos motivos para despedirlo, pero es muy difícil que un alcalde despida a un jefe de policía porque los sindicatos de policías suelen tener mucho poder en estas situaciones y además por las leyes de causa justa. La policía tiene muchísimo poder. Aquí lo que tenemos es un departamento de policía que extiende su poder sobre los sectores más vulnerables de la comunidad, los latinos y muchas veces los inmigrantes indocumentados.

JUAN GONZÁLEZ: Quería preguntarle sobre la histeria generalizada que hay contra los inmigrantes en el país desde hace unos diez años, el impacto que eso tuvo obviamente en los policías jóvenes en ciudades de todo el país, que luego en un sentido u otro, hacen lo que les dicen o lo que escuchan sobre la amenaza que representan los inmigrantes, especialmente los indocumentados en este país.

SETH WESSLER: Absolutamente. Escuchamos de todo sobre el suroeste de Estados Unidos, sobre Arizona, y sobre la discriminación racial en esa zona. La realidad es que éstas son prácticas que hay en ciudades pequeñas de todo el país, de New England, como East Haven, Connecticut. Son prácticas que realmente siguen la línea del sector conservador dominante del país. Romney habló del concepto de auto deportación que consiste en hacerle la vida imposible a la gente en este país, para que se vayan solos. Esta es la política que se implementa en ciudades de todo el país; hacerle la vida imposible a los inmigrantes, como pasó en East Haven.

AMY GOODMAN: Mandaron gente a Ecuador.

SETH WESSLER: Absolutamente. La ICE y el gobierno federal deportaron gente como resultado de esta discriminación racial.

AMY GOODMAN: Seth Freed Wessler, le quiero agradecer por haber estado con nosotros. Wessler es investigador del Centro de Estudios Aplicados y periodista de investigación de la revista Colorlines.com.


Traducido por Carey Beemer y Ter García; editado por Gabriela Díaz Cortez

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más