4 de Abril de 2014 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

EE.UU. desarrolló en secreto un Twitter cubano, para alentar la disidencia contra Castro

“EE.UU. creó en secreto un ‘Twitter cubano’ para provocar malestar”. Ese es el título de un nuevo y explosivo artículo publicado por la agencia de noticias Associated Press (AP), en el que se detalla cómo la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), creó un programa similar a Twitter para socavar al gobierno cubano.

Zunzuneo

Escuche/Vea/Lea (en inglés)

“EE.UU. creó en secreto un ‘Twitter cubano’ para provocar malestar”. Ese es el título de un nuevo y explosivo artículo publicado por la agencia de noticias Associated Press (AP), en el que se detalla cómo la Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID), creó un programa similar a Twitter para socavar al gobierno cubano. La red de comunicación fue denominada Zunzuneo, término coloquial para referirse al gorjeo del colibrí cubano. Según se informa, el programa fue creado con empresas fantasma financiadas a través de bancos extranjeros. De acuerdo a AP, Estados Unidos planeaban usar la plataforma para divulgar información política que pudiera desatar un primavera cubana o, como lo indicaba un documento de USAID, “renegociar el equilibro de poder entre el estado y la sociedad”. Hablamos con Peter Kornbluh, director del Proyecto de Documentación sobre Cuba del Archivo de Seguridad Nacional, quien acaba de publicar un artículo sobre política exterior titulado “Nuestro hombre en La Habana: ¿planeaba la USAID destituir a Castro?

AMY GOODMAN: "EE.UU. Creó en secreto el ´Twitter cubano´ para agitar el malestar". Ese es el nombre de una explosiva nueva investigación de Associated Press que detalla cómo el gobierno de los EE.UU. creó un falso programa Twitter para socavar al gobierno cubano. La red de comunicaciones se lamaba ZunZuneo, argot utilizado en Cuba para hablar del canto de un colibrí. Según los informes, fue construido con empresas ficticias financiadas a través de los bancos extranjeros. El programa utilizó los mensajes de texto de los teléfonos celulares para eludir las estrictas restricciones de Internet en Cuba. En su momento más álgido llegó a atraer a más de 40.000 cubanos. Sin embargo, sus suscriptores desconocían totalmente que estaban usando un programa del gobierno de EE.UU. y que estabando dando sus datos privados a los contratistas estadounidenses para potencialmente utilizarlos con fines políticos.

Tal vez lo más sorprendentemente, el programa de Twitter cubano no fue pagado ni dirigido por una agencia de espionaje como la CIA. En cambio, fue una idea original de la USAID, la Agencia de EE.UU. de Desarrollo Internacional, más conocida por su supervisión de miles de millones de dólares en ayuda humanitaria.

Según AP, los documentos muestran que el gobierno de los EE.UU. planeó construir una base de suscriptores a través de "contenido no controversial" -mensajes de noticias sobre el fútbol, ​ la música, en las actualizaciones de los huracanes. Más tarde, cuando la red alcanzó una cantidad masiva de suscriptores, los operadores empezaron a introducir contenido político con la finalidad de inspirar a los cubanos a organizarse en "masas inteligentes", reuniones de masas llamadas en un momento determinado en que se podría desencadenar una Primavera Cubana o, como se describió en uno de los documentos del USAID "renegociar el equilibrio de poderes entre el Estado y la sociedad". En el 2011, el USAID estaba pagando decenas de miles de dólares en tarifas de mensajes de texto al monopolio de telecomunicaciones cubanas, transferido a través de una cuenta bancaria secreta y empresas ficticias. Entonces, hacia mediados de 2012, el programa desapareció tan misteriosamente como apareció.

El jueves, el secretario de prensa de la Casa Blanca, Jay Carney también defendió el programa del Twitter cubano de la USAID.

SECRETARIO DE PRENSA JAY CARNEY: Las sugerencias de que este programa fue un programa encubierto estan equivocadas. El Congreso financia programación democrática para que Cuba pueda ayudar a empoderar a los cubanos para que accedan a más información y para fortalecer la sociedad civil. Estas dotaciones son públicas, a diferencia de la acción encubierta. El dinero invertido ha sido tema de debate en el Congreso. Además, GAO revisó este programa en detalle en 2013 y encontró que se había realizado de acuerdo con las leyes de EE.UU. y bajo controles de supervisión apropiados.

AMY GOODMAN: Este ha sido el Secretario de Prensa de la Casa Blanca, Jay Carney. Bueno, para más, nos vamos a Madison, Wisconsin. Nos acompaña Peter Kornbluh, quien dirige el Proyecto de Documentación de Cuba en el Archivo de la Seguridad Nacional, un centro de investigación de acceso público localizado en la Universidad George Washington. Él es el co-autor del libro que aparecerá próximamente, El Canal trasero hacia Cuba: La Historia Oculta de las negociaciones entre Washington y La Habana.

Recientemente escribió un artículo sobre política exterior llamado "Nuestro hombre en La Habana: ¿Estaba la USAID planeando derrocar a Castro?" Peter Kornbluh, bienvenido a Democracy Now! Bueno, ¿por qué no respondes a esa pregunta? Habla sobre la cuenta de Twitter y sobre lo que te ha sorprendido más.

PETER KORNBLUSH: USAID está claramente trabajando para lograr un cambio en el régimen en Cuba. Financió un programa enviando contratistas privados en secreto a Cuba hace varios años para establecer redes de comunicaciones por satélite. Y ahora nos hemos enterado, a través de esta extraordinaria historia de Associated Press, que estaba intentando de establecer una red secreta de Twitter que tiene todos los elementos de una clásica operación encubierta. Tiene cuentas bancarias secretas, empresas fantasmas, plataformas multinacionales que están siendo utilizadas varios países- Nicaragua, España, Irlanda, Londres- y al fondo, una oficina turbia en USAID llamada la Oficina de Iniciativa de Transición, OTI, que claramente esta, ya sabes, compitiendo con la Agencia Central de Inteligencia para la creatividad de programas de cambio de régimen en Cuba. Es una historia impresionante. Es una historia importante. Y me alegro de que estemos hablando de ello.

AMY GOODMAN: Explique cómo iba a funcionar, quiero decir, ¿cómo todo esto-la Associated Press ha expuesto, cómo iban a hacerlo, cómo tenían los números de teléfonos celulares de Cuba, cómo los obtenieron, y por qué fueron a parar al USAID al fin.

PETER KORNBLUSH: Bueno, la USAID se estaba financiando por el Congreso de los EE.UU. Esta financiación se realiza bajo el título de un programa de democracia, el programa de promoción de la democracia. Y cada año el Congreso esta, ya sabes, básicamente, tirando $20 millones en el regazo de la USAID y exigiendo que este dinero de alguna manera entré en Cuba para fomentar la democracia. Ahora, si tuviésemos mejores relaciones con Cuba, si la meta de los Estados Unidos no fuera un cambio de régimen en Cuba, entonces ese dinero podría ser utilizado para becas, programas educativos, de enseñanza, los programas humanitarios, programas de formación pero en su lugar se está utilizando para este tipo de operación, al parecer operaciones encubiertas- destinadas primero a la red los jóvenes cubanos.

Y este es uno de los elementos de la historia que es particularmente interesante. Las cuentas de Twitter, la mensajería de texto es claramente lo más usado, en los Estados Unidos, y en todo el mundo, por las personas más jóvenes. Y la población joven de Cuba es la que esta más desencantada con la revolución en sí misma. Está claro que es el grupo demográfico que los Estados Unidos querría movilizar.

Creas una red-al principio la idea era crear una red de una forma muy benigna, donde todos estos cubanos estarían hablando entre sí, y luego, una vez que se haya construido la red, para comenzar a transmitir estos mensajes, sin que nadie sepa de dónde vienen, esto hubiera tenido mucho más contenido político. Y luego-y esto es muy importante-cuando los disturbios finalmente huberian llegado a Cuba, tener un vehículo de comunicación en el que los Estados Unidos podrían pasar mensajes, movilizar, organizar la oposición. Y así, ya sabes, la...

AMY GOODMAN: Quiero que escuches un comentario del senador demócrata Patrick Leahy, de Vermont. Él estuvo ayer en MSNBC y habló sobre el programa secreto del Twitter de Cuba.

SEN. Patrick Leahy: Lo que ellos estaban tratando de hacer aquí me hace pensar en la gente que, de alguna manera, todavía estan en el Departamento de Estado y esribiendo notas que estaban escribiendo durante a presidencia de Eisenhower. Ya sabes, "Si nos mantenemos duros, los hermanos Castro estaran fuera de allí en cualquier momento. "Llevan diciendo esto desde hace 60 años. Esto-esto no tenía ningun sentido en absoluto. Yo no fui informado. No conozco a nadie que fue informado al respecto. Creo que la mayoría de la gente diría: "¿Estás loco?" Esto no es un programa en que USAID debería estar involucrado. Y, ya sabes, por un lado, consiguio prácticamente nada.

AMY GOODMAN: Ese es el senador demócrata Patrick Leahy, de Vermont. Ahora, el gobierno de EE.UU., oímos al portavoz, Jay Carney, ex reportero, para el presidente Obama, diciendo: esto no fue un secreto. Sin embargo, AP consigue estas notas, como la del 2010, de Mobile Accord, uno de los contratistas del proyecto: "No se hará absolutamente ninguna mención de la implicación de los Estados Unidos. Esto es absolutamente crucial para el éxito a largo plazo del servicio y para asegurar el éxito de la misión". ¿Peter Kornbluh?

PETER KORNBLUSH: Por supuesto, es secreto. Jay Carney está engañando al público estadounidense. Este es uno de los elementos más tristes de toda la historia, es la forma en que la administración de Obama ha representado engañosamente estos programas de la USAID. USAID, tal vez, es la nueva CIA aquí.

Y todo esto tiene un tufillo de Irán-Contra tipo de elementos, en la cual, tu lo recuerdas, Amy, mejor que nadie, sabes, allá por mediados de la década de 1980, cuando a la CIA se le prohibió el apoyo a los Contras en Centroamérica por el Congreso y pasó las operaciones al Consejo de Seguridad Nacional para que pudieran llevarse a cabo desde ahí. Y aquí puede haber una situación en la que las operaciones encubiertas han sido pasadas al USAID, donde no hay mucho escrutinio. Pero también plantea una pregunta: ¿Si esto es lo que la USAID está haciendo en Cuba, que ha estado haciendo la CIA allí todo este tiempo? Creo que hay bastante programación y operaciones de la cual no sabemos que esta dirigida hacia Cuba que creo que es realmente fundamental que sea discutido y debatido ahora, para que podamos cambiar esta política arcaica a la cual se refirió Patrick Leahy para que podamos continuar con la normalización de las relaciones con Cuba, lo cual, por supuesto, está cambiando rápidamente a una... de una forma de sociedad comunista a una sociedad capitalista. Y podemos ayudar con eso, pero nosotros no podemos ayudar con eso con estas estúpidas, subrepticias y absolutamente peligrosas operaciones encubiertas.

AMY GOODMAN: Peter Kornbluh, se reunió con Alan Gross. Él ha estado en prisión en Cuba durante... ahora creo que está en su cuarto año de prisión. Esto se remonta al 2010, durante el momento en el que este programa estaba comenzando, y fue arrestado por las autoridades cubanas por crear una red de comunicaciones por satélite en Cuba como parte de la Democracia de Cuba de la USAID y el Programa de Planes de Contingencia. ¿Existe un vínculo?

PETER KORNBLUSH: Si. Todo esto forma parte de un esfuerzo más amplio de la USAID para usar Internet, utilizar sistemas de comunicación de medios de comunicación social modernos, tanto para la red de cubanos y luego tener un vehículo de organización independiente a los cubanos en la isla a través de los cuales mensajes se pueden enviar los mensajes sin que ocurran problemas, tanto para promover la agitación y después, básicamente, para ser capaz de comunicarse con los líderes de la oposición al gobierno cubano. Y el proyecto de Alan Gross era muy similar, aunque era-tenía una dinámica tecnológica diferente que la de la cuenta de Twitter, pero partía de la misma idea: Crear una red, construir una base de comunicaciones independientes, y luego puedes tener a gente que usa esas comunicaciones y reciben comunicaciones desde los Estados Unidos de una manera que evita los controles del gobierno cubano. Alan Gross fue arrestado en diciembre de 2009. Creo que este programa probablemente estaba en obras, este programa Twitter, a lo largo de 2009 también, y bien puede haber derivado del final de la administración Bush. La administración Bush realmente quería ayudar al Partido Republicano y ayudar a Jeb Bush en Florida, con el tiempo, a través de tirar adelante con las operaciones encubiertas y las operaciones de pro-democracia, ellos comenzaron a dar aún más dinero al USAID para hacer esto.

Pero uno de los elementos que hemos aprendido aquí es que incluso después de que Alan Gross fuese arrestado y el Congreso comenzase a examinar con mucho detalle este tipo de operaciones subrepticias, sin duda claramente encubiertas que se ejecutan fuera de la USAID, la USAID no los detuvo. Ellos continuaron y intensificaron esta programa, muy similar a Twitter, del que nos hemos enterado ahora.

Creo que es muy importante, sin embargo, Amy, que reconocemos una cosa. Al igual que la maniobra de Alan Gross, esta operación Twitter fracasó miserablemente. Fue una pérdida de dinero al final, y ahora, con la revelación de la misma, todo esto es dañino para los esfuerzos por reconstruir una relación entre Estados Unidos y Cuba, resolver el problema de Alan Gross en la prisión en Cuba y los tres espías cubanos que todavía están en la cárcel en los Estados Unidos, y seguir adelante con una relación en Cuba que sea moderna, que responde a los intereses nacionales de los Estados Unidos de América. Y estos programas de cambio del régimen sólo hacen daño a los intereses nacionales.

AMY GOODMAN: Peter Kornbluh, quiero darle las gracias por estar con nosotros, dirige el Proyecto de la Documentación Cuba, Archivo de la Seguridad Nacional. Vamos a enlazar con el artículo que acaba de escribir sobre esta revelación de AP.

Traducido por Igor Moreno y Democracy Now! en Español.

< Entrada Previa | Próxima Entrada >