10 de Junio de 2009 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

Conflicto en la selva amazónica del Perú

Se calcula que decenas de personas han resultado muertas en enfrentamientos entre la policía y grupos activistas que protestaban contra los proyectos petrolíferos y mineros en la provincia amazónica de Bagua, al norte de Perú. Las autoridades peruanas han declarado el toque de queda y los soldados patrullan localidades de la amazonia.

Peru-web



h2. Policía peruana, acusada de masacrar a manifestantes indígenas en la selva amazónica

Junio 08, 2009

Audios disponibles

Se calcula que decenas de personas han resultado muertas en enfrentamientos entre la policía y grupos activistas que protestaban contra los proyectos petrolíferos y mineros en la provincia amazónica de Bagua, al norte de Perú. Las autoridades peruanas han declarado el toque de queda y los soldados patrullan localidades de la amazonia. Las autoridades afirman que unos 22 policías murieron y que dos siguen desaparecidos. La comunidad indígena asegura que al menos 40 personas, entre ellos 3 niños, murieron a manos de la policía el pasado fin de semana.

Invitado: Gregor MacLennan, Coordinador de Programas de Amazon Watch, llegó el sábado a Bagua, escenario de los enfrentamientos del pasado fin de semana.

AMY GOODMAN: Se calcula que decenas de personas han resultado muertas en enfrentamientos entre la policía y grupos activistas que protestaban contra los proyectos petrolíferos y mineros en la provincia amazónica de Bagua, al norte de Perú. Las autoridades peruanas han declarado el toque de queda. Los soldados patrullan localidades de la amazonia. Las autoridades afirman que unos 22 policías murieron y que dos siguen desaparecidos. La comunidad indígena asegura que al menos 40 personas, entre ellos 3 niños, murieron a manos de la policía el pasado fin de semana.

En la mañana del viernes, cerca de 600 policías antidisturbios y helicópteros del gobierno peruano atacaron un bloqueo pacífico de grupos activistas indígenas en las afueras de Bagua. 25 indígenas resultaron muertos y hubo más de 150 heridos. Testimonios de testigos indican que la policía disparó a mansalva contra la multitud municiones y gas lacrimógeno. Las imágenes que nuestros teleespectadores están viendo fueron tomadas por testigos presenciales del ataque. Nuestros oyentes pueden ver estas imágenes en nuestra página web: democracynow.org.
Alberto Pizango, líder de la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana (Aidesep), acusó al gobierno del presidente Alan García de “genocidio" contra las comunidades indígenas.

bq. ALBERTO PIZANGO: "Nuestros hermanos están acorralados ahí. Quiero responsabilizar al gobierno. Vamos a reponsabilizar al gobierno de Alan García por ordenar este genocidio. Esto es genocidio." Escuche


AMY GOODMAN: Actualmente, Pizango permanece oculto después de que un juez ordenara su arresto el sábado pasado, tras acusarlo de sedición y de presunta inictación a la violencia.

Las autoridades afirman que tras el ataque contra los manifestantes indígenas, decenas de policías fueron tomados como rehenes y varios de ellos fueron asesinados. Un policía herido, Fredegundo Vasquez, aseguró haber visto a activistas indígenas torturando y matando a policías con sus lanzas.

bq.FREDEGUNDO VASQUEZ: "Yo he visto que lo mataron de frente, pa! Después, ahí empezaron, porque el otro agarró con la lanza y [fuaaa] nos golpearon. Y decía: 'desgraciado'. Son unos malditos. Me dijeron que sus hermanos son muertos y que nosostros también teníamos que ser muertos, igual que ellos." Escuche


AMY GOODMAN: El domingo, el presidente peruano Alan García defendió las acciones policiales y arremetió contra las muertes de los policías. Culpó por la violencia a “fuerzas extranjeras” y habló de una “conspiración” para evitar que el gobierno explote los recursos naturales.

bq. PRESIDENTE ALAN GARCIA: "Hay una conspiración en marcha que quiere evitar que utilicemos nuestras riquezas naturales para beneficio, crecimiento, desarrolo y calidad de vida de nuestro pueblo. Los mercaderes de la muerte inmediatamente viajan allá porque quisieron denunciar cientos de nativos asesinados ante el mundo. Y lo que se han encontrado es decenas de policías degollados y victimados, esa es la verdad. Cuando uno ve la relación de las muertes, uno se pregunta: ¿y entonces, por qué hay más policías muertos, si ellos son los que tenían las armas? Y, en el fondo, uno comprende que lo he ha habido es una voluntad de diálogo de esos policías humildes que no han querido disparar." Escuche


AMY GOODMAN: Acabamos de escuchar al presidente peruano Alan García defendiendo las acciones policiales de la semana pasada contra los militantes indígenas. Durante el fin de semana, García, partidario del libre comercio, afirmó que 40.000 indígenas no tienen el derecho de prohibir el acceso a sus tierras a 28 millones de peruanos. Cualquiera que hiciera esto, advirtió, estaría dirigiendo a Perú hacia “la irracionalidad y el retroceso a un estado primitivo”.

Desde abril, los grupos indígenas vienen realizando bloqueos de carreteras, vías fluviales y oleoductos en rechazo a las nuevas leyes que permitirían una ola sin precedentes de tala indiscriminada de árboles, perforaciones petrolíferas, explotación minera y agrícola en la selva tropical amazónica. El gobierno del presidente García dictó estas leyes a través de decretos legislativos, gracias a la "vía rápida", o "fast track", autoridad que le concedió el Congreso peruano para facilitar la implementación del Acuerdo del Libre Comercio entre Estados Unidos y Perú.

Los enfrentamientos del viernes surgieron tras la decisión del gobierno de rechazar los intentos del Congreso de revocar algunas de las leyes.

El mes pasado, el periodista independiente Henry Pillares entrevistó al líder indígena Alberto Pizango para un informe de la organización Amazon Watch.

bq. ALBERTO PIZANGO: "A los pueblos indígenas nos han dicho que somos antisistema. Pero no, nosotros queremos el desarrollo pero desde nuestras perspectivas, que se cumpla el convenio 169 donde dice que a nosotros nos tienen que consultar y estas consultas no se han hecho en el Perú. Yo me siento ahorita no solamente perseguido, sino que mi vida está en peligro, porque defiendo el derecho de los pueblos. Y solamente por defender mi derecho legítimo, que tienen los pueblos, yo ahora me siento que estoy perseguido y muy posiblemente hasta que puede llegar a situaciones mucho más criminales."
Escuche


AMY GOODMAN: Para darnos las últimas noticias desde la selva peruana, desde Bagua, Perú, nos ponemos en contacto con Gregor MacLennan a través de una transmisión de video online en Democracy Now! MacLennan, que trabaja para Amazon Watch, llegó el sábado al escenario de los enfrentamientos del fin de semana.

Gregor MacLennan, bienvenido a Democracia Now! Díganos qué es lo que ha pasado, en su opinión, hasta el momento.

GREGOR MacLENNAN: Bueno, durante cincuenta y seis días, alrededor de dos mil quinientos integrantes de pueblos indígenas han estado bloqueando la carretera entre la ciudad de Jaen y Bagua, en una curva llamada “la curva del diablo”. Parece ser que en los días previos a los enfrentamientos, el gobierno estaba empezando a cansarse de esperar y del hecho de que los indígenas se negaran a disolver el bloqueo insistiendo en el diálogo y rechazando la negativa del gobierno a revocar las leyes.

El día anterior a las protestas, a los enfrentamientos, el jefe de la policía local, los alcaldes locales y los líderes indígenas tuvieron una reunión, en la que el jefe de la policía local informó que, en caso de que los indígenas no levantaran el bloqueo, tenía órdenes de restablecer el orden y despejar la carretera. Lo que pasó esa noche fue que aproximadamente 500 policías se acercaron a los manifestantes a las 5:30 de la madrugada y empezaron a disparar gas lacrimógeno y luego balas cargadas con explosivos contra la multitud de indígenas que estaba en la carretera y, a esa hora de la mañana, recién despertando o aún durmiendo.

El resultado parece ser una masacre total. Estaba hablando con un líder local que comentaba cómo se arrodillaron, pusieron las manos en la cabeza y suplicaron que no les dispararan, al tiempo que la policía abría fuego a quemarropa contra ellos. Al parecer, lo que sucedió después fue una serie de batallas a lo largo de la carretera; mientras los indígenas trataban de huir hacia las montañas y hacia la ciudad de Bagua Chica, la policía continuaba disparando gases lacrimógenos y balas cargadas desde tierra y desde helicópteros. Y varias de las personas cuentan que la policía les apuntaba al cuerpo y disparaba a matar. Acabo de escuchar algunos reportes de audio en los que se escucha a la policía gritar “¡Dispárenles en la cabeza! ¡Disparen a los perros en la cabeza!” mientras las personas corrían para ponerse a cubierto.

Desafortunadamente, parece ser que también ha sido comunicada la muerte de policías. Todos los indígenas con los que he hablado están igualmente tristes por las muertes en ambos lados, porque como dicen, todos ellos son peruanos y todos ellos tienen familias. Parece ser que mientras la policía estaba atacando a este numeroso grupo de miltantes en la curva de la carretera, algunos indígenas que estaban durmiendo en las montañas bajaron, se abalanzaron sobre los policías y mataron a algunos policías en defensa propia, algo comprensible pero no excusable, como dicen los líderes con los que he hablado. Y lo que están pidiendo es justicia y transparencia sobre lo que sucedió exactamente, y llevar ante la justicia a los responsables de las muertes.

AMY GOODMAN: Gregor Maclennan está hablando desde Bagua, lugar en el que sucedió la masacre. ¿Puede explicarnos por qué la gente estaba protestando ahí este fin de semana?

GREGOR MacLENNAN: Los pueblos indígenas han estado protestando contra un gobierno y una política de gobierno que los ignora y los considera, esencialmente, habitantes gratuitos de una Amazonia improductiva, un desperdicio de espacio. Lo que el gobierno quiere es abrir la Amazonia a los inversores privados. Para ellos, el futuro de la zona está en el desarrollo de las plantaciones de biocombustible, las perforaciones petrolíferas, la extracción minera, la silvicultura y las inversiones de las grandes corporaciones, y los indígenas están simplemente interponiéndose en ese camino.

Por lo tanto, una vez que recibió los poderes especiales en el marco del acuerdo de libre comercio, lo que el gobierno hizo fue dictar una serie de leyes que nunca pasaron por el congreso y nunca fueron consultadas con la comunidad indígena. Unas leyes que, básicamente, reestructuran los derechos sobre la tierra, que le quitan tierra a los pueblos indígenas y que permiten que esas tierras, la selva, sean reclasificadas como tierras aptas para la agricultura. Y básicamente, se crean lagunas legales que permiten que las compañías de biocombustibles se instalen con sus plantaciones, que las empresas petroleras y mineras puedan explotar la zona sin tener que lidiar con la parte molesta de esto, que es negociar o hablar con las comunidades locales antes de usar sus tierras.

AMY GOODMAN: Gregor MacLannen, ¿podría explicar en qué medida el Acuerdo de Libre Comercio entre Estados Unidos y Perú tiene que ver con todo esto? Recuerdo que en uno de los debates, el entonces senador y candidato a la presidencia Barack Obama afirmó que no apoyaba el Acuerdo de Libre Comercio con Colombia por causa de los asesinatos de sindicalistas, pero que veía el acuerdo de libre comercio peruano-estadounidense como un modelo a seguir.

GREGOR MacLENNAN: Desafortunadamente, durante el proceso de implementación de este tratado de libre comercio, el presidente, el gobierno, recibió poderes ejecutivos para aprobar las leyes necesarias para consolidar el acuerdo de libre comercio. Con esta excusa, el gobierno dictó estas leyes que despojan a los indígenas de sus derechos y crean una amenaza contra la selva tropical amazónica. El gobierno, en este punto, se ha parado firme y ha dicho que estas leyes son inapelables ya que son necesarias para el acuerdo de libre comercio y para el desarrollo de Perú, y están poniendo a los pueblos indígenas como contrarios al libre comercio y al desarrollo de Perú y usando el acuerdo de libre comercio como excusa para aprobar estas leyes que socavan los derechos indígenas.

AMY GOODMAN: Muchos de los periódicos de Perú no mencionan la matanza de los indígenas, no hablan acerca de la población indígena que ha resultado muerta; solamente hacen mención de los policías muertos. ¿Cómo esta llegando la información al resto de Perú?

GREGOR MacLENNAN: Desafortunadamente, todos aquí están enfurecidos con los medios de comunicación. Visitando ayer Bagua Chica en calidad de prensa extranjera, vimos que hay mucha gente defraudada en la región. Las personas se amontonaban alrededor de nuestro coche gritando muy enfadadas y preguntándose por qué los medios de comunicación no están haciendo la cobertura de la muertes indígenas. Estamos presenciando lo que parece ser una manipulación del gobierno, intentado centrar toda la atención en los policías muertos y representando a la población indígena como salvaje y bárbara.

Es de destacar que aquí, en las ciudades de la región, nadie tiene miedo de los indígenas y nadie ha visto indígenas con armas de fuego, y hay muchos pobladores locales aquí. Todo el mundo está muy asustado de la policía. Tienen miedo del gobierno. La gente tiene miedo de hablar porque están viendo la enorme manipulación de la información, y están preocupados por lo que les podría suceder cuando cuenten lo ocurrido y todo salga a la luz.

AMY GOODMAN: Y finalmente, Alberto Pizango, líder de la organización nacional de los indígenas, la Asociación Interétnica de Desarrollo de la Selva Peruana, a quien acabamos de ver y escuchar en esta emisión, y quien en estos momentos permanece oculto después de que un juez ordenara su arresto el sábado pasado bajo cargos de sedición y de presunta incitación a la violencia...

GREGOR MacLENNAN: Bueno, el gobierno parece no comprender este movimiento. No es un movimiento político. Se trata de un movimiento autónomo de miles de indígenas a lo largo de la Amazonia que incluye a decenas de etnias con intereses y reclamos comunes. Y los líderes indígenas, en lugar de incitarlos, han intentado mantenerlos organizados y bien enfocados y han intentado que se mantenga la paz.

Por desgracia, se lo ha puesto a Alberto en el lugar de chivo expiatorio y en el del supuesto incitador a la violencia. Sin embargo, siempre he visto que tanto él como los otros líderes con los que he hablado están pidiendo a la población local que mantenga la calma y que lleve a cabo estas acciones de forma pacífica. Y pienso que, para que se encuentre una solución pacífica, es fundamental que estos líderes sean reincorporados y se les permita volver y ponerse al frente de las negociaciones en representación de su gente porque, en mi opinión, ellos son los únicos que pueden realmente brindar una solución pacífica al problema.

AMY GOODMAN: Gregor MacLennan, muchas gracias por acompañarnos, y haber hablando con Democracy Now! a través de una transmisión de video online desde la Amazonia, en Bagua, donde se produjo la masacre el pasado fin de semana. Los mantendremos informados de lo que está ocurriendo en Perú a lo largo de la semana.

Más información sobre el Conflicto en la selva amazónica del Perú
.....................................................................................
*Traducido por Jesus G. Martín y Democracy Now! en español
......................................................................................

< Entrada Previa | Próxima Entrada >