30 de Septiembre de 2009 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

La presión interna obliga al régimen golpista de Honduras a dar marcha atrás con las medidas contra las libertades civiles, pero la represión continúa

El régimen golpista de Honduras se ha visto obligado a dar marcha atrás con una fuerte medida de restricción a las libertades civiles en medio de las crecientes protestas por la restitución del presidente depuesto, Manuel Zelaya.

Castillo-web

1 de Octubre, 2009

Escuche/Vea/Lea*

El régimen golpista de Honduras se ha visto obligado a dar marcha atrás con una fuerte medida de restricción a las libertades civiles en medio de las crecientes protestas por la restitución del presidente depuesto, Manuel Zelaya. Pero aún así, las fuerzas hondureñas bloquearon una gran marcha de protesta y cerraron dos medios de comunicación críticos al régimen de facto. Mientras tanto, un diplomático estadounidense de alto nivel criticó en un primer momento la decisión del régimen golpista, pero cambió después su discurso para manifestar una dura condena contra el depuesto Zelaya. Vamos a Honduras para hablar con Andrés Conteris desde el interior de la embajada brasileña, donde Zelaya se halla refugiado, y hablamos con Luther Castillo, un médico hondureño que se encuentra en Washington para reunirse con legisladores estadounidenses.


SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Al parecer, en medio de las crecientes protestas por la restitución del derrocado presidente Manuel Zelaya, el régimen golpista se está dando marcha atrás con su intento de prohibir las manifestaciones y limitar el derecho a la libre expresión.

El domingo, el gobierno de facto anunció un decreto que impone amplias restricciones a las libertades civiles, incluyendo la prohibición de reuniones públicas no autorizadas, durante 45 días. Esta medida le permite al gobierno clausurar emisoras de radio y televisión y le da a la policía autoridad para hacer arrestos sin la necesidad de una orden judicial previa.

Después de que los líderes del Congreso advirtieran que no aprobarían el decreto, Micheletti dio una conferencia de prensa televisada la noche del lunes donde pedía, textualmente, “perdón al pueblo Hondureño” y en el cual dijo que revocaría el decreto “lo antes posible.”

Anteriormente ese día, policías y soldados enmascarados clausuraron dos emisoras críticas del régimen golpista. Fuerzas gubernamentales también cerraron una calle para impedir una manifestación de cientos de seguidores del derrocado Presidente Zelaya.

Zelaya ha permanecido dentro de la embajada de Brasil desde que regresó a Honduras hace una semana. El gobierno de Michelette le ha dado a Brasil un plazo de diez días para entregar a Zelaya, o en caso contrario, enfrentar la pérdida del status diplomático que tiene la embajada. El régimen golpista emitió esta amenaza mientras el ejército continuaba rodeando la embajada y limitaba la entrega de provisiones. Brasil rechazó el ultimátum y declaró que Zelaya puede permanecer en la embajada el tiempo que quiera. El representante de Brasil ante la Organización de Estados Americanos, Ruy de Lima Casaes e Silva, advirtió sobre la severidad de la crisis.

RUY DE LIMA CASAES E SILVA: [Traducido] La situación en la embajada es una situación muy grave, la cual tiene un serio potencial dramático. Por ese motivo, el gobierno brasileño, por intermedio de su ministro de Relaciones Exteriores, le ha solicitado al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que realice una sesión especial para abordar específicamente la situación de inseguridad que se vive dentro la embajada de Brasil en Tegucigalpa, especialmente teniendo en consideración la falta de respeto que estas medidas significan hacia las normas establecidas por los convenios internacionales al respecto de las misiones diplomáticas.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: El lunes, el régimen golpista denegó la entrada al país a una delegación de la OEA, que había ido en busca de una salida negociada de la crisis. El embajador estadounidense en la OEA, Lewis Amselem, criticó desde Washington la decisión del régimen golpista, pero también condenó severamente al derrocado Zelaya.

LEWIS AMSELEM: [traducido] Por lo tanto, le pedimos a todos en Honduras y fuera de Honduras que eviten acciones y pronunciamientos que fomenten disturbios y violencia. El regreso del presidente Zelaya a Honduras, en la ausencia de un acuerdo, es irresponsable e insensato y no le sirve ni a los intereses del pueblo hondureño ni a los que buscan el reestablecimiento pacífico del orden democrático en Honduras.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: El lunes por la noche, Zelaya se dirigió a la Asamblea General de las Naciones Unidas a través de un teléfono celular que su ministro de Relaciones Exteriores sostenía ante el micrófono del estardo.

PRESIDENT MANUEL ZELAYA: “Muchas gracias. Saludo a las Naciones Unidas. Los que tenían alguna duda de que aquí se está instalando una dictadura, ahora con todo lo que ha pasado en 93 días de represión, creo que están despejadas esas dudas. En Honduras se ha instalado además de un golpe de Estado, una dictadura fascista que ha suprimido las libertades de los hondureños y reprime violentamente al pueblo hondureño”.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Ahora nos ponemos en contacto con la embajada de Brasil en Tegucigalpa, desde donde se comunica con nosotros, por medio del video-streaming de Democracy Now!, Andrés Conteris. Andrés es el director del Programa de las Américas de la organziación Noviolencia Internacional y también trabaja para Democracy Now! en Español. Se encuentra dentro de la Embajada de Brasil desde la semana pasada.

También se comunica con nosotros desde Washington, DC el Dr. Luther Castillo, un médico de origen indígena de la costa atlántica de Honduras. Fundó el primer hospital y centro de salud de esa región, el Hospital Rural Garifuna, tras sus estudios en la Escuela Latinoamericana de Medicina de Cuba. el Dr. Castillo también se desempeña como secretario de comunicaciones del Frente Nacional de Resistencia contra el Golpe de Estado en Honduras. Poco antes del golpe, fue nombrado Director de Cooperación Internacional del Ministro de Relaciones Exteriores del Honduras.

Les damos la bienvenida ambos a Democracy Now! Primero, vamos a habalr con Andrés Conteris. Andrés se comunica con nosotros por vía telefónica, de hecho, desde adentro de la Embajada brasileña en Tegucigalpa. Andrés, bienvenido a Democracy Now!

ANDRÉS CONTERIS: Es un placer, Sharif.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: ¿Podrías comenzar diciéndonos exactamente qué está pasado en la embajada? ¿Qué ves afuera? ¿Hay soldados fuera de la embajada?

ANDRÉS CONTERIS: Sí, hay bastantes soldados afuera de la embajada. Hay centenares, pero los que se ven desde acá son probablemente una docena. Este sitio ha sido militarizado hace poco más de una semana, después del regreso del presidente Zelaya a Honduras. La represión se sintió inmediatamente, cuando se produjo el violento desalojo de los manifestantes. Eso fue exactamente hace una semana. Más de 500 manifestantes, que estaban bailando en el la calle, fueron brutalmente reprimidos por los soldaos. Se usó gas lacrimógeno, y ese gas invadió por completo la embajada.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Andrés, tú has estado ahí desde hace una semana. Hemos oído reportes que indican que se está utilizado una arma de sonido, similar a la que hemos infomrado que se usó en la Cumbre del G-20 en Pittsburg. ¿Podrías confirmar esto?

ANDRÉS CONTERIS: Definitivamente, algún tipo de arma que utiliza sonido está siendo usada; es un ruido agudo y penetrante que realmente causa una angustia profunda, un dolor. Se han utilizado otras armas. No he podido conformar si se han usado gases tras el primer incidente con gas lacrimógeno, pero otras personas han sentido una ataque con gases durante esta semana pasada.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: El régimen golpista le ha dado a la embajada brasileña 10 días para entregar a Manuel Zelaya o darle asilo en Brasil. Brasil se ha negado a hacerlo. ¿Qué está diciendo Zelaya sobre lo que está pasado ahora?

ANDRÉS CONTERIS: Lo que el presidente Zelaya está diciendo es que la comunidad internacional debe continuar apoyando las declaraciones que fueron aprobadas por tanto las Naciones Unidas, como por la OEA, y también el Acuerdo de San José. Él está muy abierto a iniciar un diálogo que sé de dentro del marco de estos documentos. Cada uno de éstos documentos dice que él debe ser restituido en la presidencia, como el líder democráticamente electo de Honduras. Y el régimen golpista no está dispuesto a conceder eso.

Otras de las cosas de las que él está hablando claramente tienen que ver con la increíble cantidad de represión que se está sintiendo en Honduras. Justo ayer sepultaron a una mujer joven que se llamaba Wendy. Ella murió a causa del gas lacrimógeno que fue lazado aquí en el área de la embajada la semana pasada. Ella sufría de asma, fue hospitalizada y luego murió. Ella es sólo una de los muchos que han fallecido a causa del la brutalidad del régimen de Micheletti.

Y lo que realmente es desconcertante es que Estados Unidos, por medio del gobierno de Obama, no ha dicho ni una palabra condenatoria sobre las atrocidades que se han cometido aquí en contra de los derechos humanos, a pesar del hecho de que estas atrocidades han sido muy bien documentadas por las organizaciones de derechos humanos más reconocidas del mundo. El congresista Grijalva, de Arizona, le escribió una carta muy clara a Obama, que documenta todo esto, y no ha habido una respuesta de parte del gobierno que públicamente condene las violaciones a los derechos humanos cometidos por este régimen.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Y hablando de la respuesta estadounidense, anoche escuchamos la que quizás sea hasta la fecha la crítica más fuerte de un diplomático estadounidense de alto rango, Lewis Amselem, el representante de EE.UU. en la OEA. Amselem consideró el regreso de Zelya como algo "irresponsable e insensato” ¿Tu respuesta a esto?

ANDRÉS CONTERIS: Este comentario del embajador Amselem llega justo una semana después de que Hillary Clinton claramente dio la bienvenida al regreso del presidente Zelaya a Honduras. Así que estamos vendo una doble cara en lo que respecta a la política de la administración Obama en términos de que si es bienvenido o si es una insensatez su regreso.

Una cosa que hay que destacar de los antecedentes del embajador Amselem es que él ha trabajado en el Comando Sur, la organización del Pentágono en Latinoamérica. También debe ser mencionada la política millar de EE.UU. con respecto a Honduras, porque es clave. Estados Unidos continúa entrenando soldados hondureños en la Escuela de las Américas, a pesar de haber asegurado que los vínculos militares han sido rotos. Honduras siguió siendo invitado a participar en las maniobras militares llamadas PANAMAX 2009, en las que estaban invitados a participar a 21 países del 11 al 22 de septiembre. Honduras estaba en esa lista de invitados. El Pentágono nunca los quitó de la lista. La única razón por la cual no participó Honduras fue porque otros países de Sudamérica se rehusaron a participar en las maniobras si Honduras participaba.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Y sobre el tema de las medidas en contra de las libertades civiles, Micheletti dictó un decreto el domingo, un decreto que estará vigente por 45 días, con amplias restricciones a las libertades civiles. Tras la falta de apoyo de los líderes del Congreso, él ha prometido derogarlo, pero al día siguiente a dictar el decreto clausuró dos medios de comunicación. Uno de ellos es Radio Globo, medio al que, creo, el presidente Zelaya frecuentemente daba entrevistas. ¿Cuál ha sido el efecto de esto en la embajada?

ANDRÉS CONTERIS: Lo que se siente en la embajada es que, al dictar este decreto, el régimen está practicando el terrorismo, lo que realmente los define como una dictadura absoluta. Las garantías constitucionales consignadas en la Constitución hondureña defienden el derecho a juntarse, defienden el derecho al movimiento y a libre expresión y pensamiento por parte de la gente y los medios. Y estos son los artículos que fueron suspendidos por el decreto impuesto por Michelette. Gracias a la presión del Congreso, y también a la presión internacional, él se vio obligado a retractarse. Sin embrago, sí causo un susto aquí en la embajada y en el resto del país.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Estamos también en comunicación, desde Washington, DC, con el Dr. Luther Castillo. Bienvenido a Democracy Now!, Dr. Castillo. Usted es el Secretario de Comunicaciones del Frente Nacional de Resistencia al Golpe y también, como médico, trabaja en un hospital del interior de Honduras. Para comenzar, díganos por qué motivo está usted en Washington.

DR. LUTHER CASTILLO: Bueno, buenos días a todos. Estamos aquí en Washington, DC, tratando de reunirnos con algunos organismos de derechos humanos y de ponernos en contacto con algunos representantes del Congreso como el congresista Grijalva, quien ha escrito una carta importante al presidente Obama, en la que le pide que tome medidas inmediatamente sobre la violación de los derechos humanos que están ocurriendo todos los días en Honduras.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Ustedes llamaron a boicotear las elecciones de noviembre, ¿por qué?

DR. LUTHER CASTILLO: Porque entendemos que esta elección de noviembre es una elección ilegal, los que se postulen en noviembre... Una de las estrategias que el gobierno de facto está tratando de llevar adelante con esta elección ilegal es la continuación del golpe de Estado en Honduras. Todos los asuntos que este gobierno de facto analice son asuntos ilegales, lo que hace que la elección de noviembre sea ilegal. Nuestra organización, el Frente Nacional de Resistencia Contra el Golpe de Estado, los que participan, todas las organizaciones civiles, las organziaciones indígenas, los sindicatos y otros movimientos sociales en Honduras, están en contra de esta elección en noviembre, y la consideramos ilegal.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Ahora, Dr. Castillo, usted fundó el primer hospital popular de la región atlántica de Honduras. Háblenos de los servicios que brindaba el hospital y de lo que ha ocurrido desde el golpe de Estado.

DR. LUTHER CASTILLO: Este hospital fue fundado por médicos de la etnia Garifuna formados en Cuba. Luego, regresamos a nuestra comunidad para brindar un servicio de salud a toda la gente que no había tenido servicio de salud antes. Comenzamos a construir el hospital con nuestra propia comunidad. Y con el presidente Zelaya firmamos un acuerdo sobre cómo dar apoyo y sustentabilidad a este proceso que había estado atendiendo de manera gratuita a más de 300.000 personas de la zona.

Y ahora el gobierno de facto hizo un recorte, negó el acuerdo que firmamos con el presidente Zelaya. Entonces, qué hace nuestro hospital ahora sin ayuda para atender a toda esa gente que está en la zona montañosa profunda, en la zona de mayor vegetación y en los departamentos de Colón y Gracias a Dios, cerca de La Mosquitia, que son aquellos que verdaderamente necesitan nuestra ayuda en esas áreas.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: ¿Y por qué el régimen golpista quiere asumir el control del hospital? ¿Les han dicho por qué?

DR. LUTHER CASTILLO: Sólo nos dieron... nos dijeron que estamos trabajando en la comunidad como ilegales, y sólo nos mandaron un nuevo acuerdo para firmarlo, el cual no reconoce a los médicos de nuestra etnia, que están trabajando allí en el área con nosotros. Ni siquiera nos dicen por qué hacen esto. De todos modos, estamos acostumbrados a luchar contra eso. Vivimos en Honduras. Sabemos bien lo que es la discriminación que enfrentamos como gente pobre, como garifunas en Honduras. Decidimos con nuestra comunidad y nuestros médicos estar allí, permanecer allí y seguir buscando solidaridad y trabajo, continuar ayudando a nuestra gente allá.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Y para terminar, Dr. Castillo, usted mismo ha sido señalado personalmente por el régimen. ¿Cómo va a regresar a Honduras, y cómo va a sobrevivir allá?

DR. LUTHER CASTILLO: Voy a volver. Sólo vinimos acá par hacer este trabajo que el Comité Nacional nos da para hacer acá, porque tenemos que estar allá con nuestra gente, luchando, y tenemos que estar con nuestra gente haciendo manifestaciones pacíficas en las calles contra este régimen de brutalidad que está ocurriendo en Honduras.

Una de las cosas que hemos estado escuchando y que verdaderamente queremos aclarar es que.... algunos de los representanes de la OEA, Organización de Estados Americanos, hasn estado haciendo declaraciones. Creo que decidir si la decisión del Presidente Zelaya fue responsable o irresponsable, es un tema que concierne a los hondureños. Queremos aclarar que el Presidente Zelaya es el único presidente elegido por los hondureños. Es el único presidente constitucional de Honduras. Entonces, decidimos y pensamos, como hondureños, que es una actitud responsable del Presidente Zelaya haber regresado al país. Él es hondureño, y nosotros lo elegimos como presidente. Este tema nos concierne y no creemos que haya sido un hecho irresponsable lo que está haciendo ahora. Queríamos que él regrese a Honduras. Y cuando algunas personas hablan de lo que concierne a la paz de los hondureños, hemos estado más de noventa días en las calles exigiendo el regreso inmediato del Presidente Zelaya. Ahora está en el país. Piento que todos nosotros celebramos esa medida, el coraje del Presidente Zelaya de regresar a Honduras. Eso representa uno de los pasos que debíamos dar para que haya paz en nuestro país.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: ¿Y qué le gustaría que Estados Unidos hiciera? ¿Qué le gustaría que el Presidente Obama hiciera respecto de Honduras?

DR. LUTHER CASTILLO: Nos gustaría que el Presidente Obama condenara todas estas violaciones de los derechos humanos que han estado ocurriendo en Honduras. Nos gustaría que el Presidente Obama condenara los asesiantos y hablara sobre todas esas personas asesinadas en las calles, todos esos jóvenes que han sido asesinados en las calles. Nos gustaría que el Presidente Obama hablara para condenar las violaciones de todas esas mujeres por los militares en las calles de Honduras. Y nos gustaría que el Presidente Obama presionara más, y que impusiera sanciones económicas a esas [inaudible] familias que apoyan el golpe de Estado en Honduras. Y nos gustaría que el Presidente Obama declarara definitivamente que lo que sucedió en Honduras fue un golpe de Estado.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Y finalmente, Andrés Conteris, ¿algún comentario desde el interior de la Embajada de Brasil en Tegucigalpa?

ANDRÉS CONTERIS: Estados Unidos ha impuesto un bloqueo comercial sobre Cuba durante décadas. Si tan sólo considerara la posibilidad de un bloqueo económico contra este gobierno de facto, este golpe de Estado terminaría. Esto se debe a que más del 70-75 por ciento del comercio hondureño es con Estados Unidos, y no podría soportar un bloqueo económico. Entonces EE.UU. tiene elementos para poner fin a esta crisis, pero elige no hacerlo. Y los estadounidenses deben ponerse de pie y presionar el gobierno de Obama para que haga más por Honduras y por los derechos humanos allí.

SHARIF ABDEL KOUDDOUS: Andrés Conteris, muchas gracias estar con nosotros. Andrés es Director del Programa de las Américas de No Violencia Internacional y también trabaja en Democracy Now! en Español. Y un agradecimiento especial al Dr. Luther Castillo, médico de origen indígena de la costa atlántica de Honduras, secretario de comunicaciones del Frente de Resistencia Nacional contra el Golpe de Estado en Honduras.


Traducido del inglés por Gabriela Díaz Cortés, Tanya Sandler y Democracy Now! en Español.

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más