15 de Julio de 2013 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

Activistas de Igualdad Animal hablan sobre cargos de "ecoterrorismo"

Vamos a concentrarnos hoy en un fuerte caso de persecución a activistas en defensa de los derechos de los animales ocurrido en España. Hace poco más de dos años, el 22 de junio de 2011, en un operativo a nivel nacional, doce activistas españoles fueron arrestados y catalogados como “eco-terroristas” por su militancia en defensa de los animales.

Picture_22

Vamos a concentrarnos hoy en un fuerte caso de persecución a activistas en defensa de los derechos de los animales ocurrido en España. Hace poco más de dos años, el 22 de junio de 2011, en un operativo a nivel nacional, doce activistas españoles fueron arrestados y catalogados como “eco-terroristas” por su militancia en defensa de los animales. El arresto suscitó indignación en el movimiento por los derechos animales y desató decenas de protestas ante las embajadas de España en varias ciudades del mundo en demanda de su liberación.

El caso es conocido como “los 12 de España”. Hoy nos acompañan dos de los activistas que están imputados en la causa: Sharon Núñez Gough, coordinadora de la organización Igualdad Animal en Madrid, España, y José Valle, Director de Investigación del mismo grupo. También nos acompañan Matteo Cupi y Laura Gough, miembros de Igualdad Animal en Inglaterra. Laura es hermana de Sharon.

Les damos la bienvenida a Democracy Now!

AMY GOODMAN: Sharon, comencemos contigo. ¿Cuáles son los delitos de los que fueron acusados, qué ha pasado en España?

SHARON NUÑEZ: El 22 de junio de 2011, yo y otras 10 personas fuimos detenidas en Madrid y en otros puntos del Estado español, en relación a una serie de delitos que incluyen la asociación ilícita, daños, revelación y descubrimiento de secretos y allanamiento. Además nos tratan de relacionar con las liberaciones de visones con las que no tenemos ninguna relación.

AMY GOODMAN: ¿A qué se refieren con "liberación de visones", José?

JOSE VALLE: Las liberaciones de visones consisten en que un grupo de activistas entran en una granja y liberan a todos los animales que viven ahí enjaulados. Nosotros no tenemos ninguna relación con este tipo de acciones y sin embargo la policía trata de relacionarnos con ellas porque hemos investigado esas mismas granjas.

AMY GOODMAN: Sharon, ¿qué es lo que ustedes hacen, y qué es lo que les están imputando falsamente, según ustedes?

SHARON NUÑEZ: Igualdad Animal es una organización internacional de derechos animales y nos centramos en las investigaciones. Es decir, entramos en granjas y en otros sitios donde se explota a los animales para grabar y fotografiar lo que ahí ocurre. En algunas ocasiones, entramos en las granjas sin permiso porque consideramos que esta es la única forma con la cual podemos poner toda la información encima de la mesa. Es decir, el público no tendría acceso de otra manera, a las imágenes de los horrores que ocurren dentro de las granjas y de los mataderos. Eso es lo que hacemos y lo que no hacemos son liberaciones de animales, liberaciones de visones, no utilizamos ese tipo de tácticas como parte de nuestro activismo y eso es de lo que nos están acusando.

AMY GOODMAN: ¿En qué consiste la liberación de visones?

SHARON NUÑEZ: Una liberación de visones consiste en entrar en una granja y liberar a todos los visones como una forma no solamente de liberar a esos animales, sino también para dañar a la industria.

AMY GOODMAN: ¿Ustedes condenan esta forma de activismo?

SHARON NUÑEZ: Nosotros no entramos a valorar este tipo de acciones, ya que consideramos que esta no es nuestra responsabilidad y además que eso hace que entremos en un debate en el cual nosotros no tenemos interés en entrar. El debate debe de estar centrado en los animales, en los horrores que sufren y padecen los animales dentro de algunas de estas granjas, con lo cual, consideramos que no es nuestra responsabilidad entrar a valorar este tipo de tácticas.

AMY GOODMAN: José y tú, Sharon, han sido inculpados, así como 10 personas más. Entre ellos, ¿tu madre?

SHARON NUÑEZ: Mi madre es una de las personas que ha sido acusada. El motivo por el que esto ha ocurrido es porque en una ocasión, para entrevistar a un ex-trabajador de una granja de visones utilizamos un coche que estaba a su nombre. Es importante destacar que mi madre no tiene ningún tipo de relación con el activismo ni mucho menos con las investigaciones que realiza Igualdad Animal y creemos que esto ha ocurrido como una forma de amedrentar activistas y para que vean las consecuencias que pueden llegar a tener el atacar o el investigar diferentes industrias de explotación animal.

AMY GOODMAN: José, tu juicio está próximo a comenzar. ¿A qué sentencia te enfrentas?

JOSE VALLE: La sentencia podría llegar a ser de hasta nueve años de cárcel aunque todavía es pronto para saberlo en detalle.

AMY GOODMAN: Sharon, ¿qué significa para ti la palabra eco-terrorista?

SHARON NUÑEZ: La palabra eco-terrorismo fue acuñada por Ron Arnold a principios de 1980. Es importante tener en cuenta que esta palabra ha sido utilizada contra activistas ecologistas y contra activistas del movimiento de derechos animales para acabar con su activismo. Y, lo que significa para mí, es hasta dónde están dispuestos a llegar los gobiernos, las instituciones y sobre todo las industrias de explotación animal para frenar nuestro activismo que cada vez es más efectivo.

AMY GOODMAN: Laura Gough, hermana de Sharon Nuñez Gough, ¿qué sentiste cuando te enteraste en Londres de que tu hermana y tu madre habían sido arrestadas en España, cómo reaccionaste?

LAURA GOUGH: Esa mañana cuando me desperté estaba en Londres y me llegó un par de correos diciéndome que mi hermana y otros once activistas habían sido arrestados ese día. No teníamos mucha información y hasta que por fin llegamos a uno de nuestros compañeros que nos dijo que nuestra casa, bueno, varias casas habían sido saqueadas, que todos nuestros ordenadores y nuestro trabajo había sido cogido por la policía—trabajo que llevamos años recogiendo para exponer las industrias. Nos llevamos un susto y la verdad es que estuvimos bastante asombrados, pero a la vez fuimos capaces de reaccionar pronto, así que en menos de 48 horas, conseguimos que más de 22 países hiciesen protestas apoyando a los activistas.

AMY GOODMAN: ¿Por qué eres miembro de Igualdad Animal?

LAURA GOUGH: Soy parte de Igualdad Animal, Animal Equality, porque pienso que es necesario no, que el público y las sociedades en general, se le abra los ojos sobre lo que realmente pasa detrás de estas industrias. Básicamente creo, como mi compañera Sharon ha dicho anteriormente, que se ponga sobre la mesa lo que pasa detrás, o sea, en estos sitios para que la gente pueda elegir adecuadamente y sobretodo, que la gente se de cuenta de cómo estas industrias ganan dinero con el sufrimiento de los animales.

AMY GOODMAN: Matteo Cupi, ¿por qué te sumaste a esta organización?

MATTEO CUPI: Empecé a colaborar con Igualdad Animal hace tres años porque estuve interesado en colaborar con ellos, con el trabajo que estaban llevando de investigaciones dentro de granjas y mataderos y he decidido colaborar con ellos porque creo que el trabajo que estaban llevando en España era muy efectivo para enseñar a la sociedad la realidad de la explotación animal.

AMY GOODMAN: ¿Cómo están organizando las protestas en contra del juicio a los activistas de Igualdad Animal?

MATTEO CUPI: Después de haber recibido el correo que explicaba que dos de nuestros compañeros estaban detenidos, hemos empezado a contactar varios activistas y organizaciones a nivel internacional y en menos de 48 horas hemos tenido el apoyo de más de 20 países.

AMY GOODMAN: Sharon, ¿cuál es el papel de la industria de las pieles animales y de las granjas industriales en el impulso de las leyes que las protegen?

SHARON NUÑEZ: Lo que vimos, una vez se abrió nuestro sumario en diciembre del 2011, fue que había habido contactos, claros contactos, entre la industria de visones y diferentes asociaciones de visones y de granjeros con la policía. Además es que los granjeros han estado presionando prácticamente, y las industrias de explotación animal, han estado presionando prácticamente desde el 2007 para que nuestras multas sean mayores, y finalmente en nuestro caso, para que seamos condenados a prisión por acciones con las que no tenemos ninguna relación.

AMY GOODMAN: José Valle, ustedes fueron inculpados hace más de dos años y se los acusa por hechos que datan de varios años atrás, el juicio no ha comenzado, ¿cuál ha sido la respuesta de la población en España?

JOSE VALLE: Dado que los arrestos estuvieron en las noticias—en todos los telediarios, y en todos los periódicos, pues, una gran parte de la sociedad supo sobre ellos. Sin embargo, unos se creían toda esta retórica de eco-terrorismo, dado que el término terrorismo también había sido usado anteriormente no, para criminalizar todo tipo de movimientos o de acciones y también conocían nuestro trabajo, nuestras investigaciones, y al poco, ya surgieron las muestras de apoyo hacia nosotros.

AMY GOODMAN: Según el comunicado de prensa que emitieron en 2011 cuando los miembros de Igualdad Animal fueron arrestados, el origen de la investigación en su contra estaría centrado en la aparente liberación en noviembre de 2007 de 20.000 visones de la granja Visones Bermúdez ubicada en Santiago de Compostela, Galicia, lo que redundaría en supuestos daños al medio ambiente. Las dos organizaciones involucradas en la investigación negaron tener relación con el hecho, pero no condenan la acción. Sharon, cuéntanos acerca de esta granja y qué pasó con los 20.000 visones que había allí.

SHARON NUÑEZ: En este caso concreto, esta granja fue investigada por nosotros unos años después y lo que encontramos fueron las terribles condiciones que hemos encontrado en todas las granjas de visones que hemos investigado—animales con heridas abiertas, animales que no reciben ningún tipo de tratamiento veterinario, y cuando se realiza una liberación de visones, lo que hacen las personas que realizan la liberación entran a la granja y liberan a algunos de los animales con la intención no solamente de darle libertad a esos animales sino también de dañar a la industria. Pero debo repetir que nosotros, en el caso de Igualdad Animal, Animal Equality, no tenemos ningún tipo de relación con estas liberaciones, ya que nosotros nos dedicamos únicamente a investigar lo que ocurre dentro de estas granjas.

AMY GOODMAN: ¿Qué es lo que sus abogados han descubierto hasta ahora y cuál es la fecha del juicio, Sharon?

SHARON NUÑEZ: Creemos que hay una relación directa entre el juez, la policía y las industrias de explotación animal que nos están tratando de condenar en nuestro caso. Y esto lo han podido ver nuestros abogados muy claramente en situaciones que a ellos mismos les sorprenden. El juez que nos está investigando, José Antonio Vázquez Taín, nos llamó eco-terroristas en los medios, el mismo día que fuimos arrestados—lo que viola el principio de inocencia, no? La idea de que somos inocentes hasta que se demuestre lo contrario. Parece que a ojos del juez somos culpables hasta que se demuestre lo contrario. Además este mismo juez, durante el interrogatorio de una de las personas arrestadas el 22 de junio, dijo que su padre tenía una granja que le daba de comer a él y a sus hermanos. Lo que vemos aquí es una clara relación entre el juez y las industrias de explotación animal, algo que nos preocupa a nosotros y a nuestros abogados ya que creemos pues, que no es todo lo objetivo que debería de ser, un juez que está investigando un caso de esta magnitud. Pero no solamente eso, la policía, el día que fuimos arrestados, emitió una nota de prensa en la que nos acusaban de una serie de hechos con los que no tenemos ninguna relación, hechos tan llamativos como incendios, liberaciones de visones, como he comentado antes, y también llegar a desenterrar el cadáver de un torero. Quiero decir nuevamente que no tenemos ninguna relación con estos hechos y que nos preocupa especialmente como se está presentando este caso por parte del juez y de la guardia civil.

AMY GOODMAN: El Instituto Universitario de Investigación sobre Seguridad Interior de España emitió un reporte en el 2010 que instruye a la policía sobre cómo tratar al creciente movimiento por los derechos de los animales ¿de qué se trata esto?

SHARON NUÑEZ: Tras nuestras detenciones, encontramos un artículo, escrito por un capitán de la guardia civil, en el que, en este artículo se hablaba de cómo había que tratar y cómo había que presentar legalmente a los activistas de derechos animales. Lo que encontramos es que se hace un análisis del movimiento de derechos animales a nivel internacional y se llega a decir que si llega a haber detenciones de activistas, éstos deben de ser presentados y deben de ser acusados como terroristas. Además, es curioso que no solamente se presenta a organizaciones como Igualdad Animal, que hacemos desobediencia civil, sino que todas las organizaciones de derechos animales según este informe, son una puerta abierta a personas que luego van a realizar otro tipo de acciones.

AMY GOODMAN: Laura Gough, tu madre y tu hermana han sido acusadas de desarrollar acciones criminales en su defensa de los derechos de los animales. ¿Cómo fue que te involucraste en este movimiento?
LAURA GOUGH: Ya estaba involucrada en otro tipo de movimientos sociales y cuando mi hermana ví que estaba involucrada en derechos animales me interesé para saber por qué, cuál era el motivo. Una vez que me enseñó y me di cuenta de que el número de activistas— el movimiento era muy joven en España, y el número de activistas era muy bajo, quería formar parte de ello y así para poder mostrar a la sociedad lo que realmente pasa en este tipo de industrias.

AMY GOODMAN: ¿Qué es el "especismo"?

LAURA GOUGH: El especismo es la discriminación aleatoria de otras especies, simplemente por el hecho de no pertenecer a la especie humana. Eso quiere decir que aunque sufran y sientan igual que nosotros, la gente no los ve como iguales.

AMY GOODMAN: ¿Tienen conocimiento de la persecución a activistas por los derechos animales fuera de España?

SHARON NUÑEZ: Sí, lo que estamos encontrando es que en otros países, como por ejemplo, en Austria, hubo un caso muy similar al nuestro, donde una serie de activistas fueron detenidos y acusados de formar parte de una organización criminal. Y lo mismo vemos en Estados Unidos, con la A.E.T.A. y con las leyes Ag-Gag que claramente quieren acabar con el activismo de derechos animales y más concretamente con las investigaciones, debido al daño que suponen para la industria. También lo vemos en Inglaterra y en otros países. Creemos que debemos de unir fuerzas, no solamente el movimiento de derechos animales, sino con otros movimientos sociales e incluso otras fuerzas, como periodistas, porque creemos que esto es un ataque a la libertad de expresión.

AMY GOODMAN: José, ¿volverías a involucrarte en este movimiento, aún si supieras que vas a ser acusado de cometer un delito?

JOSE VALLE: Sí, volvería a estar implicado y de hecho sigo implicado al igual que el resto de mis compañeros que forman parte del movimiento de derechos animales y creo que, como miembros de este movimiento y personas a las que nos preocupa la situación de los animales y creemos que debemos hacer algo al respecto, debemos dar ejemplo también y mostrar que no van a poder frenarnos o que no van a poder asustarnos, no, porque una de las intenciones que tienen este tipo de actuaciones policiales y de leyes es también disuadir a los activistas de tomar una, de ser parte activa, no, de estos movimientos.

AMY GOODMAN: Sharon, inicialmente fueron 12 las personas procesadas. Ahora son 25. ¿Crees que la cantidad de personas imputadas seguirá aumentando?

SHARON NUÑEZ: Sí, de estas 25 personas, lo que encontramos son personas que al día de hoy no tienen relación con el movimiento de derechos animales, personas que nunca han tenido relación con el movimiento de derechos animales, como en el caso de mi madre, que simplemente tiene una relación indirecta porque en un momento dado se utilizó un coche a su nombre para entrevistar a un ex-granjero de una granja de visones. Personas que nos dan información a las organizaciones de derechos animales, como dos ex -granjeros de visones, y personas que están actualmente implicadas en el movimiento de derechos animales. Entonces creemos que un caso de esta magnitud es una forma de frenar el activismo, no solamente en el Estado español, sino, en toda Europa.

AMY GOODMAN: ¿Tu madre no estuvo entre los 12 activistas inicialmente imputados?

SHARON NUÑEZ: Sí, mi madre no formaba parte de las primeras 12 personas que fueron acusadas, aprendimos, supimos que ella estaba siendo acusada a principios de este año.

AMY GOODMAN: Tu hermana menor, Laura, dijo que ella siguió tu ejemplo de activismo. ¿Por qué te interesaste específicamente en la defensa de los derechos de los animales?

SHARON NUÑEZ: Estuve involucrada en diferentes movimientos de justicia social en la universidad en Madrid, hasta que finalmente leí la historia de una vaca que estaba siendo matada en un matadero y entendí que su sufrimiento era similar al de los otros individuos a los que defendía. Finalmente, la magnitud de la explotación animal hizo que me involucrara completamente en el movimiento de derechos animales en el 2002 y llevo siendo una activista por los derechos animales desde entonces.

AMY GOODMAN: ¿Puedes describir de qué se trata la presentación de animales congelados?

SHARON NUÑEZ: Cada año, el día internacional de los derechos animales, el 10 de diciembre, Igualdad Animal realiza una protesta en la que entre 400 y 500 activistas mostramos a las víctimas de la explotación animal. Esos individuos que permanecen escondidos que normalmente terminan en nuestro plato o que nos acabamos poniendo pero que realmente no hemos conocido, no les hemos conocido a ellos ni hemos conocido el terrible sufrimiento que han padecido.

AMY GOODMAN: ¿Están congelados?

SHARON NUÑEZ: Sí. Son animales que han permanecido congelados, que están congelados y que han padecido el tremendo sufrimiento físico y psicológico que supone la explotación animal.

AMY GOODMAN: ¿Estos animales fueron rescatados de granjas como las granjas de visones?

SHARON NUÑEZ: No, no son animales que han sido rescatados, son animales que hemos encontrado muertos dentro de granjas y en los contenedores de granjas, y que llevamos a la plaza La Puerta del Sol para que se conozca su sufrimiento.

AMY GOODMAN: Quiero agradecerles a todos por haber estado con nosotros. Continuaremos haciendo la cobertura del caso. Sharon Núñez Gough, Laura Gough y José Valle, Director de Investigaciones de Igualdad Animal, Matteo Cupi, que es miembro en Inglaterra de la misma organización, muchas gracias por haber estado con nosotros. Esto se Democracy Now! Democracy Now punto org. El informativo de guera y paz.

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más