10 de Febrero de 2012 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

Libertad religiosa vs. derechos reproductivos en Estados Unidos: la mayoría se hace escuchar

10 de febrero de 2012 — Luego de que la fundación Susan G. Komen Race for the Cure revirtiera su decisión de quitar el financiamiento a la organización de planificación familiar Planned Parenthood tras las críticas recibidas, el gobierno de Obama debería escuchar a la mayoría de los estadounidenses: Estados Unidos, incluso los católicos, apoya fuertemente los derechos reproductivos.

Publicado el 10 de febrero de 2012

Por Amy Goodman

La cúpula de la Iglesia Católica lanzó el equivalente a una guerra santa contra el Presidente Obama. El arzobispo Timothy Dolan hizo un llamamiento a los miembros de la Iglesia a que le digan “a sus líderes electos que quieren el reestablecimiento del derecho a la libertad religiosa y de conciencia y que quieren la anulación de la normativa sobre la anticoncepción”. Obama está siendo presionado para revertir una reglamentación de salud que exige a las universidades y hospitales católicos, al igual que a todos los empleadores, que brinden anticonceptivos a las mujeres que tengan cobertura médica a través de sus planes de seguro de salud. Bill Donohue, de la Liga Católica, afirmó: “Vamos a combatir esto con demandas, con decisiones judiciales y, ¿por qué no?, quizá también en las calles”. Luego de que la fundación Susan G. Komen Race for the Cure revirtiera su decisión de quitar el financiamiento a la organización de planificación familiar Planned Parenthood tras las críticas recibidas, el gobierno de Obama debería escuchar a la mayoría de los estadounidenses: Estados Unidos, incluso los católicos, apoya fuertemente los derechos reproductivos.

Rick Santorum captó la atención de los medios esta semana tras su victoria en tres estados. Exactamente una semana antes de las elecciones primarias, el 31 de enero, Associated Press divulgó la noticia de que la fundación Susan G. Komen Race for the Cure, una organización dedicada a la prevención del cáncer de mama que cuenta con 2.000 millones de dólares de fondos anuales, había adoptado políticas tendientes a negar financiamiento a las clínicas que forman parte del programa Planned Parenthood para realizar estudios vinculados al cáncer de mama, en particular a mujeres que carecen de seguro de salud. Una de las principales responsables de la decisión fue la flamante vicepresidenta de Komen, Karen Handel, cuya campaña como candidata a gobernadora de Georgia en 2010 incluía en su plataforma política el retiro del financiamiento a Planned Parenthood. Las reacciones no tardaron en llegar: fueron amplias e implacables. El 3 de febrero Komen revirtió su decisión y el 7 de febrero Handel renunció a Komen.

A esto se sumó la noticia de que el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos hizo pública una reglamentación que exige a los planes de seguro de salud ofrecidos por los empleadores que brinden métodos anticonceptivos. Esta decisión avivó aún más la polémica. Para rematar, el día de las elecciones primarias, el Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de Estados Unidos revocó la controvertida Proposición 8, que prohibía los matrimonios entre personas del mismo sexo en el estado de California.

Para Santorum, que se enfrenta en las primarias a Mitt Romney, “la tercera fue la vencida”. Como católico conservador y padre de siete hijos, Santorum ha librado desde hace tiempo una guerra cultural que se centra en el matrimonio, el aborto y el sexo. Incluso llegó a comprar en una ocasión a la homosexualidad con la bestialidad.

Según el independiente Guttmacher Institute, que estudia temas relacionados con la salud reproductiva a nivel mundial, en Estados Unidos “de todas las mujeres que han mantenido relaciones sexuales, el 99 por ciento ha utilizado un método anticonceptivo alternativo a la planificación familiar natural. Esta cifra permanece prácticamente invariable en el caso de las mujeres católicas (98 por ciento)”. Según una encuesta realizada por el Instituto Público de Investigación Religiosa, un 58 por ciento de los católicos considera que los empleadores deberían brindar planes de asistencia de salud a sus empleados que incluyan la cobertura de métodos anticonceptivos.

Los activistas católicos que reconocen el amplio uso de la anticoncepción entre sus fieles a pesar de la prohibición oficial sugieren que las mujeres pueden acceder a los métodos preventivos “en cualquier otro lado”. ¿Y si no pueden pagarlos? Loretta Ross, coordinadora nacional del SisterSong, Colectivo por la Justicia Reproductiva de las Mujeres de Color, me dijo: “Esta norma realmente permite que las mujeres de bajos ingresos que dependen de la asistencia de salud tengan acceso al control de natalidad, las mujeres negras, en particular. Y también es preciso señalar que la libertad de religión también implica libertad de la religión y si no quieres usar métodos anticonceptivos, no estás obligada a comprarlos ni a usarlos. Pero no impidas que otras mujeres que sí quieren utilizarlos y que no pueden pagarlos accedan a ellos”.

Una solución posible al debate proviene de un lugar inesperado. Michael Brendan Dougherty, comentarista católico, estaba en la iglesia hace un par de semanas cuando escuchó al cura leer la carta del Arzobispo Dolan que alienta a los católicos a oponerse al presidente. Dougherty, que apoya la oposición de la iglesia a la reglamentación sobre anticoncepción, me dijo que un sistema de salud de pagador único resolvería el problema: “Resolvería este problema de la conciencia en particular, como sucedió en Europa. A los arzobispos no les gusta que el gobierno subvencione el aborto ni la anticoncepción, pero no están del todo enfurecidos porque no se les pide que cooperen formalmente con cosas que consideran pecaminosas”.

Loretta Ross está de acuerdo con la implementación de un sistema de salud de pagador único, pero también lanzó una advertencia: “No se metan en nuestros dormitorios, salgan de esta conversación con la que intentan simplemente ocultar su guerra contra las mujeres, primero con toda esta retórica sobre la libertad religiosa y el cuidado del embrión, pero no solamente, ya que ahora el ataque contra la anticoncepción también sostiene que se está atacando al niño que aún no ha sido concebido. ...No vamos a quedarnos de brazos cruzados. Y como lo demostró la lucha contra la Fundación Komen, somos una fuerza de armas tomar. Y vamos a trabajar para fortalecer la postura del Presidente Obama de apoyar el acceso a los métodos anticonceptivos”.


Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2012 Amy Goodman

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 550 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 350 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes