21 de Julio de 2011 < Entrada Previa | Próxima Entrada >

Rupert Murdoch no da el brazo a torcer

21 de julio de 2011 -El martes, Rupert Murdoch afirmó ante el Comité de Cultura, Medios de Comunicación y Deportes de la Cámara de los Comunes británica que era el día en que se sentía “más humilde”. Pero, ¿qué significa para un hombre sin humildad vivir su día más humilde? Quizás el principal resultado de la audiencia del comité fue confirmar que Rupert Murdoch no se considera responsable de las actividades delictivas que están siendo investigadas, desde soborno a la policía hasta escuchas telefónicas ilegales.

Publicado el 21 de julio de 2011

Por Amy Goodman

Julian Assange me dijo hace poco en Londres “La gente dice que Australia le dio dos personas al mundo: Rupert Murdoch y yo.” Assange, el fundador del sitio web WikiLeaks, que difunde información filtrada por informantes, respondió con modestia al modo en que lo presenté ante un público de 1.800 personas en el teatro Troxy del este de Londres. En la presentación sugerí que Assange posiblemente había publicado más que nadie en el mundo. Assange replicó que Murdoch es quien se lleva ese premio.

Dos días más tarde, explotó la noticia de la intervención del teléfono de Milly Dowler, lo que provocó que en una semana Murdoch cerrara News of the World, uno de los periódicos más grandes del mundo.

El martes, Rupert Murdoch afirmó ante el Comité de Cultura, Medios de Comunicación y Deportes de la Cámara de los Comunes británica que era el día en que se sentía “más humilde”. Pero, ¿qué significa para un hombre sin humildad vivir su día más humilde? Quizás el principal resultado de la audiencia del comité fue confirmar que Rupert Murdoch no se considera responsable de las actividades delictivas que están siendo investigadas, desde soborno a la policía hasta escuchas telefónicas ilegales. Cuando se le preguntó si él era responsable en última instancia, su respuesta fue simple: “No”. “¿Quiénes son los responsables entonces?”, le preguntaron: “La gente en la que confié para que administrara el periódico y quizá la gente en la que ellos confiaron”, dijo.

Las negativas monosilábicas contrastaron con la habilidad retórica de su hijo, James Murdoch, quien le recordó a cada rato al comité que él no estaba a cargo de News of the World durante los oscuros días de las intervenciones telefónicas y los sobornos. En más palabras James dijo básicamente lo mismo: no sé nada.

La actuación, por ahora, parece haber funcionado. La culpa la tendrán otros, pero seguramente el dinero sigue ingresando a las arcas de Murdoch. El precio de las acciones de News Corp. aumentó durante el día. El aparente éxito de Murdoch en la audiencia puede atribuirse al abogado que permaneció todo el tiempo sentado detrás de James con cara de piedra: el Vicepresidente Ejecutivo de News Corp., Joel Klein.

Klein es una de las más recientes incorporaciones al equipo de dirección del imperio mediático de Rubert Murdoch. Fue contratado, según un comunicado de prensa de News Corp. como “alto asesor del Sr. Murdoch para una amplia variedad de iniciativas, como el desarrollo de estrategias empresariales para el emergente mercado educativo”. Klein fue consejero de la Casa Blanca durante la presidencia de Bill Clinton.

Algo que probablemente esté más vinculado con su contratación por parte de Murdoch es que hasta hace poco Klein ocupaba el cargo de Director General de Escuelas de la Ciudad de Nueva York, el sistema de enseñanza más grande de Estados Unidos, que tiene una matrícula de más de 1 millón 100 mil estudiantes en más de 1.600 escuelas. Klein, durante el gobierno del alcalde Michael Bloomberg, realizó una polémica restructuración del sistema escolar. Mi colega de “Democracy Now!”, Juan González, que es columnista del New York Daily News (el principal competidor del New York Post de Murdoch), documentó de manera sistemática los fracasos de la gestión de Klein e informó acerca de “numerosos padres y maestros que hace mucho tiempo se cansaron de su estilo autocrático e irrespetuoso”, escribió Juan. El intento de Klein de cerrar 19 escuelas en algunos de los barrios más pobres de la ciudad fue revocado por la Corte Suprema del Estado de Nueva York. Así mismo, se demostró que las afirmaciones realizadas durante la gestión de Klein de que hubo una mejora en el desempeño de las pruebas estandarizadas estaban basadas en calificaciones infladas.

Menos de dos semanas después de haber anunciado la contratación de Klein, News Corp. compró la empresa privada Wireless Generation. Murdoch dijo acerca de la compra por 360 millones de dólares: “En lo que respecta a la educación inicial, primaria y secundaria, vemos un sector de
500.000 millones de dólares solamente en Estados Unidos”.

Esto preocupa a la titular de una de las principales cuentas de tweeter sobre educación, Leonie Haimson, madre de un alumno de una escuela pública de Nueva York y directora ejecutiva de Class Size Matters. Dijo en Democracy Now!: “Luego de todas estas acusaciones acerca de las escuchas telefónicas ilegales y todo lo que salió a la luz realmente nos preocupa la privacidad de los alumnos del estado de Nueva York porque cualquiera que tenga acceso a esa información deberá cuidarla con atención. Y en segundo lugar, todo el asunto de que no se otorguen contratos a grandes empresas nos preocupa porque obviamente queremos que se utilice bien el dinero de los contribuyentes. No queremos abrir las arcas públicas para que las empresas de Murdoch hagan dinero con nuestros hijos”.

Las escuelas públicas de la ciudad de Nueva York ya le otorgaron a la empresa un contrato por 2,7 millones de dólares, y el Departamento de Educación del Estado de Nueva York está a punto de otorgar a Wireless Generation un contrato sin llamado a licitación por 27 millones de dólares.

News Corp. anunció la formación de un Comité de Administración y Normas que responderá directamente a Joel Klein. Klein, quien forma parte de la junta directiva de News Corp., estará bajo las órdenes de Viet Dinh, también miembro de la junta directiva y ex subsecretario del Departamento de Justicia de Estados Unidos. Dinh fue vicefiscal general del gobierno de George W. Bush y uno de los principales autores de la Ley Patriota de Estados Unidos que, entre otras cosas, dio lugar a una ampliación sin precedentes de las escuchas telefónicas del gobierno. Según archivos recientes de la Comisión de Valores e Intercambio, Dinh y otros directores de News Corp. hicieron cola el 3 de julio para vender acciones. Dinh obtuvo alrededor de 25.000 dólares justo cuando estallaba el escándalo.

News Corp. está lejos de convertirse en un cadáver mediático, aunque el término es tristemente pertinente, dado que el escándalo se inició con la revelación de la horrible noticia de que News of the World había intervenido el correo de voz de la víctima de asesinato Milly Dowler, dando falsas esperanzas a su familia de que estaba viva. El FBI está investigando si los periódicos de Murdoch trataron de lucrar con la intervención de correos de voz de víctimas de los atentados del 11 de Septiembre. Los periodistas estadounidenses deben ahora profundizar la investigación sobre las operaciones de News Corp en Estados Unidos, para denunciar no solo posibles delitos cometidos por la empresa, sino también la amenaza que representan para la democracia los conglomerados mediáticos desenfrenados como el imperio de Murdoch.


Denis Moynihan colaboró en la producción periodística de esta columna.

© 2011 Amy Goodman

Texto en inglés traducido por Mercedes Camps. Edición: María Eva Blotta y Democracy Now! en español. Democracy Now! en español, spanish@democracynow.org

Amy Goodman es la conductora de Democracy Now!, un noticiero internacional que se emite diariamente en más de 550 emisoras de radio y televisión en inglés y en más de 250 en español. Es co-autora del libro "Los que luchan contra el sistema: Héroes ordinarios en tiempos extraordinarios en Estados Unidos", editado por Le Monde Diplomatique Cono Sur.

< Entrada Previa | Próxima Entrada >

Programas recientes Ver más

Programa completo

Reportajes

Titulares

    Hoy no hay titulares.