Lunes 29 de Agosto de 2011

LOS TITULARES DE HOY

EL RESTO DE LA HORA DE DEMOCRACY NOW!

  • "Todavía estamos bajo asedio": el gobernador Shumlin de Vermont habla de las catastróficas inundaciones y del cambio climático

    Splash_image20110901-22881-vrhcrh-0

    Funcionarios de emergencias informaron que al menos 22 personas murieron en ocho estados, como consecuencia del huracán Irene que se extendió más de 800 kilómetros en algunos lugares. Después de tocar tierra en Carolina del Norte el sábado, el huracán bajó al nivel de tormenta tropical primero y de ciclón tropical cuando llegó a Nueva York, provocando inundaciones en la costanera y las zonas bajas de esta ciudad. Al menos cuatro millones de personas están sin servicio eléctrico desde Carolina del Norte hasta Maine. Las autoridades afirman que restaurar dicho servicio podría llevar más de una semana. Mientras tanto en Vermont, el domingo a la noche la tormenta tropical Irene provocó fuertes lluvias e inundaciones que provocaron cientos de evacuaciones y dejaron entre 40 mil y 50 mil personas sin electricidad. Hasta ahora, éste es el peor desastre natural del estado después de la gran inundación de 1927. El gobernador de Vermont, Peter Shumlin, se comunica con nosotros desde Vermont, estado donde casi todas las localidades están rodeadas de colinas y valles con pequeños arroyos que desembocan en ríos. Shumlin señala que desde que asumió el cargo hace siete meses, "éste es el segundo gran desastre provocado por tormentas. Esta primavera hubo tormentas que inundaron los centros de la ciudades y provocaron muchas de las mismas situaciones por las que estamos pasando ahora. Antes no había este tipo de patrón climático en Vermont. La cuestión es que en los estados más fríos vamos a ver los resultados del cambio climático primero".

    Escuche/Vea/Lea (en inglés)
  • Bill McKibben: ¿servirá el huracán Irene para que tomemos conciencia del cambio climático?

    Splash_image20110901-22578-fsrdwt-0

    La cobertura mediática del huracán Irene fue enorme, pero los informes de televisión hicieron escasa o nula referencia al papel que el calentamiento global tuvo en la tormenta. Hablamos con alguien que tiene la mirada puesta en el cambio climático y su impacto. "No solo hubo inundaciones insólitas; además el mismo día que el huracán Irene se acercaba, Houston tuvo una temperatura récord de 109F/42C", dice Bill McKibben, co fundador y director de la organización 350.org. "Estamos ante una nueva situación". McKibben fue una de las cientos de personas detenidas la semana pasada en las sentadas que se hicieron frente a la Casa Blanca, en protesta contra el proyecto del oleoducto Keystone XL que llevaría petróleo de arenas alquitranadas desde Alberta, Canadá, hasta el Golfo de México. El viernes, el informe final emitido por el Departamento de Estado de EE.UU. sobre el impacto ambiental del oleoducto propuesto dice que el proyecto tendrá un "impacto negativo limitado". Los manifestantes iniciarán hoy la segunda semana de sentadas y seguirán exigiéndole al presidente Obama que vete la aprobación del proyecto de construcción del oleoducto. "Nunca hubo una prueba más absoluta de si estamos o no preparados para hacer frente al cambio climático", dice McKibben.

    Escuche/Vea/Lea (en inglés)
  • Reforzados: el debate sobre la urbanización en las islas que forman una barrera se intensifica después del huracán

    Splash_image20110901-8727-1rrwl2-0

    El huracán Irene provocó una importante erosión de la playa cuando llegó a la cadena de islas de 320 kilómetros que funcionan como barrera, zona conocida como Outer Banks en Carolina del Norte. El huracán también chocó este fin de semana contra la costa de Jersey, Long Island y contra otras playas muy concurridas de la costa este de EE.UU. Muchas de estas zonas están llenas de carísimas propiedades que dan al mar y la batalla para mantener estas playas y localidades cuesta millones de dólares al año. Hablamos con Ben Kalina que justo estaba en Long Beach Island, New Jersey, cubriendo los efectos del huracán Irene. Kalima es productor asociado del documental A Sea Change (Un cambio de mar) y está preparando otro documental sobre la urbanización en las islas que forman una barrera, titulado Shored Up (Reforzados). "Es posible que en estas playas rellenar no sea la solución", dice Kalina. "Para evitar grandes cantidades de víctimas y pérdidas de vidas humanas y propiedades en el futuro, debemos empezar a considerar la urbanización en estas islas de manera diferente".

    Escuche/Vea/Lea (en inglés)
  • Critican al gobierno de la Ciudad de Nueva York por no evacuar a los presos de la isla Rikers antes del huracán

    Splash_image20110901-27879-yooa94-0

    A pesar de la serie de medidas extraordinarias que se tomaron en la Ciudad de Nueva York, como interrupción total del sistema de transporte público y evacuaciones en masa a una escala sin precedentes, las autoridades no tomaron ninguna medida para evacuar a cerca de 12.000 presos alojados en una cárcel municipal en la isla Rikers. Según el sitio web del Departamento Correccional de la Ciudad de Nueva York, más de las tres cuartas partes de los 400 acres de la isla Rikers están construidas sobre un vertedero de residuos, situación que por lo general se cree es más vulnerable a los desastres naturales. El alcalde Michael Bloomberg dijo que los prisioneros que están allí, no corrían ningún peligro, pero los organismos de derechos humanos condenaron la decisión del gobierno de la ciudad. Hoy también se cumple el sexto aniversario de otra gran tormenta durante la cual se tomó la decisión de no evacuar a los prisioneros. El 29 de agosto de 2005, cuando el huracán Katrina provocó la inundación de Nueva Orleans, los presos en las cárceles de la ciudad y de distrito tuvieron que arreglárselas solos. Hablamos con James Ridgeway, periodista de la revista Mother Jones, fundador y co editor de SolitaryWatch, un sitio web que investiga el aislamiento y la tortura en las cárceles estadounidenses.

    Escuche/Vea/Lea (en inglés)
  • El calentamiento global y la guerra: un nuevo estudio revela la relación entre el cambio climático y los conflictos armados

    Splash_image20110901-27879-1c95u1g-0

    Un nuevo estudio revela que la guerra a menudo se relaciona con el cambio climático global. Según el informe, existen vínculos entre el fenómeno climático El Niño y los brotes de violencia en algunos países, desde Sudán del Sur hasta Indonesia y Perú. Los científicos encuentran que El Niño, que produce olas de calor y sequías en los países ubicados en regiones tropicales, duplica el riesgo de guerra civil en unos 90 países, y podría explicar una quinta parte de los conflictos en todo el mundo durante los últimos 50 años. Hablamos con el autor principal del informe, Solomon Hsiang, investigador pos doctoral en la Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Princeton.

    Escuche/Vea/Lea (en inglés)

Programas recientes Ver más