Jeremy Scahill: Mike Pence tiene un “plan de combate” contra mujeres, pobres, inmigrantes y personas LGTBQ

Reportaje21 de noviembre de 2016

Analizamos el gobierno entrante del presidente electo Donald Trump, cuyo programa de campaña ha sido abiertamente discriminatorio, con amenazas a inmigrantes y gente musulmana, y una misoginia flagrante. El vicepresidente de Trump, Mike Pence, suele ser presentado como un contrapeso en esa tendencia y considerado su “puente hacia la clase política”. Sin embargo, nuestro invitado de hoy, Jeremy Scahill, uno de los fundadores del portal periodístico The Intercept, afirma que el acceso de Pence al segundo mayor puesto de poder en el gobierno estadounidense es un “tremendo golpe de la derecha religiosa radical. Hubiera sido casi imposible para Pence y su grupo fundamentalista cristiano llegar a la Casa Blanca por si mismos. Para ellos, Donald Trump fue un enviado de dios”.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

JUAN GONZÁLEZ: Hoy dedicaremos el programa a analizar ciertos aspectos del futuro gobierno del presidente electo Donald Trump, un candidato cuyo programa de campaña ha sido abiertamente discriminatorio, con amenazas a inmigrantes y gente musulmana, y una misoginia flagrante. Durante el fin de semana, Trump se reunió en su club de golf de Nueva Jersey con quienes quedaron seleccionados para ocupar cargos de alto nivel en su gabinete de ministros. Trump respondió algunas preguntas de los periodistas mientras el general retirado de la marina, James Mattis, fuerte candidato al cargo de secretario de defensa, abandonaba las instalaciones.

DONALD TRUMP: Mucha eficiencia, muy buenos, inmenso talento. Estamos viendo muchísimo talento, esta es la gente que… como digo, con ellos vamos a hacer nuevamente grande a Estados Unidos. Esta gente es realmente maravillosa. Esta gente tiene talento de verdad.

PERIODISTA 1: ¿Se imagina su gabinete formado por [inaudible]?

DONALD TRUMP: Sí, en parte.

PERIODISTA 1: ¿Va usted a anunciar algún…?

DONALD TRUMP: Mañana continuaremos con esto.

PERIODISTA 2: ¿Va a ser el general Mattis el secretario de defensa?

DONALD TRUMP: Bueno, creemos que es un gran tipo. O sea, es un gran… es un gran hombre.

PERIODISTAS: [inaudible]

DONALD TRUMP: Creo que mañana recibirán noticias.

PERIODISTA 3: Gobernador Pence, ¿qué opina usted, Gobernador Pence?

VICEPRESIDENTE ELECTO MIKE PENCE: Un gran día.

REPORTERO 4: ¿Señor, descalifica el escándalo Bridgegate al gobernador Christie para integrar su gabinete?

DONALD TRUMP: Chris nos gusta mucho.

JUAN GONZÁLEZ: El general retirado de la marina, James Mattis, fue comandante del Comando Central de Estados Unidos y uno de los varios nombres que se están considerando para el departamento de Defensa. Otros posibles candidatos son el senador de Arkansas Tom Cotton, que estuvo en combate en Irak y Afganistán como oficial de infantería y Stephen Hadley, que fue asesor de seguridad nacional en el gobierno de George W. Bush.

Más adelante examinaremos otros posibles miembros del gabinete de Trump. Pero vamos a detenernos primero en su vicepresidente, Mike Pence, que suele ser presentado como el equilibrio de Trump y considerado su “puente hacia la clase política”. Sin embargo, nuestro invitado de hoy afirma que hay muchos motivos para considerarlo aún más aterrador que al presidente electo Trump. Jeremy Scahill, del portal periodístico The Intercept, afirma que el acceso de Pence al segundo mayor puesto de poder en el gobierno estadounidense es un “tremendo golpe de la extrema derecha religiosa. Hubiera sido casi imposible para Pence y su grupo fundamentalista cristiano llegar a la Casa Blanca por si mismos. Para ellos, Donald Trump fue un enviado de dios”.

El viernes, Pence asistió a una función de la afamada obra de Broadway 'Hamilton', en la ciudad de Nueva York. Al final del espectáculo, el actor Brandon Victor Dixon, que interpreta a Aaron Burr en este musical rap acerca de los próceres fundadores de Estados Unidos, dio un mensaje para Pence.

BRANDON VICTOR DIXON: Bueno, esta noche hemos tenido un invitado en el público. Vicepresidente electo Pence, veo que se está yendo de la sala, pero espero que nos preste unos minutos más de su atención. Señoras y caballeros, aquí no hay nada que abuchear. No hay nada que abuchear. Estamos aquí compartiendo una historia de amor. Tenemos un mensaje para usted, señor, y esperamos que escuche lo que tenemos para decir. Y les propongo a todos que saquen sus teléfonos y tuiteen, y compartan, ya que este mensaje debe ser difundido por todos los rincones, ¿de acuerdo?

Vicepresidente electo Pence, le damos la bienvenida y le agradecemos sinceramente que haya estado con nosotros aquí en el musical “Hamilton” Se lo agradecemos de verdad. Nosotros, señor, somos parte del Estados Unidos diverso que está alarmado y preocupado de que su nuevo gobierno no nos proteja a nosotros, ni a nuestro planeta, ni a nuestros hijos, ni a nuestros padres; o de que no nos defienda ni sostenga nuestros derechos inalienables, señor. Esperamos realmente que este espectáculo lo haya inspirado a defender nuestros valores estadounidenses y a trabajar en nombre de todos. De todos nosotros y nosotras. Una vez más, le agradecemos por haber compartido este espectáculo, esta maravillosa historia de Estados Unidos contada por un grupo heterogéneo de hombres y mujeres de diferentes colores, credos y orientaciones.

JUAN GONZÁLEZ: Donald Trump más tarde utilizó Twitter para exigir una disculpa de parte del elenco de Hamilton, diciendo: “Nuestro maravilloso futuro vicepresidente Mike Pence fue hostigado ayer por la noche en el teatro por el elenco de Hamilton, le dieron con todo. ¡Esto no debería suceder!”

En su primera aparición post electoral en los programas de televisión de los domingos, Pence dijo que no se sentía ofendido por los comentarios y que Trump sería un presidente “para todos los estadounidenses”. Más tarde, en una entrevista para el programa Face the Nation de la cadena CBS, le preguntaron si durante su gobierno Trump restablecería el uso del submarino como técnica de interrogación. Esta fue su respuesta.

VICEPRESIDENTE ELECTO MIKE PENCE: Vamos a tener nuevamente un presidente que nunca diría que hay algo que nunca haríamos. Creo que el presidente electo, Donald Trump, es alguien que cree que no deberíamos decirle al enemigo cuáles son nuestras tácticas y estrategias. Y sé, por las conversaciones con algunos estadounidenses líderes sobre… respecto a su participación en nuestro gobierno, y nos entusiasma mucho tener al congresista Pompeo en la CIA, y nos entusiasma mucho tener al general Mike Flynn asumiendo su posición de liderazgo. El equipo que estamos formando, que el presidente electo está formando en el área de Defensa, va a asesorarlo al respecto. Pero el pueblo estadounidense debe saber que se trata… este es un presidente que desde que asuma el cargo el 20 de enero, se va a centrar en derrotar y destruir a ISIS desde la raíz, y en luchar contra el terrorismo extremista islámico para que ya no sea una amenaza para nuestro pueblo ni pueda inspirar hechos de violencia aquí en nuestra patria.

JUAN GONZÁLEZ: Ese era el vicepresidente electo Mike Pence hablando el domingo en el programa Face the Nation.

Para continuar con el tema, nos acompaña Jeremy Scahill, uno de los fundadores del portal periodístico The Intercept, cuyo último artículo se titula: “Mike Pence Will Be the Most Powerful Christian Supremacist in U.S. History.” (Mike Pence será el fundamentalista cristiano más poderoso en la historia de EE.UU.). Su último libro se titula “The Assassination Complex: Inside the Government’s Secret Drone Warfare Program” (El complejo asesino: el programa secreto de guerra con aviones no tripulados del gobierno de EE.UU.) Bienvenido a Democracy Now! Jeremy.

JEREMY SCAHILL: Encantado de estar con ustedes, Juan.

JUAN GONZÁLEZ: Bueno, comencemos con Mike Pence. Has escrito extensos artículos sobre él, cuéntanos cuál es tu principal preocupación acerca de él como futuro vicepresidente.

JEREMY SCAHILL: He estado cubriendo a Mike Pence durante casi una década. Inicialmente, el motivo por el que comencé a interesarme en Pence fue que era uno de los candidatos que más financiamiento había recibido de parte de Erik Prince, el fundador de Blackwater, que durante los años de Bush y Cheney manejó lo que se podría considerar una neo-cruzada miliciana de supremacía cristiana. Y de hecho Pence, siendo miembro del Congreso, fue quien invitó y acogió, y ofreció una fiesta para Erik Prince después de la masacre de la plaza Nisour en Bagdad, en 2007, cuando agentes de Blackwater mataron una docena y media de civiles iraquíes, entre ellos niños pequeños. Por lo tanto, comencé a prestarle atención a Pence porque estaba estudiando a quién estaban financiando Eric Prince y su familia.

Si nos fijamos en la evolución de Pence como figura política, vemos que, en muchos aspectos, refleja la historia de cómo la ultraderecha religiosa adquirió tal prominencia como para estar ahora en una posición de poder nunca antes vista. Puede que alguien diga: “Bueno pero, ¿no tenía George W. Bush la misma mentalidad?”. Estos tipos son más extremistas que George Bush en cuanto a la religión, al derecho de las mujeres a decidir, a los derechos de los inmigrantes, en cuanto al matrimonio gay, en un montón de cuestiones. O sea, al lado de ellos, incluso Dick Cheney parece un tipo razonable en sus posturas sobre algunas de estas políticas. Y de hecho, Mike Pence dice que Cheney es uno de sus mentores y un ejemplo a seguir en sus pasos como vicepresidente. Pero combinando esto con un programa cristiano muy radical. Mike Pence…

JUAN GONZÁLEZ: Bien…

JEREMY SCAHILL: Sí.

JUAN GONZÁLEZ: ¿Por qué hablas de supremacía cristiana en lugar de fundamentalismo cristiano?

JEREMY SCAHILL: Bueno, parte de lo que he escrito… bueno, digamos, parte de lo que quise hacer con este artículo fue jugar con la forma en que mucha gente usa este término para referirse a quienes desvirtúan la religión islámica, en el nombre de ISIS o de al-Qaeda, u otro. Así que lo hice como una especie de experimento social y la gente me llenó de mensajes exigiendo que me retractara de estas etiquetas. Y de hecho, en algunos de los correos electrónicos que me enviaron, la gente utiliza estos mismos términos para referirse a la religión del Islam.

Así que bueno, a lo que quiero llegar es que Mike Pence no solo está en contra de que las personas homosexuales estén juntas en una relación formal, sino que quiere una legislación que prohíba estas cuestiones. Quiere revocar el fallo del caso Roe contra Wade. Según sus propias palabras, quiere ponerlo en el basurero de la historia. En cuestiones sociales, su principal objetivo es básicamente que volvamos a la época medieval, en lo referente a los derechos de la mujer, los derechos de los inmigrantes y los derechos de los pobres; en lo referente a la humanidad de todos estos grupos de alguna manera vulnerables y perseguidos.

Y bueno, la historia personal de Mike Pence es interesante. Se crió en un hogar irlandés, católico y demócrata, partidario de Kennedy. Y luego se convirtió, de repente, durante un festival de música cristiana en Kentucky, cuando estaba en la universidad. Ahora un poco se describe a sí mismo como católico evangélico. Pero sus modelos intelectuales dentro de esto que yo llamo el mundo de la supremacía cristiana, son gente como el famoso sacerdote católico ultraderechista Richard Neuhaus, que era evangélico y se convirtió al catolicismo; o gente como Gary Bauer y James Dobson, violentos activistas de la extrema derecha y en contra de las mujeres. Esta es más o menos la gente que habita el mundo del que viene Mike Pence. Y Pence siempre ha sido considerado uno de los guerreros más preciados de la ultraderecha religiosa.

Indiana, su estado, fue uno de los estados con normativas más restrictivas y severas sobre el aborto, para la criminalización del aborto. Incluso trató de meter una ley que requería que el tejido fetal o los fetos abortados recibieran un entierro apropiado. Y bueno, un juez intervino, un juez federal, el día previo a que esto se estableciera y dijo que probablemente fuera inconstitucional. Además, negó… retuvo el financiamiento de medicamentos y tratamiento para el VIH intentando instaurar el requisito de acompañar el tratamiento con una terapia que predicaba contra los males del sexo homosexual. Ha afirmado que cree que el único sexo seguro es no tener relaciones sexuales y reprendió al ex secretario de estado Colin Powell por sugerir que la gente debe utilizar condones en sus relaciones sexuales.

JUAN GONZÁLEZ: Quiero que recordemos que como gobernador de Indiana, Mike Pence recortó el financiamiento de la organización Planned Parenthood, lo que llevó al cierre de varias clínicas. Pence también ha buscado impulsar que se cancele completamente el financiamiento que recibe dicha organización a nivel federal. Escuchemos sus palabras en el año 2011.

MIKE PENCE: Ha llegado el momento de negar cualquier tipo de financiamiento del gobierno federal a Planned Parenthood of America. He presentado la Ley de prohibición de fondos del título X a instituciones proveedoras de abortos, que negaría el acceso al financiamiento del programa Título X a Planned Parenthood y a cualquier otro grupo que practique abortos. Y el Congreso debe tomar medidas, y hacerlo ahora, para que esta importante legislación avance. Los estadounidenses pro-vida, y todos los estadounidenses en general, no deberían ser forzados a subvencionar al mayor proveedor de abortos de Estados Unidos ni a que se sigan usando los fondos federales del programa Título X, provenientes de sus impuestos, para financiar clínicas que se dedican a esta aberrante práctica.

JUAN GONZÁLEZ: Esas eran las palabras de Mike Pence en 2011. La gente de Planned Parenthood considera que el vicepresidente electo, Mike Pence, esta llevando a cabo una “cruzada contra el acceso de las mujeres a la salud”, señalando que Pence ya ha aprobado leyes extremas contra el aborto, contra Planned Parenthood y contra las personas LGBTQ. Desde las elecciones, la organización ha recibido 20.000 donaciones de gente que apoya su trabajo, hechas en nombre de Mike Pence. Escuchemos a la presidenta de Planned Parenthood, Cecile Richards, hablando con el canal MSNBC después de las elecciones.

CECILE RICHARDS: Nuestras puertas permanecen y permanecerán abiertas. Como usted ha dicho, ha sido algo en cierto modo extraordinario. Hay gente que nos apoya, gente de todo el país que ayer por la noche inmediatamente se expresó en las redes sociales. La gente ha dejado panes, pasteles y galletas en nuestros centros de salud. Pero ademas, es muy interesante la gran cantidad de mujeres que han llamado para concertar citas para cuestiones vinculadas con el control de la natalidad, como dispositivos intrauterinos y otras cosas que ahora están cubiertas por la Ley de Cuidado de Salud Asequible sin costo alguno. Y la gente, por supuesto, está preocupada de que Donald Trump cumpla su promesa de revocar la Ley de Cuidado de Salud Asequible. De modo que estamos teniendo muchas pacientes nuevas viniendo a nuestros centros de salud.

JUAN GONZÁLEZ: Escuchábamos a Cecile Richards de Planned Parenthood, hablando acerca de algunos de los posicionamientos tomados por Pence. Pero, Jeremy, poco de esto ha llegado a los ámbitos de debate público durante la campaña electoral, poco se ha hablado sobre la postura de Pence en muchas de estas cuestiones. Pence ha sido caracterizado como el más razonable y más cercano a la clase dirigente de la dupla presidencial, comparado con Trump.

JEREMY SCAHILL: Oh, sí. Incluso los expertos más vinculados al progresismo y y los grandes periódicos lo han mostrado como la persona adulta de la fórmula presidencial, como diciendo que él será el tipo razonable, que va a saber llevar adelante las conversaciones con los demócratas. Bueno, yo diría que Mike Pence está muy lejos de ser razonable. Estamos hablando de un tipo que tiene un plan de combate militante contra mujeres, pobre e inmigrantes. Y también recordemos que él estará a cargo tanto de la política interior como de la exterior, según afirmó Donald Trump. Ahora el equipo de campaña de Trump se retracta de eso y dice “nunca dijimos eso”. Creo que es muy probable que sí lo dijeran. Esto cobra muchísima importancia al analizar la composición de la Corte Suprema en este momento. Los republicanos han logrado impedir que Obama designara a Merrick Garland como juez de la Corte Suprema. Estos tipos pueden tener la posibilidad de nombrar dos, o quizás más, jueces de la Corte Suprema. Así que la Corte quedaría fuertemente inclinada hacia la derecha, como nunca lo ha estado; incluso se podría plantear la posibilidad de un intento de penalizar el aborto totalmente.

Y también, un comentario rápido sobre la política exterior, o sea, Mike Pence es un neoconservador extremadamente agresivo a la hora de rediseñar los mapas de Medio Oriente. Ahora está asumiendo que en realidad le encanta la tortura. Fue uno de los republicanos que de alguna manera le daban la razón a John McCain en ese tema; pero ahora está cambiando de opinión. La estrategia que han anunciado que implementarán contra ISIS es, según Donald Trump ha señalado, bombardearlos sin piedad.

De todas formas, Mike Pence es un tipo interesante. Había algunos pocos ámbitos en los que sus propuestas políticas me parecían decentes, pero ahora se está distanciando de eso poco a poco. Por ejemplo, Mike Pence era uno de los únicos miembros del Congreso que apoyaba una ley de protección a las fuentes periodísticas confidenciales. De hecho, tenía una posición muy firme al respecto. El texto del proyecto de ley que terminaron proponiendo, que por supuesto no se aprobó, era deficiente en cuanto a las excepciones para la seguridad nacional, que es lo que utilizan en contra de The Intercept y otros medios para justificar la vigilancia a periodistas. Pero ahí estaba. También se ha echado atrás en cuanto a su oposición a las escuchas telefónicas sin orden judicial. En el estado de Indiana, intentó establecer el requisito de una causa razonable para que la policía local pudiera utilizar dispositivos de espionaje de teléfonos móviles contra la población. Pero quiere una Ley Patriota permanente y no quiere que las fuerzas del orden requieran orden judicial para actuar a nivel federal. Por lo tanto, en los aspectos en los que pudo haber tenido algunas ideas políticas sensatas y lógicas, Trump las ha destruido casi completamente. Ahora Pence es un soldado raso en este programa político lunático, que se integra con su propio programa lunático. O sea, es algo así como haber unido lo peor de los dos mundos derechistas.

JUAN GONZÁLEZ: Y rápidamente, ¿qué pasa con Israel y Palestina? Porque Trump, al menos en los debates, parecía estar proponiendo un enfoque algo más equilibrado sobre la cuestión de Israel-Palestina. ¿Qué opinas?

JEREMY SCAHILL: Sí, bueno, Mike Pence ha sugerido que Estados Unidos debería aprobar una ley, o más bien una resolución, apoyando un ataque israelí contra Irán, si ellos decidieran llevarlo a cabo.

Y bueno, en cuanto al cambio climático, yo calificaría a Pence como una especie de curioso sobre el tema. Una vez dijo, y escribió, que se trataba de un fraude y esa fue su postura de campaña, decir que el cambio climático es un mito total, un fraude. Ahora está diciendo algo así como: “Bueno, sí, supongo que la acción humana y la contaminación contribuyen a esto, pero no quiero hacer nada al respecto, por los puestos de trabajo”. O sea, aquí viene toda la cuestión de Trump y la reactivación del carbón. Para empezar, están mintiéndoles a los trabajadores respecto a que se trata de reactivar una industria del carbón floreciente. O sea, eso no va a funcionar, por motivos que no tienen nada que ver con el ambiente. Pero que las dos personas que van a dirigir el país hayan dicho, ya sea insinuándolo o descaradamente, que el cambio climático es una farsa, augura un futuro muy sombrío para nuestro ambiente y para el mundo que vamos a dejar a nuestros hijos y nietos.

Es un gobierno aterrador en muchos niveles, ya que combina la payasesca de la imagen pública de Trump, el potencial uso de armas nucleares y el hecho de ser la fuerza económica más poderosa del mundo en este momento- tal vez en segundo lugar después de China- con un programa de supremacía cristiana de extrema derecha. Quieren eliminar a los musulmanes. Esa es la característica más clara de una supremacía religiosa: querer eliminar a las personas debido a su religión. Y Pence estará bien acompañado en el nuevo gabinete de ministros en esto de considerar al Islam como una ideología que debe ser exterminada junto a sus seguidores.

JUAN GONZÁLEZ: Bueno, estamos conversando con Jeremy Scahill, uno de los fundadores del portal periodístico The Intercept, cuyo último artículo se titula: “Mike Pence Will Be the Most Powerful Christian Supremacist in U.S. History” (Mike Pence será el fundamentalista cristiano más poderoso en la historia de EE.UU.). Después de la pausa seguiremos hablando sobre el nuevo gabinete de ministros.

[Corte]

JUAN GONZÁLEZ: “Retreat!” de Sharon Jones & The Dap-Kings. Sharon Jones murió este viernes después de una larga batalla contra el cáncer de páncreas. Había vuelto a actuar en 2015 después de un tratamiento que logró la remisión del cáncer, pero a finales del año pasado reveló que le habían dicho que la enfermedad había regresado.


Traducido por Carolina Flórez. Editado por Verónica Gelman, Linda Artola y Democracy Now! en Español

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio