“La gente ha soportado demasiado”: Docentes de Virginia Occidental llevan a cabo una huelga histórica

Reportaje05 de marzo de 2018

En EE.UU., Escuelas de todo Virginia Occidental permanecen cerradas por octavo día consecutivo. Más de 20.000 docentes y 13.000 trabajadores escolares mantienen una huelga en demanda de aumentos salariales y mejores condiciones de asistencia médica. La huelga comenzó el 22 de febrero y ha contado con la adhesión de todas las escuelas públicas del estado. El cuerpo docente demanda un aumento del 5% y que se ponga un tope al aumento creciente en los costos de la asistencia médica.

Para ampliar esta información hablamos con Jay O’Neal, docente de escuela media y activista sindical de Charleston, Virginia Occidental. También conversamos sobre el tema con Mike Elk, periodista especializado en cuestiones laborales del portal Payday Report. Su artículo más reciente se titula “West Virginia Teachers’ Strike Fever Starting to Spread to Other States” (El ímpetu de la huelga docente de Virginia Occidental comienza a extenderse a otros estados).

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

JUAN GONZÁLEZ: Las escuelas de Virginia Occidental llevan ocho días cerradas, con más de 20.000 docentes y 13.000 miembros del personal escolar en huelga exigiendo salarios más altos y mejor atención médica. El paro laboral, que comenzó el 22 de febrero, ha obligado a cerrar todas las escuelas públicas de los 55 condados del estado. Es el mayor paro laboral en años. El personal docente exige un aumento del cinco por ciento y que se establezca un límite a los crecientes costos de los seguros médicos. A lo largo de una semana, el profesorado ha estado reuniéndose en el Capitolio estatal en Charleston, instando a la Asamblea Legislativa a aprobar un aumento salarial, pero el Senado y la Cámara estatal no han llegado a un acuerdo.

AMY GOODMAN: El senador Bernie Sanders elogió al profesorado en huelga durante el fin de semana, tuiteando: “Hace 100 años, los mineros de carbón de Virginia Occidental ayudaron a liderar la lucha por unos salarios justos y condiciones de trabajo dignas. Hoy, lel profesorado de West Virginia está manteniendo viva esa valiente tradición. Tienen mi apoyo en su lucha por la justicia y la dignidad”. Nos acompañan dos invitados. Jay O’Neal es maestro de escuela secundaria y activista sindical en Charleston, West Virginia. Mike Elk es reportero sobre temas laborales en Payday Report, y también escribe para The Guardian. Elk ha estado cubriendo ampliamente la huelga de docentes de Virginia Occidental. Su artículo más reciente lleva por título: “La fiebre de la huelga de docentes de Virginia Occidental está comenzando a propagarse a otros estados”. Les damos la bienvenida a ambos a Democracy Now! Jay O’Neal, comencemos con usted en Charleston, Virginia Occidental. ¿Por qué no nos describe lo que está ocurriendo en este momento? ¿Por qué ha estado el profesorado y el personal escolar en huelga durante ocho días?

JAY O’NEAL: Buenos días. Sí, hemos estado en huelga durante ocho días. Esto se remonta a años atrás. En este estado los salarios del profesorado licenciado son de unos 33.000 dólares. Y el problema de raíz de todo esto es nuestro seguro médico. El acrónimo es PEIA. Que significa Agencia de Seguro de Empleados Públicos. Y, básicamente, nuestro gobierno estatal no ha financiado adecuadamente ese seguro durante años. Y cada año hay nuevos recortes. Cada noviembre se celebran audiencias públicas, en las que básicamente te dicen cuanto va a empeorar dicho seguro. Este año propusieron algo llamado Ingreso Familiar Total, lo que supone basar nuestras cuotas en los ingresos de todos los miembros de una familia. Entonces, por ejemplo, mi cónyuge tiene otro trabajo activo, por lo que el costo de mi seguro se basaría no solo en mis ingresos, sino también en los suyos, lo que significa que mi cuotas se duplicarían. Y hay muchas parejas en las que ambas personas trabajan en el sistema escolar, y ellos verían duplicadas sus cuotas. Creo que la gente ya ha soportado demasiado, y han visto que no nos están escuchando cuando tratamos de presionar, cuando tratamos de informar, así que hemos tenido que hacer algo grande. Hemos tenido que abandonar nuestros puestos de trabajo para que nos escuchen.

JUAN GONZÁLEZ: Ahora, Jay O’Neal, esta es una huelga no autorizada. Podría hablar sobre las leyes que rigen el derecho a la huelga en Virginia Occidental y sobre el papel de los líderes sindicales, porque, según tengo entendido, ¿hay dos sindicatos de docentes que representan diferentes porciones del profesorado de Virginia Occidental?

JAY O’NEAL: Claro. En Virginia Occidental no tenemos negociaciones colectivas para el profesorado, aquí que el personal docente no tiene que unirse a un sindicato. Tenemos dos sindicatos: la Asociación de Educación de Virginia Occidental y la Federación Estadounidense de Docentes en Virginia Occidental. Pero en cada escuela dada es posible encontrar docentes que son miembros de un sindicato, del otro, o ninguno. Y así, sin tener una negociación colectiva, en realidad no tenemos derecho a hacer huelga como empleados públicos. Pero la gente sentía que no tenía otra opción. En Virginia Occidental en este momento tenemos más de 700 vacantes sin llenar en puestos de enseñanza. Así que pensamos: “¿con quién van a reemplazarnos?” Llegados a este punto, no creemos que tengamos muchas más opciones.

JUAN GONZÁLEZ: Entonces, en ausencia de una acción organizada por los sindicatos, ¿Cómo fueron capaces de organizar al profesorado en todo el estado? ¿Cómo ocurrió eso?

JAY O’NEAL: Claro. Mucha de la organización inicial se realizó a través de Facebook. La gente estableció conexiones para hablar de este agravio con el seguro médico. Y a medida que las cosas comenzaron a crecer y a desarrollarse, algunos de los condados del sur, que se puede decir que es donde históricamente ha habido más militancia por los derechos laborales, decidieron que harían un paro laboral de un día, y eso realmente estimuló al resto de los condados. La gente pudo ver las protestas. Parte de ellas fueron transmitidas en vivo y se pudieron ver aquí en la capital. Y de alguna manera eso motivó al resto de nosotros a decir: “Queremos dar un paso al frente. Queremos generar un impacto, como lo han hecho ellos”. Y entonces, los sindicatos se unieron a este llamado para un paro laboral a nivel estatal el 22 de febrero. Y todo esto se convirtió en una huelga no autorizada cuando… el profesorado se había reunido con el gobernador tras cuatro días de huelga, y este les dijo: “Tenemos un acuerdo resuelto, un aumento salarial del cinco por ciento. Vamos a congelar las cuotas del seguro médico, y también vamos a poner a un equipo a trabajar para encontrar juntos una manera de evitar que las cuotas suban y tratar de solucionar este tema de verdad”. Creo que el profesorado, llegados a este punto, respondió de forma escéptica. Hemos visto cosas así en el pasado con nuestra Asamblea Legislativa y nuestro gobierno. Así que dijimos: “Vamos a continuar con el paro hasta que lo veamos el acuerdo por escrito, y firmado, y sepamos que todo va avanzando”.

AMY GOODMAN: Quiero que veamos a una de las maestras en huelga, hablando frente al Capitolio estatal.

DOCENTE EN HUELGA: No creo que conozca a un miembro del profesorado que no tenga un segundo trabajo. Cada docente que conozco tiene al menos dos trabajos. Algunos hasta tres. Y conozco un caso de alguien que tiene seis trabajos más.

AMY GOODMAN: Introduzcamos en la conversación a Mike Elk, quien ha estado informando ampliamente y desde el principio sobre todo lo que está pasando en Virginia Occidental. Mike, ponga esto en un contexto más amplio en relación a las políticas que se están aplicando en este momento en Virginia Occidental, en donde la Asamblea Legislativa se retracto la semana pasada respecto a lo acordado.

MIKE ELK: Amy, yo crecí parcialmente en Virginia Occidental. Mi padre trabajó allí como organizador, tratando de organizar al personal de una planta en Parkersburg, en Virginia Occidental, una planta de General Electric. Y yo trabajé allí como organizador sindical después de la universidad. Como hemos visto en las políticas de Virginia Occidental, existe un historial de grandes paros laborales de este tipo para lograr cambios a gran escala. Es algo que la gente recuerda. Es algo que una gran cantidad de docentes vieron hacer a la generación de sus padres y madres. En 1969 hubo un gran paro laboral de 40.000 mineros del carbón, que hicieron huelga parar pedir compensaciones por la enfermedad del “pulmón negro”, una afección para la que en ese momento el gobierno se negaba a ofrecer compensaciones. Así es que existen antecedentes de huelgas masivas que tuvieron éxito a lo largo de la historia de Virginia Occidental, décadas atrás, y es algo que está presente en la conciencia política de ese estado. Sin embargo, lo que estamos viendo aquí no lo habíamos visto en décadas en ningún estado de Estados Unidos. Tenemos a todo un estado realizando una huelga no autorizada. Lo más parecido a esto que he visto fue en 2011 durante la ocupación del Capitolio de Wisconsin, cuando docentes de todo el estado estuvieron en huelga durante dos días en contra del proyecto de ley antisindical del gobernador Scott Walker. Sin embargo, después de dos días, volvieron a sus puestos de trabajo. Así es que estamos ante un territorio inexplorado en lo que respecta a la historia reciente del movimiento laboral. Y no está del todo claro cuándo va a terminar esta huelga no autorizada, porque ahora mismo la Legislatura estatal y la Oficina del Gobernador están tratando de aprobar un proyecto de ley que aumentaría los salarios en un cinco por ciento. El Senado estatal ha aprobado una ley que aumentaría los salarios solo en un cuatro por ciento. Esta ley se dirige ahora al comité de conferencia. No está claro qué sucederá con eso. Sin embargo, incluso si los aumentos salariales son aprobados, no está claro si el personal docente volverán a sus puestos de trabajo. El problema principal y punto de fricción siempre ha estado en la mejora del programa de seguros médicos PEIA, del que se habló antes. Actualmente el gobernador del estado propone aumentar el impuesto al gas natural para pagar los costos de los seguros médicos. Sin embargo, los republicanos en la Legislatura estatal y sus aliados en la industria de combustibles fósiles están en contra de un aumento del impuesto sobre el gas natural. Así que esto podría arreglarse fácilmente si se impusiera un impuesto sobre el gas natural. Sin embargo, no parece que las industrias tradicionales de combustibles fósiles de Virginia Occidental quieran ver esos impuestos aprobados para de ese modo terminar con esta huelga de docentes.

JUAN GONZÁLEZ: Mike, usted habla de las aguas inexploradas en las que nos encontramos, en relación al movimiento laboral a nivel nacional, pero también están los docentes en Oklahoma, quienes están muy cerca de ir a la huelga. Podría hablar sobre el efecto dominó, dado que el hecho de que docentes en todo EE.UU. han estado en la mira de las fuerzas conservadoras durante años, ¿que efectos podría tener la huelga de Virginia Occidental?

MIKE ELK: Bueno, estoy aquí en Pittsburgh, que está a unos 45 minutos de la frontera con Virginia Occidental. La semana pasada vimos los efectos que la huelga de Virginia Occidental está teniendo. La Federación de Docentes de Pittsburgh votó el lunes pasado a favor de ir a huelga. Para el miércoles… el profesorado notificó la huelga con 96 horas de antelación. Para ese miércoles, el distrito escolar ya había cedido ante las demandas del profesorado. Así que ya hemos comenzado a ver su impacto aquí en Pittsburgh. En estados vecinos a Virginia Occidental, como Kentucky, así como en el suroeste de Pennsylvania, se ha hablado de realizar huelgas en los distritos donde el gobernador, Jim Justice, debe dinero. El multimillonario gobernador de Virginia Occidental es también uno de los mayores terratenientes y propietarios de yacimientos carbón en el estado. Él debe algo así como 15 millones en impuestos en seis estados diferentes. Y ha habido conversaciones, en condados de los estados vecinos donde debe dinero, de cara a organizar huelgas en solidaridad. En Oklahoma se está hablando sobre realizar una huelga a principios de abril. Sin duda esto está inspirando a la gente. Y es particularmente interesante porque llega al mismo tiempo que las protestas por la masacre de Parkland. Así que estamos llegando a este período en donde la gente realmente tiene ganas de protestar. Y como el maestro que estaba hablando antes mencionó, las redes sociales realmente están reforzando esto y modificando la forma en que las personas hablan, porque puedes ver fotos, día tras día, día tras día, en las redes sociales, que realmente refuerzan esta idea, entre las personas que están en huelga, de que tienen mucho apoyo, y saben que sus vecinos les apoyan, porque ven a sus vecinos publicando estas cosas. Y en este momento, el profesorado de Virginia Occidental está impresionado por la cantidad de apoyo público que tienen. Y no creo que el gobernador haya dado ningún paso importante de cara a obtener una orden judicial contra la huelga, porque él sabe que eso tendría consecuencias políticas negativas.

AMY GOODMAN: Quiero que veamos a una maestra de Oklahoma hablando en una reunión reciente de la junta escolar en Bartlesville, Oklahoma.

MAESTRA DE OKLAHOMA: Una de cada cinco escuelas de Oklahoma se han visto obligadas a adoptar una semana escolar de cuatro días. Y un estudio de 2017 de la Universidad de Oklahoma muestra que cada docente que abandona el estado recibe en promedio un aumento salarial de 19.000 dólares. Esta noche estamos especialmente agradecidos por tener un superintendente que defiende a nuestro profesorado y estudiantado. Apoyamos a nuestra administración, nuestro liderazgo administrativo, en sus demandas de una restitución de una financiación adecuada para nuestras escuelas públicas. A menos que Oklahoma reciba milagrosamente una ganancia inesperada para arreglar los problemas que enfrentamos, La Asociación de Educación de Bloomington solicita la suspensión de clases para que podamos exigir a nuestros legisladores estatales que reparen el daño hecho durante años de irresponsabilidad fiscal. Lo hicimos en 1990, y estamos listos para hacerlo nuevamente.

AMY GOODMAN: Vamos a una pausa y luego regresamos para hablar del activismo que está ocurriendo en este país, e iremos a Gran Bretaña, donde los profesores están protestando en todo el país. Hemos estado hablando con Jay O’Neal, maestro de secundaria en huelga. Está en Charleston, Virginia Occidental. Continuaremos con él y Mike Elk, quien está escribiendo sobre todo esto en Payday Report y además creció en West Virginia. No se vayan.


Traducido por Lissette Favorite. Editado por Igor Moreno Unanua.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio