Clicky

¿El TLCAN y las políticas comerciales de EEUU son la causa de la incursión de trabajadores indocumentados a EEUU?

Original en Español24 de junio de 2008
Tijuanabarrio

Martes, 2 de Mayo de 2006

¿El TLCAN y las políticas comerciales de EEUU son la causa de la incursión de trabajadores indocumentados a EEUU?


El reconocido periodista laboralista David Bacon examina los impactos negativos que las políticas comerciales de Washington han tenido en México y el resto de América Latina. Bacon se comunica con nosotros desde Los Ángeles, donde formó parte de la masiva manifestación por los derechos de los inmigrantes el lunes.

• David Bacon es un reconocido periodista de temas laborales que escribe para varias publicaciones, incluyendo The Nation, The Progressive y Pacifica News Service. También es programador de la Radio Pacífica KPFA en Berkeley. Es autor de los libros “The Children of NAFTA” (Los niños del TLCAN) y de “Communities Without Borders.” (Comunidades sin fronteras), por publicarse. Habla con nosotros desde Los Ángeles.

AMY GOODMAN: Estamos comunicados por teléfono con David Bacon, reconocido periodista de temas laborales que escribe para importantes publicaciones, incluyendo The Nation y The Progressive. También es programador de la Radio Pacífica KPFA en Berkeley y autor de varios libros, entre ellos The Children of NAFTA (Los niños del TLCAN). Su próximo libro se llamará “Communities Without Borders” (Comunidades sin fronteras). Estuvo en Los Ángeles el lunes. Los invitados en nuestros estudios son Javier Rodríguez en Los Ángeles y Justino Rodríguez en Nueva York. David Bacon, gracias por acompañarnos. ¿Podrías relacionar lo que estamos viendo en este país, millones de personas en las calles en las protestas del pasado Primero de Mayo, con la historia más amplia de los acuerdos comerciales en las Américas?

DAVID BACON: Seguro, Amy. De hecho, creo que muchas de las personas en las dos grandes marchas aquí en Los Ángeles lo hicieron por sí mismos. Por primera vez vi muchas personas portando carteles que decían “no a los programas de trabajadores invitados”, y esto es, creo, diferente y algo que va más allá de lo que hemos visto antes porque el Congreso nos ha dicho por un tiempo que la única alternativa al detestable anteproyecto de ley Sensenbrenner, que podría criminalizar 12 millones de personas, es permitir al Congreso, al Senado en particular, aprobar grandes programas de trabajadores invitados y, de hecho, forzar a las personas que están aquí sin papeles a convertirse en trabajadores invitados como el precio para legalizarse. Y hubo muchísima gente, incluso algunos conferenciantes, condenando esta idea.
Realmente, lo que sucede aquí es que los acuerdos comerciales, como el TLCAN y este régimen neoliberal del libre comercio está desplazando una enorme cantidad de personas alrededor del mundo, con lo cual hoy tenemos alrededor de 170 millones de personas viviendo fuera de los países en que nacieron, y esto se debe abrumadoramente a este tipo de pobreza que se impone por el régimen del libre comercio.

Pero lo que de veras hay de nuevo aquí es que la élite corporativa, las grandes corporaciones, están viendo este flujo de personas como algo que puede ser usado en conjunto como una nueva fuente de ganancias, entonces vemos estas propuestas de programas, como los programas de trabajadores invitados en diferentes países. En Gran Bretaña, por ejemplo, esto se llama “migración controlada” y vemos que pasa lo mismo en Europa y, de hecho, en las negociaciones de la Organización Mundial del Comercio en Hong Kong, hubo una propuesta formal de introducir lo que se llama el Modo 4, lo que esencialmente instituiría un gran nuevo “programa internacional de trabajadores invitados”. O sea, la migración siempre ha sido parte del régimen del libre comercio, por el hecho de que la imposición de este régimen desplaza a las personas. Pero ahora esto se está convirtiendo en una parte más fundamental de este régimen porque en un sentido significativo el FMI, el Banco Mundial, las instituciones financieras y las grandes corporaciones ven a la migración en sí misma como algo que ellos pueden convertir en ganancia.

JUAN GONZALEZ: David, entre los líderes nacionales que han participado en algunas de estas manifestaciones, Jesse Jackson ha sido uno de los pocos, como él contó en la manifestación de ayer, que relacionó el tema de la globalización y el creciente énfasis en la movilidad del capital al mismo tiempo que crecen las constantes restricciones y barreras para la movilidad laboral. ¿Cuál es tu percepción sobre cómo el liderazgo político del país está tratando, en esencia, de restringir el debate alrededor de unos dichos que generan calor pero no mucha luz con este tema?

DAVID BACON: Bueno, antes que nada, por ejemplo, pienso que ambos, Jackson y la AFL-CIO, aceptan la existencia de este flujo de personas. En otras palabras, como sabes, lo opuesto a esta posición son los restriccionistas en este país quienes dirían “Bueno, está bien, probemos y parémoslo”, lo que no es solo imposible sino que se convierte en propuestas muy represivas como el anteproyecto de ley de Sensenbrenner. Lo que ellos dicen es que la gente necesita ser libre y tener equidad. Entonces la propuesta de la AFL-CIO dice esencialmente que las personas necesitan ”green cards” (permisos de migración).

De hecho, creo que esto es lo que la gente en las calles está diciendo también. Uno ve carteles que dicen no sólo “queremos igualdad”, sino también los que dicen “queremos amnistía”. Y lo que la gente está diciendo cuando usa la palabra “amnistía” no es perdón por un crimen particular, sino simplemente la idea de que, como en 1986, la única manera de resolver la situación de las personas que no tienen papeles es darles los papeles, en otras palabras, darles ”green cards”.

Entonces, creo que este es el modo en que las personas como Jackson y como la AFL-CIO están concibiendo que podemos reconocer tanto el flujo de personas que cruzan las fronteras, como la posibilidad de ofrecer a esa gente la oportunidad de ser parte… ¿sabe?, tener igualdad aquí en este país, lo opuesto a ese tipo de estatus de segunda clase que sería impuesto a los inmigrantes con este tipo de programa corporativo. Pero claramente tenemos también que echarle un vistazo al tipo de tratados de libre comercio y al tipo de régimen de libre comercio que hemos establecido alrededor del mundo y comenzar a desmantelarlo, porque hasta que no deshacemos los acuerdos desiguales impuestos por el TLCAN, el CAFTA, el ALCA y los programas de ajuste estructural que hacen crecer la pobreza en los países alrededor del mundo, este flujo de migraciones no va a parar. Esto pasa en otros países también.

AMY GOODMAN: David Bacon, quería preguntarte, en Bolivia el Presidente Evo Morales conmemoró el Primero de Mayo anunciando la nacionalización de los campos y refinerías de gas natural del país. El gobierno boliviano acaba de acordar también sumarse a un nuevo pacto comercial con Cuba y Venezuela. Morales firmó el acuerdo en La Habana donde se reunió con el presidente venezolano Hugo Chavez y el cubano, Fidel Castro. Estos países esperan que las naciones latinoamericanas desafíen a Estados Unidos y se unan a lo que ellos llaman la Alternativa Bolivariana para las Américas. ¿Cómo se compara esto con el TLCAN?

DAVID BACON: Bueno, yo creo que esa es la alternativa. O sea, desarrollo, un desarrollo económico para países como Bolivia, Cuba, Venezuela y eventualmente, México también, bueno, un desarrollo económico que beneficie a los residentes de esos países, más que a las ganancias de las corporaciones extranjeras que invierten en esos países, básicamente por los bajos salarios. Lo que ellos están haciendo es presentar una economía alternativa, y para la gente que apoya los derechos de los inmigrantes aquí en Estados Unidos, creo que esto es algo que tenemos que mirar seriamente. Porque hasta que los países latinoamericanos, por ejemplo, no estén libres y tengan la posibilidad de establecer un curso de desarrollo económico que eleve el estándar de vida de su propia población sin las presiones del FMI, el BM y Estados Unidos que intentan imponer la pobreza como una estrategia para las ganancias de las corporaciones…Hasta que los países no sean libres para hacer esto, la gente continuará siendo desplazada. Y ¿a dónde creen que las personas desplazadas por los programas de ajuste estructural van a ir?

JUAN GONZALEZ: Y, finalmente, Javier Rodríguez sólo nos queda un minuto pero podrías darnos una idea de a dónde el movimiento por los derechos de los inmigrantes irá a partir de ahora?

JAVIER RODRIGUEZ: Yo creo, Juan, que estamos cautelosamente a la espera durante los próximos días para ver cuál va a ser la respuesta de los que mantienen el poder, desde Washington, como lo hicimos después del 25 de marzo. Aquella vez, pusieron la legalización sobre la mesa. Vamos a ver si habrá alguna mejora en esa perspectiva. Lo otro es que vamos a ver qué es lo que el pueblo quiere que hagamos. Es decir vamos a hacer una especie de encuesta, hablando con la gente misma y ver ahí hacia dónde iremos.

AMY GOODMAN: Juan, sólo un punto más aquí en Nueva York. Vimos y emitimos para nuestra audiencia, unos políticos dirigiéndose a esta masiva multitud. No hay nada que a un político le guste más, a menos que estén protestando contra él. Entonces, tenemos a Obama, el senador Obama en Chicago, como así también al congresista Gutiérrez; en Los Ángeles, el alcalde, Villaraigosa, es, por supuesto, parte de esto; pero aquí, en Nueva York, ¿dónde están los supuestos líderes?

JUAN GONZALEZ: Bueno, sí. Pero en Los Ángeles el alcalde no apoyó el boicot, aunque sí salió en apoyo de la manifestación.

AMY GOODMAN: Pero aún la gente en Nueva York que no boicoteaba participó en la protesta.

JUAN GONZALEZ: Correcto, pero en Nueva York hubo una situación particular en la que Hillary Clinton habla ante una gran concentración con inmigrantes el 10 de abril, y al día siguiente sale a apoyar fuertemente una nueva versión del Gran Muro de China, aquí mismo en Estados Unidos. Entonces se nota que los políticos juegan a ambos lados de los asuntos cuando enfrentan distintas audiencias, y la mayoría estuvo ausente, con la excepción de algunos miembros negros, Latinos y Asiáticos de la legislatura estatal de Nueva York que se marcharon de la sesión legislativa, lo que significó la clausura a la fuerza, y uno de ellos habló en la manifestación, Adriano Espaillat, pero además de él, no apareció ningún otro político en la manifestación de Nueva York.

AMY GOODMAN: Justino, último comentario.

JUSTINO RODRIGUEZ: Pues si, creo que hubo una dinámica especial presente. Creo que se empezó a formar una brecha, dado que ciertas demandas de la marcha ayer en Nueva York fueron “amnistía ya”, y creo que hay una brecha entre lo que los políticos promueven y las demandas del movimiento. Ya lo hemos estado comentando. Creo que el pueblo en las comunidades quiere la amnistía. Esto es lo que quiere y no creo que los políticos se lo puedan dar, ni están listos para apoyar al movimiento a este respecto. Ellos quieren el programa de trabajadores invitados.

AMY GOODMAN: Bueno, les agradezco a todos por haber estado con nosotros. David Bacon, periodista especializado en temas laborales, que ha escrito el libro Children of
NAFTA (Niños del TLCAN). Justino Rodríguez, gracias por haber estado aquí con nosotros en Nueva York y Javier Rodríguez, uno de los líderes de las protestas y el boicot en Los Ángeles.

Escuche/vea/lea en inglés

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.

Realice una donación
Up arrowInicio