Clicky

“Le prometí a Guatemala que lucharía contra la impunidad”: Rigoberta Menchú celebra el fallo por la quema de la embajada española y el juicio a Ríos Montt

Original en Español21 de enero de 2015
Escuche
Otros formatos
Escuche

Un tribunal guatemalteco encontró al culpable de la masacre de la embajada española perpetrada en 1980, medida que constituye una gran victoria para los activistas de derechos humanos. El lunes, el tribunal responsabilizó al ex jefe de policía Pedro García Arredondo de haber ordenado el ataque contra los 37 activistas campesinos y organizadores estudiantiles que ocupaban la embajada española en la ciudad de Guatemala en protesta contra la represión del gobierno. De acuerdo al fallo emitido el lunes, Arredondo fue el agente que dio la orden de incendiar la misión diplomática, provocando la muerte de los activistas. También fue declarado culpable de otros dos asesinatos y condenado a un total de noventa años de cárcel. Una de las víctimas de la masacre en la embajada española fue Don Vicente Menchú, líder campesino indígena y padre de Rigoberta Menchú, quien más tarde recibiera el Premio Nobel de la Paz. Desde la ciudad de Guatemala se comunica con nosotros Rigoberta Menchú para analizar el histórico fallo.

AARON MATÉ: En una importante victoria para los activistas por los derechos humanos, un tribunal de Guatemala emitió un veredicto de culpabilidad por la masacre de la embajada española de 1980. El tribunal encontró al exjefe de la policía Pedro García Arredondo culpable de ordenar el ataque contra los 37 activistas y campesinos que habían ocupado la embajada española en la ciudad de Guatemala para protestar contra el gobierno. La jueza María Eugenia Castellanos emitió el veredicto.

JUEZ MARÍA EUGENIA CASTELLANOS: Este tribunal declara por unanimidad, en primer lugar, que el acusado, Pedro García Arredondo, es el autor responsable de los delitos de asesinato.

AMY GOODMAN: De acuerdo con el fallo, Arredondo fue el oficial que dio la orden de prender fuego a la misión diplomática, lo que provocó que los activistas murieran calcinados.También fue declarado culpable de otros dos asesinatos y condenado a un total de 90 años de prisión.

Una de las víctimas de la masacre de la embajada española fue don Vicente Menchú, líder indígena y padre de la ganadora del Premio Nobel de la Paz Rigoberta Menchú. En un momento, hablaremos con Rigoberta desde la ciudad de Guatemala para discutir este histórico veredicto —que tardo más de 30 años. Pero primero, veamos un clip del documental de 1983 “Cuando las montañas tiemblan”, donde Menchú explica por qué su padre y los otros activistas ocuparon la embajada española el 31 de enero de 1980.

RIGOBERTA MENCHÚ: Las fuerzas de seguridad de los terratenientes llegaron en mi aldea a despojarnos de nuestra pequeña tierra. Según ellos la tierra le correspondía al patrón. Nosotros estábamos muy asustados, porque no hablábamos el español. Nos sacaron violentamente de nuestras casas, quebraron nuestras ollas, destruyeron nuestras pequeñas cosas. La comunidad empezó a defender sus tierras. No fueron escuchados, ni por el gobierno, ni por los medios de comunicación. Así es como mi padre se juntó con obreros, sindicatos, estudiantes cristianos y otros sectores más en la ciudad capital y se decidieron tomar la embajada de España para dar a conocer al mundo entero las injusticias, los atropellos del régimen. El resto es historia.

AARON MATÉ: Esa era Rigoberta Menchú, en el documental “Cuando las montañas tiemblan”. Tan sólo dos personas sobrevivieron a la quema de la embajada. El embajador español Máximo Cajal y López, y un campesino guatemalteco llamado Gregorio Yujá, cuyo cuerpo fue encontrado con señales de tortura tres días después del incendio. Durante la guerra sucia de Guatemala murieron más de 200 mil personas, el 83 por ciento de ellas indígenas mayas.

AMY GOODMAN: Para hablar más sobre esto nos acompaña desde la ciudad de Guatemala Rigoberta Menchú. Premio Nobel de la Paz en 1992 y autora de numerosos libros, entre ellos: “Yo, Rigoberta Menchú: una mujer indígena en Guatemala”. Sus obras han sido traducidas a más de una docena de idiomas, ha recibido más de 30 doctorados honoris causa, y dirige la Fundación Rigoberta Menchú Tum.

Le damos la bienvenida a Democracy Now! Rigoberta usted estaba en la sala del tribunal cuando fueron emitidos el veredicto y la sentencia. ¿Puede describir su reacción?

RIGOBERTA MENCHÚ: Bueno, es un hecho histórico, es algo muy grande. Es algo que esperamos por 16 años. El juicio llevó 16 años. La vida jurídica del proceso llevo 16 años y fueron 35 años que ocurrieron los hechos. Pues es emocionante, es de verdad, algo muy especial en la vida.

AARON MATÉ: ¿Puede hablar de su larga búsqueda de la justicia durante casi cuatro décadas?

RIGOBERTA MENCHÚ: En primer lugar, yo salí de Guatemala en un exilio. Desde que salí al exilio yo prometí a mi padre, prometí a la memoria de Guatemala que lucharía contra la impunidad. Y es lo que he hecho precisamente año tras año, día tras día, me dediqué a juntar el expediente, a reservar las evidencias y a armar todo, la verdad de la gente.

Yo creo que lo más importante es la memoria de las víctimas, es la verdad. Teníamos que acreditar la verdad. Primero la verdad porque nos han dicho mentirosos, han denigrado la memoria de las víctimas, han dicho que se han quemado. Y ahora queda en el tribunal, muy claro, la responsabilidad tanto de Garcia Redondo pero también del Estado de Guatemala. Hay una responsabilidad del Estado en esta masacre.

AMY GOODMAN: Vamos a ir a esa cuestión del Estado, ya que el mismo tribunal de justicia está juzgando al general Ríos Montt, a pesar de que el juicio ha sido pospuesto. ¿Puedes hablar sobre la importancia de todo esto?

RIGOBERTA MENCHÚ: Yo creo que ahora hay dos sentencias. La sentencia de la masacre de la embajada de España que ustedes oyeron ayer, pero también hay una sentencia condenatoria al General Ríos Montt. Ambos casos todavía tienen muchas dificultades, tienen muchos procesos. En el caso de Ríos Montt, la corte de constitucionalidad cometió una ilegalidad. La discusión que hay actualmente no es legal, rompió todos los procesos que tenía que cursar y por eso hay una dificultad jurídica. Todo lo que quieren es impedir que la sentencia quede firme.

AMY GOODMAN: Rigoberta Menchú,¿Considera usted a Estados Unidos responsable, además de a su propio gobierno del momento, al gobierno de Guatemala y a los militares?

RIGOBERTA MENCHÚ: Totalmente, hay mucha documentación de la guerra fría, hay mucha documentación de la participación, incluso el arma que se usó en la embajada de España para quemar esa embajada es de dudosa procedencia. Vamos a continuar documentando. Hay una responsabilidad del Estado y hay una responsabilidad de Estados Unidos.

El primero, toda la documentación que durante muchos años se escondió, se quiso borrar, se quiso anular, hoy está en los tribunales y creo que es lo más importante, el expediente. En ese expediente se registra la participación en la masacre de la embajada de España de más 6 cuerpos policiales que acorralaron a la gente, que estaba diseñado, que estaba planeado para que nadie saliera vivo. Y ésta es la tendencia en todos los casos. Pero también aquí se usó maliciosamente la guerra interna para aniquilar a comunidades enteras.

AARON MATÉ: ¿Puede hablar de su padre y de su trabajo organizando a los campesinos para hacer frente a la represión?

RIGOBERTA MENCHÚ: Mi padre fue un dirigente natural, desde 1952 encabezó a los campesinos para pedir las tierras, para solicitar tierras al estado. Desde el año 1952 él tiene un expediente extraordinario. Mejoró la semilla, impulsó cooperativas, organizó a la gente para llevar mejores técnicas de siembras al campo. Hizo mucho, realmente mi papá tuvo un rol muy constante en la historia de la lucha campesina durante muchísimas décadas.

AMY GOODMAN: ¿Cuál fue el arma que dijo que se utilizó para ayudar a destruir la embajada española, que llevó a la muerte de su padre y tantos otros?

RIGOBERTA MENCHÚ: Sí, según se demostró en el tribunal, según quedó claro en los tribunales que hubieron dos fuegos en la embajada de España. El primer fuego fue una detonación que sonó y que podría ser algo relacionado con kerosene. Pero, el segundo fuego fue la parte más extraordinaria porque en tan poco tiempo incineró partes del cuerpo de 37 personas. O sea, no es razonable que un poquito de fuego, por más que fuera intenso, pudiera incinerar en poco tiempo la gente, quemar los órganos principales. Tenían quemados los pulmones por ejemplo, tenían quemados los riñones. O sea que hubo fuego dirigido a muchas de las víctimas.

O sea que hubo un aparato que se logró fotografiar. Hay fotografías que demuestran un aparato que expande fuego, que tira fuego. Que supuestamente eso sirve para rociar sobre tipos de cuerpos. Entonces, aquí es donde hay una investigación muy importante que hizo el gobierno español y que determinó qué tipo de arma era el arma que estaba presente. O sea, fue dirigido una parte del fuego.

AMY GOODMAN: ¿De dónde creen que provenía?

RIGOBERTA MENCHÚ: Creo que la investigación determinó que es israelita, es un arma israelita, es un arma que está identificada. Y la cargaba una persona que estaba íntimamente relacionada con Pedro García Redondo. Por lo tanto, Pedro García Redondo tenía instrucciones que estaba dando en ese momento en esta utilización del arma. Hubo un testigo, que llamamos acá “Testigo A”, que es un testigo protegido que también describió, de alguna manera, cuál era el tipo de arma. Pero es de fabricación israelita.

AMY GOODMAN: Quiero volver al juicio contra el ex dictador guatemalteco Efraín Ríos Montt. Él está siendo juzgado por segunda vez por cargos de genocidio y crímenes contra la humanidad en la matanza de más de 1.700 personas Ixil mayas a principios de 1980. Este es un clip de la jueza Yassmin Barrios durante el primer juicio por genocidio. Se trata de la serie web de Pamela Yates, dictador en el Banquillo.

JUEZ YASSMIN BARRIOS: En el área Ixil, en los pueblos y aldeas de Santa María Nebaj, San Juan Cotzal y San Gaspar Chajul, hubo muertes violentas de seres humanos, las violaciones y el arrasamiento de aldeas, lo que obligó a la Maya Ixil a huir para salvar sus vidas. Nosotros, los jueces toman el siguiente análisis: En relación con el delito de genocidio, el informe pericial del Dr. Elizabeth Ann Oglesby, quien explicó que el objetivo era eliminar a la población civil ya que se consideraba que el pueblo Ixil fueron la base de la guerrilla apoyo.

AMY GOODMAN: Rigoberta Menchú, tenemos que terminar. ¿Siente que ahora hay esperanza para su país, Guatemala?

RIGOBERTA MENCHÚ: Yo creo que sí, la esperanza todavía cuesta muy caro. Cuesta muchos riesgos. Muchos testigos no quieren hablar. Muchas víctimas no quieren hacer las querellas, no quieren suscribir las querellas porque tienen miedo. Tienen miedo a tres cosas: por un lado, sigan criminalizando a las víctimas, terminan las víctimas criminalizadas, estigmatizadas, atacadas. Por ejemplo: todos los días nos han dicho mentirosos, nos han dicho subversivos, comunistas, izquierdistas. Esas palabras llegan a hacer un golpe emocional muy fuerte, pero también las víctimas están cansadas, están enfermos. Muchos ancianos. Entonces es una justicia cara, es una justicia difícil, dolorosa. Pero es una señal de esperanza, creo que es lo más importante. Es una señal de esperanza para Guatemala, para el mundo.

AMY GOODMAN: Bueno, quiero darle las gracias por estar con nosotros. Rigoberta Menchú, Premio Nobel de la Paz en 1992, su padre, Don Vicente Menchú, fue asesinado en 1980 en la masacre de la embajada española en la que fueron asesinados 37 campesinos y activistas guatemaltecos. Ella ha publicado numerosos libros. Su autobiografía es: “Yo, Rigoberta Menchú: una mujer indígena en Guatemala”.

Traducido y transcrito por Igor Moreno y María Constanza Sánchez Chiappe. Editado por Clara Ibarra, Igor Moreno y Democracy Now! en Español

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.

Realice una donación
Up arrowInicio