Clicky

Padre de estudiante de Ayotzinapa desaparecido pide que Obama suspenda la ayuda para la guerra contra las drogas en México

Original en Español15 de abril de 2015
Escuche
Otros formatos
Escuche

AMY GOODMAN: En Nueva York, los familiares de dos de los 43 estudiantes desaparecidos desde hace más de seis meses en el estado mexicano de Guerrero participaron en una carrera de diez kilómetros el sábado, en protesta por la desaparición de sus seres queridos. El gobierno mexicano afirma que los estudiantes fueron asesinados por miembros de un grupo criminal, pero las familias cuestionan esa declaración y creen que están vivos. Antonio Tizapa, padre de un estudiante desaparecido, vistió una camiseta que decía: “Mi hijo es tu hijo, y tu hijo es mi hijo”.

ANTONIO TIZAPA declaró: “De esta manera se puede dar cuenta nuestro gobierno mexicano que dondequiera que haya un mexicano hay mucho apoyo. Como pueden ver, acá varios compañeros, varios paisanos, están apoyando la causa de Ayotzinapa 43, para que se dé cuenta nuestro gobierno que no es un caso cerrado como él lo quiere hacer”.
La semana pasada, manifestantes desconocidos escribieron los nombres de los 43 estudiantes desaparecidos en la fachada del consulado de México en la ciudad de Nueva York, con la frase: “Consulado cómplice”.

En esta transmisión exclusiva de radio y televisión, dos familiares de los estudiantes desaparecidos que viven en Nueva York están con nosotros en el estudio de Democracy Now! Antonio Tizapa es el padre de Jorge Antonio Tizapa Legideño, uno de los 43 estudiantes desaparecidos. También nos acompaña Amado Tlatempa, primo de otro de los estudiantes desaparecidos, Jesus Jovany Rodriguez Tlatempa. Les damos la bienvenida a Democracy Now! Antonio, ¿Qué cree que ha pasado con su hijo?

ANTONIO TIZAPA: Lo que ha pasado es que está desaparecido, junto con sus demás compañeros. Y, lo que no entendemos, es por qué lo hicieron. Son jóvenes, estudiantes de una escuela normal rural para maestros. Son jóvenes de bajos ingresos. En su mayoría, el 90% de los estudiantes que están desaparecidos, son de primer año. Sólo tenían dos meses de haber entrado a la escuela. El motivo o la razón por la cual no aparecen, no lo sabemos. Y por eso estamos aquí, para que nos den una explicación a través de este medio y de otros medios para hacer un poco de presión al gobierno, para que nos los entreguen. Y le doy las gracias a este medio de comunicación, que es el primero que me da la oportunidad de hablar a la audiencia americana. Gracias.

JUAN GONZÁLEZ: El gobierno dice que los jóvenes están muertos, pero ¿usted todavía cree que pueden estar vivos?

ANTONIO TIZAPA: Absolutamente, 100%. Como los demás padres, estamos seguros que ellos están vivos, independientemente de lo que se dice en otros medios. Eso es completamente falso, sabemos que están vivos, sabemos que los tienen vivos. ¿Por qué los están deteniendo? no lo sabemos, no lo sabemos, pero están vivos.

AMY GOODMAN: ¿Qué les ha dicho el gobierno mexicano a los familiares? ¿Por qué no le creen?

ANTONIO TIZAPA: Porque, si hacemos una encuesta— el gobierno dice que este es un caso cerrado, pero no hay pruebas. No hay pruebas que nos digan lo que realmente el gobierno dice que es lo que pasó con ellos. Y, mientras no haya pruebas, nosotros estamos al 100% de que ellos están vivos.

JUAN GONZÁLEZ: Cuéntenos un poco sobre la vida de su hijo. ¿Cuáles eran sus esperanza y sueños?

ANTONIO TIZAPA: Bueno, sí, el sueño de él era seguir estudiando. Tenía varias opciones. Una opción era irse a la ciudad de México igualmente a estudiar a una normal o quedarse en Ayotzinapa, que es el lugar de donde somos nosotros. Fue a hacer examen a la escuela, pero dijo: “Si me quedo allá y me quedo en Ayotzinapa, prefiero Ayotzinapa porque estoy cerca de mi mamá y de la familia”. Muy bien. Y, yo como padre, y su mamá, le dijimos: “Bueno, es elección tuya. Nosotros estamos ahí para apoyarte”. Decidió irse a Ayotnizapa. Le gustaba la relación con los niños, por eso decidió ser maestro.

AMY GOODMAN: Me gustaría incluir a Amado en la conversación. Usted es el primo de uno, quizás dos de los jóvenes que iban a esta escuela y que fueron secuestrados, usted creció con ellos en Tixtla. ¿Por qué el gobierno podría tener a los estudiantes como uno de sus objetivo?

AMADO TLATEMPA: Antes que nada, quisiera agradecer y darle las gracias por abrir su espacio para poder expresar nuestra voz. Son muchachos, como cualquier otro muchacho que buscan la superación personal, seguir estudiando para una mejor vida para ellos mismos. Entonces, pues, decidieron ir a estudiar. Y somos seres humanos y compartimos el coraje de los padres de familia que luchan por buscar, esclarecer, la desaparición forzada de sus hijos ante este gobierno que tiene actores intelectuales que gozan de privilegios y no son castigados. Evidentemente, omiten y ocultan pruebas contra los medios y hacen omisión a los peritos argentinos que son puestos por los padres de familia. Entonces, son actores intelectuales. Se burlan de la posición económica de los padres de familia.

Ese es un problema viejo que tiene décadas entre la escuela y el gobierno, porque ellos luchan por sus derechos, por mejoras para ellos, por mejores viviendas, mejores aulas didácticas, mejor comida para ellos. Entonces, ellos lo que hacen es manifestarse, que escuchen su voz y entonces el gobierno, pues, los cataloga como vándalos. Y, entonces, es un problema de muchas décadas.

AMY GOODMAN: Cuéntenos sobre su primo Jesus. Ustedes dos crecieron en Tixtla y tienen aproximadamente la misma edad. ¿Cómo es crecer en Tixtla?

AMADO TLATEMPA: Bueno, ahí nacimos y crecimos. Pues no hay muchas oportunidades de progreso y es por eso que la mayoría de los jóvenes buscan ese tipo de escuelas donde la educación es laica y gratuita, pero que, últimamente, el gobierno ha privatizado la educación y solamente la educación será para los que tienen más dinero y poder. Por lo tanto los más afectados son las personas de la clase media y los más pobres.

JUAN GONZÁLEZ: Antonio, quiero que pasemos a esto video clip producido por Telesur en donde su esposa, Hilda Legideño, habla sobre su hijo.

HILDA LEGIDEÑO: Soy mamá de un muchacho desaparecido, su nombre es Jorge Antonio Tizapa, tiene 20 años. Somos originarios de aquí, de Tixtla, un pueblo chico, aparentemente tranquilo, pero que últimamente está corrompido igual que muchas ciudades por la delincuencia, el gobierno. Mi hijo trabaja en una Urban, así que a las 3 de la madrugada tenía que salir a trabajar. En ocasiones me iba con él, para que no se fuera solo y, sino, pues, le decía: “Con mucho cuidado”. Con mucho cuidado. En un tiempo hubo mucho levantamiento de muchachos aquí en Tixtla y yo le dije: “estudia para que también le puedas ofrecer algo a tu familia, a tu hija”, porque tiene una niña, ella tiene un año y medio, y no contábamos con que iba a pasar esto. Y nosotros, lo que estamos esperando, es el regreso de nuestros hijos. Vamos a seguir buscando, no vamos a parar.

AMY GOODMAN: Su esposa, Hilda Legideño es una de las organizadoras que lidera la causa por los estudiantes. ¿Qué mensaje tiene usted, que vive en Estados Unidos, para el presidente Obama en su relación con México

ANTONIO TIZAPA: Bueno, lo que yo le diría al presidente Obama, es que no siga apoyando el Plan Mérida, porque las armas, con esas armas que está apoyando supuestamente al combate a las drogas, con esas armas están aniquilando a nuestros estudiantes. Que pare todo, que pare esa ayuda. Eso es lo que le pedimos los padres y los ciudadanos mexicanos que estamos pasando por una situación muy difícil. No es posible que, por ser estudiante, te estén asesinando. Entonces, no más ayuda para México en el sistema de armas.

AMY GOODMAN: Háblenos sobre la historia y la importancia de la escuela de Ayotzinapa en México.

ANTONIO TIZAPA: Sí, como no, con mucho gusto. Como le comentaba, yo soy de ahí al igual que el muchacho Amado. Lo que puedo decir acerca de la Normal Rural es que es una escuela que se hizo con el fin de ayudar a los hijos de padres, de campesinos, para así alfabetizar a la comunidad, a la zonas más marginadas de nuestro país. Los egresados de la Normal son mandados a esas zonas rurales donde no hay luz eléctrica y donde no hay medios de transporte. Ellos tienen que caminar dos, tres, cuatro, cinco horas, para llegar a esos lugares y alfabetizar a las personas porque hay lugares en los que no saben prácticamente leer y, de esa manera, que se vayan instruyendo y, a la vez, dándose cuenta de las leyes que tenemos. Y, lo que es la historia de Ayotzinapa, fue fundada hace muchos años con esa finalidad. Es una escuela que es un internado de puros jóvenes, en el cual tienen campos deportivos, tienen un comedor y tienen dormitorios, pero no es, quizás ustedes se imaginan un internado como una escuela de aquí, de Estados Unidos, no, es diferente. Allá, en los baños no hay calefacción, simplemente es pura agua, agua fría. La alberca está a la intemperie. Las canchas no es un césped sintético ni nada por el estilo, es algo rústico, donde los muchachos, pues, hacen sus deportes, tanto basket ball, como cancha de tenis. Y, claro, también tienen talleres sobre carpintería, sobre estructuras metálicas o herrería, así como también crían animales, como cerditos, y tienen también áreas de cultivo. De esa manera ellos se van ayudando, ellos venden lo que producen. Y, a la vez, la cría de puerquitos, pues les ayuda también para vender y para la comida de ellos mismos en la escuela. Entonces, eso es la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa.

Alguien me preguntaba: “Pero, ¿qué es Ayotzinapa?”. Ayotzinapa muchos se imaginaban que era una ciudad, un pueblo o algo así, no, ese es el nombre de la escuela. Y está apartada de la ciudad, como a un kilómetro. Es una escuela, Ayotzinapa, me preguntan qué significa Ayotzinapa, y Ayotzinapa significa: “lugar donde abundan las tortugas”. Hace muchos años, me contaba mi abuelo, que era un lugar en donde abundaban las tortugas. Es una zona muy, es una zona, no es tropical, es una zona templada, lo cual ese clima les gusta bastante a las tortugas. Pero, con el crecimiento de la población, esas tortugas fueron desapareciendo, sí hay, pero ya no como antes. A mí me tocó ver todavía un poco de esas tortugas, porque hay un lago ahí en la escuela y ahí se ven bastantes tortugas. Por eso la denominaron Ayotzinapa, lugar de tortugas.

JUAN GONZÁLEZ: ¿Cómo cree usted que el gobierno de Estados Unidos puede ayudarle a encontrar una solución para el caso de su hijo y de los otros jóvenes desaparecidos?

ANTONIO TIZAPA: Sí, mire, este es un medio por el cual nosotros, por medio de esto, pues el gobierno ha, el gobierno se tienta un poco al corazón y pueda hacer una presión hacia nuestro gobierno. Y por lo menos están enterados, están acá algunos padres de familia en Estados Unidos, ellos están dando algunas conferencias en unas escuelas para dar a conocer y, de esa manera, hacer más presión al gobierno mexicano para que de solución a esto. Así mismo, también se ha ido a Ginebra, a Suiza, la mamá de mi hijo fue una de ellas, precisamente, para hacer presión a nivel internacional. Y es la única manera que podemos lograr que esto se solucione. Entonces, esa es pues la invitación que también pues le damos a los americanos, para que se den cuenta del problema que está pasando en nuestro México. Y le agradecemos porque, como le vuelvo a comentar, esto, en otros medio masivos, no lo hacen. No lo hacen, entonces, precisamente por eso, se sale a difundir allá a nivel internacional, para que vean lo que está sucediendo. E, incluso, en México mismo, hay lugares en los cuales la información que tienen es completamente diferente a lo que se está viviendo. Dicen: “Es que eso nosotros no lo sabíamos. Si ustedes no vienen a darnos información, nosotros no sabemos absolutamente nada”. Pero qué bueno que se está difundiendo, qué bueno. Gracias al apoyo de ustedes también, por difundir esto, lo que está sucediendo en nuestro país.

AMY GOODMAN: Antonio, ¿cuál es su mensaje final?

ANTONIO TIZAPA: Pues yo, mi mensaje, pues, como padre, les doy las gracias a todos y no se olviden de apoyarnos. Créanme que es muy difícil esta situación. No se la recomiendo a nadie. Gracias por su apoyo.

AMY GOODMAN: Antonio Tizapa es el padre de Jorge Antonio Tizapa Legideño, uno de los 43 estudiantes desaparecidos en México. Y muchas gracias Amado Tlatempa primo de Jesus Jovany Rodriguez Tlatempa, otro de los estudiantes desaparecidos. Esto Democracy Now! Democracynow punto org. El informativo de guerra y paz con Amy Goodman y Juan González

Producido por Clara Ibarra, Constanza Sánchez Chiappe, Igor Moreno, Democracy Now! y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.

Realice una donación
Up arrowInicio