“Una deportación implica la muerte”: EE.UU. deniega asilo y detiene a periodista que huyó de México tras denunciar la corrupción en el Ejército

Original en Español19 de diciembre de 2017
Escuche
Otros formatos
Escuche

Actualización: Oficiales de inmigración de EE.UU. reabren caso de pedido de asilo de periodista mexicano detenido en Texas

En Texas, funcionarios de inmigración arrestaron a principios este mes al premiado periodista mexicano Emilio Gutiérrez Soto y a su hijo. Gutiérrez Soto, quien buscó asilo en Estados Unidos por primera vez en 2008 luego de recibir amenazas de muerte por informar sobre un supuesto caso de corrupción en el Ejército mexicano, fue detenido luego de que su solicitud de asilo fuera rechazada y se enfrenta ahora a una posible deportación a México, uno de los países más peligrosos del mundo para los periodistas. Emilio Gutiérrez Soto se comunica con nosotros desde el centro de detención de El Paso, Texas, donde se encuentra recluido junto a su hijo.

El próximo jueves 21 de diciembre Democracy Now! entrevistará al abogado de Gutiérrez Soto.

Transcripción

Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

JUAN GONZÁLEZ: Nos acompaña en el teléfono Emilio Gutiérrez Soto, un periodista mexicano que se encuentra en un centro de detención estadounidense en El Paso, después de que su petición de asilo fuera rechazada.





AMY GOODMAN: Emilio cruzó la frontera por primera vez en 2008 con su hijo después de recibir amenazas de muerte por su cobertura de la sangrienta guerra contra las drogas en México cuando trabajaba para el periódico El Diario del Noreste en Ascensión, Chihuahua, cerca de la frontera con Nuevo México.

JUAN GONZÁLEZ: Bienvenido Emilio Gutiérrez Soto a Democracy Now!. Nos puede explicar un poco de su historia y de los reportajes que estaba haciendo en México antes de llegar a Estados Unidos, los cuales causaron la represión del ejército contra usted.

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: Yo escribí algunas notas informativas en donde relataba el actuar de los militares en la zona noroeste de Chihuahua, precisamente en el municipio de Ascensión, Chihuahua, y concretamente en la población de Palomas, que es la frontera con el estado de Nuevo México. Esto causó una reacción de disgusto en el secretario de la Defensa Nacional, que envió al jefe de la Quinta Zona Militar en Chihuahua, el general Alfonso García Vega, a amenazarme de que ya había escrito unas notas, en concreto tres, en donde hacia los señalamientos de corrupción, de asaltos cometidos en contra de la población por parte de los uniformados del Ejército. Y pues me sentenció, me dijo: “Ya escribiste tres notas, y no va a haber una cuarta”. Y claro que hubo una cuarta nota, y hubo una queja ante la comisión de los derechos humanos y una denuncia ante la Fiscalía del Estado. Eso motivó a que por un tiempo, después de esas amenazas, buscarán una conciliación conmigo, pero nunca se dieron los términos de una conciliación. Así las cosas, permanecí prácticamente con un poco de miedo ante la seria advertencia de un general, un alto mando del Ejército mexicano. Ya en el 2008, el ejército irrumpió en mi casa, tumbó la puerta principal, nos amenazó con sus armas, me tiraron al suelo y me dijeron que andaban buscando armas y drogas. Nos destruyeron nuestra casa, y obviamente que no encontraron nada, absolutamente nada. Y nuevamente regresó un temor enorme a nuestras vidas, de tal manera que yo tenía que velar de noche el sueño de mi hijo y permanecer atento en las ventanas de mi casa para ver quién pasaba cerca, y yo dormía en mi oficina mientras desarrollaba mi trabajo como periodista. Ya un mes más tarde, el 5 de mayo por la noche, después de haber irrumpido y destrozado nuestra casa, tomamos más precauciones, y el 16 de junio de 2008 decidimos ingresar a los Estados Unidos solicitando asilo político, no sin antes advertir que los militares me estaban vigilando de una manera muy cercana, y de que una amiga mía me dijera que tenía un familiar dentro de la élite de acción rápida del Ejército, y este personaje militar le advirtió a mi amiga que había un plan para asesinarme. Obviamente tuve que tomar las cosas necesarias de mi casa de una manera muy rápida, ir por mi hijo a la casa de un amigo donde estaba después de asistir a un servicio religioso, y nos escondimos en un rancho, un sábado, el 14 de junio, nos escondimos en un rancho, y el día 16 optamos por cruzar hacia Estados Unidos por la frontera del Berrendo-Antelope Wellsen, en el Estado de Nuevo México, donde nos pusimos a disposición de los agentes de inmigración de los Estados Unidos solicitando el asilo político.

JUAN GONZÁLEZ: ¿Su intento de mudarse a Estados Unidos era para permanecer permanentemente o era porque usted estaba huyendo de la represión de los militares?

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: No, lo hicimos con la intención de mudarnos de manera permanente, porque cuando existe una amenaza por parte de los militares es algo por demás serio, y además de que existían antecedentes de la forma de actuar de los militares, los cuales en algunos de los casos… pues la gente ya no aparecía. Los secuestraban y ya no aparecían.

JUAN GONZÁLEZ: Emilio, ¿puede describir lo que significaría para usted una deportación a México, y puede hablar de las condiciones en las que se encuentra en la cárcel del Paso?

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: Una deportación de nosotros implica obviamente la muerte. ¿Por qué? Porque el servicio del ICE (Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de EE.UU.), dependiente del Departamento de Seguridad Interna de los Estados Unidos, por ley debe entregar un reporte a las autoridades migratorias de México y al Consulado, y el Consulado y las autoridades migratorias de México, obviamente, no gozan de ninguna credibilidad, de ninguna confidencialidad, y por el contrario muchos de sus oficiales, mucho del personal del consulado o del servicio migratorio están coludidos con el crimen organizado, y el crimen organizado es precisamente el Gobierno mexicano. Si no hubiera la anuencia del Gobierno mexicano para que los grupos delictivos pudieran trabajar con esa impunidad, seguramente serían otras las condiciones, pero el Gobierno mexicano facilita a los grupos criminales que actúen en total impunidad. El Gobierno mexicano, como todos lo sabemos, es el más corrupto que existe en todo el hemisferio y obviamente no goza de ninguna credibilidad. Las condiciones en que nos encontramos en esta cárcel del ICE en el Paso son denigrantes, de verdad, hemos visto, mi hijo y yo, que la mayoría de los inmigrantes aquí detenidos son Centro y sudamericanos en su mayoría. Ya no somos tantos los mexicanos que estamos en esta cárcel, y pues dada la extrema pobreza que se vive en el país, pero que se vive más en Centro y Sudamérica, pues para muchas de las personas detenidas les parece que las condiciones son adecuadas, que son agradables, pero no dejan de ser denigrantes. Contamos con regaderas con moho, la comida es, aparte de pobre nutricionalmente… no es de ninguna manera agradable consumirla, aparte de que son raciones demasiado pequeñas.

JUAN GONZÁLEZ: Las autoridades de inmigración de EE.UU. dicen que usted no tiene prueba de lo que está diciendo, en términos de la represión que sufrió en México, y que no hay testigos que estén dispuestos a hablar de su situación. ¿Cómo puede responder a esto?

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: Yo creo que las autoridades migratorias es una institución que se basa en mentiras. Pareciera que necesitaría yo ingresar a Estados Unidos con unos balazos en la frente y con balazos en la espalda, o bien entrar mutilado, como se acostumbra a ejercer la acción por parte del grupo criminal institucional que es el Gobierno mexicano. Me parece que las autoridades migratorias están más que despistadas y, simplemente, están actuando con dolo y en base a mentiras. Hemos presentado mi caso, desde el momento en que ingresamos a Estados Unidos, ha sido el más documentado. El juez que trató nuestro asunto, yo lo considero un juez holgazán. Un juez que no se dio la oportunidad de leer los principales documentos que presentamos, entre otros, uno que envió la comisión nacional de los derechos humanos, institución que investigó las agresiones que tuvimos por parte del ejército mexicano y determinó que nuestras vidas corrían peligro. De ese calibre para empezar. Que no existe documentación, claro que existe documentación, y si lo vemos como un antecedente, y actualizado, tenemos 121 periodistas asesinados, de los cuales ninguno de los casos a sido esclarecido, ninguno. Entonces cómo pueden atreverse a decir que no contamos con los argumentos y las pruebas necesarias, simplemente son flojos para desarrollar su trabajo, y quien no tiene credibilidad en este caso es el ICE, el Departamento de Seguridad Interna y es el juez.

JUAN GONZÁLEZ: Emilio, ¿qué mensaje tiene usted para el pueblo de Estados Unidos acerca de su situación ahora, ante la posibilidad de empezar una huelga de hambre y qué significa su caso en su totalidad?

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: Yo creo que mi caso es emblemático para los periodistas mexicanos. La huelga de hambre aún la tengo en consideración, toda vez que iniciarla dentro de esta cárcel al servicio del ICE implica que pueda ser enclaustrado en un lugar en solitario, en donde los enfermeros o los doctores puedan obligarme a consumir comida mediante una sonda que se introduce por la nariz, lo que volvería a ser otra violación a mis derechos humanos, a mis derechos fundamentales como persona. El mensaje que yo les enviaría a la población de los Estados Unidos es que por favor se solidaricen con el dolor que existe entre las familias de los periodistas asesinados en México, los cuales aún buscan aunque sea un aliento de justicia, lo cual no existe. Por el contrario, lo que hemos visto es una total impunidad solapada desde el presidente de la República, en este caso Enrique Peña Nieto, y del anterior, del etilizado Felipe Calderón, que inició una guerra contra el narcotráfico con la única finalidad de legitimarse en el poder, al que arribó mediante un fraude. Entonces, yo creo que la solidaridad de la ciudadanía estadounidense es muy elemental. Debemos contar con ella, por favor, para que podamos tener una aspiración de vida, una aspiración para poder seguir denunciando, para seguir diciendo: “Estamos hablando con la verdad, nada más”. Es lo único que nos ha motivado, al menos a mí en mi carrera como periodista, hablar con la verdad y participar en la búsqueda de la justicia social

JUAN GONZÁLEZ: Emilio, nosotros vimos una foto tomada por su hijo que lo muestra a usted encadenado, nos puede hablar de su situación física, ¿está recibiendo la medicación que necesita? ¿Cuál es su situación física?

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: Bueno mire mi situación física no es muy buena, apenas ayer por la tarde me suministraron medicamentos para mi alta presión y para el colesterol, y todavía faltan algunos estudios que me tienen que realizar sobre otros órganos en que mi cuerpo, que parece que no están funcionando adecuadamente, y creo yo que todo esto es a causa del estrés extremo al que nos han sometido, al miedo que nos han otorgado injustamente las autoridades migratorias, desde el juez que nos negó la posibilidad, que no creyó en nuestro caso pese a contar con evidencias en papel que llenaban dos carritos de mandado. Las evidencias que nosotros hemos presentado han sido demasiadas, los testimonios que se presentaron en su momento ante el juez eran contundentes, sin embargo fueron desechadas. Mi condición física, yo la siento delicada. Me siento mal.

JUAN GONZÁLEZ: A usted recientemente lo nombraron para un premio de El Club de Prensa Nacional de Estados Unidos, ¿nos puede hablar de cuál es la situación de los periodistas en México actualmente? Uno de los países más peligrosos para periodistas en todo el mundo, especialmente en un país que no está en guerra abierta. ¿Qué significa su caso en términos de los periodistas mexicanos?

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: El hecho de que el Club de Prensa Nacional de los Estados Unidos me haya distinguido a mí con el premio John Aubuchon de este año, que es uno de los más emblemáticos de esta organización, me llena de satisfacción y me hace ser más humilde ante el trabajo de alto riesgo que desarrollan mis colegas en México. En México los periodistas que se atreven a hablar con la verdad, que se atreven a denunciar a los gobiernos corruptos, están en un serio riesgo de ser secuestrados, de ser desaparecidos, de ser obligados a exiliarse o bien a callarse, y eso regularmente ocurre con los periodistas que tienen una forma de pensar libre, porque quienes trabajan para empresas que sirven de paleros para el Gobierno, gozan de cierta protección gubernamental. Ellos regularmente no son atacados por los esbirros del sistema gubernamental mexicano, sobre todo del sistema federal. Aunque los estatales y los gobiernos municipales no se escapan de ser los principales agresores de los periodistas. El 99 por ciento de las agresiones de los periodistas en México provienen de los gobiernos, y para mí realmente fue una sorpresa que el National Press Club me otorgara esa distinción, que obviamente fue en reconocimiento al trabajo arduo de peligro con el que se desenvuelven ellos, y con que yo me desenvolví en México.

JUAN GONZÁLEZ: Emilio, ¿usted cree que está siendo reprimido aquí en Estados Unidos por el mero hecho de pedir asilo político?

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: Yo creo que sí, estoy seguro que sí. Es un mensaje para la prensa de mi país para que no se atrevan a venir a los Estados Unidos en busca de asilo político, so pena de ser encarcelados como estamos nosotros. Nosotros hemos cumplido con todas las indicaciones que nos ha hecho el gobierno a través de sus instituciones de inmigración, absolutamente todas, de tal forma que hasta nos presentamos para estar en una cita con una corte de apelaciones enfrente de un oficial de ICE. Nosotros nunca hemos pretendido ni escondernos ni burlar, tan siquiera, las indicaciones y las leyes de inmigración. El día que nos presentamos ante las autoridades de inmigración este mes llegamos un poco tarde, porque el temporal estaba muy agresivo, estaba nevando, estaba lloviendo, la carretera estaba cristalizada, la persona que nos estaba “dando un ride” para acudir en tiempo y forma ante las autoridades tuvo un avería en su vehículo, y nos tuvimos que regresan y conseguir otro “ride” para cumplir con el compromiso, con la comparecencia ante el ICE y ante una corte de apelaciones por vía telefónica, y pues eso simplemente, la oficial del ICE, Patricia Noga, de una manera muy personal ordenó que se nos arrestara sin darnos la oportunidad de que hubiera una respuesta de la corte de apelaciones. Inmediatamente nos pusieron en un serio peligro, prácticamente en el puente internacional, afortunadamente el Supremo nos ayudó y llegó una respuesta de la Corte de Apelaciones en donde suspendían la deportación. Sin embargo, eso motivó el enojo de la oficial Patricia Noga e inmediatamente, en vez de ponernos en libertad, en la libertad que hemos gozado por casi más de nueve años, nos puso en un camión rumbo a una prisión, una prisión tan deprimente, tan ausente de valores en su personal, que se llama Sierra Blanca, y de ahí pretendían deportarnos, aún con la parada de la orden deportación, pretendían deportarnos a través de la ciudad Acuña Coahuila, esa ciudad Acuña está prácticamente tomada por el grupo delictivo de Los Zetas, uno de los grupos delictivos de mayor peligrosidad en México. Que un oficial de ICE nos pusiera en ese alto riesgo, nos hace pensar en quien podría tener más responsabilidad en caso de un homicidio de mi hijo y de un homicidio en contra mía, porque están devaluando la integridad humana.

JUAN GONZÁLEZ: El Gobierno mexicano le ha ofrecido protección, según ellos, si usted decide regresar a su país ¿porqué ha rechazado esa oferta?

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: Porque, obviamente, el Gobierno mexicano no goza de ninguna credibilidad, ni a nivel nacional ni a nivel internacional, y prueba de ello lo vemos que uno de los reporteros que estaba presuntamente recibiendo protección por parte del Gobierno federal en el estado de Veracruz fue asesinado. La protección por parte del Gobierno federal hacia los periodistas es una vil mentira, no existe protección para los periodistas en México. Quienes nos atrevemos a hablar con la verdad, estamos expuestos a ser asesinados.

JUAN GONZÁLEZ: Emilio, usted ha mencionado a su hijo, ¿nos puede decir la edad de su hijo, la suya, y si usted está pidiendo asilo político para los dos? ¿Cuál es la condición de su hijo en este momento?

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: Mi hijo tiene 24 años, el acababa de cumplir 15 años cuando ingresó junto conmigo al país. Yo tengo 54 años. La condición de mi hijo obviamente también es de un gran temor a regresar, porque con el paso de los años se ha interesado en mantenerse informado a través de los medios de comunicación de lo que ocurre en México, y él, desde su corta edad, empezó a ver cual era el actuar del gobierno mexicano, el fue testigo de las amenazas del general Alfonso García Vega, él estaba conmigo en el momento en que allanaron nuestro domicilio y nos lo destruyeron. El tuvo el temor también, por ver mi miedo, de que fuéramos interceptados en nuestra huída, y secuestrados y asesinados. Obviamente mi hijo tampoco desea regresar a México por nada. Además de que ni mi hijo ni yo contamos ya con familiares en México. Nuestra familia la hemos ido creando con nuestras amistades en los Estados Unidos.

JUAN GONZÁLEZ: El gobierno mexicano ha pasado una ley que permite al ejército participar en la guerra contra los traficantes de drogas. Nos puede decir qué piensa de esta decisión del gobierno de meter al ejército directamente a la lucha contra las drogas.

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: Bueno, el ejército siempre ha estado en la lucha contra las drogas de una manera disfrazada, y más después de que Calderón, el borrachín de Felipe Calderón, declaró la guerra contra el narcotráfico, siempre ha sido una mentira. Ahora que están pasando esta ley de la seguridad interna es únicamente el preámbulo para poder acallar las voces disidentes posterior a la elecciones del 2018. Esto es únicamente la preparación para poder someter a todas aquellas personas que protesten posterior al fraude electoral que de antemano estamos observando.

JUAN GONZÁLEZ: ¿Nos puede hablar acerca del tiempo que ha estado aquí en Estados Unidos, de cómo ha trabajado y cómo ha podido seguir su trabajo en el periodismo?

EMILIO GUTIÉRREZ SOTO: Mi trabajo en periodismo ha sido mantener informada a la sociedad, en comunidades, en foros abiertos, sobre lo que está ocurriendo en mi país. Hemos sobrevivido porque yo contaba con un trailer donde podía vender comida y algunos snacks. Mi hijo fue un tiempo a la escuela donde empezó a educarse como una aspirante a [inaudible] y hemos realmente sobrevivido. Actualmente mi trailer de [inaudible] me lo robaron. La semana pasada, algunos ladrones se metieron a nuestra casa, nos destruyeron lo que teníamos en el interior, y de pasada se llevaron nuestra posibilidad de seguir trabajando, al menos en ese negocio de comida.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio