Clicky

Los protectores del agua prometen continuar la resistencia contra el Dakota Access tras el desalojo del campamento

Reportaje23 de febrero de 2017

En Dakota del Norte, el principal campamento de resistencia instalado por los protectores lakota del agua que luchan contra la construcción del oleoducto Dakota Access, un proyecto valuado en $3,8 mil millones de dólares, fue desalojado prácticamente por completo. La medida se produjo después de que los manifestantes recibieran una orden de abandonar el campamento el miércoles. La policía detuvo a diez personas. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército Estadounidense y el gobernador de Dakota del Norte habían fijado un plazo hasta el mediodía para que los cientos de protectores del agua que todavía vivían en el campamento de resistencia fueran desalojados. El miércoles se realizaron ceremonias de oración y parte del campamento se incendió antes de que empezara el desalojo. Los protectores del agua sostienen que el campamento de resistencia está ubicado en territorio sioux no cedido en el marco del Tratado de Fort Laramie, de 1851, y que tienen derecho a permanecer en sus tierras ancestrales. Cerca de veinte personas permanecen en el campamento. A lo largo de la duración de los diferentes campamentos realizados en Dakota del Norte alrededor de los movimientos de protesta se produjeron las mayores concentraciones de indígenas estadounidenses en décadas. En el momento de mayor concurrencia hubo más de diez mil personas en el campamento de resistencia. A principios de este mes, las cuadrillas de construcción volvieron a trabajar en la sección final del oleoducto, después de que el gobierno de Trump otorgara una servidumbre para que la empresa encargada de los trabajos, Energy Transfer Partners, pueda perforar por debajo del río Missouri. Para saber más de este tema, puede ver la entrevista que les hicimos a LaDonna Brave Bull Allard y Linda Black Elk que se comunicaron con nosotros desde Standing Rock.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: En Dakota del Norte, el campo de resistencia más importante establecido por los protectores del agua de la tribu lakota que luchan en contra del oleoducto Dakota Access, que está valorado en 3.800 millones de dólares, fue desalojado prácticamente por completo después de que los manifestantes recibieran una orden de abandonar el campamento el miércoles 22 de febrero. Parece que la policía detuvo a diez personas. El Cuerpo de Ingenieros del Ejército Estadounidense y el gobernador de Dakota del Norte habían fijado un plazo hasta el mediodía del miércoles para que los cientos de protectores del agua que todavía vivían en el campamento de resistencia fueran desalojados. Ese día se realizaron ceremonias de oración y parte del campamento fue incendiado antes de que comenzara el desalojo.

Los protectores del agua sostienen que el campamento de resistencia está ubicado en territorio sioux no cedido al Gobierno de EE.UU. en el marco del Tratado de Fort Laramie de 1851, y que tienen derecho a permanecer en sus tierras ancestrales. Cerca de veinte personas permanecen en el campamento. Los campamentos que aún se mantienen en Dakota del Norte resultaron las mayores concentraciones de indígenas estadounidenses en décadas. En el momento de mayor concurrencia hubo más de diez mil personas en los diferentes campamentos de resistencia.

A principios de este mes, las cuadrillas de construcción volvieron a trabajar en la sección final del oleoducto, después de que el gobierno de Trump revirtiera la decisión del gobierno de Obama y otorgara una servidumbre para que la empresa encargada de los trabajos, Energy Transfer Partners, pueda perforar por debajo del río Misuri.

Nos dirigimos ahora a Dakota del Norte, donde nos acompañan dos invitadas. LaDonna Brave Bull Allard es miembro de la tribu sioux de Standing Rock y una de las fundadoras del campamento Sacred Stone, que continúa vigente. Linda Black Elk es especialista en etnobotánica y jefa del Consejo de Médicos y Curanderos en Standing Rock.

Comencemos con LaDonna Brave Bull Allard. Usted está al mando del campamento Sacred Stone, que se encuentra en su propiedad. Pero fue en el principal campamento de resistencia donde la gente fue ayer desalojada y arrestada. ¿Puede decirnos qué fue lo que ocurrió?

LADONNA BRAVE BULL ALLARD: Pues bien, en el campamento Oceti Sakowin, dieron el aviso de que a las dos de la tarde la gente debía abandonar el asentamiento. Hubo una pequeña tormenta de nieve y también llovió. Y ahora, debido al barro, es prácticamente imposible que la gente abandone los campamentos. Los camiones están atrapados, atascados en el barro. La gente está haciendo todo lo posible para continuar, pero el tiempo no ayuda nada. Nos imaginamos que sobre las dos de la tarde vendrían. Fuimos a orar a las colinas. Y a las tres todavía no habían venido. A las cuatro supimos que venían. Después, alrededor de las cuatro y media detuvieron a algunas personas pertenecientes a los medios de comunicación. Alrededor de diez personas fueron arrestadas ayer, la mayoría pertenecientes a los medios de comunicación. La policía y la Guardia Nacional retrocedieron y dijeron que volverían al campamento a las nueve de la mañana de hoy.

AMY GOODMAN: Hoy, en tan solo unas horas, dado que ustedes están a una hora menos de la Hora Estándar del Este. De todas formas, ¿sigue la gente acampando en su campamento de Sacred Stone?

LADONNA BRAVE BULL ALLARD: Debido a la cantidad de gente que viene, bromeábamos antes diciendo que estamos acogiendo a los refugiados de Oceti. Filas de coches se amontonaron a las puertas de mi casa. La gente viene con tipis y tiendas de campaña. Creo que nuestro campamento se ha cuadruplicado en las últimas veinticuatro horas.

AMY GOODMAN: ¿Cuántas personas estima que permanecen en sus tierras? Recordemos que se trata de propiedad privada que le pertenece a usted, situada a lo largo del río Cannonball.

LADONNA BRAVE BULL ALLARD: Pues calculábamos que en su momento más bajo había alrededor de 200 personas, pero después vinieron los veteranos, que debían de ser unos pocos de miles, y también gente nueva. Así que ni siquiera llevo la cuenta. Hay muchísima gente.

AMY GOODMAN: Linda Black Elk, ¿puede usted contarnos lo que está sucediendo ahora y hacia dónde ve usted que se dirigen los enfrentamientos en Standing Rock y por qué es importante para usted?

LINDA BLACK ELK: Bueno, la razón por la cual me involucré en este asunto es que yo vivo en Standing Rock y mis hijos son de aquí, son miembros de la Nación Standing Rock. Y el motivo principal por el que me vi envuelta en ello es porque no podía soportar ver el legado que sus antepasados ​​les habían dejado siendo destruido una vez más o siendo amenazado de nuevo. Así las cosas, me involucré para proteger el agua. Pero, ¿sabe? Me di cuenta de que esto va más allá de la protección del agua. Todo esto está también relacionado, sin duda, con los derechos de los tratados. Se trata de la protección de lugares sagrados. Pero más aún, como etnobotánica, me he dado cuenta de que esto está relacionado con las plantas comestibles y medicinales que crecen contiguas al oleoducto, justo dentro del recorrido del mismo. ¿Sabe? [La construcción de] este oleoducto se asemeja a un genocidio cultural, por lo que yo sé que tengo que mantenerme firme y seguir luchando. El desalojo de ayer en el campamento grande es solo una parte del proceso y no me ha desalentado en absoluto. LaDonna no está para nada desalentada. Sabemos que hemos de mantenernos firmes. Se debe luchar contra el oleoducto Dakota Access y la industria de los combustibles fósiles en general, en todos los frentes. Así que necesitamos estos campamentos aquí. Necesitamos a gente en la línea del frente. Necesitamos a gente bloqueando la plataforma de perforación para oponerse a la construcción de este oleoducto. Pero también necesitamos a gente luchando la batalla legal. Necesitamos a gente en Washington, D.C. Necesitamos que la gente deje de invertir en los bancos que apoyan la industria de los combustibles fósiles. Esto es solo una parte de la historia. Es solo parte de ella. Hay gente que se ha trasladado al campamento Sacred Stone de LaDonna, pero también hay gente que ha acudido a Texas para luchar contra el oleoducto Trans-Pecos. Hay gente yendo a Louisiana para luchar contra el oleoducto de Bayou Bridge, y a Florida para luchar contra el oleoducto de Sabal Trail. Incluso hasta Canadá y el norte de Estados Unidos para luchar contra Enbridge. Dimos comienzo a un movimiento, y continuaremos con el mismo por el bien de nuestros hijos.

AMY GOODMAN: LaDonna Brave Bull Allard, hablamos con usted en el campamento Sacred Stone cuando fuimos a Dakota del Norte, y también en el campo de resistencia principal. ¿Podría explicar qué se espera que ocurra durante la audiencia programada para el día 27 de febrero referente a este caso judicial?

LADONNA BRAVE BULL ALLARD: Creo que hay más de un caso judicial programado para el día 27. Hay más casos surgiendo. En este momento ellos están tratando, de nuevo, de hacer que se cumpla la ley, de se que haga una EIS completa.

AMY GOODMAN: Una Declaración de Impacto Ambiental.

LADONNA BRAVE BULL ALLARD: Sí, una Declaración de Impacto Ambiental, y detener la construcción, sentándonos a tratar el asunto. Somos conscientes de que, no importa lo que hagamos o digamos, en estos momentos, debemos mantenernos firmes respecto a lo que las personas jurídicas están haciendo. Yo siempre le digo a la gente que estamos haciendo nuestros mejores esfuerzos para cumplir con la ley, pero que también estamos haciendo todo lo que podemos para alzarnos contra las injusticias. Y como llevaron a cabo los desalojos, pensaron que detendrían el movimiento, pero todo lo que han conseguido es que nos reforcemos. Todo lo que han conseguido es hacernos entender hasta qué límites son capaces de llegar. Sabemos que cuando se está en el lado correcto de la justicia, si continúas orando y resistiendo de manera no violenta, saldrás ganando.

AMY GOODMAN: Linda Black Elk, ¿podría explicar los incendios que se crearon, según algunos, para devolver a la tierra, al campamento de resistencia, a su condición original antes de que fueran desalojados? ¿Es eso cierto?

LINDA BLACK ELK: Bueno, es cierto que la quema controlada es sin duda una parte tradicional de la cultura lakota. Los lakota, para conseguir que crezcan ciertas plantas o para enriquecer el terreno, a veces queman grandes porciones de territorio. No puedo decir que ese fuera el propósito de los que provocaron los incendios. Creo que una parte de ello fue que no quisieron reconocer… cuando la gente llegó al campamento, cuando llegaron a Oceti, llegaron para establecerse por un largo plazo. Hubo gente que construyó su vida en el campamento, que incluso iba a trabajar todos los días desde el campamento y después del trabajo regresaba, puesto que sus familias les esperaban allí. Se trataba verdaderamente de crear una comunidad sostenible donde la gente pudiera vivir para siempre. No se estaban fijando cimientos, pero se estaban construyendo hogares en casas de lona tradicionales de Mongolia y en tipis tradicionales del pueblo lakota. Por eso, creo que la gente no quería ver que las mismas personas que nos atacaban y nos oprimían se llevaban sus preciados hogares o los confiscaban. El estado de Dakota del Norte, ya lo he dicho muchas veces, ha perdido los estribos. Yo soy simplemente una mamá, y también soy maestra. Y sin embargo, te puedo decir las razas de los perros que me han atacado. Conozco la diferencia entre gas lacrimógeno, gas CS y gas pimienta, y la diferencia de lo que se siente cuando te los aplican. Yo sé cómo detectar infiltrados y agentes provocadores. Sé estas cosas. Soy simplemente una mamá de Dakota, de Standing Rock, que trabaja para proteger a sus hijos. Y sé cosas que, incluso en mis pensamientos más salvajes, nunca había imaginado que llegaría a saber. Así que entiendo la clase de pánico y la pena por la que la gente estaba atravesando. Cuando quemaron esas infraestructuras, parte de sus corazones estaban ahí. Y sí, se trata del persistente legado de opresión por parte del gobierno de Estados Unidos.

AMY GOODMAN: ¿Resultó alguien herido en el incendio? Hemos escuchado que dos niños, uno de 17 años y otro de 7. ¿Sabe algo al respecto?

LADONNA BRAVE BULL ALLARD: Sabemos que una niña de 17 años resultó herida cuando un bidón de propano que estaba dentro de uno de los edificios explotó. Le puedo asegurar que, con lo sucedido en las líneas del frente cuando acudió la gente y cuando ellos vinieron y destruyeron los soportes de los tipis y los derribaron, hicieron cosas terribles a las propiedades. Por eso, la gente en [el campamento] Oceti dijo que ellos no querían que eso sucediera a sus propiedades. Como saben, cada uno de los palos de madera que dan soporte al tipi son sagrados, y es gracias a ellos que los tipis se mantienen. Lo que hicieron fue avasallar y romper estos palos de los tipis, y la gente no quería ver algo así.

AMY GOODMAN: Quisiera preguntarle sobre legislación. En Dakota del Norte, la Cámara de Representantes estatal ha anticipado un proyecto de ley que permitiría que las empresas encubran derrames de petróleo, de gas natural, y de aguas contaminadas. El Proyecto 1151 de la Cámara, apoyado de manera abrumadora, pondría fin a un requisito para que las compañías de combustibles fósiles reporten los derrames en pozos de menos de 10 barriles o casi 1.600 litros. ¿Conoce algo al respecto?

LINDA BLACK ELK: Hemos escuchado una vez tras otra uno de los argumentos para la construcción del oleoducto Dakota Access: La gente insiste en que los oleoductos son con diferencia mucho más seguros que el transporte por carretera o por ferrocarril. Pues bien, la cuestión aquí es que los derrames de los oleoductos no se reportan en la misma medida que los de los mencionados medios de transporte. Por eso sabemos que derramar un poco de petróleo no es ilegal, ¿verdad? Para estos oleoductos, no es ilegal derramar un poco de petróleo. Hasta donde yo sé, eso es lo que ha venido sucediendo siempre. Acaban de legalizarlo y de arreglarlo de tal manera que estas empresas que están poniendo dinero en las billeteras de los políticos de Dakota del Norte, no tienen que informar sobre [los derrames]. Son amigos y van a seguir ayudándose entre ellos. Razón de más para mantenernos firmes y resistir.

AMY GOODMAN: Bien, para finalizar, ¿qué ocurrirá a continuación, LaDonna Brave Bull Allard?

LADONNA BRAVE BULL ALLARD: Pues seguiremos manteniéndonos firmes, seguiremos educando. Estaremos presentes en todas partes para que la gente sepa que hay una mejor manera de vivir, que hay una mejor manera de convivir con la Tierra, con la energía verde, y que ahora es el momento para que comencemos a dejar de invertir en los combustibles fósiles, porque hemos de salvar el agua. Tenemos que proteger el agua.

AMY GOODMAN: Queremos agradecerles a ambas por estar con nosotros, LaDonna Brave Bull Allard, de la tribu sioux de Standing Rock, que también dirige el campamento de resistencia Sacred Stone; y Linda Black Elk, médica, sanadora, y madre, miembro del Consejo de Médicos y Curanderos de Standing Rock y especialista en etnobotánica. Esto es Democracy Now! Cuando regresemos, nos dirigiremos a Madison, en Wisconsin, para hablar sobre el nuevo administrador de la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés). Al tiempo que fue confirmado la semana pasada, miles de correos electrónicos acababan de ser difundidos desde la Oficina del Fiscal General de Oklahoma. Él era el fiscal general de Oklahoma. Hablaremos con Lisa Graves acerca de lo que contienen esos correos electrónicos. Gracias. Quédense con nosotros.


Traducido por Carolina Flórez. Editado por Igor Moreno y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.

Realice una donación
Up arrowInicio