Clicky

En un informe histórico, una agencia de la ONU afirma que Israel está imponiendo un “régimen de apartheid” al pueblo palestino

Reportaje16 de marzo de 2017

Por primera vez, una agencia de la ONU acusó directamente a Israel de imponer un “régimen de apartheid” a los palestinos. El informe además exhorta a los gobiernos a “apoyar las actividades de bloqueo, desinversión y sanciones (BDS) y responder positivamente a los pedidos para tales iniciativas”. Los hallazgos se producen en un nuevo informe publicado por la Comisión Económica y Social de la ONU para Asia Occidental, que está formada por 18 países árabes. Para saber más de este tema, hablamos con Richard Falk, coautor del informe y profesor emérito de derecho internacional en la Universidad Princeton. Falk trabajó como Relator Especial de la ONU sobre la situación de los derechos humanos de los palestinos.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

NERMEEN SHAIKH: Por primera vez, una agencia de las Naciones Unidas ha acusado directamente a Israel de imponer un régimen de apartheid contra el pueblo palestino. El informe insta además a los gobiernos a que “apoyen las actividades de bloqueo, desinversión y sanciones (BDS) y a que respondan positivamente a las peticiones para tales iniciativas”. Los resultados se incluyen en un nuevo informe publicado por la Comisión Económica y Social de la ONU para Asia Occidental, que se compone de 18 estados árabes. Esta es la jefa del organismo de la ONU, Rima Khalaf.

RIMA KHALAF: [traducido] La relevancia de este informe radica no solo en que sea el primero de estas características, es decir, publicado por uno de los organismos de Naciones Unidas que concluye clara y francamente que Israel es un Estado racista que ha establecido un sistema de apartheid que persigue a la población palestina, sino que también arroja luz sobre la esencia de la causa palestina y las condiciones necesarias para lograr la paz.

AMY GOODMAN: El informe recibió el rechazo inmediato de Israel y Estados Unidos. La portavoz de la ONU, Stephane Dujarric, comunicó a la prensa en Nueva York que el informe se publicó sin ninguna consulta previa con la Secretaría de las Naciones Unidas.

STÉPHANE DUJARRIC: Acabamos de ver el informe hoy, el cual, como usted ha dicho, fue publicado por la CESPAO sin ninguna consulta previa con la Secretaría [de la ONU]. Y el informe, tal y como está, no refleja la opinión del secretario general.

AMY GOODMAN: Para continuar analizando el informe, nos vamos a dirigir no a La Haya, sino a Edimburgo, Escocia, para hablar con Richard Falk, coautor del informe titulado: Prácticas israelíes hacia el pueblo palestino y la cuestión del apartheid. Ha escrito varios libros, entre ellos, “Palestina: La legitimidad de la esperanza”, y es profesor emérito de derecho internacional en la Universidad de Princeton. Anteriormente se desempeñó como relator especial de la ONU sobre los derechos humanos del pueblo palestino. Profesor Falk, bienvenido a Democracy Now! ¿Podría hablar sobre las principales conclusiones de su informe y lo atípico que resulta este dentro de las Naciones Unidas?

RICHARD FALK: Sí. Como ya indicó el presidente de la Comisión, esta es la primera vez que se lleva a cabo una investigación exhaustiva y ordenada sobre la denuncia de que Israel es el responsable de mantener un régimen de apartheid en relación con el pueblo palestino. Una de las particularidades del informe es que trata a los palestinos como un todo, y eso es bastante innovador por lo que respecta al debate de la aplicabilidad del apartheid a las circunstancias palestinas. Ello implica diferenciar entre los palestinos que viven bajo ocupación en Cisjordania y Gaza, respecto de los que residen de forma permanente en Jerusalén, o como una minoría palestina en el estado de Israel, y, por último, como refugiados o exiliados involuntarios. Lo que el informe sostiene es que Israel ha aplicado una política de fragmentación de la población palestina con el fin de mantener la dominación de un Estado judío por encima de todas estas categorías de palestinos, y lo ha hecho de una manera que es sistemáticamente discriminatoria y es la responsable de un profundo sufrimiento durante un período de tiempo muy largo, sin final a la vista. A diferencia de otras formas de delincuencia internacional, este es un delito continuado, de acuerdo con el análisis en el informe, y no hay final a la vista, ni ningún proceso político que pueda desafiar de manera adecuada este conjunto de políticas y estructuras que se han aplicado sobre la población palestina.

NERMEEN SHAIKH: Bien, profesor Falk, me gustaría que comentara algo acerca del organismo que encargó y publicó el informe: la Comisión Económica y Social de la ONU para Asia Occidental. Entre los miembros de este organismo se encuentran 18 árabes, algunos de los cuales no reconocen a Israel. Así las cosas, ¿cree que eso podría plantear preguntas sobre la legitimidad del informe?

RICHARD FALK: Bueno, todo lo que hicieron estos miembros árabes de la CESPAO fue solicitar que se preparara un informe de estas características. Se nos pidió a Virginia Tilley, profesora de la Universidad del Sur de Illinois, y a mi que preparáramos este informe sobre una base contractual. No representa una investigación de la ONU como tal. Se trata de un informe encargado por la ONU que se ha recibido, con aprobación, pero no ha sido ratificado formalmente. Es posible que se ratifique, o que haya esfuerzos para obtener una ratificación en la Asamblea General o en otras partes del sistema de la ONU. Pero hasta el momento se trata de un informe académico llevado a cabo por investigadores independientes. Y hay una especie de descargo de responsabilidad que hizo esta comisión de la ONU, sobre que el informe no representa necesariamente ni siquiera los puntos de vista de la CESPAO. Se trata de las impresiones de quienes lo elaboramos.

AMY GOODMAN: El Embajador de la ONU en Israel, Danny Danon, emitió el siguiente comunicado: “El intento de difamar y etiquetar erróneamente a la única democracia verdadera en Medio Oriente mediante la creación de una falsa analogía es despreciable y constituye una mentira flagrante”. La embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, la exgobernadora de Carolina del Sur Nikki Haley, dijo que Estados Unidos está “indignado por el informe”. En una declaración escrita, dijo: “No es sorprendente que ese tipo de propaganda antiisraelí provenga de una organización cuyos miembros, casi universalmente, no reconocen a Israel. Tampoco es sorprendente que fuera redactado por Richard Falk, un hombre que en repetidas ocasiones ha hecho comentarios tendenciosos y profundamente ofensivos sobre Israel, y que ha defendido teorías de conspiración irrisorias, entre ellas sobre los ataques terroristas del 11 de septiembre”. ¿Puede usted responder a esto? Ella afirmó que la ONU debería retirar el informe por completo.

RICHARD FALK: Bueno, desde luego que esto no es ninguna novedad respecto a la forma en la que Israel y Estados Unidos responden a cualquier tipo de crítica, sin importar lo bien que esta esté fundamentada en cuanto a los hechos, o lo cuidadosamente razonados que estén los análisis. Yo pediría a la gente que viera el informe y que examinara las evidencias, para luego llegar a una conclusión. Sea lo que sea, no se trata de un esfuerzo para desprestigiar a Israel o para contribuir al antisemitismo, ni alentarlo. De hecho, el informe declara francamente que los autores se oponen de forma incondicional al antisemitismo como una forma de racismo. Trata de establecer una distinción entre criticar a Israel como un Estado o al sionismo como un movimiento, y cualquier tipo de hostilidad que se pueda dar hacia el pueblo judío. Pero, por desgracia, la diplomacia estadounidense, —incluyendo el periodo bajo la dirección de Obama—, e Israel no quieren lidiar con las cuestiones de fondo que se plantean.

AMY GOODMAN: Profesor Falk, háblenos de esas cuestiones de fondo que usted ha planteado en el informe.

RICHARD FALK: Bueno, el quid de las cuestiones de fondo son las políticas y los métodos que imponen un patrón de comportamiento discriminatorio que ha contribuido en gran medida al sufrimiento diario de los palestinos durante años. Es una situación que horroriza a la mayoría de los gobiernos en el mundo, y no es algo que se trate en modo alguno de manera sentimental en este informe. El informe revisa las políticas y las prácticas, examina las estructuras mediante las cuales Israel ha justificado la forma en la que se aborda la presencia palestina en estos cuatro entornos, y de cómo dicho país trata en general de objetivar cómo estas políticas y estas prácticas van en contra de la definición internacional de apartheid que se encuentra en la Convención Internacional sobre la Represión de 1973.

AMY GOODMAN: Y, ¿cuáles son sus conclusiones?

RICHARD FALK: Llegamos a la conclusión de que hay un régimen integrado de apartheid que está victimizando a la población palestina de manera colectiva, y que deberían tomarse medidas por parte de las Naciones Unidas y por otros mecanismos institucionales para llevar este crimen a su fin. Eso es lo esencial.

NERMEEN SHAIKH: Bien, profesor Falk, rápidamente, antes de que concluyamos, ¿nos podría decir qué espera usted que suceda? ¿Cuál será la repercusión de este informe, puesto que la ONU ya se ha distanciado de él?

AMY GOODMAN: Nos quedan 10 segundos.

RICHARD FALK: Bueno, la Secretaría se ha distanciado. Otros órganos de la ONU no han respondido hasta ahora, que yo sepa. Nuestra esperanza es que este informe dé lugar a una investigación cuidadosa por parte de los organismos de la ONU apropiados, y si nuestro análisis resulta convincente, que tenga algunas consecuencias políticas.

AMY GOODMAN: Queremos darle las gracias por estar con nosotros desde Edimburgo, Escocia. Richard Falk es coautor del informe “Prácticas israelíes hacia el pueblo palestino y la cuestión del apartheid”. Gracias por acompañarnos.


Traducido por Carolina Flórez. Editado por Igor Moreno y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.

Realice una donación
Up arrowInicio