Clicky

Líder de la banda Hurray Riff Raff habla del feminismo, el aburguesamiento, la violencia de género y el arte en la era Trump

Reportaje08 de marzo de 2017

Cuando tenía apenas 17 años de edad, Alynda Segarra, líder de la aclamada banda por la crítica, Hurray for the Riff Raff, dejó su casa en el barrio del Bronx y empezó a viajar en trenes de carga. Finalmente desembarcó en Nueva Orleans, donde aprendió a tocar el banjo. Durante la última década su banda, Hurray for the Riff Raff, se convirtió en una de las más celebradas de la música folk moderna. En el año 2014, la revista American Songwriter declaró su canción “The Body Electric” canción del año. NPR declaró la misma melodía como la canción folk política del año 2014. El nuevo disco Hurray for the Riff Raff, The Navigator (La navegante) sale a la venta esta semana. Para saber más de este tema, hablamos con Alynda Segarra.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Finalizamos nuestro especial del Día Internacional de la Mujer con la compositora y activista Alynda Segarra, líder de la banda aclamada por la crítica Hurray for the Riff Raff. A los 17 años, Alynda se marchó de su casa en el Bronx y comenzó a viajar en trenes de carga. En un momento aterrizó en Nueva Orleans, donde aprendió a tocar el banjo.

En la última década, su banda Hurray for the Riff Raff se ha convertido en una de las más célebres en el ámbito de la música folk moderna. En 2014, la revista American Songwriter declaró su tema 'The Body Electric' canción del año. La Radio Pública Nacional (NPR por sus siglas en inglés) calificó a esa misma canción como tema folk político de 2014.

El nuevo álbum de Hurray for the Riff Raff, 'The Navigator',a ha salido a la venta esta semana. Parte del disco conmemora la ascendencia puertorriqueña de Alynda. Una de las canciones, ’Pa’lante’ lleva el nombre de un periódico publicado por los Young Lords. Otro tema, 'Rican Beach', ha sido calificado como un himno en contra de la gentrificación.

Pues bien, Alynda Segarra estuvo recientemente en el estudio de Democracy Now! tocando y conversando sobre su música. Mi primera pregunta fue acerca de su viaje en la vida.

ALYNDA SEGARRA: Me marché de casa cuando tenía 17 años, como tú comentabas. Yo era apenas una joven algo rebelde, que sentía que había todo un mundo afuera esperando ser recorrido. Crecí en el Bronx. Por algún motivo, realmente sentía que no era mi lugar; ni ese ni ningún otro, si vamos al caso. Lo único que quería era escapar de alguna manera, salir a ver el país, conocer un Estados Unidos que para mí tenía algo muy mítico. Venía escuchando bastante a Woody Guthrie, que sin duda fue una gran influencia. Y además me iba mal en la escuela. Así que, simplemente, decidí tomar el riesgo y me eché a la carretera.

AMY GOODMAN: ¿Ya tocabas algo de música por aquel entonces?

ALYNDA SEGARRA: No, aún no. Escribía mucha poesía. Eso es lo que hacía: escribir muchísima poesía, ir a un montón de conciertos. Estaba muy involucrada en la escena punk del barrio Lower East Side. Y bueno, era una joven feminista. Fue más tarde, cuando llegué a Nueva Orleans, que empecé a tocar música, empecé a tocar allí en las calles, tratando de ganar algo de dinero.

AMY GOODMAN: ¿Cómo fue que comenzaste a tocar el banjo?

ALYNDA SEGARRA: Bueno, en realidad comencé tocando la tabla de lavar. Y bueno, o sea, allí me junté con un grupo de gente que estaba compuesto por muchos jóvenes de la calle. Y el banjo de hecho fue un regalo. Aprendí a tocarlo en una atmósfera muy comunitaria, haciendo música alrededor de una fogata y aprendiendo un montón de canciones folk estadounidenses, canciones tradicionales de los montes Apalaches y canciones de blues. Así fue como aprendí.

AMY GOODMAN: ¿Y de verdad viajaste saltando de tren en tren por todo el país?

ALYNDA SEGARRA: Sí, lo hice. Hice mucho autostop y tomé muchos trenes para moverme por el país. Iba siempre con un grupo de jóvenes. Básicamente, lo que queríamos era vivir al margen de la sociedad. Queríamos conectar con un Estados Unidos que sentíamos como que estaba oculto. Queríamos conectar con la tierra, o sea, poder vivir de una manera muy radical y romántica, supongo.

AMY GOODMAN: Respecto a la política en las canciones y la música, ¿estás satisfecha con la forma en que se expresan las cuestiones políticas a través de la música, o sientes que no tienen suficiente presencia?

ALYNDA SEGARRA: Creo que es algo que apenas está comenzando. O sea, en los últimos años, con el crecimiento del movimiento Black Lives Matter, yo miraba a los músicos de folk que tenía alrededor y me preguntaba dónde estaban nuestras voces. Y ahora siento que claramente hay una mayor necesidad de despertar y cantar sobre lo que ocurre a nuestro alrededor. Una de mis ídolas es Nina Simone, y creo que ciertamente es tarea del artista hablar sobre los tiempos presentes y, en tiempos difíciles, traer al ámbito público esos temores con lo que lidiamos en privado. Es así como podemos sentirnos más fuertes y sentir que podemos cambiar las cosas, ¿no?

AMY GOODMAN: Bien, ¿puedes contarnos un poco el contexto de tu tema 'Rican Beach'?

ALYNDA SEGARRA: Bueno, Rican Beach es un lugar imaginario, relacionado con la historia que está implícita en el álbum. Hay un personaje y una especie de relato dramático que se va desarrollando, que sigue a Navita, un personaje basado en mi persona. Ella se adentra en el futuro de su propia ciudad, y se da cuenta de que no reconoce nada. Todo se ha gentrificado muy rápidamente. Y ella se pone a buscar a su gente, su barrio y así llega a Rican Beach, que es donde están todos. De modo que Rican Beach aparece como este lugar… o sea, es un lugar imaginario que representa lo que sucede cuando la gente es desplazada de su ciudad, del lugar que ellos mismos crearon; fueron parte de su construcción, son responsables de su cultura y son responsables de su alma, del alma de la ciudad. Es como si te dijeran: “No queremos verte nunca más”. Entonces te conviertes en un “otro” y eres expulsado. Me pareció que era un tema importante para tratar en la actualidad, porque creo que para mucha gente es muy fácil quedarse en la sensación de seguridad y decir: “Bueno, el ataque es contra cierto grupo de gente, pero a mí no me afecta”. Pero 'Rican Beach' como que logra… lo muestra como un asunto que nos afecta en lo personal. El mensaje que da es: “No, están construyendo un muro a tu alrededor y alrededor de todos sus vecinos”. Bueno, así que de eso se trata la canción.

AMY GOODMAN: Cuéntanos en qué las luchas y experiencias te inspiraste al componer 'Rican Beach'.

ALYNDA SEGARRA: Bueno, sin lugar a dudas, los defensores del agua en Standing Rock fueron una gran inspiración. O sea, estuve siguiendo el tema en los medios y sentí que era… que la letra de la canción estaba muy en la misma línea de lo que esta gente estaba diciendo: “Voy a poner el cuerpo, voy a enfrentar el peligro, porque esta tierra me importa tanto como para arriesgarme por ella”. Y también su lucha es por defender la tierra para las generaciones futuras. Y diría que esa es la temática de mi álbum y de la canción 'Rican Beach', que dice que voy a defender este lugar porque lo quiero para mis hijos quiero que mis hijos puedan crecer en este sitio.

AMY GOODMAN: Entonces, esto es un álbum, no es un espectáculo de Broadway.

ALYNDA SEGARRA: No.

AMY GOODMAN: Pero la manera en que tu cuentas la historia ha sido comparada al espectáculo de Broadway 'Hamilton'. ¿Te molesta eso?

ALYNDA SEGARRA: Oh, no me molesta para nada O sea, Lin-Manuel es claramente una referencia muy grande para mí. Lo empecé a seguir con su espectáculo 'In the Heights', porque me pareció que lograba poner historias de latinxs en un escenario muy prestigioso. Nunca llegué a ver 'In the Heights', pero las canciones y fragmentos que pude ver y escuchar de la obra me dieron muy buena impresión: se trata de mi gente, mi historia, lo que… bueno, mis vecinos y vecinas. Nos merecemos que nos representen de esa manera también. Y bueno, ojalá algún día pueda montar un espectáculo a partir de mi álbum.

AMY GOODMAN: Quisiera escucharte cantar 'Rican Beach' aquí en nuestro estudio.

ALYNDA SEGARRA: [canta]
_El hombre construyó el ferrocarril,
el hombre se tiene que mover
El hombre creó un disco,
puso un ritmo a sonar
El hombre ha subido
y oh, también ha bajado
Ahora el hombre no quiere a nadie alrededor

Primero nos robaron el idioma,
después nos robaron los nombres
Luego nos robaron las cosas que nos daban fama

Y nos robaron nuestros vecinos
y nuestras calles
Y nos abandonaron
en Rican Beach

Si quieren quitarme la casa,
quítenme la vida
Querido, mira qué buen precio:
incluye hasta mis huesos_

AMY GOODMAN: Escuchábamos a Alynda Segarra cantando 'Rican Beach', una de las canciones de su último disco 'The Navigator'…

ALYNDA SEGARRA: Sí.

AMY GOODMAN: El álbum cuenta tu historia y tu exploración de la vida.

ALYNDA SEGARRA: Sí, la noción de Navegante me hizo plantear muchas cuestiones. O sea, genera preguntas como: ¿Quién nos está conduciendo a nivel país? Preguntas como: ¿Quién nos conduce a nivel personal en nuestro viaje por la vida? ¿Nuestros antepasados ​​o nuestra intuición? Y también surge la idea de navegar a través de nuestras identidades y de los obstáculos de la sociedad. Siento que a lo largo de mi vida vengo intentando aprender cómo ser lo más libre que sea posible siendo una joven portorriqueña. O sea, cómo esquivar estos obstáculos que están en mi camino.

AMY GOODMAN: Bueno, disfrutemos de otro pequeño regalo: el tema ’The Navigator.

ALYNDA SEGARRA: [canta]
_Hoy me siento débil,
pero mañana me sentiré una reina
Fui criada por la calle,
¿sabes lo que eso significa realmente?

Todo el dolor que he sufrido vuelve a comenzar
en una niña pequeña
o en un hombre adulto

El mañana llegará
como una vuelta del sol
sobre altos edificios
y el latido de un tambor

Habita en mi corazón,
pero está enterrado en el pasado
Aquí llega la navegante
Ella sabe que tú desapares rápidamente_

AMY GOODMAN: Escuchábamos a Alynda Segarra, cantante principal de la banda Hurray for the Riff Raff, en vivo en el estudio de Democracy Now! con el tema 'The Navigator' que da nombre a su último disco. Pero cuéntanos, volviendo al año 2014, qué fue lo que te llevó a componer, escribir y cantar el tema 'Body Electric'.

ALYNDA SEGARRA: Bueno, con 'The Body Electric', en primer lugar, lo que yo quería era responder de alguna manera a la tradicional presencia de baladas asesinas en la música folk estadounidense. Pienso la música folk como una conversación que atraviesa diferentes épocas. Y yo, como feminista, quise sumar mi voz a esta conversación y decir: “Esto es lo que se siente al ser mujer, lo que se siente al estar en peligro, y al ser, bueno, utilizada como una especie de accesorio para crear una historia que termina, pues, con mi muerte”. De modo que esta fue mi canción de respuesta a eso. Pero también, con el tiempo, el tema creció y se convirtió en una canción que trataba sobre la deshumanización y sobre la utilización de nuestros propios cuerpos como un arma en contra nuestra, al decirnos que nosotras generamos la violencia en nuestra contra por ser, bueno, por ser demasiado guapas o por nuestra raza, o por, bueno, por la forma de nuestro cuerpo. Así que realmente quise meterme en esta idea de que… de qué se siente cuando te dicen que tú misma provocas la violencia que recibes, o sea, cuando tu propio cuerpo se usa contra ti.

AMY GOODMAN: Escuchemos 'The Body Electric'.

ALYNDA SEGARRA: [canta]
_Dijiste que me ibas a acribillar, que ibas a echar mi cuerpo al río
Acribillarme, echar mi cuerpo al río
Y el mundo entero canta, lo canta en una canción
El mundo entero canta que eso no tiene nada de malo

Él la acribilló, echó su cuerpo al río
Él la ocultó, pero yo fui a buscarla
Y dije: “Mi niña, ¿qué te ha pasado?”
Le dije: “Mi niña, tenemos que parar esto como sea”_

AMY GOODMAN: Una canción que ya deben haber escuchado, 'The Body Electric', de Alynda Segarra, vocalista de la banda Hurray for the Riff Raff. Siempre has sido intensamente política y a la vez muy personal. ¿Sientes que tu música está cambiando ahora, en la era de Trump?

ALYNDA SEGARRA: Creo que, ciertamente, este es un momento en el que tenemos que ser valientes. O sea, siento que… cuando fueron las elecciones, yo tuve mucho miedo, como mucha gente. Y creo que está bien reconocer que tuve miedo, ¿sabes? quiero que compartamos eso entre todos. Porque para ser… es necesario tener miedo para poder ser valientes. Y realmente este es el momento de poner en práctica todas las ideas que vengo teniendo. Miro a mis ídolas, o sea, miro a Nina Simone, miro a bell hooks, a Sylvia Rivera y Julia de Burgos… para que me den fuerza y para continuar con el trabajo que vengo tratando de hacer.

AMY GOODMAN: Alynda Segarra, líder de la banda Hurray for the Riff Raff. En 2014, la revista American Songwriter calificó 'The Body Electric' como la canción del año. Y la Radio Pública Nacional (NPR por sus siglas en inglés) la declaró la canción folk política del año. El nuevo álbum de Alynda, 'The Navigator', salió esta semana. Visiten nuestra página web democracynow.org para ver la entrevista y la actuación completa de Alynda Segarra en nuestro estudio. Aquí termina nuestro programa y esta edición especial del Día Internacional de la Mujer.


Traducido por Carolina Flórez. Editado por Verónica Gelman y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.

Realice una donación
Up arrowInicio