Clicky

Dr. Robert Bullard: “el capitalismo desenfrenado” de Houston hizo que Harvey fuera “una catástrofe que se veía venir”

Reportaje29 de agosto de 2017

Sigue aumentando el número de muertos a medida que la enorme cantidad de lluvia provocada por el huracán Harvey inunda Houston y otras partes de Texas y Luisiana. La policía de Houston y la Guardia Costera rescataron a seis mil personas de sus hogares, pero muchos quedaron varados. Los meteorólogos pronostican nuevas precipitaciones en la región para los próximos días. Si bien ahora el Centro Nacional de Huracanes se refiere a Harvey como la mayor tormenta de la historia, durante años los científicos han estado anticipando que el cambio climático daría como resultado feroces tormentas como Harvey. Para saber más de este tema hablamos con el Dr. Robert Bullard, conocido como “el padre de la justicia ambiental”. Actualmente es profesor distinguido en la Texas Southern University. El Dr. Bullard nos habla desde su casa en Houston, que debe evacuar en las próximas horas debido a la crecida del río Brazos.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now!, Democracynow.org, el informativo de guerra y paz. Soy Amy Goodman.

JUAN GONZÁLEZ: Y yo soy Juan González. Bienvenido a todos nuestros oyentes y espectadores alrededor del país y alrededor del mundo. El número de muertos sigue aumentando a medida que inmensas cantidades de lluvia provenientes del huracán Harvey continúan inundando Houston y otras partes de Texas y Luisiana. La policía de Houston y la Guardia Costera han rescatado ya a más de 6.000 personas de sus hogares, pero muchos permanecen varados. Los meteorólogos pronostican otros 30 centímetros de lluvia podría caer en la región en los próximos días. Harvey, que ahora es una tormenta tropical, se dirige de nuevo al golfo de México, y se espera que vuelva a tocar tierra firme el miércoles.

AMY GOODMAN: Las lluvias han sido tan intensas que el Servicio Meteorológico Nacional de EE.UU. ha tenido que añadir dos nuevos colores a sus mapas para poder indicar los niveles de precipitaciones. Se espera que en algunas partes de Texas el nivel del agua alcance el metro y medio, y el nivel de los ríos sigue subiendo. Al suroeste de Houston, en Richmond, el nivel del río Brazos superó los 13 metros y medio durante la noche, alcanzando el nivel de inundación, y el Servicio Meteorológico Nacional pronostica alcanzará los 18 metros el viernes y permanecerá por encima de los 15 metros hasta el domingo. La estación KHOU de Houston describió la épica cantidad de la lluvia caída.

KHOU REPORTER: Quiero mostrarles lo que ha realizado un meteorólogo. Aquí está. El meteorólogo calcula que para cuando termine el miércoles, Harvey habrá saturado todo el sudeste de Texas con suficiente agua para llenar todos los estadios de la NFL y la liga universitaria, todos esos estadios, más de 100 veces. Piénsenlo. Más de 100 veces. El meteorólogo afirma que hasta el momento han caído más de 56,7 billones de litros de lluvia en toda la zona y se espera que caigan entre 19 y 22 billones de litros más para el final del miércoles.

JUAN GONZÁLEZ: El número oficial de personas muertas es de 14, pero las autoridades advierten que podría aumentar drásticamente una vez que la inundación retroceda. Seis personas de una misma familia murieron después de que su furgoneta fuera barrida por las aguas de las inundaciones. Los refugios de emergencia se acercan a su máxima capacidad.

RESIDENTE: …Esto está lleno de gente, pero todo lo que ellos dicen es que van a venir 800 personas más. Y nuestra pregunta es: ¿Dónde van a poner a todas esas personas? ¿Qué hay de quienes venimos de Corpus Christi? ¿Qué vamos a hacer? La Agencia Federal de Emergencias (FEMA) está aquí ahora mismo, pero la línea de espera es enorme. Ayer estuvimos en la línea durante tres horas y ni siquiera alcanzamos a ver a la gente de la FEMA. Así que, no sé qué va a pasar. Los autobuses siguen llegando, y necesitamos la ayuda de todos.

JUAN GONZÁLEZ: La preocupación por el impacto ambiental de la tormenta continúa en aumento. En el área de Houston hay más de una docena de refinerías de petróleo. El grupo Air Alliance Houston está advirtiendo de que el cierre de las plantas petroquímicas liberará casi medio millón de kilogramos de contaminantes nocivos en el aire. Los residentes de las comunidades industriales de Houston ya están reportando la presencia de olores insoportables a químicos procedentes de la gran cantidad de plantas cercanas. Según Bryan Parras, activista por la justicia ambiental del grupo t.e.j.a.s.: “Las comunidades en las zonas de riesgo cercanas a las plantas no pueden salir o evacuar, por lo que literalmente están siendo gaseados con estos productos químicos”. Las comunidades más cercanas a estos lugares en Houston están compuestas de forma desproporcionada por minorías y personas de bajos ingresos.

Mientras tanto, el sábado, un enorme tanque de almacenamiento de combustible en la terminal de Kinder Morgan en Pasadena comenzó a derramarse después de ser derribado durante la tormenta. El tanque contenía 23 millones de litros de gasolina, pero no está claro cuánta cantidad se derramó. Y en la ciudad de La Porte, se les pidió a los residentes que se trasladaran al refugio más cercano y cerraran puertas y ventanas, después de que se informará de un derrame químico.

AMY GOODMAN: Mientras el Centro Nacional de Huracanes está calificando a Harvey como la tormenta más grande registrada, sin embargo, su aparición no era del todo una sorpresa. Los científicos han estado pronosticando durante años que el cambio climático podría dar lugar a enormes tormentas como Harvey. El científico climático Michael Mann escribió esto: “Casi con toda seguridad, Harvey ha sido más intensa de lo que hubiera sido en ausencia de calentamiento causado por el hombre, lo que significa vientos más fuertes, más daño por viento y una mayor marea tormentosa”.

Vamos a conectar con Houston para hablar con Robert Bullard, conocido como el padre de la justicia ambiental, profesor distinguido en la Universidad del Sur de Texas. Bullard fue director del Centro de Recursos de Justicia Ambiental en la Universidad Clark de Atlanta. El Dr. Bullard se comunica con nosotros desde su casa en Houston, la cual está obligado a evacuar en las próximas horas debido a la crecida del río Brazos. Profesor Bullard, muchas gracias por estar con nosotros. ¿Puede hablar de la situación en la que se encuentra usted y tanta otra gente en Houston en este momento? Describa la escena para nosotros. Y explíquenos cómo relaciona lo que está ocurriendo con su trabajo y con la cuestión del cambio climático y la justicia ambiental.

DR. ROBERT BULLARD: Buenos días, y gracias por invitarme al programa. Harvey y sus secuelas, la inundación de Houston y las áreas circundantes, es algo de proporciones bíblicas. Esto es una pesadilla. Y en la televisión estamos viendo imágenes y escuchando las voces de personas que lo han perdido todo. Y creo que esta situación nos está diciendo que tenemos que cambiar. Tenemos que cambiar nuestra economía y la forma en que nosotros como seres humanos interactuamos con nuestro medio ambiente.

Lo que esta tormenta y la inundación de esta ciudad no está diciendo es que no hay ningún lugar que sea inmune a la devastación. Trabajé en Nueva Orleans durante las inundaciones después del [huracán] Katrina. Nueva Orleans tenía una población de sólo 500.000 personas. En Houston viven 2,3 millones de personas. Y si tomas en cuenta los alrededores, estamos hablando de 5,5 o casi 6 millones de personas. Por eso la devastación es de proporciones históricas.

JUAN GONZÁLEZ: Doctor Bullard, ¿de qué modo ha influido el desarrollo descontrolado facilitado por los funcionarios públicos de Houston durante las últimas décadas en la creación de un escenario en el que aumenten las posibilidades de sufrir una desgracia ante un desastre natural como este?

DR. ROBERT BULLARD: Bueno, lo ocurrido en Houston es en realidad una catástrofe que se veía venir, debido al capitalismo desenfrenado, a la falta de regulaciones urbanísticas, al laissez-faire a la hora de controlar las mismas industrias que han creado muchos de los problemas derivados de la emisión de gases de efecto invernadero y de otros tipos de contaminación industrial. Un impacto que durante muchos años ha sido básicamente ignorado. Así que lo ocurrido es un desastre, pero es un desastre muy predecible.

Y aquellas comunidades que históricamente han sufrido la carga de la contaminación ambiental de toda esta cantidad de industrias son las mismas comunidades que están sufriendo desproporcionadamente las consecuencias de esta inundación. Así que tenemos esta condición preexistente de desigualdad previa a la tormenta, y al mismo tiempo esta desigualdad respecto al modo en el que las personas son capaces de hacer frente a este desastre debido a su vulnerabilidad. Y creo que lo que tenemos que hacer es aprender la lección y no repetir los error que cometimos en la reconstrucción, reurbanización y recuperación tras el huracán Katrina.

JUAN GONZÁLEZ: Ha habido bastantes dudas respecto a la decisión del alcalde Sylvester Turner de no ordenar una evacuación de la ciudad. Me gustaría saber su opinión sobre eso, especialmente teniendo en cuenta lo sucedido con el huracán… creo que era el huracán Rita, hace un par de años, cuando se llevó a cabo una gran evacuación, pero más gente terminó muriendo —unas 100 personas— en los atascos que se produjeron cuando la gente intentó abandonar una ciudad tan grande como Houston.

DR. ROBERT BULLARD: Bueno, es fácil decirlo a posteriori, pero la realidad es que tratar de evacuar a 2,3 millones de personas por estas carreteras es una tarea casi imposible. Y así no creo que haya nada que decir. Uno puede preguntarse “¿por qué el alcalde y el juez del condado decidieron actuar de este modo?”, pero si nos fijamos en los problemas de logística a la hora de movilizar a todas estas personas para sacarlas de la ciudad por estas carreteras, es probable que esa no fuera una buena decisión.

Así que creo que la decisión de llevar a la gente a los refugios… y nadie podría predecir lo que pasó después. Así que creo que lo mejor que podemos hacer ahora, en lugar de buscar culpables, es buscar soluciones y maneras para abordar todos problemas y desafíos a los que nos enfrentamos en este momento. ¿Se imaginan lo que es tener que ser evacuado y dejar su casa y salir ahí fuera sin saber lo que le espera a uno? Al menos sigues vivo, y me siento bendecido… cuando ves esas imágenes, puedes ver que la gente está sufriendo.

Y creo que todos los funcionarios y agencias gubernamentales, y asociaciones de voluntarios, y grupos cívicos y religiosos, tenemos que unirnos y asegurarnos de que hacemos lo que es correcto, no lo que es políticamente conveniente, sino lo que es correcto. Y asegurarnos de que construimos una ciudad justa, sana y sostenible cuando comencemos la reconstrucción y la recuperación. Tenemos que hacerlo de forma justa.


Traducido y editado por Igor Moreno Unanua y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.

Realice una donación
Up arrowInicio