Una advertencia desde el centro del mundo: el país insular Kiribati desaparece a medida que el nivel del mar aumenta

Reportaje23 de enero de 2018

En el Festival de Cine de Sundance en Park City, Utah, hablamos con el ex presidente de Kiribati Anote Tong de sus esfuerzos desesperados por salvar su país. Se trata de un pequeño país insular del Pacífico que está en riesgo ante el aumento del nivel del mar provocado por el calentamiento global, como se explica en el nuevo documental “Anote’s Ark” (El arca de Anote). Kiribati está formado por un conjunto de treinta y tres atolones e islas de arrecifes de coral ubicadas a más de mil seiscientos kilómetros al sur de Hawaii y a más de seis mil kilómetros al noreste de Australia. En el país viven cien mil personas. Hasta este momento el mar ha inundado un pueblo entero, obligando a sus residentes a abandonar el lugar cuando el rompeolas se rompió y el mar inundó una laguna de agua dulce. Tong predice que en el término de treinta a sesenta años su país será inhabitable conforme las mareas altas desplacen a más y más personas, arrastren la infraestructura, degraden los frágiles arrecifes de coral y alteren el abastecimiento de alimentos de la remota isla.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Seguimos en Democracy Now! Soy Amy Goodman. Estamos trasmitiendo desde Festival de Cine Sundance en Park City, Utah. Se acaba de estrenar una película que muestra el impacto devastador del cambio climático, particularmente en las islas de bajas del Pacífico, presentando el caso de la isla Kiribati. “Anote’s Ark” (El arca de Anote) cuenta la historia de los esfuerzos desesperados del ex presidente de Kiribati, Anote Tong, para salvar a su pequeño Estado insular frente al aumento del nivel del mar causado por el calentamiento global. Anote ha comparado el futuro de su país con el hundimiento del Titanic. Kiribati está formado por un conjunto de treinta y tres atolones e islas de arrecifes de coral ubicadas a más de mil seiscientos kilómetros al sur de Hawaii y a más de seis mil kilómetros al noreste de Australia. En el país viven cien mil personas. El mar ya ha inundado un pueblo entero, obligando a sus habitantes a abandonar el lugar cuando el rompeolas se rompió y el mar inundó una laguna de agua dulce. El ex presidente Tong predice que en un plazo de entre treinta y sesenta años su país será inhabitable conforme las mareas altas desplacen a más y más gente, arrastren la infraestructura, degraden los frágiles arrecifes de coral y alteren el abastecimiento de alimentos de la remota isla. Como presidente de Kiribati, Tong promovió una política de migración digna, alentando la migración de los sectores de la población calificados para conseguir empleo en el extranjero. Su gobierno también tomó la precaución de comprar más de 2.400 hectáreas en la isla vecina de Fiji de modo preventivo ante la catástrofe climática que se avecina. Veamos el avance de “Anote’s Ark”.

ANOTE TONG: Kiribati está en el centro del mundo. Está ahí, justo en el medio del Océano Pacífico. Está tan lejos y tan aislado que pensamos que sería inmune a las tribulaciones de este mundo. Pero el cambio climático se ha convertido en el desafío más apremiante para nosotros en Kiribati.

ANTONIO MORA: Debido al aumento del nivel del mar en una de las islas que forman el país ya hay un pueblo que ha quedado bajo el agua. ¿Cree que es posible que algún día toda la población del país tenga que irse?

REPORTERO: Nueva Zelanda ha otorgado visas especiales a setenta y cinco personas de Kiribati.

MANIFESTANTES: ¿Qué queremos? ¡Justicia climática!

ANOTE TONG: Para quienes estamos en la primera línea de impacto realmente no importa lo que se acuerde en París, porque seguiremos bajo el agua.

NARRACIÓN: Una nación a punto de desaparecer.

ENTREVISTADOR: Si ese será el desenlace inevitable, pase lo que pase, ¿de qué sirve hacer acuerdos ahora?

ANOTE TONG: Es cierto, ¿de qué sirve? Bueno, tenemos que sobrevivir. Lo que nos pase a nosotros va a ser también el destino del resto, que seguirá nuestros pasos.

AMY GOODMAN: Ese es el trailer del documental “Anote’s Ark” (El arca de Anote), que acaba de estrenarse aquí en Sundance. Para saber más de este tema, nos acompaña el protagonista de la película, el ex presidente de Kiribati, Anote Tong. Tong gobernó Kiribati de 2003 a 2016. También nos acompaña el director, productor y director de fotografía de la película, Matthieu Rytz. Les damos la bienvenida a ambos a Democracy Now! Presidente Tong, comencemos contigo. ¿En qué situación está tu isla? Cuéntanos bien dónde está ubicada. Al comienzo de la película la describen muy bellamente como una isla en el centro del mundo.

ANOTE TONG: Bueno, de verdad somos el centro del mundo. Pero, por supuesto…

AMY GOODMAN: Explícanos qué significa eso.

ANOTE TONG: Estamos en el hemisferio norte y en el hemisferio sur, y también estamos en el este y al oeste de la línea internacional de cambio de fecha. No hay ningún otro país en el mundo con esta característica. Así que estamos literalmente en el medio del mundo. Aún así, la irrupción del cambio climático nos ha causado serios problemas. Debo dejar en claro que no se trata algo que suceda de una sola vez. No es un evento repentino, sino algo que comienza muy lentamente. Hemos analizado los estudios científicos. Hemos analizado las proyecciones del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático. Y lo que dicen es que durante este siglo el nivel del mar aumentará hasta un metro. Nuestras islas están apenas a dos metros sobre el nivel del mar, en promedio. Entonces somos los más vulnerables dentro de los vulnerables. Y cuando digo eso respecto a Kiribati, debo aclarar que en la región hay también otros países que están exactamente en la misma situación: las islas de Tuvalu, las Islas Marshall en el Océano Índico, las Maldivas. Y también otras comunidades más pequeñas. Esta es nuestra situación.

AMY GOODMAN: Creo que, a veces, cuando la gente piensa en el cambio climático, piensa en los osos polares. De hecho, tu fuiste al Ártico.

ANOTE TONG: Sí, recuerdo que cuando inicié este activismo leí un artículo en la revista National Geographic que hablaba de la preocupación por el futuro de los osos polares debido al deshielo. Pero no había ninguna referencia a quienes vivimos en la otra parte del mundo y lo que podría suceder con nuestro hábitat como consecuencia del cambio climático. Y sí, tuve la oportunidad de visitar el Ártico. Y vi un oso polar. Al final, compartimos el mismo destino que el oso polar.

AMY GOODMAN: Matthieu Rytz, ¿por qué elegiste hacer esta película? ¿Y por qué se llama El arca de Anote?

MATTHIEU RYTZ: Fui a Kiribati en 2014 como fotoperiodista, cuando estaba documentando el problema del aumento del nivel del mar a nivel mundial, y me reuní con el presidente Tong. Y enseguida me sorprendió no sólo él como persona sino también la misión que ha asumido como jefe de Estado, de salvar a su nación. Así que comencé a conversar con él y con el gobierno sobre la posibilidad de hacer un largometraje documental, con una trama basada en un personaje principal. Entonces, estuve siguiendo al presidente Tong durante los siguientes dos años. ¿Y por qué el título? Creo que el título es obviamente metafórico. No es una referencia bíblica, es más bien como una metáfora sobre qué puede conservar una nación, qué es lo que un pueblo puede resguardar, cuando está perdiendo toda su tierra. Esa es una preocupación muy real que se plantea en esta película. Y creo que se trata de un problema global, de una historia global y universal, porque es algo que va a suceder en todo el mundo: la gente, con el cambio climático, va a perder sus tierras masivamente. La pregunta que planteo en esta película es: ¿Qué es lo que permanece? O sea, ¿la conexión con la tierra, la espiritualidad, la cultura? ¿Qué puede llevarse consigo la gente al dejar su tierra natal?

AMY GOODMAN: Vayamos a otro fragmento de El arca de Anote, donde aparece nuestro invitado, el ex presidente de Kiribati, Anote Tong.

ANOTE TONG: Nuestras islas va a desaparecer. Entonces, si no alcanza con construir resiliencia, si no podemos construir en las islas o encontrar dónde vivir aquí, tenemos que irnos a otro lugar. Irnos de Kiribati puede ser algo bueno o algo malo, pero lo cierto es que si lo hacemos, ya no será facil mantener nuestra cultura distintiva, nuestra propia tradición.

AMY GOODMAN: Ese era el ex presidente de Kiribati. Para quienes les genera curiosidad el nombre, en realidad Kiribati se escribe de una manera y se pronuncia de otra: “Kiribas”. Estamos con Anote Tong, que fue presidente de la isla desde 2003 a 2016, y con Matthieu Rytz, director de “Anote’s Ark” (El arca de Anote). No nos queda mucho tiempo —hablando del programa, no del tiempo que nos queda en la Tierra como planeta— pero podrías contarnos qué está pasando en Kiribati y cómo fue que tomaron la medida, bastante fuera de lo común, de comprar tierras en las cercana isla de Fiji para que la gente de Kiribati se pueda mudar.

ANOTE TONG: El desafío que estamos enfrentando es algo que realmente no ha sido captado o atendido a nivel internacional. Esa era precisamente mi preocupación cuando hablé en 2004 ante la Asamblea General de las Naciones Unidas. El foco de la discusión en ese momento era el terrorismo. No se hablaba de la cuestión… el tema del desarrollo económico. Pero nadie hablaba de lo que se venía, que yo ya había leído en los informes del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático. Las proyecciones de estos informes son bastante serias para nosotros. A nadie más, en ese nivel, en ese alto nivel político, le preocupaba demasiado ese tema. Entonces tuve que seguir presionando para llamar la atención sobre esto, porque yo veía que el aumento proyectado del nivel del mar era de aproximadamente un metro, y eso nos afectaba muy gravemente. Quizás no sea algo grave para países con montañas, pero nosotros no tenemos montañas. Entonces teníamos prisa por tratar de lograr llamar la atención de forma urgente, poner el foco de la atención en la situación que enfrentaríamos en el futuro. Con respecto a lo que estamos viviendo, en los últimos años hemos experimentado tormentas, no muy fuertes, porque estamos fuera del trayecto de los huracanes, de los ciclones, y el crecimiento de las mareas que tienen en otras regiones. Y a lo largo de estos años, como mencionaste en la apertura de la entrevista, un pueblo que solía visitar cuando era niño ha desaparecido. Lo que quedó de ese pueblo es una iglesia en medio del océano, está en medio del mar cuando sube la marea. El pueblo tuvo que ser relocalizado.

AMY GOODMAN: Presidente Tong, aquí en Estados Unidos, nuestro presidente, el presidente Trump, ha dicho que el cambio climático es un cuento chino. ¿Qué le responderías? ¿Qué mensaje le darías, de presidente a presidente?

ANOTE TONG: Bueno, la verdad creo que… no se, yo sigo leyendo los avances científicos y no he visto ninguna información que contradiga el cambio climático. Entonces, para mí, cuando lo que está en juego es la supervivencia de nuestros pueblos, especialmente de las generaciones futuras, si hay siquiera una posibilidad remota, una posibilidad del 5% de que no sea un cuento chino, entonces creo que el tema debe ser tratado seriamente. Creo que es un tema importante, demasiado importante como para especular con lo que puede o no suceder. Como dije antes, si hay una posibilidad del 5% de que suceda, entonces deberíamos comenzar a tomar medidas ya mismo, entendiendo cuán vulnerables somos. Y creo que de acuerdo a lo que se está publicando, lo que nos indican las investigaciones científicas sobre el cambio climático, sabemos qué es lo que lo está causando. Creo que sabemos cuál es la causa. Quienes lo niegan, sin duda, son los intereses que creo que se ven amenazados por todo esto. Pero aquí estamos. Y a menudo he tenido conversaciones con otros líderes, quienes argumentaban, antes del Acuerdo de París, que limitar el aumento de la temperatura en 2 grados era demasiado… una delimitación demasiado dañina para su economía.

AMY GOODMAN: Vamos a tener que dejarlo aquí, porque nos quedan cinco segundos de programa. ¿Un comentario final?

ANOTE TONG: Si bueno… Para nosotros, esta es una cuestión de supervivencia.

AMY GOODMAN: Una cuestión de supervivencia. Anote Tong, ex presidente de Kiribati, y Matthieu Rytz, director de la película “Anote’s Ark” (El arca de Anote). Nos vamos con esta información: se acaban de anunciar las nominaciones a los premios Oscar 2018. Las principales nominaciones han sido para Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (Tres anuncios por un crimen), The Shape of Water (La forma del agua), Dunkirk (Dunkerque) y Mudbound. Las nominaciones a mejor documental son: Abacus: Small Enough to Jail (Ábaco: lo suficientemente pequeño como para encarcelar), que cuenta la historia del único banco de EE.UU. procesado por la crisis financiera de 2008; Faces Places (Rostros y Lugares), de la cineasta francesa Agnès Varda y JR; Icarus (Ícaro); y también Last Men in Aleppo y Strong Island, que relata el asesinato del hermano del director y cómo el sistema judicial dejó libre al asesino.


Traducido por Pamela Subizar. Editado por Verónica Gelman y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio