Un ataque contra los derechos de los inmigrantes y la libertad de prensa

Columna27 de abril de 2018
Column default
Escuche
Otros formatos
Escuche

Close circle
Otros formatos
Close circle
Otros formatos

Amy Goodman y Denis Moynihan

La arremetida del presidente Donald Trump contra los inmigrantes y su aversión por los medios de comunicación y la prensa se combinaron en Memphis este mes, cuando un reconocido periodista fue arrestado mientras cubría una protesta contra la detención de inmigrantes y luego fue entregado a las autoridades de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés) para ser deportado.

El 3 de abril, Manuel Durán se encontraba frente a la cárcel del condado de Shelby en Memphis, donde cubría la protesta para el sitio de noticias en español que dirige, Memphis Noticias. Quince minutos después de comenzar su transmisión, la policía le ordenó retirarse de la calle. Durán preguntó hacia dónde, pero antes de poder cumplir con lo solicitado, un oficial ordenó a otros policías antidisturbios: “Llévenselo, muchachos”. Mientras la policía lo llevaba, dos manifestantes se aferraron a Durán en un abrazo protector mientras gritaban “es periodista”: “¡Es un periodista! ¡Es un periodista!”.

Manuel Durán fue acusado de obstruir la vía pública y de comportamiento inadecuado, cargos que fueron retirados rápidamente. Pero el 5 de abril, en lugar de dejarlo en libertad, el sheriff de Shelby entregó al periodista nacido en El Salvador al ICE. Durán fue trasladado al Centro de Detención de LaSalle, en Jena, Louisiana, a seis horas de Memphis. El ICE afirma que no concurrió a una audiencia migratoria en 2007 y que desde entonces es un fugitivo. Su abogada afirma que Durán nunca supo de la audiencia. Las noticias publicadas permanentemente por Durán a lo largo de los años, de forma pública y abierta, y las varias entrevistas realizadas por él a autoridades policiales y otros funcionarios públicos echan por tierra cualquier acusación de que vivía como fugitivo.

Mauricio Calvo, director ejecutivo de Latino Memphis, afirmó en una entrevista para Democracy Now!:“Era periodista de una comunidad que la mayoría de las veces no tiene a alguien que suena como ellos o luce como ellos o habla como ellos en los medios. Manuel desempeñaba un papel muy importante e informaba sobre todos los temas, desde asuntos de gobierno a asuntos culturales…Realmente era la voz de la comunidad latina de Memphis”.

Manuel Durán cuenta con la representación legal de abogados de la organización Southern Poverty Law Center, que están impugnando la orden de deportación y defienden a Durán ante un tribunal federal. Una de las abogadas del equipo, Kristi Graunke, explicó a Democracy Now!: “Consideramos que su detención representa una violación de la primera enmienda, y de la cuarta, quinta y decimocuarta enmiendas de la Constitución de Estados Unidos, porque su arresto se llevó a cabo claramente sin causa probable y sin orden de detención y también fue en represalia. Se trata de un hombre muy destacado en los medios, en la comunidad local, que se manifiesta contra el Departamento de Policía de Memphis y contra el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas y, particularmente, contra la colaboración entre los dos organismos”.

Los grupos que monitorean los ataques contra la prensa se refieren a la situación que se vive a nivel mundial como extremadamente grave. Entre algunos de los ejemplos encontramos el asesinato por parte del ejército israelí de Ahmed Abu Hussein y Yaser Murtaja, dos periodistas palestinos que se encontraban cubriendo una de las manifestaciones de la protesta que se está llevando a cabo durante todo este mes en en el muro de separación entre Gaza e Israel, el arresto de dos periodistas de la Agencia Reuters en Birmania por denunciar una masacre de musulmanes rohingya desarmados por parte del ejército birmano; el asesinato filmado de Ángel Eduardo Gahona en Nicaragua mientras cubría las protestas contra la reforma jubilatoria en su país; y la gran arremetida contra la libertad de prensa en Turquía, con el arresto de más de 250 periodistas, inclusive, esta semana, de 14 miembros del periódico de la oposición Cumhuriyet. El periodista mexicano Emilio Gutiérrez Soto, detenido por el ICE en El Paso, Texas, sigue luchando contra su deportación a México, donde teme ser asesinado.

En Estados Unidos, donde la libertad de prensa está consagrada en la Constitución, Trump está librando un ataque implacable y sin precedentes contra la prensa. La organización Reporteros sin Fronteras publicó esta semana su Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa 2018. En el informe sostienen: “En 2017, el presidente estadounidense aceleró el descenso de Estados Unidos, que ahora ocupa el puesto 45 de la Clasificación debido a los repetidos ataques contra los medios de comunicación que se registraron en el país. En varias ocasiones, Trump calificó a la prensa de “enemigo del pueblo estadounidense”, intentó impedir el acceso a la Casa Blanca a reporteros de varios medios de comunicación y usó el término “fake news” (noticias falsas) para desacreditar cualquier crítica a sus acciones políticas (…). Incluso pidió que se quitara a ciertos medios de comunicación la licencia de difusión”.

En una declaración desde la cárcel, Manuel Durán escribió: “Este episodio de mi vida no ha sido fácil, pero lo he tomado como una oportunidad para conocer de primera mano el drama y la realidad que viven nuestras familias cuando son arrestadas por inmigración para luego ser deportadas…Cómo mantienen las luces prendidas día y noche y tienes que dormir con una toalla sobre los ojos…Cómo no te dejan saber que tu abogado está en el teléfono. Cómo te pagan centavos por trabajo… Cómo el horario de visita y el horario recreativo suceden al mismo tiempo para que tengas que elegir entre ver a tu familia o tomar aire…Voy a seguir tomando notas sobre mi experiencia y voy a seguir coleccionando las historias de mis compañeros de celda mientras esté aquí”, escribió Durán desde la prisión.

El 3 de mayo es el Día Mundial de la Libertad de Prensa. Manuel Durán y los demás periodistas encarcelados alrededor del mundo deberían estar libres para poder hacer su trabajo, por fuera de los muros de las prisiones donde están encerrados hoy en día.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio