Lula da Silva: todos los brasileños deberíamos unirnos para exigir el castigo inmediato de los responsables del asesinato de Marielle Franco

Exclusivo Web22 de mayo de 2018
Escuche
Otros formatos
Escuche

Entrevista exclusiva al ex presidente de Brasil Luiz Inácio “Lula” da Silva, realizada el pasado mes marzo, semanas antes de que fuera encarcelado, en la que hablamos sobre el asesinato de la activista de derechos humanos y concejal de Río de Janeiro Marielle Franco, que tuvo lugar a principios de marzo. Franco era negra, lesbiana y muy conocida por sus fuertes críticas a la violencia policial en las favelas, los barrios más empobrecidos de de Brasil. Su muerte se da en un momento crítico para Brasil, en el que está en juego el futuro de la democracia en el país más grande de Sudamérica. En febrero, el presidente Michel Temer ordenó al Ejército tomar el control sobre las labores policiales de Río. “Lo único que ella hizo fue defender los derechos humanos y trabajar para que dejen de asesinar gente negra en las zonas periféricas “, dice Lula da Silva sobre Marielle Franco.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Los brasileños continúan de duelo por la muerte de la concejal de Rio de Janeiro y activista de derechos humanos de 38 años de edad, Marielle Franco. Franco fue asesinada el miércoles por la noche por dos hombres que acribillaron su auto a disparos cuando regresaba de un evento por el empoderamiento de mujeres negras. También falleció el conductor del vehículo. Franco era negra y lesbiana, conocida por sus críticas feroces a la violencia policial en las favelas, los barrios más empobrecidos de de Brasil. La noche antes de su muerte, Franco escribió en Twitter: “¿Cuánta gente más debe morir para que termine esta guerra?” Según las cifras oficiales, sólo en enero la policía mató a 154 personas en Río de Janeiro. La muerte de Franco se da en un momento crítico para Brasil, en el que está en juego el futuro de la democracia del país más grande de Sudamérica. El mes pasado, el presidente Michel Temer ordenó al ejército tomar el control sobre las labores policiales de Río. Hace dos años, la presidente Dilma Rousseff, del Partido de los Trabajadores, fue destituida por el Senado brasileño, en una jugada política que ella denunció como un golpe de Estado. Brasil tendrá elecciones presidenciales a fines de este año. El candidato favorito es el ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva, comúnmente conocido como Lula, compañero de partido de Rousseff. Si bien lidera todas las encuestas de opinión, fue condenado a prisión en un juicio por corrupción y lavado de dinero que mucha gente considera fraudulento. El año pasado la presidente Rousseff dijo: “El primer capítulo del golpe fue mi destitución. Pero hay un segundo capítulo, que es impedir que el presidente Lula sea candidato en las próximas elecciones”. El abogado británico de derechos humanos Geoffrey Robertson entrevistado por el medio independiente New Internationalist señaló que se están implementando “medidas extraordinariamente agresivas” para llevar a Lula a la cárcel, “desde el poder judicial, los medios de comunicación y los grandes conglomerados de riqueza y poder de Brasil”. Después de años como líder sindical, Lula se desempeñó como presidente de Brasil de 2003 a 2010. Durante su mandato, contribuyó a que decenas de millones de brasileras y brasileros salieran de la pobreza. El presidente Barack Obama una vez se refirió a él como el político más popular en la Tierra. El viernes por la noche tuve la oportunidad de hablar con Lula, que estaba en São Paulo, Brasil. Empecé por preguntarle sobre el asesinato de la concejal de Río Marielle Franco.

LUIZ INACIO LULA DA SILVA: Amy, estamos teniendo dos problemas en Brasil. El primero es el inaceptable asesinato de Marielle. Una joven que tenía la capacidad de incomodar a los asesinos de negros de la zona periférica de Rio de Janeiro, trabajando en defensa de los derechos humanos, en defensa de la vida de la gente. Está claro que su muerte fue premeditada. No sé si fue la milicia o la policía, pero lo que está claro es que es inaceptable y que todos los brasileños deberíamos unirnos y gritar bien alto para exigir el castigo inmediato de los responsables de este asesinato. Y el presidente Temer debería haber aprendido una gran lección con este asesinato, que es que el problema de la violencia en la periferia de nuestro Brasil no va a resolverse recurriendo a las fuerzas armadas. El Estado tiene que estar presente en los barrios vulnerables de Brasil, con empleos, educación, salud y cultura. Empleo y un salario que permita a la gente vivir con dignidad. Las fuerzas armadas no fueron entrenadas para lidiar con el crimen de las favelas de Brasil. Fueron entrenadas para defender a nuestro país de enemigos externos. O sea, cuando la gente entienda que la violencia en Brasil está vinculada con la pésima calidad de vida a la que la gente es sometida y a la falta de condiciones de vida adecuadas para la gente que vive en la periferia, entonces habrá menos violencia en estos sectores, especialmente contra los niños, jóvenes y negros de nuestro país. El caso de Marielle es un caso emblemático y requiere que todas las personas que defienden la democracia en el mundo, toda la gente que ama la vida que ama la libertad, y toda la gente que lucha por los derechos humanos, salgamos a protestar bien fuerte para que los asesinos de Marielle sean encarcelados y reciban un castigo ejemplar. Eso es lo que todos queremos.

AMY GOODMAN: Cecilia Olliveira del portal periodístico The Intercept publicó en Twitter: “El lote de munición de 9mm utilizada en la ejecución de #MarielleFranco y Anderson Pedro -UZZ-18– fue comprado por la Policía Federal y los casquillos de bala coinciden con los encontrados en la masacre de Osasco, San Pablo, donde 19 personas fueron asesinadas en 2015 y por la que dos policías y un guardia municipal fueron condenados a prisión”. Glenn Greenwald, también del portal The Intercept, luego tuiteó: “Para sorpresa de nadie, la evidencia preliminar establece vínculos entre la policía y los asesinos de Marielle Franco. No hay nada concluyente aún al respecto, pero la evidencia preliminar apunta directamente en esa dirección”. ¿Está de acuerdo con esto, presidente Lula? ¿Y qué cree que se debería hacer al respecto en lo inmediato, mientras miles de personas siguen protestando en la calle?

LUIZ INACIO LULA DA SILVA: Mira, en primer lugar, si es verdad que el arma que mató a Marielle era un arma comprada por la policía federal, que ya había sido usada en otra masacre aquí, en São Paulo, hace dos años, ese ya es un indicio muy fuerte. Deberíamos averiguar si en algún momento durante el período entre la masacre en São Paulo y el asesinato de Marielle, la policía federal denunció que su armas o municiones hubieran sido robadas. Porque si no hubo robo y las municiones y armas utilizadas habían sido compradas por la policía federal, la policía federal tiene que explicar a la sociedad brasileña por qué esas armas estaban en manos de los asesinos. Tenemos un buen indicio, con esta evidencia, para investigar a la policía federal y saber qué sucedió. O quizás las armas fueron robadas y la policía no lo denunció porque estaban avergonzados de que les hubieran robado. En este caso, Amy, es muy importante que la gente tenga cuidado de no hacer acusaciones falsas, ni acusaciones solo para salir en los diarios. Lo que realmente quisiera es que la policía, las fuerzas armadas, el gobierno y la inteligencia policial, lograran lo más pronto posible mostrarle a Brasil quienes fueron los asesinos y castigarlos.


Traducido por Lissette Favorite. Editado por Verónica Gelman y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio