¿Un golpe de Estado en marcha? El canciller venezolano condena el intento respaldado por Brasil y EE.UU. de derrocar a Maduro

Original en Español18 de enero de 2019
Escuche
Otros formatos
Escuche

Estados Unidos y sus países aliados en Latinoamérica están aumentando la presión contra Venezuela en lo que parece ser un intento coordinado de destituir de su cargo al presidente de ese país, Nicolás Maduro. La semana pasada Maduro asumió su segundo mandato por el término de seis años tras ganar las elecciones del mes de mayo que fueron boicoteadas por la oposición. Días antes de que Maduro prestara juramento, el líder de la oposición Juan Guaidó asumió como titular de la Asamblea Nacional. Esta inmediatamente votó para declarar a Maduro un “usurpador” en un intento de sacarlo del cargo. Estados Unidos, Brasil y otros países aprobaron el intento. Mientras la crisis política se intensifica, Maduro se acercó a la ONU para tratar de establecer un diálogo de paz en Venezuela. Para saber más sobre el tema, hablamos con Jorge Arreaza, canciller venezolano.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Pasamos ahora a Venezuela, donde el presidente Nicolás Maduro ha sido juramentado para un segundo término presidencial de seis años. Los presidentes de Cuba, Nicaragua y Bolivia estuvieron presentes en la inauguración el 10 de enero, pero la mayoría de los presidentes de América Latina se negaron a asistir. Un grupo de países de la región conocido como el Grupo de Lima recientemente votó a favor de “no reconocer la legitimidad del nuevo período presidencial de Maduro”. Sólo hubo un país disidente en el grupo, México.

Mientras tanto, en un esfuerzo por derrocar a Maduro de su cargo, la Asamblea Nacional venezolana, bajo control de la oposición, declaró al presidente Maduro “usurpador”. El 11 de enero el asesor de Seguridad Nacional estadounidense, John Bolton, apoyó el esfuerzo de la Asamblea Nacional de Venezuela al afirmar que “Estados Unidos no reconoce la toma de posesión ilegítima de la dictadura de Maduro”. En 2017 el presidente Donald Trump afirmó que no descartaba una “opción militar” para lidiar con la situación de Venezuela.

Todo esto ocurre al tiempo que Venezuela enfrenta una abrumadora crisis económica causada en parte por la caída de los precios del petróleo y las duras sanciones económicas de Estados Unidos. La inflación estaba en 1 millón por ciento en 2018 —la más alta del mundo—. Naciones Unidas estima que tres millones de venezolanos han abandonado el país desde 2015 y que otros dos millones lo harán en 2019.

Mientras se intensifica la crisis política en Venezuela el Presidente Nicolás Maduro ha recurrido a las Naciones Unidas para que ayude a mediar en busca de una solución para el país. El 16 de enero el actual ministro de relaciones exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, se reunió en Nueva York con el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres. Arreaza ha servido como ministro de relaciones exteriores en los dos últimos años. Del 2013 al 2016 fue vicepresidente de Venezuela, y hoy nos acompaña en el estudio. Jorge Arreaza, bienvenido a Democracy Now!

El martes 15 de enero la Asamblea Nacional venezolana bajo control de la oposición declaró al presidente Maduro “usurpador” y pidió una transición política hacia un nuevo Gobierno. Este es el líder opositor Juan Guaidó, presidente de la Asamblea.

JUAN GUAIDÓ: Se aprueba un acuerdo histórico que le pido a la secretaría remita de inmediato a todo el cuerpo diplomático acreditado en nuestro país, donde este parlamento nacional asume las competencias que le da la constitución; asume los artículos 233, 333, 350 de nuestra constitución que nos logra, que nos permite avanzar claramente en el cese de la usurpación en el Gobierno de transición y por supuesto unas elecciones libres. Dios bendiga a Venezuela, Dios bendiga a nuestros parlamentarios, que asumen gallardamente una responsabilidad histórica con nuestro país.

AMY GOODMAN: ¿Puede opinar sobre estas crecientes demandas de la Organización de Estados Americanos y de la oposición venezolana, llamando al maduro usurpador? ¿Cree que están generando las condiciones para un golpe de Estado?

JORGE ARREAZA: De nuevo se repite el ciclo del golpismo en Venezuela, auspiciado desde el Gobierno de Estados Unidos, auspiciado desde los Gobiernos satélites de los Estados Unidos en la región y desde la burguesía y la oposición interna en Venezuela. De lo que se trata es de un golpe de Estado en proceso financiado y, como les decía, apoyado desde los Estados Unidos.

La obsesión de John Bolton, la obsesión de Mike Pompeo, de Mike Pence contra Maduro para tener el control de Venezuela, de sus recursos naturales, de su petróleo otra vez. De eso se trata, es un plan. Algunos de estos partidos no quisieron participar el año pasado en las elecciones presidenciales. Estaba preparado el plan, y cuando llegara el momento de la juramentación, de la toma de posesión del presidente Maduro, desconocerlo, decirle al mundo que ya no es presidente y tratar, de manera inconstitucional… porque la Constitución no contempla que asuma el presidente de la Asamblea Nacional, que nadie lo conoce, por cierto. En Venezuela nadie sabe quién es Juan Guaidó, lo están llegando a conocer ahora en estos últimos días. Todo es parte de un golpe de Estado que no va a ocurrir, porque en Venezuela tanto el pueblo como las Fuerzas Armadas y como las instituciones democráticas están claramente alineadas y subordinadas a la Constitución.

AMY GOODMAN: Quisiera hablar de lo ocurrido el sábado 12 de enero, el arresto del líder opositor y nuevo presidente de la Asamblea, Juan Guaidó. Esto es lo que él declaró.

JUAN GUAIDÓ: Aquí están los símbolos de la opresión, pero aquí hoy en La Guaira está el símbolo de la valentía, de la resistencia, de la fuerza. Y si querían enviar un mensaje para que nos escondiéramos, o para que nos enconcháramos, aquí está la respuesta del pueblo: ¡Aquí estamos!. Ahí está, sí, un claro golpe de Estado que denunciamos a la comunidad internacional, al legítimo presidente de la Asamblea Nacional y de toda Venezuela. Hermanos, que desprenden de ahí del chavismo, Fuerzas Armadas Nacionales, funcionarios públicos, aquí está el pueblo en la calle, y va a seguir defendiendo los derechos. Y este parlamento no descansa ni va a descansar. Cuenten con nosotros.

AMY GOODMAN: ¿Quién arrestó al presidente de la Asamblea?

JORGE ARREAZA: Fue una situación muy irregular, muy extraña. Sin ningún tipo de autorización judicial, sin ningún tipo de orden, un grupo de policías de la policía política de Venezuela fue hasta el vehículo de Juan Guaidó y lo detuvo en su vehículo por unos minutos. Eso no tuvo ningún tipo de autorización, y en cuanto las autoridades judiciales y ejecutivas de Venezuela supieron la información no sólo expulsaron a esos oficiales de la Policía sino que están bajo investigación. Se sospecha que hay vínculos entre estos oficiales y la oposición extrema venezolana, como también puede haberlo en otras instituciones.

AMY GOODMAN: ¿Entonces, está diciendo que esto no fue obra del presidente Maduro, que no fue una especie de primera advertencia al nuevo líder opositor de la Asamblea Nacional?

JORGE ARREAZA: En absoluto, hubiese sido una gran torpeza hacer semejante cosa. Esto ocurrió, Amy, después que John Bolton, Mike Pence, el encargado de negocios de la Embajada de Estados Unidos en Caracas, el día anterior estaban emitiendo tuits, comunicados, haciendo llamadas de teléfono, diciendo: “No le hagan nada a Guaidó, no vayan a atentar contra Guaidó”. Y de repente al otro día, un milagro, sucede esta detención arbitraria por unos minutos, y por eso inmediatamente el presidente Maduro mandó a investigar a este grupo de policías.

AMY GOODMAN: Hablemos del papel de Estados Unidos y repasemos los hechos de forma cronológica. El 5 de enero el líder opositor Juan Guaidó jura su cargo como nuevo presidente de la Asamblea Nacional. El 10 de enero el presidente Maduro jura su cargo para un segundo mandato. Ese mismo día, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, en lugar de llamar a Maduro, llama a Guaidó para felicitarlo por su victoria. El mismo 10 de enero, 19 países del consejo permanente de la Organización de Estados Americanos votan a favor de no reconocer la legitimidad del nuevo mandato de maduro. Un día después, John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de Trump, emite un comunicado declarando que Estados Unidos no reconoce lo que él llamó “la toma de posesión ilegítima de la dictadura de Maduro”, afirmando que Estado Unidos “respalda la valiente decisión del presidente de la Asamblea, Juan Guaidó, de invocar la protección de la Constitución venezolana y de declarar que maduro no tiene legitimidad para mantenerse en el cargo de presidente”.

JORGE ARREAZA: Es quizás, en la historia, el proceso de golpe de Estado apoyado por Estados Unidos más obvio, más evidente. Todos los días, por no decir todas las horas, hay un tuit, un comunicado o una declaración de alguno de los voceros del Gobierno de Estados Unidos apoyando esta estrategia golpista en Venezuela. Es abierta, es total. Las sanciones, el bloqueo económico y la estrategia golpista en política en Venezuela es demasiado obvia, demasiado evidente.

Y, Amy, tú decías: “El líder de la oposición”… ojalá hubiese una oposición en Venezuela verdaderamente democrática que tuviese liderazgo popular, con quien nos pudiésemos sentar a hablar. Este es un muchacho nuevo, que nadie conoce en Venezuela y que le tocó esta responsabilidad, es el partido más extremista de la derecha, y ojalá pudiese reflexionar y no poner en riesgo las instituciones en Venezuela. Hay una circunstancia institucional en Venezuela que resolver y eso solo puede hacerse mediante el diálogo nacional.

AMY GOODMAN: Vemos serios paralelismos entre el periodo previo a la invasión estadounidense de Irak y lo que está ocurriendo en Venezuela. Teniendo en cuenta que lo que une a Irak y Venezuela es el petróleo. En 2002, el presidente Bush habló en su Discurso sobre el Estado de la Unión del “eje del mal”, en el que estaba incluido Irak. Este noviembre el asesor de seguridad de Trump, John Bolton, declaró que Venezuela era parte de una “troika de la tiranía”.

JOHN BOLTON: La troika de tiranía en este hemisferio —Cuba, Venezuela y Nicaragua— finalmente ha encontrado un rival a su altura. En Venezuela, Estados Unidos está actuando contra el dictador Maduro, que usa las mismas técnicas de represión que ha usado Cuba durante décadas. Maduro ha instalado una Asamblea Constituyente ilegítima, ha devaluado la moneda con fines políticos, y ha forzado a la población a aceptar un corrupto sistema de distribución de comida, o morirse de hambre. Estas acciones han creado un dañino efecto dominó por toda la región. La crisis en Venezuela ha provocado un inmenso desastre humanitario y la mayor migración vista en el hemisferio. Más de dos millones de venezolanos desesperados han huido del régimen opresivo de Nicolás Maduro desde 2015. Tristemente, esta tragedia humana era prevenible. Maduro y sus secuaces son la única causa de esta tragedia.

AMY GOODMAN: ¿Se está allanando el terreno para una invasión militar de Venezuela?, ¿o estamos hablando de poner a venezuela bajo una enorme presión bajo las sanciones que ha impuesto Estados Unidos? ¿Cómo afectan esas sanciones a Venezuela?

JORGE ARREAZA: La clave son las riquezas de Venezuela: el petróleo, el gas, el oro, la diversidad biológica, el hierro, la bauxita, la plata, las tierras fértiles, las aguas de Venezuela. Esa es la clave, quieren volver a tener control de los recursos de Venezuela como lo tuvieron hasta el año 1998, y manejar esos recursos a su antojo para alimentar el capitalismo en el mundo. Eso no va a ocurrir, pero efectivamente hay esta conspiración desde los Estados Unidos, ideologizada, como si estuviéramos en la Guerra Fría, como en tiempos de Nixon, de McCarthy, comunistas, socialistas, dictadores. Esto es parte del guión para actuar y tener el control en Venezuela. Pero en Venezuela hay unas instituciones, hay una Constitución, hay un pueblo y unas Fuerzas Armadas, y lo que están tratando es de que las instituciones se quiebren.

Están tratando que las Fuerzas Armadas, la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, desconozca la Constitución, se ponga al margen de la Constitución, siga las órdenes de los Estados Unidos y dé un golpe de Estado en Venezuela, y eso no va a ocurrir. Pero cuando le preguntas a los voceros del Gobierno de Estados Unidos sobre Venezuela, dicen: “Todas las opciones están sobre la mesa, incluyendo la opción militar”. Es decir, nuestro país está amenazado militarmente por los Estados Unidos.

Van a invertir dinero de los impuestos de los ciudadanos estadounidenses en matar venezolanos, en enviar bombas contra Venezuela, en destruir la infraestructura en Venezuela. Eso no es justo, ni para Venezuela ni para el pueblo estadounidense… que mueran marines en una guerra en Venezuela, porque habría resistencia de los venezolanos, eso no tiene ningún sentido en el siglo XXI, pero que las autoridades en Estados Unidos no descarten eso.

AMY GOODMAN: Si hubiera un golpe de Estado, ¿de qué forma se llevaría a cabo?

JORGE ARREAZA: Si hubiese un golpe sería parecido a los golpes del siglo XX en América Latina. Militares o políticos que llegan con el piso militar y el apoyo de Estados Unidos para hacer lo que Estados Unidos quiera, para entregarle el petróleo de nuevo a las grandes trasnacionales, para entregarles nuestras riquezas a las grandes transnacionales, para que no tengamos control de nuestra moneda, de nuestro presupuesto, de nuestras Fuerzas Armadas. Es decir, seríamos de nuevo una neocolonia de los Estados Unidos, y eso no va a ocurrir, porque Venezuela es la tierra donde nació Simón Bolívar, donde nació Hugo Chávez, es un pueblo libre, rebelde y jamás vamos a permitir una situación como esa.

AMY GOODMAN: En el pasado fuimos testigos de un golpe de Estado contra Correa, cuando era presidente de Ecuador y fue retenido por los militares. Chávez, el predecesor de Maduro, se resistió a un golpe de Estado y logró que los militares que lo tenían retenido lo liberaran. ¿Está Maduro preparándose para algo así?

JORGE ARREAZA: El presidente Maduro está preparado para todos los escenarios, pero el presidente Maduro tiene una gran confianza en las instituciones, en el Poder Judicial, en el Poder Electoral, en la Asamblea Nacional Constituyente, en la Fuerza Armada Nacional Bolivariana… hay una gran conciencia de soberanía. El presidente Trump ha insultado a los militares venezolanos, han dicho que son unos cobardes. El presidente Trump ha jugado con la dignidad de los militares venezolanos, al igual que lo han hecho varios voceros del Gobierno de Estados Unidos. Nosotros no tenemos duda de que la Fuerza Armada venezolana se mantiene respaldando y subordinada a la Constitución de Venezuela.

AMY GOODMAN: Existe una desafección creciente entre el pueblo venezolano, incluso entre aquellos que apoyaron la revolución bolivariana. Si analizamos la situación económica, la inflación de 2018 fue de más de un millón por ciento, la mayor del mundo. El crecimiento económico se redujo. Hay muchos informes de desabastecimiento de medicinas y alimentos. Se calcula que unos tres millones de venezolanos han abandonado el país, y se espera que ese número crezca.

JORGE ARREAZA: Por cierto que el tema de la migración desapareció en las últimas tres semanas. Ya no hablan de la migración en Venezuela, de la crisis humanitaria en Venezuela, ahora hablan de que si el presidente Maduro es un dictador, de que si es un usurpador, de que si él no es presidente. Es parte de la guerra psicológica contra Venezuela, pero nosotros le mandamos un mensaje a nuestros compatriotas en Venezuela y los compatriotas que se han ido de Venezuela: Nosotros luchamos para que Venezuela siga siendo una patria libre, soberana, que tomemos las decisiones los venezolanos, que resolvamos los problemas entre los venezolanos, sin intromisiones, sin interferencia ni de Estados Unidos ni de ningún país del mundo, que volvamos al proceso de integración de América Latina y el Caribe, que está fracturado gracias a la acción de los Estados Unidos, dividiéndonos en el continente por razones ideológicas e intolerancia política.

Nosotros creemos que los venezolanos que se han ido volverán a Venezuela más temprano que tarde, mucho más temprano que tarde volverán a su país y volverán a construir la sociedad nueva, la sociedad democrática que nosotros estamos empeñados a construir. Ese es el plan que dejó el Comandante Chávez al pueblo de Venezuela y que vamos a cumplir.

AMY GOODMAN: ¿Cómo describiría la revolución bolivariana a aquellos que viven fuera de venezuela? Remontándonos a Hugo Chávez, el anterior presidente, y su propio suegro, hasta la presidencia actual de Maduro.

JORGE ARREAZA: La Revolución Bolivariana es una revolución de la independencia, de la libertad, se llama bolivariana por Simón Bolívar, que fue el que independizó a los países de América del Sur del imperio español de entonces, y Hugo Chávez la tomó y el pueblo la asumió. Es una revolución por la paz, en una revolución para que se democratice el acceso libre y gratuito a la educación, a la salud, a la vivienda, a la cultura, a la ciencia, a todos los aspectos de la vida, al capital, a la tierra, a democratizar, que todo sea compartido y que puedan convivir la empresa pública y la empresa privada, que podamos todos vivir respetando las leyes y respetando el bien común. Ese es el socialismo democrático que nosotros queremos construir, esa es la revolución bolivariana.

Por supuesto, para eso necesitamos los recursos naturales de Venezuela, el petróleo de Venezuela, la riqueza de Venezuela, y esa riqueza es la que quiere tener el imperialismo en su poder, es la que quiere tener la élite que gobierna en Estados Unidos en su poder, y por eso tantos ataques, tantos intentos de golpe, tantos intentos de matar a los presidentes de Venezuela y este intento que está ocurriendo en estos días.

AMY GOODMAN: ¿Qué le dice a quienes antes apoyaron la revolución bolivariana, pero dicen ahora que Maduro no ha seguido ese legado? Me refiero, por ejemplo, a los millones de personas que se han ido del país.

JORGE ARREAZA: Tienen derecho a cambiar de opinión. Venezuela es una democracia. Ellos pueden entrar y salir de su país cuando quieran. Son migrantes económicos, si piensan distinto como pensaban, nosotros haremos lo posible para para reivindicar aquello que ellos seguramente se han confundido, alienado, los medios de comunicación, la guerra psicológica, CNN, todo este ataque contra Venezuela, Fox News, BBC, “all over the world”. Todo el mundo se ha metido en Venezuela en la guerra psicológica. Los Gobiernos opinando contra las instituciones venezolanas, desconociendo las instituciones venezolanas. Nosotros vamos a insistir continuar por el camino de garantizar los derechos sociales del pueblo venezolano, y estoy seguro que volverán y que se volverán a sumar a la Revolución Bolivariana.

AMY GOODMAN: Permítame preguntarle acerca de Human Rights Watch y el grupo no gubernamental Foro Penal, quienes hace poco publicaron un reporte acusando a la inteligencia venezolana y a las fuerzas de seguridad de detener y torturar al personal militar acusado de conspirar en contra del Gobierno. El reporte asegura que “algunos detenidos fueron objeto de indignantes abusos que equivalen a una tortura para obligarlos a dar información sobre presuntas conspiraciones”.

Entre tanto, Argentina, Canadá, Chile, Colombia, Paraguay y Perú instaron en septiembre a la Corte Penal Internacional a investigar los abusos en Venezuela. Human Rights Watch aplaudió la acción y dijo que en 2014 y 2017 las fuerzas de seguridad venezolanas cometieron abusos sistemáticos contra opositores, incluyendo tortura.

Las investigaciones de Human Rights Watch revelan que se detuvieron más de 5.400 personas entre abril y julio de 2017. Las fuerzas de seguridad golpearon severamente a los detenidos y los torturaron con descargas eléctricas, asfixia, abuso sexual y otras técnicas brutales. Estas son las alegaciones de Human Rights Watch y de estos países que han llevado a Venezuela a la Corte Penal Internacional.

JORGE ARREAZA: Es parte del espectáculo, parte del show, parte del guión contra Venezuela. Que lo muestren, que lo comprueben. Nosotros estamos esperando la visita de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, Michelle Bachelet. Que venga a Venezuela. Ningún país es perfecto en la materia de garantía de derechos humanos, pero en Venezuela hemos hecho un esfuerzo sobrehumano. Hace 20 años, 30 años en Venezuela había represión, todos los días mataban estudiantes, todos los días había tortura en todas las cárceles de Venezuela. Si hay algún caso de abuso policial, si hay algún caso de exceso de uso de la fuerza, eso se procesa por la Justicia venezolana, pero pero que nos den el elemento, que nos den las pruebas, no listas y números. Tortura generalizada, eso es parte del guión, del pretexto, de la confabulación para justificar una intervención y un golpe en Venezuela.

AMY GOODMAN: Explique qué sucedió el 4 de agosto, algo sin precedentes en el mundo: el primer intento de asesinato con drones contra un líder de Estado. Fue en contra de Maduro, frente al Palacio de Justicia, mientras daba un discurso. ¿Qué sucedió?

JORGE ARREAZA: Un ataque con drones, un intento de magnicidio que fue organizado en Colombia y en Miami. Nosotros tenemos los datos, la información, nombres, apellidos, la ubicación en tal municipio, en tal Hacienda, tantos días, el tipo de drones, los chips, los números de los chips, que eran de compañías telefónicas estadounidenses, las llamadas telefónicas desde Miami a los terroristas las tenemos grabadas, las confesiones de los detenidos.

Le hemos enviado la información al Gobierno de Colombia, la solicitud de extradición de los venezolanos que participaron desde territorio colombiano y de los colombianos también, le hemos enviado al Gobierno de Estados Unidos las solicitudes de extradición de venezolanos en Miami que participaron. Hay un periodista que se llama Jaime Bayly en Miami, que tiene un show de televisión todos los días en vivo, que confesó que estuvo en una reunión una semana antes de este intento de asesinato.

AMY GOODMAN: ¿Y a quién le dieron esa información?

JORGE ARREAZA: A las autoridades judiciales y ejecutivas de Colombia, a la embajada norteamericana y a las autoridades judiciales. Estamos esperando que nos respondan por las solicitudes de extradición de ciudadanos venezolanos que estuvieron involucrados. Silencio, no ha habido respuesta, no hay investigación, los protegen.

AMY GOODMAN: Escuchemos al presidente venezolano Nicolás Maduro, quien culpó a Colombia del ataque.

NICOLÁS MADURO: Han intentado asesinarme el día de hoy y no tengo duda que todo apunta a la derecha, a la ultraderecha venezolana, en alianza con la ultraderecha colombiana, y que el nombre de [el presidente colombiano] Juan Manuel Santos está detrás de este atentado. No tengo dudas. Las primeras investigaciones nos indican que varios de los responsables intelectuales, financistas, de este atentado contra mi vida viven en Estados Unidos de Norteamérica, en el estado de la Florida. Espero que el Gobierno del presidente Donald Trump esté dispuesto a combatir grupos terroristas que pretenden cometer más homicidios o atentados contra países pacíficos de nuestro continente, como en este caso, Venezuela”.

AMY GOODMAN: ¿Por qué Colombia, Ministro Arreaza?

JORGE ARREAZA: Colombia está siendo utilizada por el Gobierno de Estados Unidos para atacar directamente a Venezuela. En Colombia hay una situación de guerra, hay una situación de violencia, matan a los líderes sociales todos los días, y el Gobierno de Santos y el Gobierno de Duque son parte de la conspiración contra Venezuela. Es el odio de la oligarquía colombiana más las órdenes que da el Gobierno de los Estados Unidos para que ataquen a Venezuela.

Tenemos las pruebas en la mano, tenemos los nombres, tenemos las evidencias, y el Gobierno colombiano en vez de capturar a los responsables, o al menos investigar el intento de magnicidio, ir a los sitios que le dijimos dónde se entrenaron los paramilitares que trataron de matar al presidente Maduro, lo que hacen es protegerlo y le han dado incluso estatus de refugiado al máximo responsable y financista de esa operación. Es un descaro, es parte de la guerra contra Venezuela.

AMY GOODMAN: Justo antes del intento de asesinato con drones contra Maduro, el vicepresidente Mike Pence estuvo de visita en Latinoamérica, y estando en Lima, Perú, dijo: “hay que hacer más para aislar al presidente venezolano Nicolás Maduro”. Veamos el video.

MIKE PENCE: “Tenemos que apoyar a nuestros hermanos y hermanas que sufren en Venezuela. Y puedo asegurarles que Estados Unidos no descansará y no cederá hasta que se restaure la democracia en Venezuela y los venezolanos recuperen su derecho natal de libertad”

AMY GOODMAN: Ese era el vicepresidente Pence. En junio el presidente Maduro llamó a Pence “víbora”, y prometió frustrar lo que llamó “los intentos de Washington por sacarlo del poder”

NICOLÁS MADURO: Cada vez que la culebra venenosa de Mike Pence abre la boca yo me siento más fuerte, más claro de cuál es el camino. El camino es nuestro, es venezolano, no es el que nos señala Mike Pence, ni veinte culebras venenosas, ni veinte víboras como Mike Pence. No es lo que él dice lo que va a hacer Venezuela. Fracasado y derrotado, Mike Pence, sí, te hemos derrotado y te vamos a derrotar, Mike Pence, donde estés, adonde viajes, Mike Pence. La Revolución Bolivariana se hace cada vez más fuerte.

AMY GOODMAN: Ese era el presidente Maduro en respuesta al vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, y a su propuesta de aislar a Maduro.

JORGE ARREAZA: Mike Pence es uno de los ideólogos, de los planificadores de la agresión contra Venezuela. Un hombre de extrema derecha, un hombre religioso, obsesionado contra Venezuela, y además ha hecho giras por América Latina, se ha reunido, ha logrado que Gobiernos como el de Ecuador después de su visita cambien su posición sobre Venezuela.

Mike Pence y Marco Rubio presionan a los países en la Organización de Estados Americanos, la OEA, para que cambien sus votos. Los amenazan abiertamente hasta por televisión: “Si no votan a favor de la resolución contra Venezuela de Estados Unidos nosotros le vamos a cortar la ayuda, no vamos a cooperar más con ustedes”. En la última votación en la OEA varios países del Caribe fueron sujeto de grandes presiones para que desconocieran al Gobierno de Venezuela, presiones económicas. Es la extorsión del Gobierno de Estados Unidos contra estos países, dignos países, que están tratando de salir adelante a pesar de los Estados Unidos, y Mike Pence es uno de los principales dirigentes de esa operación contra Venezuela.

AMY GOODMAN: Acabamos de ver cómo Jair bolsonaro, el ex capitán del ejército de extrema derecha, alguien que ha alabado la dictadura militar de Brasil, ha asumido como presidente de ese país, tomando un rumbo completamente diferente a las presidencias anteriores, incluso reescribiendo los libros escolares. ¿Qué importancia de esa elección y qué significa para venezuela?

JORGE ARREAZA: Es peligroso no solo tanto para Venezuela, para la región, que el fascismo esté resurgiendo en un país tan importante como Brasil, que tengamos ahora un presidente racista, un presidente que odia a las mujeres, a la comunidad de sexodiversidad, que odia a las poblaciones más pobres. Es terrible lo que va a ocurrir, va a haber persecuciones, los ricos van a apoderarse de todos los procesos de producción en el Brasil, el neoliberalismo, las privatizaciones de la salud, de la educación, no va a haber más inversión social en Brasil, todo lo que hicieron los Gobiernos del Partido de los Trabajadores de los presidentes Lula y de la presidenta Dilma va a ser borrado de la historia. Es terrible lo que pasa en Brasil pero es problema de los brasileños y ellos tienen que resolverlo por las vías democráticas. Ojalá que cuenten con el apoyo y la solidaridad de Venezuela pero tienen que resolverlo. Y así como nosotros no nos metemos en ese problema de Brasil, que no se meta Brasil en los problemas de Venezuela y que nos respete, es todo lo que pedimos.

AMY GOODMAN: Acabamos de hablar Bolsonaro, pero al mismo tiempo que vemos una ola derechista en Latinoamérica, también hay un nuevo presidente de México, nadando contra corriente, Andrés Manuel López Obrador. ¿Que significa eso para ustedes?

JORGE ARREAZA: Es muy importante porque el Gobierno mexicano es… México es un gran país frontera con Estados Unidos, uno de los países más interesantes y más relevantes para América Latina, y que allí haya logrado ganar un Gobierno independiente, un Gobierno que quiere la soberanía de México, que quiere que se tomen las decisiones en México y no en Washington, es muy importante.

Y lo que está haciendo Andrés Manuel López Obrador es lo que debemos hacer todos en el mundo, es respetar los principios del derecho internacional, la no intromisión, la no interferencia, la no injerencia en los asuntos de otros países, el respeto a las soberanías nacionales, el procurar la paz, el procurar el diálogo, el no apoyar golpes de Estado. Lo que está haciendo el presidente de México es lo que tienen que hacer todos los presidentes del mundo, pero nosotros en América Latina, que llegue un presidente que haga lo que se debe hacer es una buena noticia porque siempre hemos estado dominados por los Estados Unidos.

AMY GOODMAN: Antes de terminar quisiera preguntarle sobre la libertad de prensa en Venezuela. El pasado diciembre el periódico El Nacional, de 75 años de antigüedad, publicó su última edición. Era la publicación opositora más grande que permanecía en Venezuela. El Comité para la Protección de los Periodistas reportó que el cierre se debió a las restricciones que impuso el Gobierno al acceso a los periódicos. De acuerdo con el Comité más de 20 publicaciones venezolanas han sido forzadas a cerrar debido estas restricciones. Natalie Southwick, miembra de ese comité, dijo que “la desaparición de El Nacional es la última baja de la expansiva campaña del Gobierno venezolano para silenciar el periodismo crítico, y limitar las voces de la prensa independiente en el país”. ¿Cual es su respuesta?

JORGE ARREAZA: En Venezuela hay total libertad de expresión, total libertad de prensa. Este periódico en particular, El Nacional, antes estaba acostumbrado a que, con subsidio, antes de las sanciones, antes del bloqueo, con subsidio ellos podían, del Gobierno, obtener el papel para imprimir. Ahora tienen que importarlo ellos mismos y no dicen que son las sanciones, el bloqueo de Estados Unidos que hace difícil, que lo hace mucho más caro, no, “es el Gobierno, es culpa del Gobierno, por eso cerramos”. Es un periódico que vendía muy pocos ejemplares además.

Pero es falso, usted tiene que revisar las redes sociales. Busque allí “matar a Maduro”, “maldito Maduro”, por todo y todos los líderes o dirigentes de la oposición insultan dicen lo que les da la gana y están tranquilos haciendo vida política en Venezuela. Usted puede ver cuántos canales de televisión, cuántas emisoras de radio todos los días insultan, apoyan golpes de Estado contra el presidente Maduro y ahí están. De manera que es un absurdo, es parte del guión, es parte del espectáculo esto de la libertad de expresión, de los derechos civiles es parte de esta operación estadounidense y occidental contra Venezuela.

AMY GOODMAN: ¿Cuál es mensaje para el Gobierno de Trump?

JORGE ARREAZA: A pesar de las diferencias tenemos que buscar el diálogo. El presidente Maduro quisiera reunirse con el presidente Trump y estoy seguro que muchas cosas se resolverían si se ven directamente a los ojos, si se dan la mano, si se escuchan, si logran entender la necesidad de respetar a las democracias que son distintas en América Latina, a los modelos que son distintos al modelo estadounidense. Nosotros tenemos críticas de la democracia en Estados Unidos: elecciones de segundo grado, tienes que estar inscrito en uno de dos partidos, solo dos partidos pueden llegar a la presidencia en Estados Unidos, tienes que hacer lobby y tienes que tener mucho dinero. Un conductor de autobús como Nicolás Maduro no pudiese ser presidente en los Estados Unidos. ¿Es eso democracia? No lo sé, pero es problema de los Estados Unidos. Bueno, igual es problema de los venezolanos su democracia, su desarrollo democrático y lo que tenemos que hacer es respetarnos, dialogar, cooperar, entendernos. Ojalá un día Estados Unidos respete América Latina y el Caribe.

AMY GOODMAN: ¿Le preocupa que en un momento de crisis nacional… me refiero al cierre del Gobierno de Estados Unidos… el presidente Trump use una situación del exterior, tal vez la de Venezuela, para desviar la atención?

JORGE ARREAZA: Es posible. Siempre en Estados Unidos la élite gobernante ha distraído la atención invadiendo países, fomentando guerras falsas. El propio presidente Trump ha dicho que no debieron haber invadido Irak, que la situación en Irak hoy peor que antes, que ahora hay grupos terroristas gracias a la invasión de Estados Unidos a Irak. Lo mismo en Libia, hay grupos terroristas por todas partes. La migración desde África hacia Europa gracias a la invasión. Pero lo hacen para distraer los problemas económicos, los problemas políticos en Estados Unidos.

Ojalá que Estados Unidos respete al mundo, que no se crea el dueño del mundo, que no se crea el policía del mundo, que se dedica a sus asuntos y que se dedica a cooperar con los pueblos del mundo. Ojalá haya una reflexión y ojalá, estoy seguro que el pueblo estadounidense elegirá en el futuro nuevos líderes y que logrará construir una verdadera democracia en Estados Unidos. Nosotros tenemos confianza en la clase trabajadora de los Estados Unidos.

AMY GOODMAN: Finalmente, usted vino a Nueva York a reunirse con el Secretario de Naciones Unidas, Antonio Guterres. ¿Cuales son sus demandas?

JORGE ARREAZA: En primer lugar que él supiera que el presidente Maduro ha incluido en el plan de la nación, el plan de la patria para los próximos seis años los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la Agenda 2030, que el plan de la ONU es el plan de Venezuela, estamos en total sintonía, y habría una revolución en el mundo si se cumplen esos objetivos de desarrollo sostenible.

En segundo lugar para ponerlo al día de los acontecimientos en Venezuela, él maneja muy bien la información, le hicimos algunas aclaratorias, algunos nombres, algunas circunstancias y él lo que ha dicho es: “No puede haber intervencionismo de Estados Unidos en Venezuela ni de ningún país, los venezolanos tienen que resolver esto con diálogo, tienen que resolver esta situación entre los venezolanos, y cuenten con el apoyo de Naciones Unidas para lograr ese acercamiento entre los venezolanos”. Fue muy respetuoso y muy cordial el Secretario General.

AMY GOODMAN: Jorge Arreaza, canciller de Venezuela, muchas gracias por estar con nosotros. Esto es DemocracyNow! Democracynow.org. El Informativo de guerra y paz. Soy Amy Goodman. Gracias por acompañarnos.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio