Más de 1.600 presos de Nueva York pasaron la semana del vórtice polar encerrados sin luz ni calefacción

Reportaje04 de febrero de 2019

Más de 1.600 presos alojados en el centro de detención federal de Brooklyn tuvieron que soportar temperaturas extremas bajo cero durante la ola de frío polar de la semana pasada, sin calefacción, luz, agua caliente para las duchas ni comidas calientes. Los manifestantes se reunieron durante todo el fin de semana para protestar contra las condiciones de vida en el Centro Metropolitano de Detención que es administrado por la Oficina Penitenciaria. Los presos se comunicaban con los manifestantes mediante golpes en las ventanas de las celdas. El domingo a la tarde, los guardias arrojaron gas pimienta a algunos manifestantes, entre ellos familiares de los reclusos. Democracy Now! se encontraba en ese lugar. Cerca de las 6.30 de la tarde, los agentes dijeron que la electricidad había sido restablecida. Para saber más de este tema,hablamos con Brad Lander, miembro del concejo de la ciudad de Nueva York que habló con los presos y los funcionarios penitenciarios este fin de semana.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Seguimos en Democracy Now! Soy Amy Goodman. Concluimos el programa de hoy aquí en Nueva York, en donde más de 1.600 presos de un centro de detención federal de Brooklyn fueron obligados a soportar heladoras temperaturas durante el vórtice polar de la semana pasada en celdas sin calefacción, sin luz, sin agua para las duchas, y sin recibir comidas calientes. El fin de semana se realizaron protestas en contra de las condiciones en el Centro de Detención Metropolitano, operado por la Oficina Federal de Prisiones. Los problemas en la prisión han sido constantes. Los funcionarios dijeron que la falla eléctrica fue, en parte, resultado de un incendio ocurrido la semana anterior, y que la cárcel estaba recibiendo electricidad del sistema de emergencia. La Sociedad de Ayuda Legal dijo que le escribió al director de la cárcel el 22 de enero para exigir que se restableciera la calefacción, antes de que se presentaran temperaturas “peligrosas para la vida humana”. Mientras se difundían las noticias de las condiciones en las que se encontraban los presos, grupos de manifestantes se reunieron al exterior de la prisión, conocida como MDC. Los presos se comunicaron con ellos golpeando las ventanas de la cárcel. El domingo por la tarde, varios manifestantes, entre ellos familiares de los encarcelados, fueron rociados con gas pimienta por los guardias de la prisión. Democracy Now! estuvo allí y habló con familiares y activistas, incluida la copresidenta de la Marcha de Mujeres, Linda Sarsour.

MANIFESTANTE: Háganles saber que se alegran de que estemos aquí por ustedes. ¡Golpeen esas ventanas!

LINDA SARSOUR: Un grupo de activistas, organizadores y familiares han estado aquí desde ayer. Muchos de nosotros dormimos anoche aquí, en el suelo delante del MDC. Hemos ideado un sistema de comunicación con los hermanos reclusos que funciona muy bien. Les hacemos preguntas, y ellos responden golpeando las ventanas. Y las respuesta se han dado al unísono, literalmente. Si dicen sí, todo el mundo dice sí. Si dicen no, no. Y el hecho de que no estén juntos en las mismas celdas y puedan responder preguntas nos hace creer que lo que nos están diciendo es la verdad. Acabamos de ver a algunos reclusos reconocer las voces de sus familiares y comenzar a hablarnos desde un área diferente por aquí arriba. Hay videos de personas hablando con sus mamás: “Mamá, te escucho. Mamá, te veo”. Fue realmente doloroso ver a la gente hablar con sus familiares. No llevaban camisas. Hace frío. Y sabemos que no tienen calefacción adentro. Una de las madres fue a verificar si era su hijo el que le hablaba desde allí adentro sin camisa. Ella entró con algunas personas. De repente los guardias penitenciarios comenzaron a golpear a la gente y a tirarla al suelo, rociando con gas pimienta a la mamá y al resto, a la prensa. Agarraron a los camarógrafos y los sacaron a empujones, había gente cayendo por las escaleras. Fue realmente horrible ver esto. Y lo único que la mamá quería hacer era entrar y confirmar si era su hijo quien le hablaba desde esta otra área no designada, que ni siquiera sabemos qué área es. Él estaba subido a las rejas de la ventana. Es horrible. El director de la prisión no ha respondido. Ayer, la Alcaldía envió camiones con mantas para todos, generadores de energía. Abogados de la organización Defensores Federales ingresaron a ver a sus clientes, y les preguntaron: “¿Les llegaron las mantas?”. Cero mantas. Ninguna de estas personas ha recibido mantas. Nos dijeron que ayer recibieron su primera comida del día a las seis de la tarde. No les están dando comidas calientes. No tienen agua caliente. Esto es inhumano. Es cruel. Hay personas sufren de asma que no están pudiendo usar nebulizadores, personas que tienen máquinas para el apnea del sueño que no pueden usar esas máquinas durante la noche, lo cual aumento el riesgo de que sufran un accidente cerebrovascular. Allí hay personas que tienen diabetes. Hay gente mayor, gente que necesita medicamentos, que no ha tenido acceso a atención médica. Esto es indignante. Y el problema de las familias es que ni siquiera saben si su familiar está vivo. Ese es el problema aquí.

JUMAANE WILLIAMS: Lo que más me sorprendió allí…

AMY GOODMAN: Jumaane Williams, concejal de la ciudad de Nueva York.

JUMAANE WILLIAMS: …fue la descarada indiferencia hacia la situación de urgencia por todo lo que estaba pasando. Pueden pasar cosas. Pueden haber emergencias. Pero se tiene un plan. Allí no hubo ningún plan y al parecer no les importó. Les preguntamos sobre lo que están haciendo para regular la calefacción adecuadamente. El director de la prisión dijo que el contratista se fue a casa. ¿De qué está hablando? Consiga otro contratista y arregle esto como si fuera su casa. Le preguntamos al director por qué no recibía las mantas y el generador que la Oficina para el Manejo de Emergencias de la ciudad… no aceptaba. No tenía excusa. Dijo: “No lo hicimos. Tal vez lo hagamos ahora”, porque era una emergencia. Era una emergencia el domingo pasado cuando sucedió. ¿De qué esta hablando? Lo que está pasando ahí es un microcosmos de lo que ocurre en este país. El hombre que está en la Casa Blanca y las personas que lo siguen apoyando, todas ellas, ni siquiera saben dónde están los menores que fueron separados en la frontera. Son niños de color. Por eso los perdieron. La mayoría de las personas aquí son de color, por eso no les importa lo que aquí ocurre. Incluso los que no lo son vienen de las comunidades más pobres, así que no les importa. Pero a nosotros sí nos importa. Y vamos a permanecer aquí hasta que esto se resuelva. Y si tenemos que paralizar algo, lo vamos a hacer.

ELIZABETH: Me llamo Elizabeth. Estoy aquí por mi hermano Jason, quien ha estado aquí en el MDC durante los últimos cinco años. La situación con la calefacción no es nueva. Sucedió el año pasado. Pero por fortuna para Jason, tiene una familia que le envía dinero, y puede comprar lo que necesita para cubrirse con más ropa y tener mantas, alimentos y recursos. Estoy aquí porque, primero, quiero que mi hermano sepa que lo amo; segundo, no quiero que este problema continúe. Dios no quiera que las temperaturas vuelven a descender. Estoy realmente preocupada por su salud. Contactamos a su abogado y le exigimos que investigara lo que estaba pasando. Este problema es constante, el año pasado no hubo electricidad por tres o cuatro días tampoco hubo calefacción por tres, cuatro días el año pasado. Ya sabe… es indignante. Y cuando Nydia Velázquez salió, dijo que había colchones mojados por goteras en el techo, techos que se estaban desmoronando y cosas así. Es simplemente repugnante. Y podemos imaginarnos los bichos y los roedores y todo lo demás que habrá allí dentro. Es asqueroso. Pero esto ha restaurado mi fe en la humanidad. Me ha hecho sentirme muy orgullosa de ser neoyorquina. Nadie quiere ver a otro ser humano sufrir, especialmente con lo que sabemos sobre las sentencias, sentencias extremas y el maltrato a las personas, sobretodo cuando muchas de las personas que hay aquí ni siquiera han sido condenadas, no quiere decir que eso marque una diferencia, pero están esperando solo porque son pobres y no pueden pagar la fianza. Desafortunadamente esa es la situación. Así que, por fortuna, toda la gente se movilizó por ellos.

AMY GOODMAN: Voces de la protesta a las afueras del MDC, Centro Metropolitano de Detención. Un agradecimiento especial a Tey-Marie Astudillo y Ariel Boone por ese reporte. Alrededor de las 6:30 p.m. del domingo funcionarios oficiales dijeron que la electricidad fue restaurada, pero muchas celdas aún carecen de calefacción. Mientras la gente se manifestaba afuera, varios legisladores recorrieron el Centro de Detención Metropolitano. Uno de ellos, a quien se ve de pie junto a Jumaane Williams, el concejal de la ciudad que estaba hablando afuera, fue Brad Lander, concejal de la ciudad de Nueva York. Lander nos acompaña ahora. Tenemos muy poco tiempo. ¿Se ha restaurado la electricidad?

BRAD LANDER: La electricidad fue restaurada anoche a las 6:30, casi una semana después de haberse interrumpido.

AMY GOODMAN: Pero las personas continúan reportando que se están congelando.

BRAD LANDER: Hace frío en esa instalación [penitenciaria]. Se van a necesitar mayores cambios para calentar lo suficiente ese lugar en los días más fríos.

AMY GOODMAN: ¿Cómo es posible que no hubiera un plan, teniendo en cuenta el vórtice polar esta semana, con gente congelándose allí adentro?

BRAD LANDER: Toda esta situación, que no hubiera ningún plan de emergencia, y que cuando se interrumpió la electricidad hace una semana, el domingo pasado, actuaran sin ninguna urgencia. Pudieron haber tenido un plan de emergencia. Si hubiera habido un contratista las 24 horas disponible, se habría podido restablecer la electricidad el martes.

AMY GOODMAN: Esta es una prisión federal. El alcalde de Blasio envió cientos de mantas. ¿No las distribuyeron?

BRAD LANDER: Simplemente no se considero que esto era una urgencia, ni el personal, ni los funcionarios de la prisión, ni el administrador de las instalaciones. no se valoró el hecho de que había seres humanos en esas celdas, y que tenían derecho a hablar con sus familias, que necesitaban luz… estaban comiendo en la oscuridad. Además sus baños están en sus celdas. Ellos estaban allí. No pudieron bañarse durante 48 horas. Realmente fue una pesadilla.

AMY GOODMAN: ¿Quién es responsable de esto?

BRAD LANDER: La Oficina Federal de Prisiones. La Oficina Federal de Prisiones.

AMY GOODMAN: Jerry Nadler es el jefe del Comité Judicial de la Cámara.

BRAD LANDER: Sí, lo es.

AMY GOODMAN: Estuvo allí ambos días este fin de semana.

BRAD LANDER: Y estuvo allí conmigo el sábado y el domingo. Y dice que va a tener audiencias para asegurarse de que esto se solucione.

AMY GOODMAN: Brad Lander, concejal de la ciudad de Nueva York, muchas gracias. Soy Amy Goodman. Gracias por estar con nosotros.


Traducido por Iván Hincapié. Editado por Igor Moreno Unanua y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio