Glenn Greenwald: Trump pide “un cambio” en Irán mientras respalda a dictadores en todo el mundo

Reportaje02 de enero de 2018

Al menos 22 personas murieron y cientos fueron detenidas en la represión impulsada por las autoridades iraníes para sofocar las mayores protestas contra el Gobierno que se realizan desde el año 2009. El presidente Donald Trump respondió a las protestas del lunes con una de sus primeras publicaciones del año nuevo en Twitter: “¡ES HORA DE UN CAMBIO!”. “Este es el mismo presidente que, hace no más de tres meses, anunció la prohibición de ingreso a Estados Unidos de ciudadanos iraníes”, afirma Glenn Greenwald, periodista ganador del premio Pulitzer. “Es una persona que está alineada con los peores y más salvajes dictadores del mundo”.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

JUAN GONZÁLEZ: En el programa de hoy nos acompaña el periodista ganador del Premio Pulitzer Glenn Greenwald, con quien vamos a analizar algunas de las noticias más importantes del 2017 y las perspectivas para el 2018. Comenzamos con la política del presidente Trump con respecto a Irán, donde las autoridades reprimieron con gases lacrimógenos y cañones de agua la mayor manifestación contra el gobierno que se registra desde 2009, causando al menos 22 muertes y cientos de manifestantes detenidos. Las protestas, que comenzaron la semana pasada y se extendieron rápidamente por varias ciudades de Irán, buscan denunciar la alta tasa de desempleo, la desigualdad salarial y el aumento del costo de la vivienda. Además, se realizaron marchas contra el líder supremo iraní Ali Khamenei y el presidente Hassan Rouhani. El domingo, Rouhani dijo que el pueblo iraní tiene derecho a protestar, pero que se respondería con firmeza a la violencia.

PRESIDENTE HASSAN ROUHANI: Les pido a todas las fuerzas de seguridad, a las fuerzas policiales, que hasta el momento no se han comportado de manera violenta hacia la gente, les pido que actúen con moderación para que nadie salga herido. Sin embargo, al mismo tiempo, para preservar la paz y tranquilidad en nuestro país, en nuestra nación, para preservar todo esto debemos mantenernos firmes y actuar con decisión.

JUAN GONZÁLEZ: En uno de sus primeros tuits del año, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, hizo alusión a las protestas el lunes diciendo: “Irán está fracasando en todos los niveles a pesar del terrible acuerdo que firmaron con el gobierno de Obama. El gran pueblo iraní lleva muchos años oprimido. Tiene hambre de comida y de libertad. Junto con los derechos humanos, están saqueando la riqueza de Irán. ¡ES HORA DE UN CAMBIO!”. Por su parte, el presidente iraní Rouhani rechazó los comentarios del presidente Trump.

PRESIDENTE HASSAN ROUHANI: Este hombre, Donald Trump de Estados Unidos, que hoy se muestra solidario con nuestro pueblo, ha olvidado que hace tan solo unos meses calificó a la nación iraní como una nación terrorista. Esta persona, que está profundamente en contra de la nación iraní ¿hoy quiere sentir lástima por los iraníes? Queda la pregunta planteada, y la sospecha abierta.

JUAN GONZÁLEZ: El presidente Trump acaba de tuitear: “El pueblo de Irán está actuando por fin contra el brutal y corrupto régimen iraní. Todo el dinero que les dio tontamente el presidente Obama fue a parar al terrorismo y a sus “bolsillos”. El pueblo tiene poca comida, mucha inflación y no hay respeto a los derechos humanos. ¡Estados Unidos está mirando!”. Eso tuiteó Trump hace unos minutos. Bueno, para ampliar esta información nos acompaña desde Río de Janeiro, Brasil, el periodista ganador del Premio Pulitzer y cofundador del portal periodístico The Intercept, Glenn Greenwald. Glenn, antes que nada ¡feliz año nuevo! Espero que este año tengas buenas noticia, al menos mejores que el año pasado. En primer lugar, danos tu mirada de lo que está sucediendo en Irán, este estallido social, con protestas que comenzaron a fines de la semana pasada, que claramente sorprendieron no solo a los líderes de Irán, sino a todo el mundo.

GLENN GREENWALD: Irán es un país de 80 millones de habitantes, extremadamente complicado y complejo. Y creo que para poder analizar qué es exactamente lo que está impulsando las protestas en Irán debemos remitirnos a la gente iraní, a quienes están inmersos en la sociedad civil iraní, y evitar esta especie de expertos que suelen aparecer de un día para otro en Occidente y se ponen a opinar sobre estos asuntos a distancia y sin mucho conocimiento. Incluso entre los comentaristas iraníes, hay análisis contrapuestos en cuanto a la motivación principal de las protestas, si es la privación económica o la movilización por mayores derechos políticos; y también si lo que se exige es ciertas reformas en el gobierno o si hay un deseo real de cambiar el gobierno. Entonces, realmente creo que lo único que podemos decir a la distancia es que salir a la calle a protestar contra nuestro gobierno sin que nos disparen o nos detengan es un derecho humano universal, y nos debemos solidarizar con la gente que se está movilizando para que su gobierno sea mejor. Pero lo que sí creo que podemos y tenemos que analizar es la postura del gobierno de Estados Unidos y de otros gobiernos occidentales en términos de política exterior y de cómo están reaccionando a lo que sucede en Teherán. Eso es algo que creo que merece importantes comentarios de nuestra parte. Recordemos que durante mucho tiempo el cambio de régimen en Irán fue un tema de agenda central de la política exterior de muchos sectores. Allá por el 2005 o 2006 los neoconservadores, después de haber derrocado a Saddam Hussein, decían: “Los verdaderos hombres van a Teherán”. Realmente estaban más que ansiosos por facilitar el cambio de régimen en Irán. O sea que hay gente que tiene un gran interés en generar agitación e inestabilidad en Irán, y que finge preocuparse por el pueblo iraní pero en realidad el pueblo iraní no les importa en absoluto. Y podemos nombrar en primer lugar a Donald Trump, que como ustedes acaban de mencionar publicó un tuit expresando su seria preocupación por el bienestar de los iraníes. Pero es el mismo presidente que hace menos de tres meses anunció un veto a la entrada de iraníes a Estados Unidos. Es alguien que está alineado con los peores y más salvajes dictadores, en Arabia Saudita y otros lugares del mundo. Muchos comentaristas occidentales que están expresando su preocupación por la situación de los derechos humanos en Irán son parte de centros de producción de conocimiento financiados por otras dictaduras y tiranos opresores de la misma región. Entonces, creo que debemos mantener un escepticismo extremo cuando escuchamos a personas como Donald Trump o miembros de centros de producción de conocimiento de Washington, que buscan mostrar que su deseo de intervenir en Irán viene de la preocupación por los derechos humanos o el bienestar del pueblo iraní. Creo que en lo que se refiere a política exterior, lo mejor que puede pasar es que Estados Unidos permanezca al margen de esto, que es una disputa política interna de Irán.

JUAN GONZÁLEZ: Glenn, recién mencionabas a Arabia Saudita. No se trata solo de Arabia Saudita, también podemos nombrar a Egipto o Filipinas; países que tienen dictadores y líderes autoritarios a quienes Trump ha elogiado. Y ahora, de repente, más rápido que la luz sale a publicar comentarios sobre el derechos del pueblo iraní a levantarse contra su gobierno… bueno, no debería sorprendernos viniendo de Trump, pero ciertamente es algo que da para reflexionar a quienes crean que este gobierno tiene algún tipo de interés en los derechos humanos.

GLENN GREENWALD: Sí, o sea, en primer lugar tengamos en cuenta que el eje de la política exterior de EE.UU. —básicamente, desde el final de la Segunda Guerra Mundial y durante la Guerra Fría, e incluso luego de la caída de la Unión Soviética— ha sido apoyar, acoger y alinearse con dictadores, tiranos y regímenes represivos en tanto y en cuanto fueran funcionales a los intereses de Estados Unidos. Entonces, cualquiera que crea realmente que los pronunciamientos oficiales de Washington están motivados por la rabia ante la represión o el interés en defender los derechos políticos de la gente de otros países, bueno, sería asombrosamente ingenuo quien crea eso, por decirlo amablemente. Justo esta semana, Juan, hubo una filtración increíble, publicada por la organización periodística Politico, de un comunicado del Departamento de Estado para el Secretario de Estado Rex Tillerson que decía explícitamente algo que siempre ha sido obvio pero no suele expresarse de un modo tan claro, que el gobierno de EE.UU. realmente no cree en los derechos humanos; los usa como arma para debilitar y atacar países que no sirven a sus intereses. Usan las denuncias de abusos contra los derechos humanos cuando quieren debilitar y dañar a gobiernos que van en contra de su agenda política, como sucede con Irán, y al mismo tiempo —esto estaba en el comunicado, no lo estoy diciendo yo, es lo que dice el comunicado del Departamento de Estado— pasan por alto e incluso aprueban el comportamiento represivo de sus gobiernos aliados. Y esto trasciende al gobierno de Trump. O sea, veamos cómo funciona oficialmente Washington, en cuanto a, digamos, sus principales centro de producción de conocimiento, La Institución Brookings, por ejemplo, que se ha vuelto altamente popular entre los liberales en la era de Trump, tiene un financiamiento de decenas de millones de dólares del gobierno de Qatar, uno de los regímenes más represivos del planeta. El Center for American Progress, que es probablemente el principal centro de producción de conocimiento del Partido Demócrata en Estados Unidos, tiene financiamiento… uno de sus principales patrocinadores es el gobierno de Emiratos Árabes Unidos. Entonces, cuando escuchamos a esa gente, gente del gobierno de Trump que se han alineado con los dictadores más brutales del mundo durante décadas, que reciben financiamiento de tiranos, que salen a decir que actúan motivados por un deseo de liberar a las personas de la opresión, instantáneamente deberíamos saber que hay otras agendas en juego. Y esto es muy importante, porque no es solo “Miren, estamos revelando la hipocresía o el engaño”; sino que los motivos que tiene un Gobierno al intervenir en los asuntos de otros países, van a determinar el resultado de la intervención. Mira lo que sucedió en Libia, donde gente como Anne-Marie Slaughter, Hillary Clinton y John Kerry, promovieron la intervención supuestamente en función del bienestar del pueblo libio. Pero una vez que Gaddafi fue destituido y asesinado, que era lo que en verdad buscaban, nadie se acordó del pueblo libio, se dejó que Libia cayera en el caos total, gobernado por milicias. Ahora se ha restablecido allí la trata de esclavos, y la zona está bajo control de ISIS. Porque cuando en realidad no te importa el bienestar de la gente del país que estás interviniendo, y solo lo usas como pretexto para intervenir, eso claramente va a generar consecuencias que no son para nada deseables.

AMY GOODMAN: Y finalmente, háblanos de lo que significa esto que está sucediendo en Irán para otras movilizaciones del mundo, cuál es el mensaje de estas protestas, que quizás al presidente Trump no le interese tanto que se difunda… y también qué significa en relación con el acuerdo nuclear, el acuerdo nuclear con Irán del que Trump está tratando de retirarse.

GLENN GREENWALD: Bien. Pues creo que una de las cuestiones interesantes interesantes que surgen con este tipo de comportamiento cínico y manipulador, cuando se finge estar del lado de los manifestantes pero la verdadera agenda va para otro lado, es que puede efectivamente contribuir, muy involuntariamente, a generar protestas y fortalecer el derecho a rebelarse en otros lugares. Y por eso antes señalaba que, si bien considero que no deberíamos opinar a distancia sobre los asuntos internos de Irán, por lo complicado y de alguna manera opaco que se nos hace poder analizar realmente lo que sucede, lo que si podemos y debemos hacer es afirmar el derecho de todos los pueblos de protestar contra sus gobiernos, sin que los encarcelen ni los detengan, sin que les disparen con gases lacrimógenos y sin que los asesinen, cosas que sí están sucediendo en Irán. Así que si Donald Trump, incluso desde un lugar manipulador como el suyo, promueve este derecho, creo que puede ayudar a que crezcan las protestas y esta especie de éticas de cambio y rebelión, con gente que se anima a salir a la calle para exigir cosas al los gobiernos, mucho más allá de lo que Trump podría querer. Y desde luego, en Estados Unidos el gobierno de Trump ha sido confrontado con las protestas más fuertes que hemos visto en el país en varias décadas. No parecen gustarle mucho las protestas cuando suceden en Estados Unidos. Su Departamento de Justicia está procesando a manifestantes. Pero sí creo que ver lo que está sucediendo en Irán, gente realmente pobre, sin derechos políticos, que sale a las calles a luchar contra un gobierno opresor, es algo que puede inspirar a pueblos de todo el mundo a hacer lo mismo.

AMY GOODMAN: Glenn Greenwald, vamos a una pausa y al regresar, bueno, vamos a meternos en un amplio debate. Pero nos gustaría comenzar con tu último artículo: “”Facebook Says It Is Deleting Accounts at the Direction of the U.S. and Israeli Governments” (Facebook afirma haber borrado cuentas bajo la directiva de los gobiernos de EE.UU. e Israel). Estamos conversando con el periodista ganador del premio Pulitzer y uno de los fundadores del portal The Intercept, Glenn Greenwald, que nos acompaña desde Río de Janeiro, Brasil. Quédense con nosotros.


Traducido por Igor Moreno Unanua y Verónica Gelman. Editado por Verónica Gelman y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio