Norman Finkelstein: los palestinos tienen derecho a liberarse de la jaula “inhabitable” que es Gaza

Reportaje16 de mayo de 2018

Las protestas masivas de esta primavera en Gaza se producen mientras las condiciones de los derechos humanos en “la cárcel a cielo abierto” se han deteriorado todavía más. El año pasado, la ONU emitió un informe en el que advertía que Gaza ya es “inhabitable”. Gran parte del agua está contaminada y la electricidad se limita solo a unas pocas horas al día. Casi la mitad de la población son menores de edad. Casi todos son refugiados que no pueden salir de la pequeña Franja de Gaza, uno de los lugares más densamente poblados del planeta. Para saber más de este tema, hablamos con el académico y escritor Norman Finkelstein. Su libro de más reciente publicación se titula “Gaza: An Inquest into Its Martyrdom” (Gaza: una investigación de su martirio).

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

JUAN GONZÁLEZ: Quiero que escuchemos a continuación las declaraciones que realizó el martes pasado la vocera del Departamento de Estado de EE.UU., Heather Nauert.

HEATHER NAUERT: Volvamos a algo de lo que hemos hablado extensamente aquí. Volvamos a la terrible situación humanitaria en Gaza. Hay muchas personas en Gaza que han sufrido la falta de atención médica, que no pueden acceder a la atención médica necesaria, que no tienen acceso a un servicio eléctrico estable, a alimentos, a oportunidades laborales y muchas otras cosas. La miseria que padece el pueblo de Gaza es responsabilidad de Hamas. Eso es algo de lo que hablamos recurrentemente. La gente quiere culpar a Israel por todo lo que ha estado ocurriendo en las últimas semanas, pero hay que tener en cuenta la terrible situación humanitaria que padecen los habitantes de Gaza, que es resultado de las políticas de Hamas.

JUAN GONZÁLEZ: Esa era la vocera del Departamento de Estado. Norman, la gente suele olvidar que el bloqueo alrededor de Gaza surgió de la reacción de Israel ante unas elecciones democráticas realizada en los territorios palestinos. ¿Podría refrescar la memoria de los espectadores sobre este tema? Y, ¿quién es responsable de la crisis humanitaria en Gaza?

NORMAN FINKELSTEIN: En primer lugar, tal como dijo Amira Hass, la respetada periodista del periódico israelí Haaretz, el bloqueo a Gaza, en su versión más suave, pero aún así severa para la población, se remonta a 27 años atrás. Comenzó en 1991 durante la primera intifada. El bloqueo ha sido desde entonces significativamente intensificado después de que Hamas ganó las elecciones parlamentarias en enero de 2006. Jimmy Carter, que se desempeñó como observador de ese proceso electoral, calificó a esas elecciones como completamente honestas y justas. Pero la reacción inmediata de Israel, con el apoyo primero de Estados Unidos y luego de la UE, fue imponer un brutal bloqueo a Gaza, que llegó en algún punto incluso a bloquear el ingreso a Gaza de papas fritas, pollitos y chocolate. Y luego, después de que Hamas impidió un golpe de Estado orquestado por Estados Unidos, Israel y parte de la Autoridad Palestina en 2007, Israel intensificó el bloqueo a Gaza.

Entonces, ¿quién es responsable de la crisis actual en Gaza? En primer lugar, quiero hablar sobre quién es el responsable. Como sin duda ustedes saben, hay múltiples informes, del Banco Mundial y de varias agencias de la ONU, de la Conferencia de la ONU sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD), del Fondo Monetario Internacional. Estas agencias han publicado un gran número de informes. Y hay un consenso absoluto de que la causa directa del horror en Gaza es el bloqueo israelí. No es Hamas. Hamas puede tener alguna responsabilidad, pero es muy marginal, muy mínima, en comparación con el bloqueo.

Hay que ser claros, y no quiero ser demasiado dramático o demasiado emotivo al respecto, pero tenemos que ser claros acerca de lo que implica ese bloqueo. En primer lugar, es una violación flagrante de la ley internacional, porque constituye una forma de castigo colectivo. En segundo lugar, hay que tener en cuenta lo que dicen desde las Naciones Unidas, y estamos hablando de burócratas muy sobrios y conservadores, que no usan lenguaje poético, En 2012, publicaron un informe que planteaba el siguiente interrogante: ¿Será habitable Gaza en 2020? En 2015, la UNCTAD publicó un informe al respecto, en el que declaraba que dada la situación actual de Gaza las proyecciones indicaban que la Franja será inhabitable en 2020. Hay que tener en cuenta que dice literalmente inhabitable. Estos son informes de la ONU realizados por economistas profesionales. En 2017 la ONU, específicamente Robert Piper, dijo: “Fuimos demasiado optimistas. Gaza dejó de ser habitable hace años. Gaza, en este momento, ya es inhabitable”.

¿Qué significa eso concretamente? El 97 por ciento del agua potable de Gaza está contaminada. Y hay que tener en cuenta que de los dos millones de personas que viven en Gaza, algo más de un millón, el 51 por ciento, son menores. Hay más de un millón de niños. Sara Roy, la principal experta a nivel mundial sobre la situación económica en Gaza, y que trabaja con el Centro de Estudios sobre Medio Oriente de Harvard, dijo en la última edición de su informe sobre la situación económica en Gaza: “Personas inocentes, en su mayoría jóvenes, están siendo envenenadas lentamente por el agua que beben”. Sara es una economista muy respetada y cautelosa, o una economista política, como ella se llama a sí misma. “Personas inocentes, en su mayoría menores, están siendo envenenadas lentamente”. Eso es Gaza hoy.

Volvamos ahora a las declaraciones que hizo Nikki Haley. Ella dijo: “¿Qué país en el mundo haría algo distinto para proteger su frontera?”. Seamos claros: no se trata de un límite fronterizo, ni de una valla fronteriza. Baruch Kimmerling, el sociólogo de la Universidad Hebrea, ya fallecido, dijo que Gaza es el mayor “campo de concentración” que jamas haya existido. David Cameron, el primer ministro británico conservador, dijo que Gaza es una “prisión al aire libre”. Haaretz, el periódico más respetado de Israel, se refiere a Gaza como el “gueto palestino”. Los francotiradores de Israel no están en una frontera, sino que están alineados en el perímetro de lo que se podría denominar un campo de concentración, un gueto o una prisión al aire libre.

Lo que ocurre con la gente de Gaza es algo inusual en el mundo de hoy. Como señaló la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina, Gaza es diferente a todas las demás crisis humanitarias que han ocurrido. ¿Por qué? Si hay un desastre natural, como una sequía, las personas se desplazan a otras regiones. Si hay un desastre causado por los humanos, como en Siria, las personas se van. Gaza es el único lugar en la Tierra que además de ser inhabitable la gente no se puede irse. No pueden salir de ahí. Están atrapados.

Para mi eso deja en claro el punto crucial de todo esto. Incluso las organizaciones de derechos humanos, la cuales no han actuado mal, incluso ellas hablan de un uso excesivo de la fuerza por parte de Israel, de un uso desproporcionado de la fuerza por parte de Israel. Al utilizar este lenguaje, se está diciendo implícitamente que Israel tiene derecho a hacer un uso proporcionado de la fuerza. Israel tiene derecho a hacer un uso moderado de la fuerza. De hecho, dejando de lado las legalidades y los tecnicismos, y analizando la cuestión en sí misma. Israel no tiene derecho a usar ninguna fuerza. Dos millones de personas, la mitad de las cuales son menores, están atrapadas, enjauladas en un espacio inhabitable, y, citando a Sara Roy, están siendo “lentamente envenenadas”. A menos que creas que Israel tiene derecho a envenenar a un millón de menores, no puedes decir que tiene derecho a usar ningún tipo de fuerza contra la gente de Gaza. La gente de Gaza tiene derecho a liberarse de esa jaula que Israel ha creado para ellos.

AMY GOODMAN: Entonces, Norm Finkelstein, a modo de cierre, ¿cuál cree que es la solución?

NORMAN FINKELSTEIN: No hay una solución. Se habla mucho acerca de grandes soluciones. Creo que lo que necesitamos hacer, es organizar un equipo internacional de respetados juristas. Yo incluiría a John Dugard, a Alfred de Zaya, a James Crawford. Esas son las personas más preparadas en temas de derecho internacional. Este equipo debería presentar un plan para poner fin al ilegal bloqueo a Gaza.

Israel quiere que las protestas terminen. Y la gente de Gaza, por supuesto, tiene derecho a protestar sin violencia. Israel no tiene derecho a infligir ese bloqueo. Pero por el bien de la gente de Gaza, hagamos un planteamiento “quid pro quo”: los habitantes de Gaza dejarán de protestar, pero Israel tiene que levantar el bloqueo.

Creo que el plan debe ser presentado por respetados juristas, luego se debe conseguir el apoyo del liderazgo en Gaza, algo que yo creo que pueden lograr, y después el apoyo de la comunidad de la ONU. En otras palabras, no más investigaciones. Hemos tenido suficientes investigaciones. Ahora necesitamos acciones. Y cuando digo acciones me refiero sobre todo a que ese ilegal, inhumano e inmoral bloqueo a Gaza tiene que terminar.

AMY GOODMAN: Le agradezco muchísimo, Norm Finkelstein, que haya estado con nosotros. Norman Finkelstein es profesor y escritor; su libro de más reciente, publicado a comienzos de este año, se titula: “Gaza: An Inquest into Its Martyrdom” (Gaza: una investigación de su martirio). Norman es autor de muchos otros libros, incluidos: “La industria del Holocausto: la explotación del sufrimiento de los judíos” y “Saber demasiado: por qué el romance de los judíos estadounidenses con Israel se está terminando”. Haga clic aquí para ver nuestras entrevistas con él cuando su libro sobre Gaza fue lanzado en diciembre. Esto es Democracy Now, Democracynow.org, regresaremos en un minuto.


Traducido por Pamela Subizar. Editado por Igor Moreno Unanua y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio