Clicky

Bernie Sanders: Iowa es el inicio de una 'revolución política'

Exclusivo Web02 de febrero de 2016

En la carrera hacía la nominación del partido Demócrata a la presidencia de Estados Unidos, el caucus de Iowa terminó con un empate técnico entre Hillary Clinton y su rival, el senador Bernie Sanders. Vean el discurso completo que Sanders ofreció tras conocerse los resultados.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

BERNIE SANDERS: Iowa, ¡gracias! Hace nueve meses llegamos a este hermoso estado. No teníamos ninguna organización política establecida. No teníamos dinero. No éramos conocidos. Y estábamos compitiendo con la organización política más poderosa de Estados Unidos de América. Y esta noche, aunque no conocemos todavía los resultados, parece que estamos en un empate técnico.

PÚBLICO: ¡Bernie! ¡Bernie! ¡Bernie! ¡Bernie! ¡Bernie! ¡Bernie! ¡Bernie! ¡Bernie! ¡Bernie!

BERNIE SANDERS: Y aunque todavía no conocemos los resultados finales, parece que vamos a lograr aproximadamente la mitad de los delegados de Iowa.

Quiero aprovechar esta oportunidad para felicitar a la Secretaria Clinton y a su organización por librar una enérgica campaña. Y quiero dar las gracias al gobernador O’Malley. Nunca es fácil perder. Yo he perdido más de una campaña. Pero él debe saber que ha contribuido en gran manera al diálogo, que ha realizado una campaña centrada en temas concretos y se ha ganado el respeto del pueblo estadounidense.

Cuando pienso en lo que ha ocurrido esta noche, creo que la gente de Iowa han enviado un mensaje muy profundo a la clase política, a los poderes económicos y, por cierto, también a los medios de comunicación dominantes.

PÚBLICO: ¡Siente el Bern! ¡Siente el Bern! ¡Siente el Bern! ¡Siente el Bern! ¡Siente el Bern!

BERNIE SANDERS: Teniendo en cuenta las enormes crisis que enfrenta nuestro país, se les ha acabado el tiempo a la clase política dirigente y a los poderes económicos. Lo que el pueblo estadounidense ha dicho —y, por cierto, les he escuchado decir esto no sólo a progresistas, se lo he escuchado decir a conservadores, se lo he escuchado decir a moderados— es que ya no podemos seguir teniendo un sistema de financiación de las campañas políticas corrupto. Yo he sido presidente del Comité de Veteranos del Senado y en ese puesto no sólo he trabajado duro para tratar de proteger los intereses de nuestros veteranos, también he tenido el privilegio de conocer a muchos hombres y mujeres que pusieron sus vidas en peligro para defendernos y proteger nuestro modo de vida. Y lo que ellos estaban protegiendo es una democracia estadounidense de una persona, un voto, no una en la que los multimillonarios compran las elecciones.

Estoy abrumado y conmovido por el hecho de que millones de personas de todo el país han ayudado como voluntarios en nuestra campaña, de que en esta campaña hemos recibido tres millones y medio de contribuciones individuales, personas que entraron en BernieSanders.com. Y, ¿saben cual fue la contribución media? Fueron 27 dólares. Nosotros no representamos los intereses de los multimillonarios, de Wall Street o las grandes corporaciones. No queremos su dinero. Y, estoy muy orgulloso de decirles que somos la única candidatura del partido Demócrata sin un super PAC.

Y la razón por la que hemos obtenido un resultado tan bueno aquí en Iowa, la razón por la que creo que vamos a obtener un buen resultado en New Hampshire y en los siguientes estados es que el pueblo estadounidense está diciendo no a una economía amañada. Ya no quieren ver una economía en la que el estadounidense medio trabaja largas jornadas por salarios bajos, mientras que casi todos los nuevos ingresos y toda la riqueza va a parar al 1 % más rico.

Lo que el pueblo estadounidense entiende es que este país fue fundado y se basa en la igualdad. En la justicia. No es justo que hoy en día el 0,1 % más adinerado posea casi tanta riqueza como el 90 % más pobre. No es justo que las 20 personas más ricas de este país posean más riqueza que la mitad más pobre. Así que ¿están listos para una idea radical? Bueno, pues Estados Unidos también lo está. Y esa idea radical es: Vamos a crear una economía que funciones para las familias trabajadoras, no sólo para los multimillonarios.

Y sí, millones de personas están trabajando por salarios tan bajos que no alcanzan ni para comer, por lo que vamos a aumentar el salario mínimo a 15 dólares la hora. Y sí, vamos a lograr la igualdad salarial entre mujeres y hombres. He recorrido todo el hermoso estado de Iowa. Hemos hablado con unas 70.000 personas. Y en cada encuentro he escuchado a gente diciendo: “Bernie, fui a la universidad. Me gradué en la universidad. Ahora tengo una deuda de sesenta mil, ochenta mil o noventa mil dólares”. Es una locura. Es una locura. Las gente no debería ser castigada financieramente porque querer tener una educación decente. Y es por eso que creo que en el año 2016 las universidades públicas deberían tener una matrícula gratuita.

Mis críticos dicen: “Bueno, Bernie, eso es una gran idea. Todo este asunto de la gratuidad. ¿Cómo vamos a pagar por ello?”. Yo les diré cómo vamos a pagar por ello: Vamos a imponer un impuesto a la especulación de Wall Street. La avaricia, la imprudencia y el comportamiento ilegal de Wall Street puso a esta economía de rodillas. El pueblo estadounidense rescató a Wall Street. Ahora es el momento de que Wall Street ayude a la clase media.

Y cuando hablamos de transformar Estados Unidos, hablamos de que vamos a terminar con la vergüenza que supone tener más gente en la cárcel que ningún otro país del mundo, la gran mayoría de ellos, de forma desproporcionada, afroestadounidenses y latinos. Lo que vamos a hacer es proporcionar más puestos de trabajo y educación para nuestros hijos, no más cárceles y más encarcelamiento.

Les voy a decir algo que realmente me asombra. Estoy en el Comité de Energía del Senado. Estoy en el Comité de Medio Ambiente del Senado. He hablado con científicos de todo el mundo. Se acabó el debate: El cambio climático es real. Y tenemos la responsabilidad moral de trabajar con el resto de países del mundo para transformar nuestro sistema energético y alejarnos de los combustibles fósiles para acercarnos a la eficiencia energética y a las energías sostenibles. Y lo que me sorprende, lo que me sorprende absolutamente, es que no tenemos un solo candidato republicano a la presidencia dispuesto a salir y decir que está de acuerdo con lo que prácticamente todos los científicos están de acuerdo. ¿Y saben por qué no están preparados para hacer eso? Porque el día que reconozcan la realidad del cambio climático y exijan un cambio, ¿saben lo que pasará? Que perderán todo el dinero destinado a sus campañas proveniente de los hermanos Koch y de la industria de los combustibles fósiles. Así que yo les digo a los republicanos: Dejen de preocuparse por el dinero destinado a sus campaña proveniente de las grandes compañías petroleras, de los hermanos Koch o la industria del carbón; preocúpense por el planeta que van a dejar a sus hijos y a sus nietos.

Se me ha criticado durante esta campaña por muchas, muchas cosas, todos y cada uno de los días. Está bien. Está bien. Pero, permítanme repetir lo que yo creo. Creo que en un momento en el que todos los países importantes del mundo garantizan la sanidad para todas las personas como un derecho, creo que nosotros deberíamos hacer lo mismo en Estados Unidos de América. Por lo tanto, a todos mis críticos: en The Wall Street Journal, The Washington Post y el mundo empresarial, o dondequiera que se encuentren; déjeme decirles algo de forma muy directa: Sí, yo creo que la asistencia sanitaria es un derecho, ¡no un privilegio! Y es por eso que creo que deberíamos tener un programa de seguro de salud como el que tenemos para los mayores de 65 años, el Medicare, para todo el mundo, un programa de pagador único, que no sólo garantizará la asistencia sanitaria a todas las personas, no sólo va a poner fin a la estafa de las farmacéuticas al pueblo estadounidense, sino que además va a hacer que las familias de clase media ahorren miles de dólares cada año en costes sanitarios.

Permítanme concluir diciendo lo que ningún otro candidato a presidente les dirá. Y es que ningún presidente —ni Bernie Sanders, ni ninguna otra persona— será capaz de llevar a cabo los cambios que las familias trabajadoras, la clase media de este país, nuestros hijos, y nuestros mayores merecen. Ningún presidente puede hacerlo, porque la clase dominante, Wall Street, con su interminable fuente de dinero, las empresas estadounidenses, los grandes donantes de la campaña tienen tanto poder que ningún presidente puede hacer lo que se tiene que hacer sin ayuda.

Y es por eso que esta noche Iowa ha comenzado una revolución política, una revolución política que dice que cuando millones de personas se alían, incluyendo a aquellos que han renunciado a participar en la política, abatidos y frustrado con lo que sucede en Washington; incluyendo a jóvenes que nunca antes habían participado en el proceso político; que cuando la gente joven, la clase trabajadora y las personas mayores comienzan a levantarse y decir de forma alta y clara: “Ya basta, nuestro gobierno, el gobierno de nuestro gran país, nos pertenece a todos, no sólo a un puñado de multimillonarios”; cuando eso ocurre, es porque vamos a transformar este país. Muchas gracias a todos.

Traducido y editado por Igor Moreno y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.

Realice una donación
Up arrowInicio