Clicky

Trump ataca al ícono de los derechos civiles John Lewis en el fin de semana de MLK; vea el video donde Lewis recuerda el Domingo sangriento de 1965

Reportaje17 de enero de 2017

Al menos 42 demócratas planean boicotear la ceremonia de asunción de Donald Trump este viernes, después de que el presidente electo de EE.UU. atacara al ícono de derechos civiles John Lewis durante el fin de semana. El viernes, el legislador demócrata Lewis cuestionó la legitimidad de la elección de Trump durante una entrevista con NBC News. El sábado a la mañana temprano, en el fin de semana de Martin Luther King, Donald Trump le respondió a Lewis vía Twitter, al decir que “Es todo puro bla, bla, bla y nada de acción”. Los comentarios de Trump causaron indignación a nivel nacional. El legislador Lewis es una leyenda de la lucha por los derechos civiles. En el año 1965, policías del estado de Alabama lo golpearon hasta casi matarlo cuando intentaba liderar una marcha en reclamo del derecho al voto desde la ciudad de Selma hasta Montgomery, Alabama. Las imágenes de lo que luego se conoció con el nombre de Domingo sangriento contribuyeron a formar el apoyo para la Ley del derecho al voto que meses más tarde fue aprobada. El legislador Lewis describió lo ocurrido en el Domingo sangriento durante una entrevista que Democracy Now! le hizo en 2012.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

JUAN GONZÁLEZ: Al menos 42 miembros del Congreso planifiquen boicotear su toma de posesión, tras haber atacado al ícono de los derechos civiles, John Lewis, durante el fin de semana feriado en honor a Martin Luther King. El viernes, el congresista demócrata Lewis cuestionó la legitimidad de la victoria de Trump en una entrevista con Chuck Todd para NBC News.

REP. JOHN LEWIS: “No considero que el presidente electo sea un presidente legítimo”.

CHUCK TODD: “¿No considera que sea un presidente legítimo?”

REP. JOHN LEWIS: “No”.

CHUCK TODD: “¿Por qué razón?”

REP. JOHN LEWIS: “Creo que los rusos participaron para que este hombre fuera elegido y ayudaron a destruir la candidatura de Hillary Clinton. No tengo pensado asistir a la toma de posesión. Será la primera vez que no asista desde que formo parte del Congreso. No puedo mostrar que estoy de acuerdo con algo que siento que no es correcto”.

CHUCK TODD: Eso va a mandar un gran mensaje a muchas personas en este país, que usted no considere a Trump un presidente legítimo.

REP. JOHN LEWIS: Creo que hubo una conspiración de parte de los rusos y otros para ayudarlo a ser elegido. Eso no está bien y no es justo. Eso no es un proceso democrático transparente.

JUAN GONZÁLEZ: El sábado en la mañana, durante el fin de semana en el que se conmemora a Martin Luther King en Estados Unidos, Donald Trump atacó a John Lewis en Twitter diciendo que era, cito: “Es todo puro bla, bla, bla y nada de acción”.

AMY GOODMAN: Los comentarios de Trump provocaron una masiva indignación a nivel nacional. El congresista John Lewis es una leyenda en materia de derechos civiles. En 1965, la Policía del Estado de Alabama lo golpeó hasta dejarlo al borde de la muerte cuando intentaba liderar una marcha por el derecho al voto, desde Selma hasta Montgomery, Alabama. El hecho llegó a ser conocido luego como el Domingo Sangriento y sus imágenes consolidaron el apoyo a la Ley de Derecho al Voto promulgada por el Presidente Johnson, meses más tarde. La congresista del Estado de Nueva York, Yvette Clarke, tuiteó: “Un insulto [al congresista John Lewis] es un insulto a todo Estados Unidos”. El congresista Jerrold Nadler tuiteó: “Trump apoya a V. Putin. Yo apoyo a @repjohnlewis “.

En 2012 entrevistamos al congresista demócrata John Lewis, a quien le pedí que describiera lo ocurrido en el Domingo Sangriento en Selma, Alabama.

JOHN LEWIS: El 7 de marzo de 1965 intentamos marchar de Selma a Montgomery, Alabama, como forma de expresar dramáticamente, a todo el país, la demanda de la gente de poder registrarse para votar. Pocos días antes, un joven afroestadounidense había sido asesinado a tiros en un condado vecino llamado Perry, ubicado en la franja denominada Cinturón Negro de Alabama, que es donde había nacido la señora de Martin Luther King Jr., donde había nacido la señora de Ralph Abernathy, donde había nacido la señora de Andrew Young. Y por lo que le sucedió a este joven tomamos la decisión de marchar.

En Selma, Alabama, en 1965, sólo el 2,1% de los negros en edad de votar estaban registrados para hacerlo. El único lugar donde la gente podía intentar registrarse era los tribunales. Había que aprobar lo que según ellos era un examen de alfabetización. Y se la pasaban diciéndole a la gente que no había aprobado dicho examen de alfabetización. En una ocasión, a un hombre se le pidió que contara el número de burbujas contenidas en una barra de jabón. En otra ocasión, a un hombre se le pidió que contara el número de caramelos en un frasco. Había abogados, médicos, maestros, amas de casa y profesores universitarios afroestadounidenses que reprobaban este examen de alfabetización. Teníamos que cambiar eso, de modo que intentamos hacer la marcha.

Llegando al final del puente vimos un mar azul; la policía del estado de Alabama. Y continuamos caminando. Cuando estuvimos lo suficientemente cerca como para escucharlos, un hombre se identificó diciendo: “Soy el comandante John Cloud, de la policía del estado de Alabama. Esta marcha es ilegal. No se les permitirá continuar. Tienen tres minutos para dispersarse y volver a su iglesia”. Y uno de los jóvenes que caminaban conmigo encabezando la marcha, un hombre llamado Hosea Williams, que formaba parte del equipo del Dr. Martin Luther King Jr., dijo: “Comandante, denos un momento para arrodillarnos y orar”. Y el comandante dijo: “Agentes, ¡avancen!” Y vimos como los tipos se ponían sus máscaras antigas. Se nos vinieron encima, golpeándonos con porras y látigos, pisoteándonos con los caballos.

Un policía me golpeó en la cabeza con la porra. Sufrí una conmo cerebral, ahí mismo en el puente. Dejé de sentir las piernas. Sentía que iba a morir. Pensaba que estaba viendo la muerte llegar. Hasta ahora, tantos años más tarde, no recuerdo cómo logré cruzar nuevamente el puente y llegar hasta la iglesia. Pero pude volver a la iglesia, que estaba llena y había más de 2 mil personas afuera tratando de entrar para protestar por lo que había ocurrido en el puente. Y alguien me pidió que hablara, que dijera algo a la gente. Y me levanté y dije algo así como: “No puedo entender que el presidente Johnson pueda enviar tropas hasta Vietnam, pero no pueda enviar tropas a Selma, Alabama, para proteger a la gente cuyo único deseo es registrarse para votar”. Después de eso, lo único que recuerdo es estar internado en el hospital de Selma.

AMY GOODMAN: Cuéntenos cómo fue ese momento en el que decidió seguir adelante, porque, en general, el relato de la historia no registra esos pequeños actos que son, en realidad, gigantescos actos de valentía. Cuéntenos, bueno, después de haber visto las armas de la policía desplegadas en contra suyo, ¿qué fue lo que lo impulsó a seguir, congresista Lewis?

JOHN LEWIS: Bueno, ni mi madre, ni mi padre, ni mis abuelos, ni mis tíos y tías, ni nadie en mi entorno se había registrado alguna vez para votar. Yo había estado trabajando en todo el sur del país. En el estado de Mississippi, había más de 450 mil personas negras en edad de votar y sólo unas de 16 mil estaban registradas para votar. Ese día, no teníamos otra opción. Diría que nos había atravesado lo que yo llamo “el espíritu de la historia” y no podíamos dar marcha atrás. Teníamos que seguir adelante. Como árboles plantados en la rivera de un río, nos mantuvimos anclados allí. Y pensaba que íbamos a morir. Lo primero que pensé fue que nos iban a arrestar y mandar a la cárcel, pero también creía que era una posibilidad real que algunos de nosotros termináramos muertos en el puente aquel día, luego del enfrentamiento. Pensaba que esa iba a ser mi última manifestación. Pero, de alguna manera, sigues adelante. Vas al hospital, vas al médico, te recompones, te levantas y vuelves a intentarlo.

AMY GOODMAN: Escuchábamos al ícono de los derechos civiles, John Lewis, congresista [por Georgia] por catorce períodos, hablando en Democracy Now! en el año 2012, poco tiempo después que publicara su libro, Across That Bridge: Life Lessons and a Vision for Change. (Cruzando el puente: lecciones de vida y visión para el cambio social) Durante este fin de semana que fue feriado nacional en honor a Martin Luther King, las ventas de los libros sobre el movimiento por los derechos civiles de Lewis se incrementaron, luego de que Donald Trump lo atacara. El lunes por la mañana cuatro de sus libros estaban dentro de los 20 mejores vendidos de Amazon, entre los que se encuentra una edición especial de su obra ganadora del Premio Nacional del Libro en EE.UU., la trilogía de una autobiografía gráfica, “March” en el puesto número uno. Tras el ataque de Trump contra Lewis, la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color (NAACP, por su sigla en inglés) ha exigido una disculpa de Trump. Además de que Trump escribiera en Twitter de que Lewis era alguien de muchas palabras, pero de poca acción, Trump se refirió al distrito de Lewis, Georgia, como “infestado por el delito.” Muchos de los constituyentes de Lewis rechazaron los comentarios racialmente ofensivos de Trump por que estereotipan a una comunidad mayoritariamente afroestadounidense. Residentes que viven en el 5to Distrito dCongresional de Georgia reaccionaron publicando fotos de su localidad en Twitter con la etiqueta #DefendThe5th, (Defienda el 5to Distrito) el cual incluye Atlanta, la Universidad Emory y el Centro para el control y la prevención de enfermedades (CDC pos sus siglas en inglés). El periódico The Atlanta Journal-Constitution publicó un titular en la primera página de su edición del día domingo que decía, “De Atlanta para Trump: Usted está incorrecto” Esto es Democracy Now! democracynow.org, el Informe de Guerra y Paz. Cuando regresemos de la pausa nos acompañará Matt Taibbi, quien nos hablará sobre su nuevo libro “Insane Clown President” (Un presidente loco y payaso). Quédese con nosotros.


Traducido por Constaza Sánchez Chiappe y Vanessa Londoño. Editado por Verónica Gelman, Linda Artola, Clara Ibarra y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.

Realice una donación
Up arrowInicio