Clicky

Se aceleran las redadas del Servicio Inmigración de EE.UU.: denuncian que las deportaciones de Obama aumentan con Trump

Reportaje10 de febrero de 2017

Desde Phoenix, se comunica con nosotros Aarón Rayos, esposo de la mujer madre de dos hijos estadounidenses que se encuentra en el centro de una lucha inmigratoria en Arizona y que fue deportada a México. Guadalupe García de Rayos fue detenida el miércoles en un control de rutina realizado por agentes de inmigración. Había vivido en Estados Unidos durante los últimos 21 años, pero fue detenida en 2008 durante un allanamiento realizado en un parque acuático en el condado de Maricopa y condena por usar documentación falsa para conseguir un empleo. Sus defensores afirman que la detención de Guadalupe indica un claro cambio en la política de deportación, por el cual el gobierno de Trump empieza a deportar a las personas que durante el gobierno de Obama se consideraban de “baja prioridad”. Hablamos también con Francisca Porchas, directora de organización de Puente Arizona.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: La madre de dos niños nacidos en Estados Unidos, que se encuentra en medio de una lucha legal por su situación migratoria en Arizona, fue deportada a México. Guadalupe García de Rayos fue detenida y arrestada el miércoles 8 de febrero durante un chequeo rutinario con los funcionarios de inmigración. García de Rayos había estado viviendo en Estados Unidos durante los últimos 21 años, pero había sido arrestada en 2008 durante una redada en un parque acuático en el Condado de Maricopa y condenada por un delito grave por utilizar documentos falsos para conseguir trabajo. Sus defensores dicen que su arresto es muestra de un claro cambio de política ejecutado por el gobierno de Trump para deportar a personas que eran consideran de "baja prioridad" bajo el gobierno del presidente Obama. Una orden ejecutiva emitida durante la primera semana de la presidencia de Trump amplió en gran medida el número de personas que se enfrentan a la deportación incluyendo a cualquiera que sea hallado culpable de un delito, así como a las personas acusadas ​​de delitos pero no condenadas. El jueves García habló desde México y dijo que sus problemas se iniciaron con el infame Sheriff Joe Arpaio, partidario de Donald Trump.

GUADALUPE GARCÍA DE RAYOS: Arpaio... Yo fui víctima del [ex Sheriff Joe] Arpaio. Después yo seguí con el proceso todo bien. Me dieron el permisos. Estaba trabajando, todo bien. Y apenas en este chequeo que hubo, durante el chequeo que se realizó, volvió a salir el delito grave que Arpaio me dio, que me hace una criminal. Para ellos, yo soy una criminal. El simple hecho de que yo trabaje, para ellos me hace una criminal. No creo que sea justo. hágale cuenta que yo me presento para mi chequeo de todos los años y ellos esperan, y se fijan a ver si todo está bien. Y luego ellos bajan y me dicen, no, que no me pueden dar el permiso, que voy a ser arrestada. Prácticamente me quitan el derecho como lo tenía antes, por el delito grave que tengo.

AMY GOODMAN: La rápida expulsión de Guadalupe García después de un chequeo de rutina sucede cuando miles de inmigrantes de todo el país se enfrentan a chequeos similares. El miércoles, cientos protestaron por su deportación rodeando la camioneta que la transportaba de la oficina de inmigración, donde fue puesta bajo custodia policial. Un hombre se encadenó a las ruedas de la furgoneta, mientras que otros bloquearon su paso con sus cuerpos.

MANIFESTANTE: Hoy estamos aquí deteniendo el secuestro de Lupita para que pueda estar de regreso con su familia. Estoy aquí porque hoy es Lupita, mañana podría ser mi mamá y al día siguiente podría ser la tuya. Tenemos que detener las deportaciones porque hay ocho millones de personas en riesgo que ahora son prioridad en el gobierno de Trump, en la máquina de deportación de Trump. Y él no va a pararla. Nosotros tenemos que pararla, en tu ciudad, aquí en Phoenix. Donde quiera que estés, tú también puedes hacerlo.

AMY GOODMAN: Para más información vamos hasta Phoenix, donde nos acompaña Aarón Rayos, esposo de Guadalupe García de Rayos, quien acaba de ser deportada a Nogales, México. Su mujer había estado viviendo en Estados Unidos desde hace 21 años y deja atrás dos hijos adolescentes, nacidos en Estados Unidos. Y nos acompaña Francisca Porchas, directora de organización de Puente Arizona, un movimiento de base por los derechos humanos y la justicia migrante. Ella retransmitió en directo la protesta del miércoles 8 de febrero en la que intentaron detener la furgoneta que iba a deportar a García de Rayos. Les damos la bienvenida a ambos a Democracy Now! Vamos a comenzar con Aarón Rayos. Háblenos de lo que está ocurriendo, de dónde está su esposa y dónde están sus hijos.

AARÓN RAYOS: Bueno, mi esposa y mis hijos se encuentran en la frontera de México, en Nogales, Sonora.

AMY GOODMAN: ¿Puede describir lo que pasó el miércoles? ¿Cómo empezó todo esto?

AARÓN RAYOS: Bueno, ella simplemente se presentó a un control rutinario, usted sabe, con el Servicio de Inmigración. Ella ha estado haciéndolo durante los últimos ocho años. Cada año le dejaban ir. Le decían: "Está bien, su situación es buena. No ha cometido ningún delito ni nada así. Simplemente, regrese dentro de un año". Pero el miércoles pasado lo que ocurrió es que mi esposa acudió al control rutinario, y decidieron detenerla, ya que ahora, bajo las nuevas leyes que ha firmado el gobierno de Trump, mi esposa es una prioridad, de acuerdo con sus nuevas órdenes ejecutivas.

AMY GOODMAN: Esto ocurrió de forma increíblemente rápida. Ella fue detenida cuando se presentó voluntariamente a su control anual. Fue detenida, y deportada al día siguiente.

AARÓN RAYOS: Sí, eso es lo que le hicieron a mi esposa. Es decir, esto es... esto es un golpe emocional para mí. Usted sabe, estoy conmocionado, porque... es algo... no tengo palabras para describirlo. Es simplemente increíble... lo siento, continúe...

AMY GOODMAN: Francisca Porchas... quería preguntarle a Francisca. Usted retransmitió en directo todo esto, pero trabaja en temas como este todos los días con Puente Arizona. Explique en base a qué argumentos fue detenida García de Rayos, después de estar en este país durante 21 años.

FRANCISCA PORCHAS: Ella había sido condenada por un delito grave. Como ella dijo en esa entrevista, es una víctima de Arpaio. Arpaio, durante mucho tiempo aterrorizó a nuestra gente, como usted sabe. Y actuó en connivencia con un fiscal del condado muy racista, Bill Montgomery, quien decidió acusar de delitos graves —delitos graves de categoría 4, 5 y 6— a algunas de estas personas que habían sido detenidas en redadas en sus lugares de trabajo. Deportó a casi 700 personas, y realizó unas 90 redadas. Así que técnicamente ella está calificada como prioridad, porque cometió un delito grave. El presidente Obama declaró que esto era un asunto de delincuentes, no de familias, algo con lo que estamos de acuerdo. Esta es una máquina muy bien engrasada, que el presidente Obama construyó y ahora Trump ha puesto a funcionar a toda velocidad.

AMY GOODMAN: Entonces, ¿puede explicar lo que pasó cuando fue detenida hace años? ¿Qué ocurrió? Fue hace siete u ocho años. ¿Por qué fue detenida en su trabajo? Fue una redada en su lugar de trabajo.

FRANCISCA PORCHAS: Sí, Arpaio fue al lugar donde trabajaba, y detuvo a una gran cantidad de personas porque estaban trabajando sin la documentación apropiada. Ella no estaba físicamente allí, pero exigió todo los papeles de una gran cantidad de la personas que estaban trabajando allí sin papeles. Por lo tanto, fue en realidad una redada en su domicilio. Ella fue detenida por trabajar sin documentación [legal]. Ellos se presentaron en su casa por la mañana, muy temprano, y se la llevaron. Y fue muy traumático para toda la familia. Pasó unos meses en prisión y peleó para poder permanecer en este país. El caso seguía abierto, al igual que les ocurre a muchas personas cuyos casos siguen abiertos en este momento, o a algunas personas que tienen sus casos cerrados, pero van a ser reabiertos. Así que Inmigración le pidió que se presentara cada año para un control de rutina, sólo para que ella demostrara que no estaba huyendo. Y cuando se presentó este año, el octavo año que lo hacía, se le dijo que ya no podía ser puesta en libertad bajo palabra y volver a los controles, y que iba a ser aprehendida, y ser puesta en proceso de deportación. Así que realizamos un importante trabajo abogando por ella en el exterior. También nos pusimos en contacto con el senador McCain, con los líderes del Congreso, con el alcalde de su ciudad. Todos ellos fueron contactados. Por lo que creo que incluso las tácticas que habían funcionado con anterioridad bajo el presidente Obama, llevando a cabo algo de presión contra los republicanos y los demócratas, no le funcionaron a ella, a pesar de que es uno de los casos migratorios, entre comillas, más "comprensibles".

AMY GOODMAN: ¿Puede describir lo que filmó, lo que se retransmitió en directo, la protesta? Y lo que ocurrió con los manifestantes que trataron de detener la camioneta en la que estaba ella?

FRANCISCA PORCHAS: Sabíamos que iban a llevársela. Llevaban todo el día sin darnos respuesta alguna. Y cuando la detuvieron, sabíamos que iban a tratar de llevársela, porque ese es un centro de procesamiento. No es una cárcel. No podía pasar la noche allí. Así que estábamos esperando en todas las puertas para ver cuándo iban a llevársela, si iban a tratar de sacarla. Así que cerraron la oficina, y alrededor de las 8:00 p.m. vimos un autobús tratando de salir por la puerta principal del edificio de Inmigración. Y conocemos al Servicio de Inmigración, ya que hemos estado haciendo esto durante mucho tiempo, así que sabíamos que era un señuelo. Sabíamos que en realidad no era el autobús en el que ella iba a salir, y que era una distracción. No obstante, sus hijos y una gran cantidad de personas realizaron una sentada para bloquear ese bus. Pero sabíamos que probablemente iban a usar la otra puerta, por lo que muchas personas corrieron a la puerta de atrás, donde una camioneta estaba saliendo, tratando de salir apresuradamente. Así que la gente puso sus cuerpos delante y detrás de la camioneta, para que no pudiese retroceder, y comenzó a cantar. Y pudimos ver... empezamos a alumbrar el interior de la furgoneta y nos dimos cuenta de que ella estaba allí, en la parte trasera de la furgoneta, así que cantamos y nos manifestamos a su alrededor. Y creo que, lo más importante era que queríamos asegurarnos, a través de la transmisión en vivo, de que íbamos a ser capaces de difundir este mensaje. En este momento, necesitamos que la gente se movilice en todo el país. Vimos una hermosa manifestación de este tipo en los aeropuertos hace un par de semanas. Y ahora es cuando nuestra gente, la gente que está siendo considerada indigna, las personas que tienen condenas por delitos graves, o cualquier tipo de antecedentes penales, van a ser perseguidas, ya sea cuando acudan a sus controles rutinarios, ya sea en sus hogares o en las calles. Así que lo más importante para nosotros era hacerlo público. Y después de eso vimos ayer a gente en Los Ángeles manifestándose, y esperamos que la gente haga lo mismo en todo el país.

AMY GOODMAN: Aarón Rayos, su esposa se fue de México cuando tenía 14 años de edad. ¿Qué edad tienen sus dos hijos ahora?

AARÓN RAYOS: Mi hijo Ángel tiene 16 y mi hija Jacqueline, 14.

AMY GOODMAN: ¿Puede hablar del efecto que esto está teniendo sobre usted y sobre ellos?

AARÓN RAYOS: Bueno, en primer lugar, antes que nada, como Francisca ha mencionado, fuimos víctimas de Arpaio, allá por el 2008. Es un poco triste ver a mi hijo cuando... esto ocurrió en 2008, el 16 de diciembre, cuando los agentes de Arpaio fueron a mi casa. Yo no estaba allí. Pero fue triste que mi hijo de ocho años de edad viera cómo su madre era detenida y esposada. Eso es algo traumático para un niño de ocho años que no sabe lo que está pasando. ¿Por qué llegó la policía a su casa y se llevó a su mamá? Es realmente frustrante. Es decir, hemos estado sufriendo mucho, y ahora estamos sufriendo por culpa de Trump. Es decir, ahora somos víctimas de Trump. Es muy traumático para nuestros hijos. Pensamos en nuestros hijos. No pensamos sólo en nosotros mismos. Pensamos en nuestros hijos y en cómo les está afectando todo esto. Ahora ellos no van a confiar en la policía, debido a lo que está pasando en este momento con los agentes de policía, con el sheriff, con el Servicio de Inmigración. No van a tener ninguna confianza. Están creando miedo en nuestros adolescentes.

AMY GOODMAN: Quería escuchar las voces de sus hijos, que ahora están con su esposa, la hija y el hijo adolescentes de Guadalupe García reaccionaron a la deportación de su madre.

JACQUELINE GARCÍA DE RAYOS: Seguiré luchando. Seguiré luchando por mi madre y todas las demás familias que pasan por lo mismo, porque esto es injusto, es realmente triste...

ÁNGEL GARCÍA DE RAYOS: La queremos de nuevo en nuestros brazos. La queremos aquí donde pertenece. Su lugar está con nosotros. Y seguiremos luchando. No nos detendremos.

AMY GOODMAN: Escuchábamos a Jacqueline y Angel García, hablando de su madre y de su deportación. Quiero agradecerles a ambos por estar con nosotros. Francisca Porchas, de Puente Arizona, y Aarón Rayos, esposo de Guadalupe García de Rayos. Después de 21 años, acaba de ser deportada a México. Esto es Democracy Now! Cuando volvamos, ¿una matanza en Bowling Green? Bueno, no de la que Kellyanne Conway hablaba, pero ¿hubo otra? Quédese con nosotros.


Traducido por Carolina Flórez e Igor Moreno. Editado por Igor Moreno y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.

Realice una donación
Up arrowInicio