De la guerra al cólera: Yemen enfrenta la mayor crisis humanitaria del mundo

Reportaje22 de junio de 2017

Más de diez mil personas han muerto en la guerra que Arabia Saudita lleva actualmente adelante en Yemen, que además ha destruido el sistema sanitario, de agua y de salud del país desatando una mortal epidemia de cólera. La cantidad de muertos por cólera se elevó a 1054 personas. La ONU advierte que unos diecinueve millones de personas necesitan alguna forma de ayuda y que muchos de ellos están en riesgo de caer en la hambruna. Para saber más de este tema, hablamos con Kristinie Beckerle de Human Rights Watch.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Háblanos de lo que está sucediendo ahora en Yemen, la situación de devastación que se vive.

KRISTINE BECKERLE: Es difícil describir con palabras la devastación, para ser totalmente honesta. La ONU lo ha definido como la mayor crisis humanitaria del mundo. Y eso significa miles y miles de personas con cólera, hambruna para millones de personas en todo el país. Además de eso sigue la guerra y a los sectores que han estado combatiendo por más de dos años y medio no parece importarles para nada el impacto que tiene esta guerra en la población civil. Con Human Rights Watch hemos documentado más de 80 ataques aparentemente ilegales de la coalición sobre Yemen, que han golpeado escuelas, mercados, hogares, hospitales. El domingo pasado escuchamos que hubo nuevos ataques contra un mercado, causando la muerte de unas 20 personas. Y esto es… vemos que estos ataques continúan y ha habido muy poca respuesta de la comunidad internacional; no se ha hecho presión para que paren los ataques ni para poner fin a la impunidad de quienes los vienen llevando a cabo.

AMY GOODMAN: Quiero que escuchemos las palabras del coordinador de la ayuda de emergencia de la ONU, Stephen O’Brien, ante el Consejo de Seguridad de la ONU a finales del mes pasado.

STEPHEN O’BRIEN: Yemen ahora tiene la ignominia de ser el lugar con la peor crisis de seguridad alimentaria del mundo, con más de 17 millones de personas que no tienen garantizado el acceso a una alimentación digna, de las cuales 6,8 millones están a un paso de la hambruna. No es que la crisis esté por llegar. O que sea inminente. La crisis está aquí ahora, bajo nuestras narices y la gente común está pagando el precio. … Es importante tener en cuenta que la desnutrición y el cólera están interconectados. La gente que está debilitada y hambrienta es más propensa a contraer cólera y tiene menos probabilidades de sobrevivirlo. Según las proyecciones estadísticas, se estima que habrá 150.000 nuevos casos en los próximos seis meses, sumados a los casi 60.000 casos aún no confirmados que se registran desde abril, con 500 muertes asociadas a la enfermedad. La escala de este último brote, además de ser lamentablemente predecible, es una consecuencia directa del conflicto. Y si los sectores en conflicto se ocuparan, este brote hubiera sido evitable.

AMY GOODMAN: Escuchábamos al coordinador de ayuda de emergencia de la ONU Stephen O’Brien declarando ante el Consejo de Seguridad de la ONU. Kristine Beckerle, quiero preguntarte sobre el llamado que hizo Human Rights Watch por un embargo de armas por el conflicto en Yemen.

KRISTINE BECKERLE: Bueno, estamos pidiendo un embargo de armas a Arabia Saudita en particular, dada la fuerza de las pruebas que existen contra Arabia Saudita como líder de la coalición, con respecto a la perpetración de crímenes de guerra y las violaciones de las leyes de la guerra en Yemen. Hay otros organismos que se han hecho eco de este pedido, como Amnistía Internacional y muchas otras ONGs. Y sorprendentemente, hace poco 47 senadores de Estados Unidos intentaron frenar una venta de armas a Arabia Saudita. Y se están dando acciones como estas en gobiernos de todo el mundo. En el Reino Unido las ventas de armas también están sujetas a una investigación judicial. Los Países Bajos han impuesto una presunción de rechazo a la venta de armas a Arabia Saudita. Así que vemos que en algunos países se están tomando medidas reales. Pero no es suficiente, porque al final, EE.UU. les sigue vendiendo armas. Al final, Donald Trump fue a Riyadh y dijo: “Aquí tienen 110.000 millones de dólares en armas”. Al final, Estados Unidos sigue proporcionando un importante apoyo a la coalición que está llevando a cabo estos ataques en Yemen. Y como acabamos de escuchar acerca de la crisis humanitaria, también está bloqueando, dificultando y demorando el flujo de ayuda a un país que, insisto, está sufriendo hambre y cólera.

AMY GOODMAN: ¿Y qué pasa con los principales ganadores en todo esto —ya que Trump habla de ganadores y perdedores— que son los fabricantes de armas de Estados Unidos?

KRISTINE BECKERLE: Básicamente si, ¿verdad? O sea, esta es una de esas situaciones en las que vemos de una manera muy vulgar cómo se prioriza el lucro sobre la vida de las personas. Y es algo así como… en qué punto se logra dar el paso de decir que no vale la pena hacer otra venta de armas, que, en primer lugar, significa dar un mensaje a la población civil yemení de que no te importa su vida. Y en segundo lugar, significa decirles a los funcionarios estadounidenses involucrados en estos acuerdos comerciales: “No se preocupen, tomen el riesgo de una posible repercusión judicial en su contra y hagan la venta, que todo saldrá bien”. Y creo que eso es bastante problemático, insisto, porque esta guerra no es nueva. Aquí las acusaciones no están ocultas ni son secretas. Nada se desconoce. O sea que ni EE.UU. ni los otros fabricantes y vendedores de armas pueden decir que no sabían lo que estaba pasando. Así que la pregunta es: “bueno, ahora que ya saben lo que sucede, ¿cuándo se van a decidir a tomar las medidas que deben tomar?


Traducido por Rubén Gómez. Editado por Verónica Gelman y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio