Duelo por la muerte de Erica Garner: ¿por qué en Nueva York la tasa de mortalidad materna es 12 veces más alta para las mujeres negras que para las blancas?

Reportaje11 de enero de 2018

En Harlem, cientos de personas asistieron el lunes al funeral de Erica Garner, la activista contra la brutalidad policial, que murió a los 27 años de edad el 30 de diciembre, tras un ataque cardíaco provocado por el asma, cuatro meses después de haber dado a luz a su segundo hijo. El padre de Erica, Eric Garner, murió en el año 2014 en Staten Island cuando agentes de policía lo tiraron al suelo, lo sujetaron y le aplicaron una llave de estrangulamiento que acabó con su vida. El funeral de Erica se produce en momentos que una nueva investigación de la agencia de noticias ProPublica sugiere que la muerte de Erica Garner tras el parto podría ser parte de un problema nacional, en el que los hospitales son deficientes con las madres afroestadounidenes, lo que lleva a tasas de mortalidad materna desproporcionadamente altas. Todos los años en Estados Unidos, entre 700 y 900 mujeres mueren por causas relacionadas al embarazo y el parto. Por cada una que muere, decenas de mujeres al año sufren complicaciones graves que, a veces, ponen en riesgo la vida.
Para saber más de este tema, puede ver la entrevista que le hicimos a Annie Waldman. Waldman es periodista de la agencia de noticias ProPublica. Su artículo más reciente se titula “How Hospitals Are Failing Black Mothers” (La deficiencia de los hospitales en la atención de las madres negras). El artículo es parte de una investigación más amplia de un año de duración llamada “Lost Mothers: Maternal Care and Preventable Deaths” (Madres perdidas: atención maternal y muertes evitables).

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

NERMEEN SHAIKH: Cientos de personas asistieron el lunes al funeral de Erica Garner en Harlem. Se trata de la activista contra la brutalidad policial que murió el 30 de diciembre, con 27 años de edad, tras un ataque cardíaco provocado por el asma, cuatro meses después de haber dado a luz a su segundo hijo. El padre de Erica, Eric Garner, murió a causa de la violencia policial en el año 2014, cuando agentes de policía de Staten Island lo tiraron al suelo, lo sujetaron y le aplicaron una llave de estrangulamiento que acabó con su vida. En el funeral de Erica, Shannon Jones de la organización contra la brutalidad policial Why Accountability, leyó una proclama por la muerte de Erica.

SHANNON JONES: [amplificada por la gente] Érica murió el 30 de diciembre de 2017 después de sufrir un ataque al corazón. Erica atribuía sus problemas de salud al trauma de la injusticia racial. Un estudio realizado en la ciudad de Nueva York muestra que las madres negras tienen 12 veces más probabilidades de morir que las madres blancas. El racismo mata. El racismo mata. Hecho número 5: El 6 de agosto de 2017, Erica dio a luz a su hijo, a quien llamó Eric, en honor a su padre. Erica decía: “Es difícil, pero hay que seguir luchando, sin importar cuánto nos lleve. Merecemos justicia y no importa cuánto tiempo nos lleve conseguirla”. ¡Merecemos justicia y no importa cuánto tiempo lleve conseguirla! ¡Merecemos justicia! ¡Este no es un incidente aislado!

AMY GOODMAN: Escuchábamos a Shannon Jones, de la organización contra la brutalidad policial Why Accountability, en el funeral de Erica Garner, que murió apenas cuatro meses después de dar a luz a su segundo hijo, llamado Eric Garner, como el padre de Erica.

Una nueva investigación de la agencia de noticias ProPublica sugiere que la muerte de Erica Garner tras el parto podría ser parte de un problema más amplio a nivel nacional, por la atención deficiente que los hospitales brindan a las madres afroestadounidenes, lo que lleva a tasas de mortalidad materna desproporcionadamente altas en este sector. Todos los años en Estados Unidos, entre 700 y 900 mujeres mueren por causas relacionadas al embarazo y el parto. Por cada una que muere, decenas de mujeres al año sufren complicaciones graves que, a veces, ponen en riesgo su vida. En la ciudad de Nueva York, las madres negras tiene 12 veces más probabilidades de morir que las madres blancas. Esa estadística alarmante es presentada en la nueva investigación de ProPublica.

Uno de los recientes artículos publicados por ProPublica sobre el tema se titula How Hospitals Are Failing Black Mothers (La deficiencia de los hospitales con las madres negras). Según este artículo, en los hospitales que reciben mayoritariamente madres afroestadounidenses, el riesgo de sufrir complicaciones es mayor. El artículo señala: “Aunque parte de la disparidad en el riesgo puede atribuirse a factores como la pobreza y el acceso inadecuado a la atención médica, hay una evidencia cada vez mayor que apunta a la calidad de la atención médica en los hospitales que atienden a una proporción mayor de mujeres negras, que en general están ubicados en barrios desfavorecidos por la segregación”.

Bueno, para ampliar esta información nos acompaña Annie Waldman, la periodista de ProPublica que escribió el artículo mencionado How Hospitals Are Failing Black Mothers (La deficiencia de los hospitales con las madres negras) que es parte de una investigación called más amplia, de un año de duración, que ProPublica tituló “Lost Mothers: Maternal Care and Preventable Deaths” (Madres perdidas: atención maternal y muertes evitables).

Annie Waldman, bienvenida a Democracy Now! Acabamos de escuchar a Shannon decir “Este no es un incidente aislado”. O sea, las últimas palabras de Eric Garner fueron “No puedo respirar” —lo repitió 11 veces— y luego su hija, apenas unos años después muere de un ataque cardíaco provocado por el asma, también sin poder respirar. Explícanos de qué está dando cuenta esta historia en un sentido más amplio.

ANNIE WALDMAN: Sí bueno, en primer lugar, muchísimas gracias por recibirme en el programa. Para mí es un honor poder hablar sobre esta investigación.

Y en segundo lugar, bueno, cuando me enteré de la muerte de Erica Garner, me pareció una noticia terrible. Es increíble… Desde ProPublica hemos hablado con cientos de mujeres que… y con familiares de madres que han muerto durante el parto. Perder a una madre, a una madre que acaba de parir, es algo desgarrador, algo que parte el corazón. Y en estas conversaciones, tanto con mujeres afroestadounidenses, como con mujeres blancas o mujeres de otras razas, lo que surge principalmente es que esto es una injusticia. Es una injusticia que en Estados Unidos tengamos una de las tasas más altas de muerte materna del mundo. Y en su mayor parte se trata de mortandad materna de mujeres negras. Como señalaba Shannon, sólo en la ciudad de Nueva York, las mujeres negras tienen 12 veces más probabilidades de morir durante el parto que las mujeres blancas. Es una injusticia, una injusticia que se puede detener.

NERMEEN SHAIKH: Bueno, en tu artículo, o en la investigación ProPublica, en realidad, se presentan también otras estadísticas extremadamente alarmantes. Una mujer negra tiene un 22% más de probabilidades de morir de enfermedades del corazón que una mujer blanca, un 71% más de probabilidades de fallecer por cáncer de cuello uterino y un 243% más probabilidades de morir de causas relacionadas con el embarazo o el parto. El artículo también menciona, citando a la Organización Mundial de la Salud, que la tasa de mortalidad de mujeres negras embarazadas y recién paridas en Estados Unidos es aproximadamente igual que la tasa de mortalidad de embarazadas y recién paridas de países como México y Uzbekistán.

ANNIE WALDMAN: Exactamente. Y lo que tratamos de entender es: ¿Por qué es así? ¿Por qué está pasado esto? ¿Por qué estas tasas se mantienen en el tiempo? Mientras en el resto del mundo la mortalidad materna han bajado durante la última década, en Estados Unidos las tasas de mortalidad durante el parto han aumentado.

Y de hecho, si se desglosan los datos diferenciando entre mujeres blancas y mujeres negras, se puede ver que lo que está aumentando es la cantidad de muertes en las comunidades negras. No así en la comunidad blanca. Entonces, cuando analizamos los estudios existentes sobre el tema, empezamos a hacernos esas preguntas. O sea, muchas veces los y las investigadoras atribuyen esta situación a la pobreza, factores socioeconómicos, el acceso a la atención médica y la fragmentación del sistema médico. Pero lo que queríamos saber era: ¿qué pueden hacer los hospitales? ¿Sera que existe también esta disparidad entre comunidades blancas y negras dentro de los hospitales? ¿Podría esto ser una problemática en la que los doctores influye de algún modo? ¿Podría ser que realmente haya un sesgo inconsciente en nuestro sistema de salud?

AMY GOODMAN: ¿Y qué descubrieron?

ANNIE WALDMAN: Descubrimos que definitivamente es así. A partir del análisis de los hospitales que reciben una proporción mayoritaria de gente de comunidades negras o comunidades de color, vemos que la cantidad de complicaciones durante el parto es llamativamente más alto. Y no estamos hablando sólo de complicaciones como hemorragias, que mucha gente considera totalmente prevenibles —que no fue lo que tuvo Erica Garner— sino que también hay otras complicaciones como hipertensión, presión arterial o coágulos sanguíneos, que son cosas que… No sé si habrán leído la entrevista de Vogue con Serena Williams publicada ayer, pero ahí ella cuenta la trágica complicación que sufrió en el parto.

AMY GOODMAN: Estamos hablando de la famosa jugadora de tenis.

ANNIE WALDMAN: Sí, la famosa jugadora, la reina del tenis, también tuvo complicaciones en el parto, bajo la atención de su doctor. Ella ya tenía un historial médico de coágulos sanguíneos. Tenía ese historial de… creo que tuvo un coágulo sanguíneo hace un par de años, que la sacó de las canchas por un año. Es algo que el doctor debería haber tenido en cuenta cuando ella ingresó al hospital.

AMY GOODMAN: Ella se lo autodiagnosticó.

ANNIE WALDMAN: Fue un autodiagnóstico, exactamente. ¿Pero por qué las mujeres tienen que autodiagnosticarse cuando entran al hospital? O sea, el personal médico está para eso. Y de hecho, si prestamos atención a la historia de Williams, ella le consulta a la enfermera, le pide un tratamiento para eso, que le hagan una tomografía computarizada para ver si sus coágulos estaban empeorando. Y la enfermera le dijo: “Oh, puede ser que el medicamento para el dolor te esté confundiendo”. O sea, ¿cómo nos sentimos como mujeres ante ese tipo de situaciones? ¿Cómo se siente una mujer negra al ver que su dolor es ignorado, que sus síntomas son ignorados? De hecho, los estudios muestran que el manejo adecuado del dolor es algo que… es un gran problema en pacientes de comunidades de color. Los médicos no suelen dar a las mujeres negras la medicación adecuada para tratar el dolor y creen a veces, como en el caso de Serena Williams, que lo que las mujeres dicen sentir es algo que sólo está en sus cabezas o que podrían estar confundidas.

AMY GOODMAN: ¿Podrías contarnos las historias de Dacheca y Tanesia?

ANNIE WALDMAN: Sí. Bueno, cuando estábamos… esta investigación, al menos la que respecta a los hospitales, comenzó a partir de las estadísticas existentes. Queríamos ver cuáles eran los hospitales que tenían las mayores tasas de complicaciones en el parto. Y lo que hicimos fue analizar tres estados, millones de nacimientos, una cantidad abrumadora de datos. Pero lo que queríamos era dar con las historias reales. Así que trabajamos con un equipo increíble de ProPublica que hace trabajo comunitario, y desde ahí nos acercamos a las comunidades buscando historias. Casualmente, ya veníamos investigando un hospital de Brooklyn que tenía una de las tasas más altas del estado de Nueva York de madres con complicaciones, cuando una familia se acercó y nos dijo: “Nuestra madre murió en ese hospital”.

AMY GOODMAN: ¿Puedes decirnos qué hospital es?

ANNIE WALDMAN: Sí, es el Centro Médico de la Universidad Estatal de Nueva York, SUNY Downstate, de Brooklyn. Está en un triángulo que tiene… Brooklyn es uno de los distritos de la ciudad de Nueva York que tiene una de las tasas más altas de complicaciones en el parto. En Brownsville, uno de los barrios cercanos al centro médico SUNY Downstate, una de cada 20 mujeres tiene complicaciones al parir en el hospital. Entonces, estos números muestran que no se trata de hechos aislados o extraordinarios, sino de una problemática cotidiana para estas comunidades.

Dacheca Fleurimond, una de las mujeres en cuyas historias nos enfocamos, había muerto pocos meses antes del inicio de nuestra investigación en los hospitales. Empezamos a buscar información sobre su caso. Lo increíble es que cuando entró al hospital ella no tenía idea de que estaba en riesgo, que podía morir. Había tenido ya cinco embarazos anteriormente, todos sin complicaciones. Esta vez estaba embarazada de gemelos. Ella no sabía que realmente tenía un riesgo muy alto de sufrir un coágulo sanguíneo, lo mismo que le ocurrió a Serena Williams. Le hicieron una cesárea y 36 horas después, Dacheca murió.

Y lo que nos impactó, aunque en sí mismo el caso es terriblemente desgarrador, fue que mientras estábamos investigando este hospital, falleció otra mujer, Tanesia Walker. Tenía 31 años, le faltaban pocas semanas para cumplir 32, y era azafata de American Airlines. Había tenido un hijo antes, tenía trabajo y era financieramente estable. Tenía un título de grado en Justicia Penal, de la Universidad John Jay de la ciudad de Nueva York. Tenía toda su vida por delante, como todas las mujeres de las que estamos hablando. Sin embargo, cuando entró en este hospital, no imaginó que en menos de 24 horas también moriría. Hasta ahora no sabemos exactamente la causa de su muerte, pero su familia cree que puede haber sido un coágulo de sangre, al igual que en el caso de Dacheca Fleurimond, que había muerto en el mismo hospital unos meses antes.

Esto genera muchas preguntas: ¿Están los hospitales investigando estas muertes que ocurren en sus propias instalaciones? ¿Qué está haciendo el personal médico para cambiar los protocolos luego de estas muertes? ¿Cuál es la discusión que estas muertes generan? Bueno, le hice al hospital todas estas preguntas y, lamentablemente, no obtuve respuestas. Entonces creo que le toca a la gente generar presión.

AMY GOODMAN: ¿Qué papel juegan en esto los seguros médicos o la falta de ellos?

ANNIE WALDMAN: Sí, los seguros médicos tienen en esto un papel enorme. Realmente esto es parte de un problema sistémico, no sólo de los hospitales. Empieza desde que nace un niño o niña. O sea, nace dentro de esta sociedad y hay que ver si tiene o no acceso al sistema de salud. Y luego crece y hay que ver si tiene o no acceso a una buena educación. O sea, no se trata sólo de la segregación que pueda haber en nuestro sistema de salud. Se trata de la segregación que hay en todos los ámbitos de nuestra sociedad, de la educación a la vivienda, a todo lo demás.

AMY GOODMAN: Queremos agradecerte mucho por estar con nosotros. Hay un punto interesante que… El periódico New York Post informó: “Pearson, la empresa de educación más grande del mundo, fue muy criticada … por una página en uno de sus libros sobre enfermería que plantea estereotipos racistas sobre minorías”, que dice en una de sus líneas: “Las personas negras suelen dar cuenta de una mayor intensidad de dolor que personas de otras culturas”. “Los conceptos erróneos dañinos se pueden encontrar en la página 161 del libro titulado: 'Enfermería: Un enfoque de aprendizaje basado en conceptos. Volumen I'”.

ANNIE WALDMAN: Sí, bueno, como pueden ver, hay un sesgo inconsciente y un sesgo en todo lo que leemos. Y bueno, ya es hora de que la gente empiece a cuestionar lo que se dice y lo que está pasando.

AMY GOODMAN: Vamos a seguir con esta conversación fuera del aire y publicaremos lo que sigue en nuestro sitio web. Así que sigan el tema en Democracy Now! Ahora, después de la pausa, vamos a enfocarnos en otro aspecto de la vida de Erica Garner. Algo que muchas mujeres experimentan ahora cuando lidian con el estrés de perder a sus seres queridos en manos de la brutalidad policial. Esto es Democracy Now! Encontrarán enlaces a los artículos de Annie Waldman y a la investigación completa de ProPublica en democracynow.org. El artículo mencionado se titula: “How Hospitals Are Failing Black Mothers” (La deficiencia de los hospitales con las madres negras). Quédense con nosotros. [Pausa]

AMY GOODMAN: Escuchábamos “Cuatro mujeres” por Nina Simone.

Traducido por Pamela Subizar. Editado por Verónica Gelman y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio