Noam Chomsky: el cambio climático y las armas nucleares ponen en riesgo la supervivencia de la vida humana tal y como la conocemos

Reportaje30 de julio de 2018

En California han muerto al menos ocho personas por los incendios forestales alimentados por el cambio climático en todo el estado. Los bomberos están combatiendo en total diecisiete incendios forestales en California, que están destruyendo más de 80.000 hectáreas de bosque y provocando evacuaciones masivas de población, que afectan incluso al Parque Nacional de Yosemite. Estos incendios se están produciendo en un contexto de eventos climáticos extremos que están causando muertes en todo el mundo. En India más de 500 personas han muerto a causa de las inundaciones y fuertes tormentas de las últimas semanas. Los científicos vinculan el aumento en las lluvias y las inundaciones al cambio climático.

Para profundizar en este tema, hablamos con Noam Chomsky, disidente político, escritor y lingüista reconocido mundialmente. Chomsky es profesor laureado del Departamento de Lingüística de la Universidad de Arizona y profesor emérito del Instituto Tecnológico de Massachusetts, donde enseña hace más de 50 años.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

NOAM CHOMSKY: No podemos dejar de recalcar el hecho de que estamos en un momento único de la historia humana. De hecho, lo hemos estado desde 1945. En 1945, la historia humana cambió dramáticamente. En agosto de 1945, los humanos demostraron que su alardeada inteligencia había creado un medio para destruir la vida en la Tierra. Todavía no lo tenían en ese momento, pero era obvio que este medio iba a extenderse y expandirse, como de hecho lo hizo. Un par de años después, en 1947, el Boletín de Científicos Atómicos estableció su famoso Reloj del Juicio Final. ¿Qué tan lejos estamos de la medianoche y del desastre final? El reloj se fijó siete minutos antes de medianoche. Llegó a los dos minutos antes de la medianoche en 1953, cuando Estados Unidos y luego la Unión Soviética detonaron armas termonucleares, que esencialmente tenían la capacidad de destruir la vida. Desde entonces este reloj ha oscilado de diversas maneras. Ahora ha vuelto a los dos minutos antes de la medianoche, con algo añadido. En 1945 no se sabía que no solo estábamos entrando en la era nuclear, sino que estábamos entrando en una nueva época geológica, que los geólogos llaman el Antropoceno, una época en la que la actividad humana está teniendo graves y nocivos efectos en el medio ambiente en el que la vida humana y otros tipos de vida pueden sobrevivir. También hemos entrado en lo que hoy en día se llama la sexta extinción, una extinción rápida de especies, que es comparable a la quinta extinción, ocurrida hace 65 millones de años cuando un asteroide, un enorme asteroide, golpeó la Tierra. La Sociedad Geológica Mundial finalmente se estableció al final de la Segunda Guerra Mundial, al inicio de la escalada aguda del Antropoceno y destrucción del medio ambiente, no solo debido al calentamiento global, el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero, sino también debido a cosas tales como los plásticos en el océano, que se predice que serán mayores que el peso de los peces en el océano, en un futuro no muy lejano. Estamos destruyendo el medio ambiente que permite lo que conocemos como vida humana organizada. Estamos generando el riesgo de sufrir una catástrofe irreversible con nuestras recurrentes confrontaciones nucleares. Cualquiera que haya visto nuestro historial, que es impactante, podría concluir que es un milagro que hayamos sido capaces de sobrevivir tanto tiempo. Hoy en día, los seres humanos de esta generación, por primera vez en la historia tienen que preguntarse: “¿Sobrevivirá la vida humana?”. Y en un futuro no muy lejano, las sociedades organizadas… estos son los problemas que nos deberían preocupar. Todo lo demás carece de importancia en comparación con esto. Y volviendo a la OTAN, ¿qué están haciendo? Se expandieron hacia la frontera rusa. Si observas las políticas de Trump desde un punto de vista geoestratégico, son totalmente incoherentes. Por un lado, se está haciendo el simpatico con Vladimir Putin. Por otra parte, está intensificando las amenazas contra Rusia, y por lo tanto, contra nosotros mismos también. Está armando a Ucrania, lo que es una seria amenaza para Rusia. Está aumentando las fuerzas militares en la frontera rusa. Los rusos están haciendo lo mismo en el otro lado. Realizando maniobras militares. El nuevo programa nuclear que Trump ha instituido, que es una grave amenaza para Rusia, y también para el mundo entero. Ya bajo el gobierno de Obama los programas de modernización habían alcanzado un nivel que representaba una amenaza real de un ataque nuclear preventivo contra Rusia. Importantes investigaciones sobre el tema se han publicado en revistas científicas, en el Boletín de Científicos Atómicos. Trump lo está intensificando, aumentando la modernización de fuerzas extremadamente peligrosas, y también reduciendo significativamente el umbral de la guerra nuclear. También con armas nuevas, que son armas nucleares supuestamente tácticas, que, como cualquier estratega nuclear puede decirte, son incentivos para la escalada hacia una catástrofe final. Estas son enormes amenazas contra Rusia, y contra nosotros también, combinadas con cortesías hacia Putin en conferencias de prensa. Geostratégicamente, esto no tiene sentido. Todo tiene perfecto sentido en una premisa diferente.

AMY GOODMAN: Trump se ha enfrentado a los aliados de la OTAN, desde Reino Unido a Alemania, y antes de eso, a Macron en Francia y Justin Trudeau en Canadá. Pero mientras cuestionaba a la OTAN, dijo que lo hacía simplemente porque quiere que ellos gasten más dinero, y de hecho nombró a los fabricantes de armas en Estados Unidos, con los que él quiere que gasten más dinero… diciendo que estos países deberían gastar el cuatro por ciento de sus presupuestos en armas. ¿Puede hablarnos sobre esto?

NOAM CHOMSKY: En otras palabras, si estás buscando una estrategia seria detrás de esto, estás buscando en el lugar equivocado. No se trata de buscar qué hay detrás de estos hechos. Nada de esto tiene sentido desde un punto de vista estratégico. Nada. Todo es contradictorio, incoherente y demás. Eso debería decirnos algo: miremos en otra dirección. Y todo tiene perfecto sentido bajo la premisa de que Trump está motivado por una sola preocupación abrumadora: él mismo. Todo esto tiene sentido para un megalómano que quiere asegurarse de que tiene poder, riqueza y tiene que apelar a un número de electorados para asegurarse de que está siendo apoyado. Uno de esos electorados es esa élite abrumadoramente belicista… ya sabe, expandir la OTAN, construir el sistema militar, modernizar armas nucleares, etc. Trump los tiene en su bolsillo. El electorado crucial es… y su electorado real… es el sector corporativo y los superricos. Trump está prodigando regalos para ellos. Y mientras hace eso se pavonea frente a los medios, y los medios lo están ayudando al centrarse en él, sus secuaces en el Congreso están llevando a cabo un robo inmenso. Es increíble, si lo miras punto por punto. He mencionado un par de ejemplos antes. Trump tiene que mantener una base de votantes; de lo contrario, está fuera. Y lo hace con adoptando una pose: “Voy a enfrentarme a la OTAN, haciéndoles pagar más, para que no nos sigan robando”. Estupendo. “Voy a enfrentarme a China. Para que dejen de robarnos nuestra propiedad intelectual”. Estupendo. “Voy a imponer tarifas a todo el mundo. Porque los estoy defendiendo a ustedes, amigos, defiendo los derechos de los trabajadores”. Punto por punto, todo se trata de lo mismo. Y creo que eso es en buena medida lo que está sucediendo. Esta búsqueda de una estrategia geoestratégica coherente detrás de todo esto es casi imposible. Hay algunas cosas que tienen sentido, por supuesto. El esfuerzo para construir una alianza con los Estados más reaccionarios de Medio Oriente contra Irán… junto a Arabia Saudí, Israel, Emiratos Árabes Unidos, la dictadura de Egipto… es una locura, pero a la vez es una estrategia coherente. Debo decir como corolario a la doctrina del “yo primero” que hemos observado una y otra vez, que si Obama hizo algo, Trump tiene que hacer lo contrario, sin importar de qué se trate. No importa cuáles sean las consecuencias. De lo contrario, no es un presidente transformador, un presidente importante.

AMY GOODMAN: Déjeme preguntarte sobre Israel en este momento.


Traducido por Lissette Favorite. Editado por Igor Moreno Unanua y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio