“Me asustó mucho”: Anciano indígena reflexiona sobre la “actitud acosadora” de los estudiantes con gorras de “Make America Great Again”

Reportaje22 de enero de 2019

Con una participación multitudinaria,, el viernes se realizó la Marcha de los Pueblos Indígenas en Washington DC. Al día siguiente, se viralizó en las redes sociales la grabación de una interacción que sucedió después de finalizada la marcha, entre un anciano indígena y un grupo de estudiantes de una escuela secundaria católica de Kentucky que habían participado de una “Marcha por la Vida” ese mismo día. En el video se ve al anciano del pueblo Omaha Nathan Phillips tocando pacíficamente su tambor y cantando mientras es rodeado por los estudiantes, algunos de los cuales llevan gorras con el emblema de Trump “Make America Great Again” (Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo, en castellano). En el video, los estudiantes parecen insultar y burlarse de Phillips. También se ve como algunos estudiantes hacen gestos como de hacha, que se usan para alentar a equipos deportivos. Y se ve a un estudiante con una gorra roja con la leyenda “Make America Great Again” parado frente a Phillips, a un paso de él, sonriendo con cara burlona. El video generó una amplia indignación, pero algunos comentaristas se retractaron de sus críticas luego de ver otros videos relacionados. Para ampliar esta información, hablamos con Nathan Phillips acerca de lo sucedido. Es veterano de Vietnam y ex director de la organización Native Youth Alliance.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Estos son algunos de los titulares de hoy. Seguimos en Democracy Now! democracynow.org, el informativo de guerra y paz. Soy Amy Goodman.

JUAN GONZÁLEZ: Pasamos ahora a una noticia que recibió gran atención durante el fin de semana. El viernes hubo una multitudinaria Marcha de los Pueblos Indígenas en Washington DC. Al día siguiente, se viralizó el video de una interacción que tuvo lugar al finalizar la marcha, entre un anciano indígena y un grupo de estudiantes católicos de una escuela secundaria de Kentucky que habían asistido a una Marcha por la Vida el mismo día.

AMY GOODMAN: En el video, se ve al anciano del pueblo Omaha Nathan Phillips tocando su tambor y cantando pacíficamente mientras los estudiantes lo rodean. Algunos de ellos llevan gorras rojas con la inscripción MAGA, que en inglés es acrónimo de “Hagamos a Estados Unidos grande de nuevo”. El video parece mostrar a los estudiantes burlándose y riéndose de Phillips, y se ve a algunos estudiantes haciendo con sus brazos el “tomahawk chop”, o corte del hacha de guerra, gesto utilizado por los fanáticos del béisbol.

JUAN GONZÁLEZ: En el video, que provocó una gran indignación, puede verse a un estudiante con una gorra roja de MAGA en pie frente a Phillips sonriendo con cara burlona. Luego de que el video se volviera viral el sábado, la Conferencia Católica de Kentucky condenó las acciones de los alumnos, diciendo: “Este comportamiento se opone a las enseñanzas de la Iglesia sobre la dignidad y el respeto hacia los seres humanos”. La congresista indígena Deb Haaland, recientemente elegida, tuiteó: “La demostración de odio flagrante, intolerancia y falta de respeto por parte de los estudiante es una señal de la decadencia social que estamos teniendo con este Gobierno. Es descorazonador”.

Pero después de la viralización de ese video el sábado, la historia fue tomando otros matices. A lo largo del fin de semana se publicaron más videos en Internet mostrando una imagen más completa de lo que había sucedido. Fue Nathan Phillips quien se acercó primero a los estudiantes, intentando apaciguar una tensa situación entre ellos y un pequeño grupo de Israelitas Hebreos Negros que estaban gritando consignas ofensivas contra el grupo de estudiantes.

AMY GOODMAN: Los videos muestran que los estudiantes rodearon a Nathan Phillips apenas él se les acercó tocando el tambor. Hunter Hooligan, que también venía de la Marcha de los Pueblos Indígenas escribió: “Estábamos rodeados por los jóvenes que nos superaban en gran número. Cuando intentamos continuar nuestro camino y avanzar entre la multitud los jóvenes se acercaron más y más, hasta que finalmente un joven en particular se paró frente a Nathan y se negó a dejarnos pasar”. Según Hunter Hooligan, algunos de los estudiantes cantaban “construyan el muro”.

El estudiante que se enfrentó con Phillips, un estudiante de secundaria llamado Nick Sandmann, dijo que él también estaba tratando de apaciguar una situación tensa. Sandmann publicó un comunicado a través de la empresa de relaciones públicas que lo representa. El comunicado dice, entre otras cosas: “Pensé que al permanecer inmóvil y tranquilo estaba ayudando a calmar la situación. Oré en silencio para que la situación no se saliera de control”. Y continúa: “No era mi intención hacer muecas al manifestante. En un momento sonreí porque quería que él supiera que no iba a enojarme, sentirme intimidado ni ser provocado hacia una confrontación más grande”.

El incidente ha generado un amplio debate sobre el modo en que los medios manejaron la historia. Algunos comentaristas de los medios se disculparon por haber criticado a los alumnos. Incluso el presidente Trump intervino con un tuit: “Al parecer Nick Sandman y los estudiantes del Covington Catholic fueron tratados injustamente con juicios apresurados… calumnias de los medios. No estuvo bien ¡pero qué gran revancha!” Trump luego citó a Tucker Carlson: “Nuevas imágenes muestran que los medios estaban equivocados acerca del encuentro de los adolescentes con los indígenas”.

Pero otros medios continuaron criticando las acciones de los estudiantes. Deadspin publicó un artículo titulado: “No dude de lo que vio con sus propios ojos”. La columnista del New York Times Michelle Goldberg tuiteó ese artículo de Deadspin y señaló: “La prisa por desmentir la primera versión fue en sí misma una reacción casi acosadora”.

Bueno, ahora nos acompaña Nathan Phillips, anciano de la comunidad Omaha, que participó en la Marcha de los Pueblos Indígenas el viernes. Nathan Phillips es veterano de Vietnam y exdirector de la organización Native Youth Alliance.

Bienvenido a Democracy Now! Nathan. Gracias por permanecer en Washington para venir al programa. Para empezar, si puedes decirnos… Cuéntanos qué fue lo que pasó el viernes. La marcha ya se había dispersado. Tú estabas en los escalones del Monumento a Lincoln, ¿es así? Cuéntanos qué viste.

NATHAN PHILLIPS: Sí, es así. Al finalizar la Marcha de los Pueblos Indígenas nos habíamos topado con los Israelitas Negros. Aparecieron alrededor de la 1:00 o 2:00 de la tarde, cuando aún estábamos realizando nuestra protesta en los escalones. Y estaban lanzando todo tipo de insultos y agresiones contra nosotros, los indígenas. En uno de los videos, pude ver que uno de los indígenas se les acercó, estuvo con ellos, dio la vuelta y se alejó.

Y luego, bueno, los jóvenes habían terminado la marcha, la manifestación a la que habían asistido, y cuando se dirigían hacia donde estaba su autobús se encontraron con los mismos Israelitas Negros y tuvieron una reacción diferente; en lugar de responder al odio con amor, respondieron al odio con odio. Nosotros pensamos, estando en la marcha, que lo mejor era hacer lo posible para ignorar a los Israelitas Negros y orar por ellos o por sus acciones en el monumento. Realmente no entendimos qué hacían allí acosándonos, pero seguimos adelante con nuestra marcha.

Luego las cosas se pusieron más tensas entre los Israelitas Negros y los jóvenes. Los jóvenes los seguían buscando. Se alejaban, se acercaban, volvían a toparse con ellos. Y cada vez que volvían eran más cantidad, hasta que… como se ve en el video, llegaron a ser, bueno, cerca de 200 de esos jóvenes allí. Y adoptaron una actitud acosadora, de turba. Mucha gente lo percibió así.

JUAN GONZÁLEZ: Nathan Phillips…

NATHAN PHILLIPS: desde el costado de… sí, dime.

JUAN GONZÁLEZ: Nathan Phillips, los Israelitas Negros… tú decías que en un momento llegaron a ser alrededor de 200 los jóvenes de Kentucky. ¿Qué tamaño tenía el grupo de los Israelitas Negros? ¿Y por qué decidiste tratar de interponerte entre ambos grupos?

NATHAN PHILLIPS: Cuando el grupo de jóvenes llegó a tal tamaño, y los gritos y exclamaciones, las imágenes me remitieron a las fotos que he visto de jóvenes blancos rodeando a un joven negro en un restaurante. Las caras de ese grupo de jóvenes que estaban en Washington D.C. eran la mismas caras de los jóvenes que rodeaban a la joven negra que intentaba acceder a la educación. Y los desprecios y las muecas que se ven en esas fotos, son las mismas imágenes de cuando ves fotos de linchamientos, los mismos gestos que ves en la gente que hacía los linchamientos, esa misma cara tenían estos jóvenes. Estaban enojados. Estaban, llegaron a un punto en el que era… daba miedo.

A mi se me acercó alguna de nuestra gente… se me acercaron algunos de nuestros jóvenes indígenas y me dijeron: “Tenemos que hacer algo”. Y cuando dijeron eso, lo primero que pensé fue que esta no es nuestra lucha, no es nuestro problema. O sea, teníamos nuestro permiso para hacer nuestro evento y nada más.

Pero las cosas comenzaron a ponerse cada vez peor y había un grupo que cantaba como burlándose, según descubrí anoche ese canto que hacían se suponía que era un haka. Cuando los vi allí haciendo eso, que no parecía ningún haka, pero eso no viene al caso. El punto es que el joven que lideraba esto era el Sr. Sandmann. Él le preguntó a su profesor: “¿Puedo dirigir esto? ¿Puedo hacer callar a esta gente?”.

Y los Israelitas Negros nunca fueron más de cuatro, Su grupo no creció ni se achicó en ningún momento. Pero mantuvieron todo el tiempo el mismo tono ¿sabes? Pero bueno, estamos en Estados Unidos, hay libertad de expresión, libertad de reunión pacífica y libertad de religión. Y eso es lo que estaban haciendo esos Israelitas Negros, al igual que…

AMY GOODMAN: Entonces… Nathan, ¿puedes contarnos qué fue lo que pasó cuando te acercaste y comenzaste a tocar el tambor, como decías, para apaciguar la situación? Y luego tienes a este joven llamado Sandmann parado frente a ti, y todo el grupo de estudiantes detrás. Cuéntanos qué fue lo que hiciste allí, la canción que elegiste cantar, qué te pasó con los estudiantes que estaban allí alrededor, cuán cerca tuyo estaba este joven estudiante.

NATHAN PHILLIPS: Cuando me pidieron que ayudara a apaciguar la situación, tomé el tambor. Es un tambor de … un instrumento de oración. Así que tomé ese tambor y comencé a golpearlo, cantando una canción que es conocida como la canción del Movimiento Indígena Americano. Es una canción de unidad. Es una canción de honor, respeto y oración. Y por eso elegí esa canción, para traer unidad a lo que veo que sucede en el tejido social estadounidense ante el racismo, el fanatismo. Y mientras cantaba simplemente me iba a quedar parado a un costado, pero al mismo tiempo estaba entrando en oración. Justo antes de comenzar a cantar, mi rezo fue “Dios, ayúdame. Sé testigo de lo que está pasando aquí, Dios. Protégenos”. Y luego, cuando hice esa oración…

AMY GOODMAN: ¿Por qué dijiste “Dios, ayúdame”? ¿Tenías miedo?

NATHAN PHILLIPS: Estaba tremendamente asustado. Había un grupo de más de 200 jóvenes blancos enojados con una actitud acosadora. Y solo estaban enfrentando a cuatro individuos negros. Y la situación estaba llegando a un punto en que un solo chasquido de dedos podría haber llevado a los jóvenes a abalanzarse sobre esos cuatro individuos. Yo no estaba de acuerdo con los Israelitas Negros ni con lo que decían. Pero sí creo que Estados Unidos es una tierra de libertades. Y por más que yo discrepara con esos Israelitas Negros, ellos tenían el derecho de estar allí.

JUAN GONZÁLEZ: Nathan Phillips, y ese joven que te miraba fijamente, ¿te dijo algo en algún momento? Porque es claro que los jóvenes de más atrás estaban abucheando o gritando, pero él estaba parado en silencio. ¿Recuerdas algunas de las cosas que te gritaban los jóvenes que estaban más atrás?

NATHAN PHILLIPS: Algunas de las cosas que dijeron, simplemente no las quiero repetir. Pero hubo comentarios de “construyan el muro”. Y ya he escuchado este tipo de comentarios tantas veces en mi vida que he llegado al punto de ignorar directamente esas palabras que vienen a mí, o sea, las palabras despectivas… perdón.

Entonces, estábamos allí y quedamos cara a cara con el Sr. Sandmann, y justo antes de eso, cuando se me ve caminando hacia el grupo, el grupo comenzó a separarse. En ese momento pensamos que íbamos a poder salir de esa situación, y yo iba a tratar de sacar a mi gente de esa situación, había visto una elevación detrás de ellos, que era el Monumento a Lincoln. Y cuando yo estaba en ese proceso, él aparece ahí. Mi mente estaba en oración. O sea, todo mi pensamiento estaba concentrado en ello y no pensaba en otra cosa que permanecer en oración, quedarme en el pensamiento de pedir a Dios que sea testigo de lo que está pasando en mi país, o sea, el racismo que existe.

AMY GOODMAN: Nathan, quiero leerte…

NATHAN PHILLIPS: Y eso es lo que estaba pasando.

AMY GOODMAN: Quiero leer el comunicado que emitió Nick Sandmann…

NATHAN PHILLIPS: Sí.

AMY GOODMAN: …el estudiante de la secundaria Covington, a través de la empresa encargada de sus relaciones públicas: “El manifestante que todos han visto en el video comenzó a tocar su tambor mientras se metía en la multitud … me miró fijamente y se me acercó, hasta quedar a centímetros de mi cara. Siguió tocando su tambor todo el tiempo que estuvo así de cerca. Yo no interactué con este manifestante para nada. No le hablé. No hice gestos con las manos ni otros movimientos agresivos. … Pensé que al permanecer inmóvil y tranquilo, estaba ayudando a calmar la situación”. ¿Qué le responderías?

NATHAN PHILLIPS: ¿Será una copia? Digo, porque eso es lo primero… en la primera entrevista que di, esa fue mi declaración, que yo no fui hacia allí, que me pidieron que hiciera algo y no sabía qué era, pedí a Dios que me ayudara y el creador me puso allí. Y así me interpuse entre el racismo blanco y el negro. Y así llegué a esa situación. Y ahí me me di cuenta de dónde había quedado, de la peligrosa situación en la que estaba. En ese momento nos estaban rodeando, no podía ir a la izquierda, no podía ir a la derecha, ni podíamos regresar sin chocar con este grupo y su acoso.

JUAN GONZÁLEZ: Nathan…

NATHAN PHILLIPS: Y me quedé inmóvil por un momento. Me quedé inmóvil por un momento y luego di mi primer paso, y el grupo retrocedió. Y luego di mi segundo paso y el grupo incluso se dispersó un poco. Empecé a caminar en esa dirección y ya habían… había un pequeño espacio por el que podíamos salir. Así que seguimos caminando en esa dirección. Entonces, cuando empecé a caminar hasta allí no me estaba concentrando en nadie en particular, solo en sacar a los jóvenes de allí, la juventud indígena que estaba conmigo, poder salir de esa situación.

JUAN GONZÁLEZ: Nathan Phillips, tú…

NATHAN PHILLIPS: Y fue entonces cuando el Sr. Sandmann se paró frente a mí y bloqueó mi… bloqueó mi camino.

JUAN GONZÁLEZ: Nathan, mencionabas que…

NATHAN PHILLIPS: Cuando trataba de… sí.

JUAN GONZÁLEZ: Mencionabas que los jóvenes cantaban “construyan el muro”. Bueno, esto es asombroso puesto que se trataba de una confrontación que inicialmente comenzó entre un grupo… un pequeño grupo de afroestadounidenses y los jóvenes blancos, y luego se transformó en una confrontación contigo, que eres indígena estadounidense. Y aún así cantaban “construyan el muro”, como si el “construyan el muro” se hubiera convertido en una consigna general de la supremacía blanca aplicable a cualquiera que ciertas personas puedan considerar una amenaza.

NATHAN PHILLIPS: Me parece muy buena esa definición de la consigna “construyan ese muro”, porque fue exactamente lo que sentí. Cuando me paré entre ese grupo acosador y lo que parecía ser su presa, todo ese odio y cólera lo dirigieron a mí. Simplemente me cayó encima. Y allí fue cuando… en ese momento es que digo que me di cuenta de la situación en la que nos habíamos metido. Y escuchar ese “construyan el muro” me sorprendió, o sea, porque estaban contra esos cuatro Israelitas Negros, y cuando se vio que yo no me iba a quedar quieto y dejarlo pasar, dirigieron toda esa ira hacia mí.

AMY GOODMAN: Nathan, quería preguntarte acerca de la canción que elegiste cantar. Estaba leyendo un tuit de Nick Estes que dice: “Nate Phillips está cantando la canción del Movimiento Indígena Estadounidense, conocida como 'La canción de Raymond Yellow Thunder', que honra la vida de un anciano Oglala brutalmente asesinado por los colonos blancos en Gordon, Nebraska en 1972. Es una canción de resistencia y remembranza”. ¿Puedes decirnos por qué elegiste esa canción?

NATHAN PHILLIPS: A lo que me refería antes, cuando decía que me puse frente a ese grupo y canté esa canción, es que lo hice con ese pensamiento de que alguien podría haberse parado frente a la multitud que asesinó a Raymond Thunder, Yellow Thunder. Si alguien hubiera podido pararse allí y decir: “Esto está mal”, si alguien hubiera podido pararse frente al teniente Calley en algún momento de su vida y decirle: “estás tomando un camino equivocado”, si alguien hubiera podido pararse frente al Séptimo de Caballería antes de Wounded Knee y decir: “Esto está mal”.

AMY GOODMAN: ¿Puedes cantarnos un poco?

NATHAN PHILLIPS: Así que cuando me paré frente a ellos…

AMY GOODMAN: ¿Puedes cantar un poco aquí?

NATHAN PHILLIPS: Es una canción que no tiene letra, sólo sale del corazón. Y [canta]. Me separaron de mi familia cuando tenía 5 años, en Nebraska, y volví a mi casa, a mi familia ya siendo un joven en los años 70, a principios de los 70. Ahí conocí a mi hermano, Raleigh Phillips, y él me enseñó esta canción. Es la primera canción que aprendí, que me enseñaron.

AMY GOODMAN: ¿Te daba miedo…

NATHAN PHILLIPS: Canté esa canción…

AMY GOODMAN: …lo que podía pasar cuando terminaras de cantar la canción?

NATHAN PHILLIPS: Sí, me daba miedo. Y no sabía cómo terminar la canción, o dónde terminarla. Si la terminaba allí mismo, rodeado de esa turba, ¿qué iba a hacer entonces? Así que surge la idea, bueno, de…

AMY GOODMAN: Entonces, lo que puso fin a esto…

NATHAN PHILLIPS: …intentar salir de la situación…

AMY GOODMAN: ¿Lo que disolvió la situación fue que alguien llamó a los estudiantes avisándoles que su autobús había llegado? ¿Por eso se alejaron?

NATHAN PHILLIPS: Bueno, al parecer sí. Pero al mismo tiempo, cuando ellos se fueron en grupo del lugar, salieron corriendo, apenas se fueron corriendo apareció un escuadrón de oficiales uniformados. Así que, desde mi perspectiva, bueno, sí, ellos podrían decir que se fueron corriendo hacia el autobús, pero si lo miras desde otro ángulo, se fueron huyendo de la policía.

AMY GOODMAN: Bueno, Nathan Phillips, muchas gracias por acompañarnos. Anciano Omaha que participó en la Marcha de los Pueblos Indígenas. Mucha gente vio su cara y lo vio cantar, entonar un cántico y tocar el tambor al final de esa marcha indígena.

Seguimos en Democracy Now! Después de la pausa conversaremos con uno de los organizadores de la marcha indígena, el abogado indígena Chase Iron Eyes. Y luego hablaremos con el autor de un libro que se está publicando hoy: “The Heartbeat of Wounded Knee” (El latido de Wounded Knee). Quédese con nosotros.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio