Huracán Sandy: para la Cruz Roja fue más importante cuidar su imagen pública que atender a la gente

Reportaje30 de octubre de 2014

Esta semana se cumple el segundo aniversario del huracán Sandy que azotó el área de la ciudad de Nueva York, resultando ser una de las tormentas más destructivas en la historia del país. Una nueva investigación conjunta de ProPublica y NPR plantea que el interés de la Cruz Roja de Estados Unidos estaba puesto en cuidar su imagen y su reputación más que en dar atención a quienes la necesitaban, lo que arruinó su respuesta ante el huracán Sandy. El informe alega que dicha organización destinó vehículos y recursos para conferencias de prensa que podría haber usado para prestar sus servicios. Y estima que la Cruz Roja desperdició en promedio un 30% de las comidas que produjo en los primeros días del trabajo para responder a los efectos del Sandy. Hablamos sobre el tema con el periodista de ProPublica Justin Elliott y con Richard Rieckenberg, que trabajó en la Cruz Roja como experto en desastres supervisando diferentes aspectos del trabajo de la organización para brindar alimentos, refugio y provisiones después de las tormentas del año 2012. También emitimos al aire la respuesta oficial de la Cruz Roja sobre esta investigación.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

NERMEEN SHAIKH: Esta semana se cumplen dos años de la fecha en que el huracán Sandy azotó la región de Nueva York, siendo una de las tormentas más destructivas de la historia del país. Después de haber pasado por Cuba, Jamaica y la República Dominicana, Sandy se abrió camino hacia la costa este de Estados Unidos. El 29 de octubre este huracán arrasó con la ciudad de Nueva York, con un oleaje récord de hasta 4 mts de altura. El temporal también azotó la costa de Jersey y algunas partes de Nueva Inglaterra. En total, Sandy provocó 159 víctimas fatales a lo largo de la costa este y dañó más de 650.000 viviendas. Los daños causados por el huracán abarcan ocho estados y llegan a los 70 mil millones de dólares. Millones de personas se quedaron sin electricidad; en algunos casos por varias semanas. Bueno, según una nueva investigación de ProPublica y la NPR fueron dos los desastres ocurridos durante el huracán Sandy: el huracán en sí mismo y la forma en que la Cruz Roja realizó las actividades de rescate. A continuación veremos una parte del video que acompaña la investigación, titulada: “The Red Cross’ Secret Disaster” (El desastre secreto de la Cruz Roja).

LAURA SULLIVAN: Octubre de 2012. El huracán Sandy barre la costa este desde Florida hasta Maine. Millones de personas quedan expuestas al frío y la oscuridad. Decenas de personas mueren. Con un equipo de rescate de primera categoría, la Cruz Roja recaudó más de 300 millones de dólares en donaciones. Esta es la historia oculta sobre el trabajo de rescate realizado por la Cruz Roja; cómo fue que una de las organizaciones de beneficiencia más respetadas de la nación echó a perder su misión y engañó la población.

GAIL McGOVERN: Creo que hasta el momento esta operación ha sido impecable. Estoy muy orgullosa de todo lo que estamos haciendo en el territorio. Es increíble.

LAURA SULLIVAN: Pero ciertos documentos confidenciales y relatos de integrantes de la organización presentan un panorama diferente.

RICHARD RIECKENBERG: Dejaron de confiar en su capacidad de hacer lo correcto, así que recurrieron a la segunda mejor opción, es decir: ¿qué podemos hacer para que la gente piense que estamos haciendo lo correcto?

NERMEEN SHAIKH: Veíamos un fragmento del video que acompaña la nueva investigación conjunta de ProPublica y la NPR, llamada “The Red Cross’ Secret Disaster” (El desastre secreto de la Cruz Roja). El informe sostiene que la Cruz Roja de Estados Unidos se preocupó más por cuidar su imagen y reputación que en brindar la atención requerida por las personas afectadas, y por eso tuvo una respuesta deficiente frente al huracán Sandy. También alega que la organización destinó para conferencias de prensa vehículos y recursos que podría haber usado para prestar sus servicios. Y estima que la Cruz Roja desperdició en promedio un 30% de las comidas preparadas en los primeros días del trabajo para responder a los efectos de Sandy.

AMY GOODMAN: Para ampliar el tema, nos acompañan dos invitados. Aquí en Nueva York tenemos a Justin Elliott, corresponsal de ProPublica y uno de los autores principales de la nueva investigación: “The Red Cross’ Secret Disaster” (El desastre secreto de la Cruz Roja). Y desde Santa Fe, Nuevo México, se comunica con nosotros Richard Rieckenberg, que trabajó en la Cruz Roja como experto en desastres, supervisando diferentes aspectos del trabajo de la organización para brindar alimentos, refugio y provisiones después de las tormentas del año 2012. Les damos la bienvenida a Democracy Now! Justin Elliott, preséntanos los resultados de la investigación, por favor.

JUSTIN ELLIOTT: Por supuesto. Bueno, esta investigación está basada, como comentabas, en documentos internos de la Cruz Roja, algunos de sus informes posteriores, correos electrónicos de esos días, y también entrevistas con muchos funcionarios que participaron en los operativos de rescate del Sandy y con víctimas del huracán en Nueva York y Nueva Jersey. Y descubrimos, en primer lugar, que el trabajo de la Cruz Roja fue deficiente en aspectos que eran cruciales para el éxito de su misión de rescate después de la tormenta. Y creo que lo más inquietante es que, según nuestra investigación, una de las razones del mal desempeño fue que la obsesión de la dirigencia de la Cruz Roja por cuidar su imagen y sus relaciones públicas, debilitó su capacidad en los operativos de rescate y perjudicó el trabajo de algunas personas que actuaban en el territorio, como Richard, que realmente se estaban esforzando por cumplir su misión de rescate.

NERMEEN SHAIKH: ¿Podrías darnos un ejemplo del cómo la Cruz Roja utilizó recursos para mantener su imagen o para hacer relaciones públicas, en lugar de usarlos para brindar atención a quienes la necesitaban?

JUSTIN ELLIOTT: Claro. Bueno, un ejemplo fue algo sucedió hace un par de años, después de que Sandy azotara Nueva York, varios funcionarios de la Cruz Roja, que trabajaban en el terreno, nos dijeron que hubo situaciones en que los vehículos que tiene la Cruz Roja para responder a emergencias, que son vehículos estilo furgoneta equipados con una ventana, que se usan para entregar alimentos y suministros de rescate a la gente en las zonas afectadas, en lugar de cumplir esa función eran utilizados por la dirigencia como decoración en las conferencias de prensa y montajes fotográficos. Y eso se hizo a tal nivel que de hecho perjudicó las tareas de rescate. Y esto no lo sacamos sólo de los relatos de la gente en aquel momento. También publicamos en ProPublica una presentación de “Lecciones Aprendidas” realizada por la Cruz Roja, que incluye una diapositiva que dice: “obstáculos para la prestación del servicio”, cuyo primer punto menciona la oficina central a nivel nacional, diciendo, debajo del nombre, la oficina central estaba “desviando recursos de los operativos de rescate y destinándolos a las relaciones públicas”.

AMY GOODMAN: Hablabas sobre el huracán Isaac, incluso anterior a Sandy, en los dos casos la Cruz Roja hizo que 80 camiones y vehículos para emergencias salieran vacios del playón y recorrieran Mississippi, para mostrar como si estuvieran haciendo algo.

JUSTIN ELLIOTT: Así es. Hemos hablado con muchas personas que observaron o participaron directamente en ese incidente. Hablé con el conductor de uno de los vehículos de emergencia, que era un voluntario como la mayoría de los trabajadores de la Cruz Roja, que había venido desde Carolina del Norte para colaborar luego del huracán Isaac, que golpeó la costa del Golfo un par de meses antes que Sandy; y según él las tareas de rescate de la Cruz Roja fueron incluso peores que la propia tormenta. Y mencionaba en particular este incidente, cuando le dijeron que sacara el vehículo para emergencias y condujera por la zona para hacer creer que estaban haciendo algo.

AMY GOODMAN: Ayer Democracy Now! se comunicó con Laura Howe, vicepresidente de relaciones públicas de la Cruz Roja estadounidense. Le preguntamos si la Cruz Roja había desviado estos vehículos y recursos de los operativos de rescate para conferencias de prensa, con personalidades como Heidi Klum en Staten Island, utilizando los vehículos como decoración en lugar de destinarlos a brindar asistencia. Esta es su respuesta.

LAURA HOWE: Es evidente que eso es falso. La Cruz Roja no organizó ninguna conferencia de prensa durante el primer mes del huracán Sandy. Sólo participamos en algunos eventos de prensa organizados por otras personas. La mayoría de esos eventos duraron unos 15 minutos más o menos. Y es importante recordar que se realizaron en lugares donde ya se estaba brindando asistencia, por lo que nuestras camionetas ya se encontraban allí, nuestra gente ya estaba allí, y ya se estaba, ya estábamos trabajando en esos lugares. Y teníamos cientos de llamadas de medios de comunicación que querían ver nuestro trabajo. Y parte de nuestro deber es informar al público acerca de cómo se puede obtener nuestra ayuda. Por eso tenía sentido hacer ese tipo de eventos.

AMY GOODMAN: Escuchábamos a Laura Howe, vicepresidenta de relaciones públicas de la Cruz Roja estadounidense. Esperábamos tenerla hoy en el programa, pero rechazaron la invitación. También nos acompaña Richard Rieckenberg, que trabajó en la Cruz Roja como experto en desastres, supervisando las tareas de abastecimiento de alimentos durante, después del huracán. ¿Qué le responderías a la Cruz Roja, Richard Rieckenberg?

RICHARD RIECKENBERG: ¿A qué quieres que responda, específicamente? ¿A lo que dijo Laura Howe?

AMY GOODMAN: Sí.

RICHARD RIECKENBERG: Puedo entender el planteo de Laura, sobre la importancia de las relaciones públicas. Lo que yo vi en el trabajo frente a Isaac y Sandy, por primera vez en mi historia de trabajo con la Cruz Roja, fue que las relaciones públicas se volvieron más importantes qubrindar asistencia a gran escala. Quiero parafrasear algo que dijo Bob Scheifele, que es el director de asistencia a gran escala a nivel nacional: ¿Qué es más importante, alimentar a una persona o contarle al mundo que se alimentó a una persona? El huracán Sandy fue el operativo de rescate número 26 en el que participé, y desde que comencé a trabajar con la Cruz Roja, en los huracanes Isaac y Sandy fue la primera vez que sentí que para la Cruz Roja era más importante contarle al mundo que habían alimentado a una persona, que alimentarla de hecho.

NERMEEN SHAIKH: Richard Rieckenberg, ¿qué crees que motivó este cambio de prioridades en la labor de la Cruz Roja? Este fue tu 26avo, Sandy fue el operativo de emergencia número 26 en la que trabajaste para la Cruz Roja, y dices que con Isaac y Sandy observaste por primera vez que se ponía más énfasis en cuidar las relaciones públicas que en la prestación de servicios a la población afectada. ¿A qué se debe este cambio?

RICHARD RIECKENBERG: Me parece que hubo dos cuestiones. Creo que la reestructuración de la Cruz Roja realmente afectó su capacidad para llevar a cabo las operaciones de rescate. Comenzaron a cerrar muchas de las pequeñas sedes que había en diferentes puntos del país. Y cuando se empieza a hacer eso, fusionándolas con las oficinas más grandes y concentrando los recursos en Washington DC, bueno, cuando se hace eso, se empieza a perder la especialización en el trabajo y el contacto con las comunidades locales. También se pierde el aporte de voluntarios que tienen mucha experiencia en operativos de rescate.

AMY GOODMAN: Bueno, quiero volver a las declaraciones de la vocera Laura Howe, que te mencionó directamente, Richard Rieckenberg, diciendo que tenías “una visión muy limitada” del trabajo de la Cruz Roja en el huracán Sandy.

LAURA HOWE: El Sr. Rieckenberg fue uno de 79 encargados con funciones similares durante el operativo Sandy. Así que, teniendo en cuenta eso, su perspectiva de la operación era muy limitada y sólo duró unas pocas semanas. O sea, él estaba inserto en una cadena de mando mucho más grande, mucho más amplia y sus superiores, las personas que hablaron oficialmente en nombre de la Cruz Roja con ProPublica y con la NPR, tenían una visión muchísimo más amplia de lo que estaba sucediendo dentro de la organización.

AMY GOODMAN: Esas eran las palabras de Laura Howe, de la Cruz Roja. Richard Rieckenberg, ¿cuál es tu respuesta?

RICHARD RIECKENBERG: Bueno, mi respuesta es que yo era el encargado de planificación de la asistencia a gran escala, primero en Washington DC y luego decidí irme a la ciudad de Nueva York. Como tal, yo era la persona con mayor autoridad sobre asistencia a gran escala en la zona afectada. Laura tiene razón en que yo sólo puedo hablar sobre este aspecto del operativo. Pero la atención a gran escala representa la mayor parte del trabajo que hizo la Cruz Roja, la mayor parte de lo que siempre se hace, en el inicio de cualquier catástrofe. La mayor parte de los trabajadores de la Cruz Roja se encargan de la atención a gran escala, y yo era quien se encargaba de planificar estas tareas.

AMY GOODMAN: ¿Justin Elliott?

JUSTIN ELLIOTT: Sólo quiero hacer un comentario. O sea, me parece triste que la Cruz Roja tome la postura de intentar sembrar dudas sobre el relato de Richard. En primer lugar, es evidente que lo que dice es cierto. Hemos comprobado en nuestra investigación que él tenía un alto nivel de responsabilidad en las operaciones de rescate tanto con Isaac como con Sandy. Pero además, todo lo que nos contó Richard fue confirmado por otros funcionarios antes de ser incluido en nuestro informe. Y, de hecho, en casi todos los casos también se corrobora con los documentos de la Cruz Roja, que invitamos a toda la gente a leerlos en el sitio web de ProPublica. O sea, insisto, hay una presentación de la Cruz Roja, una presentación de “Lecciones Aprendidas”, que dice: “un obstáculo para la prestación de servicios fue que desde la oficina central se desvíaron insumos, se desviaron recursos de las tareas de rescate , como por ejemplo camionetas, usándolos para relaciones públicas”. Así que, reitero, está totalmente claro es un documento de la Cruz Roja que salió de la oficina central. Y cuando hicimos nuestra investigación, entrevistábamos a Richard y a varios otros funcionarios que habían trabajado en las zonas afectadas, y todos dijeron que eso era totalmente cierto. Y con respecto a las conferencias de prensa, bueno, hay fotografías de la directora ejecutiva de la Cruz Roja, Gail McGovern, dando, participando en una conferencia de prensa en Staten Island, pocos días después de Sandy —también publicadas en nuestro sitio web— donde se puede ver de fondo los vehículos para tareas de emergencia, uitlizados ahí como decoración, como dice Richard. Y una cosa más, después que se publicara el artículo ayer, supe de otra persona que estuvo involucrada en las tareas de rescate, que confirma la veracidad del relato que publicamos, que nosotros ya sabíamos que era cierto, pero, bueno, así es.

AMY GOODMAN: Hablando de la directora ejecutiva, McGovern apareció en la NBC diciendo que la respuesta de la Cruz Roja ante el huracán Sandy había sido “casi perfecta”. Cuéntanos sobre las actas de reuniones de la Cruz Roja a las que ustedes tuvieron acceso..

JUSTIN ELLIOTT: Por supuesto. Bueno, en cierto modo, esto fue una de las cosas más impactantes que descubrimos en el desarrollo de nuestra investigación. Como mencionabas, unas dos o tres semanas después de Sandy, la directora ejecutiva de la Cruz Roja, Gail McGovern, salió por televisión a nivel nacional, en la NBC, porque algunas preguntas o rumores que circulaban en el territorio del tipo de “¿dónde estaba la Cruz Roja cuando…?” Y ahí ella dijo eso de que nuestro trabajo hasta el momentoha sido, textualmente, “casi perfecto”. Apenas unas semanas después de eso, hubo una reunión de ejecutivos de la Cruz Roja, al nivel de la vicepresidencia, que es la cargo más alto en la organización después de la directora ejecutiva, y allí se presentó un panorama totalmente diferente, diciendo cosas como: -y repito que todo esto está publicado— “No teníamos la sofisticación necesaria para un trabajo de este tamaño”, “fallas múltiples en los sistemas”, nuestro “mayor desafío” es fortalecer las “habilidades específicas de nuestra fuerza de trabajo”, lo que remite a algo que mencionó antes Richard, o sea, volviendo un poco a los antecedentes de esto, que hubo reestructuraciones y despidos en los últimos años y que muchos socorristas experimentados se fueron. Entonces, la versión oficial de lo que sucedió, que dió la directora ejecutiva, no concuerda para nada con la versión que se planteó a puertas cerradas apenas unas semanas después.

NERMEEN SHAIKH: Richard Rieckenberg, al notar las fallas de la Cruz Roja, cuando todavía estabas trabajando allí, tú manifestaste algunas de tus inquietudes a tus colegas y superiores. ¿Podrías contarnos qué fue lo que hiciste al respecto y qué respuesta recibiste, si es que hubo alguna?

RICHARD RIECKENBERG: Sí, estaba muy molesto por la forma en que se trabajó con el huracán Isaac, porque me pareció que tomamos decisiones muy importantes que eran básicamente contrarias a nuestros principios. O sea, en mi opinión, fueron decisiones fundamentalmente inmorales. Bob Scheifele y yo —cuando fue el huracán Isaac yo estaba en Florida y luego me fui a Mississippi, donde realmente no estábamos preparados para un huracán, aunque deberíamos haberlo estado, facilmente— así que Bob Scheifele, que se encontraba en Louisiana, y yo contactamos al vicepresidente de la Cruz Roja, Trevor Riggen. Yo le envié un correo electrónico y mi informe de viaje de Mississippi y de Florida, le dije que nos preocupaba mucho lo que habíamos visto allí y le pedimos una reunión, con él y con otros dos vicepresidentes en Washington DC, a lo que él accedió. Así que volamos a Washington DC en octubre y presentamos allí nuestras inquietudes.

AMY GOODMAN: Esto nos lleva a, o sea, podríamos remontarnos mucho tiempo atrás, pero por ejemplo, cuando fue el huracán Katrina, Justin Elliott ¿Cómo fue el trabajo de la Cruz Roja en esa ocasión? ¿Y qué fue lo que más te impactó en el transcurso de la investigación para este informe?

JUSTIN ELLIOTT: Bueno, pues la última década y media ha sido bastante dura para la Cruz Roja. Hubo escándalos relacionados con una mala gestión financiera después de, bueno, después del 11 de septiembre, cuando recaudaron una gran cantidad de dinero, creo que fueron más de mil millones de dólares y también después de Katrina. Algo interesante de la Cruz Roja es que fue una institución creada por el Congreso, de modo que existe cierta supervisión desde el Congreso. Y de hecho, después de Katrina, el Congreso impuso una reforma. La nueva directora ejecutiva, Gail McGovern, entró un par de años después de Katrina y hacia fuera, de alguna manera se hizo ver que las cosas se habían estabilizado un poco. Pero bueno, lo que resulta más sorprendente es que, en general, pasó que, puertas adentro, repito, hablamos con muchísimos funcionarios que trabajaron o están trabajando actualmente en la Cruz Roja, y lo que pasó es que perdieron la confianza en la dirigencia. Y en parte eso tiene que ver con la existencia de problemas básicos, como la capacidad para responder a los desastres, pero también tiene que ver con los valores expresados por la dirigencia, que ahora parece priorizar las relaciones públicas y lo que sería la marca de la Cruz Roja, por encima del verdadero y difícil trabajo de asistencia.

AMY GOODMAN: Recaudaron 300 millones de dólares con un concierto de artistas súper estelares. Y por otro lado, también estaba Occupy Sandy. Háblamos acerca de eso, de ese brote de Occupy Wall Street…

JUSTIN ELLIOTT: Claro.

AMY GOODMAN: …y lo que sucedió con la gente que llegó al territorio casi sin nada.

JUSTIN ELLIOTT: Sí, bueno, 300 millones de dólares es la recaudación total que logró la Cruz Roja para responder a Sandy, parte de la cual provino del concierto de superestrellas. Pero sí, también hubo otros grupos de voluntarios, como ser Occupy Sandy, que fue una especie de ramificación de Occupy Wall Street, que se pusieron en acción después del huracán. Y en mi artículo cito a algunas de las personas que participaron allí, contando que esos grupos estaban, por ejemplo, en Rockaway, una de las zonas más devastadas de Queens, y recién vieron a la Cruz Roja un par de semanas después del temporal. Y bueno, eran grupos que estaban operando con un presupuesto muy reducido. Entonces, creo que una de las razones por las que pensamos que era importante difundir esto, es que como tú dices, cuando hay una gran catástrofe, mucha gente estadounidense ve por televisión las terribles imágenes y bueno, quiere hacer algo, entonces dona dinero a la Cruz Roja. Y bueno, para ser claros, yo creo que es una institución de gran importancia y que allí ha trabajado, y sigue trabajando, gente muy valiosa, como Richard, gente que está tratando de, que son verdaderos expertos llevando a cabo las operaciones de rescate. Así que es lamentable que, bueno, que se haya malgastado gran parte de ese dinero.

AMY GOODMAN: Muchas gracias por habernos acompañado. Compartiremos en nuestro sitio web los enlaces a los informes de ProPublica. Justin Elliott, corresponsal de ProPublica y uno de los autores principales de esta nueva investigación, titulada: “The Red Cross’ Secret Disaster” (El desastre secreto de la Cruz Roja). Y agradecemos también la presencia de Richard Rieckenberg, que trabajó en la Cruz Roja como experto en desastres, supervisando las tareas vinculadas a la provisión de alimentos, refugio y suministros después de los huracanes Isaac y Sandy. Se comunicó con nosotros desde Santa Fe, Nuevo México. Esto es Democracy Now! Cuando regresemos, tocaremos el tema del dinero en las elecciones judiciales. Quédense con nosotros.

Traducido por Victoria Rodríguez. Editado por Carlos Valdiviezo, Verónica Gelman y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio