A 50 años de la Campaña de los Pobres de Martin Luther King, el “llamado nacional para un renacer moral” deja 2.500 arrestos en 6 semanas

Reportaje25 de junio de 2018

Presentamos voces de las miles de personas que marcharon el sábado en la capital de Estados Unidos respondiendo a la convocatoria de la nueva Campaña de la Gente Pobre. La manifestación masiva fue el cierre de seis semanas de acciones en diferentes puntos del país, que congregaron a la gente en torno al “Llamado para un renacer moral” de la campaña, que exige el fin del racismo y la pobreza sistémicas, la economía de guerra y la devastación ambiental. A lo largo de estas seis semanas, más de 2.500 personas fueron detenidas. La marcha del sábado contó con la participación de activistas de todo el país, conmemorando los 50 años transcurridos de la marcha a Washington D.C. en 1968, que daba continuidad a la lucha iniciada por el Dr. Martin Luther King Jr. poco antes de ser asesinado el 4 de abril de 1968: la primera Campaña de la Gente Pobre. En esta ocasión, la protesta contra la pobreza se produjo a pocos días del duro informe de la ONU presentado por la embajadora estadounidense ante dicho organismo, Nikki Haley, que denuncia duramente que las políticas del gobierno de Trump han empeorado la situación de pobreza en Estados Unidos.

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Escuchábamos al Coro por la Justicia Yara Allen, que el sábado cantó en Washington DC. acompañando a las miles de personas que se movilizaron al Capitolio en el marco de la Campaña de la Gente Pobre. La manifestación masiva se llevó a cabo después de seis semanas de acciones en todo Estados Unidos que, bueno, han sumado entre 2.500 y 3.000 detenciones. La consigna en torno a la cual se han congregado las y los manifestantes es un “Llamado para un renacer moral” que exige el fin del racismo sistémico, la pobreza, la economía belicista y la devastación ambiental. La marcha reunió a activistas de todo el país, a más de 50 años de las manifestaciones que se realizaron en Washington en 1968, para dar continuidad a la lucha iniciada por el reverendo Dr. Martin Luther King Jr. poco antes de ser asesinado el 4 de abril de 1968: la primera Campaña de la Gente Pobre. Poco más de una semana después del funeral de su esposo, Coretta Scott King encabezó una marcha para exigir una Declaración de Derechos Económicos que garantizara un ingreso básico, pleno empleo y más viviendas para personas de bajos ingresos. Medio siglo después, el reverendo Dr. William Barber y la reverenda Dra. Liz Theoharis están encabezando la nueva Campaña de la Gente Pobre, con una marcha que reunió a trabajadores de bajos ingresos, miembros del clero, activistas comunitarios y también contó con la participación de activistas que habían participado en la primera campaña de los pobres hace 50 años. Los y las manifestantes salieron a protestar por la pobreza generalizada, pocos días después de que la embajadora estadounidense ante Naciones Unidas, Nikki Haley, cuestionara un reciente informe de la ONU que critica duramente al gobierno de Trump por empeorar la situación de pobreza en EE.UU.. El informe da cuenta de que hay 40 millones de estadounidenses viviendo en situación de pobreza y 18 millones y medio de estadounidenses viviendo en situación de pobreza extrema. La semana pasada, Nikki Haley dijo: “es completamente ridículo que la ONU esté investigando la pobreza en Estados Unidos”, al mismo tiempo que retiraba a Estados Unidos del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. Bueno, según sus organizadores, la Campaña de la Gente Pobre ha sido el impulso más grande de acción directa no violenta de este siglo en Estados Unidos, y se han registrado durante la misma más de 2.000 detenciones. Ahora escucharemos algunas palabras de quienes participaron en la marcha del sábado.

REVERENDO MARK THOMPSON: Demos la bienvenida a la reverenda Dra. Liz Theoharis y al reverendo Dr. William J. Barber.

REVERENDA LIZ THEOHARIS: Somos un poderoso grupo de gente pobre, líderes morales, activistas y luchadores por la libertad. Y hace 40 días, el Día de la Madre, lanzamos esta campaña. Nuestro trabajo recién está comenzando, porque en los últimos 40 días, gente de todas las razas, colores y credos se ha unido para participar en acciones directas no violentas de unidad moral, exigiendo que acompañemos a todas las familias, que acompañemos a todas las personas. No las abandonamos. Es injusto, inmoral e innecesario que haya millones de pobres en esta tierra. Es injusto, inmoral e innecesario que haya niños y niñas encerradas en el país por su condición migratoria, porque no tienen vivienda, porque sus familias no tienen acceso al agua. Necesitamos una Campaña de la Gente Pobre. Y por eso la estamos construyendo.

REVERENDO WILLIAM BARBER II: Hoy nos reunimos para un hacer un llamado a la acción. Nos reunimos aquí para decir que llegó el momento de una rebelión moral en todo Estados Unidos. Seguimos la tradición moral de los profetas de Israel que desafiaron a reyes y gobernantes para que dejen de propagar el mal. Seguimos la tradición moral de Jesús, cuyo trabajo evangélico no predicó ir contra la homosexualidad, predicó ir contra la pobreza. Seguimos la tradición moral del pueblo Apache y otras espiritualidades indígenas, que nos enseñaron a cuidar, a no destruir ni envenenar el aire, el agua y la tierra. Seguimos la tradición moral del abolicionismo que sabía que aunque la esclavitud fuera legal, igual era inmoral y era fundamental cuestionarla. Seguimos la tradición moral de la reconstrucción que, después de la Guerra Civil, impulsó la lucha por la igualdad ante la ley. Seguimos la tradición moral del movimiento del evangelio social, que miró la pobreza y la avaricia corporativa y preguntó: “¿Qué haría Jesús?” Seguimos la tradición moral de quienes lucharon por sindicatos, salarios dignos y días laborables de 8 horas, arriesgándose a ser asesinados y colgados en lugares como Chicago. Seguimos la tradición moral de César Chávez, Martin Luther King, el rabino Heschel, Fannie Lou Hamer, Schwerner, Chaney y Goodman, de Rosa Parks, del Unitarismo, de musulmanes como Malcolm, de la comunidad LGBTQ y de activistas por la justicia social como Bayard Rustin. Seguimos la tradición moral de quienes siempre han luchado para que esta nación sea un poco más, esté un poco más arraigada en el amor, la verdad y la paz, se acerque un poco más a la unión perfecta. Esto es lo que somos. No te equivoques, Estados Unidos. Necesitarás un nuevo diccionario para esto. No podrás interpretar esto como siempre lo has hecho. Somos gente negra. Somos gente blanca. Somos gente morena. Somos gente roja. Somos gente amarilla. Somos gays. Somos heterosexuales. Somos gente vieja. Somos de la ciudad. Somos del campo. Somos gente judía. Somos gente cristiana. Somos gente musulmana. Somos hinduistas. Somos gente de fe. Somos gente agnóstica. De Alaska a Alabama, del sur profundo en Mississippi al norte en Maine, de California a las Carolinas, del medio oeste y el cinturón industrial al cinturón agrícola, somos la Campaña de la Gente Pobre: un llamado nacional para un renacer moral. ¡No nos callaremos más! (…) Hoy, el protagonismo es de la gente. Esta es una manifestación diferente. No hemos invitado gente a que hable en nombre de la gente. Hemos invitado a la gente a que hable por sí misma, porque creemos que ha llegado la hora de una revolución.

ORADORA 1: ¡Guau! Ustedes son gente hermosa, me están haciendo llorar, de verdad. Bueno ¿Sabían que hay 140 millones de personas pobres o de bajos ingresos en Estados Unidos, entre ellas más de 73 millones de mujeres y niñas? Eso es triste. Eso es triste.

ORADOR 2: ¿Y sabían que hay 38.2 millones de niños que en situación de pobreza? Son más del 51.9% de todos los niños menores de 18 años. TANA: Mi nombre es Tana. Soy de Kentucky, hogar del Derby de Kentucky, del equipo de baloncesto Kentucky Wildcats y del bourbon de Kentucky. Me alegro de que no hayan aplaudido demasiado fuerte, porque odio decir esto, pero también es el hogar de Mitch McConnell, Rand Paul y Hal Rogers. No es algo que me agrade decir, pero tengo que decirlo de todos modos. Quiero contarles sobre los Apalaches. Es la región con el ecosistema más antiguo y diverso en cuanto a de plantas y animales, muy rica en recursos naturales. Sin embargo, esta región tiene el peor índice de pobreza del estado de Kentucky, con una tasa de 25.4% en la franja de los Apalaches, frente a un 18.9% en el resto del estado. Las minas de carbón no son explotadas hace mucho y la promesa de reactivarlas es una mentira infernal.

JAY: Saludos. Hoy me paro frente a ustedes como una mujer birracial, africana estadounidense y transgénero sin atención médica, con serios problemas de salud. Pero hoy estoy aquí para contarles que después de haber obtenido una licenciatura en Historia y Ciencia Política, después de tener un trabajo bien pago durante 30 años de mi vida, ahora yo también estoy en una situación difícil. Me diagnosticaron una enfermedad renal, etapa 5. Me atrasé en mis pagos. Tenía dos meses de retraso e hice un doble pago. Pero tenían alguna norma sobre el período de gracia que me informaron cuando ya había pasado; así que mientras preparo mi lecho de muerte, aún estoy aquí ¡y lucharé hasta el final! Quiero darles las gracias por luchar por mí. Quiero darles las gracias por luchar por ustedes. Y quiero darles las gracias por luchar por un Estados Unidos moral. ¡Los amo!

REVERENDO WILLIAM BARBER II: Sí, sí, ¡un aplauso para Jay!

IRASEMA HERNANDEZ: Mi nombre es Irasema Hernandez. La gente me llama Sema, pero pueden decirme hermana. Estoy aquí en solidaridad con Kenya, de California. Ella es la copresidenta de la Campaña de los Pobres en California. Ella no pudo estar aquí, pero está mirando. Está recibiendo a un nuevo miembro en su familia. Estoy aquí hoy para hablar de lo que les está sucediendo a nuestras familias, quiero iluminar las atrocidades que están viviendo nuestros hermanos y hermanas al cruzar fronteras ficticias. Soy hija de inmigrantes, trabajadores migrantes que cruzaron la frontera buscando una vida mejor. En cambio, encontraron una vida de esclavitud. Trabajamos en los campos de tomate, manzanas, duraznos y naranjos. Recuerdo cuando era pequeña estar recolectando tomates con mi abuela y ver un avión que volaba sobre nosotras echando pesticidas. Viví en las sombras durante gran parte de mi vida, con miedo de que mi madre y mis abuelos fueran deportados. La separación de familias es una práctica que se ha implementado durante mucho tiempo para mantenernos bajo control y con miedo. El sistema capitalista está profundamente arraigado en la supremacía blanca. Cuando nuestros hermanos y hermanas cruzan las fronteras ficticias, no es porque quieren, es porque porque tienen que hacerlo. Son sobrevivientes en países destruidos por la guerra, por la devastación económica y ambiental causada por la ideología capitalista y de la supremacía blanca, que bombardea comunidades negras y de color para explotarlas y beneficiarse de la crisis humanitaria. Debemos aprender de la historia para evitar repetirla. Debemos evitar que las familias sean separadas por la fuerza, antes de que suceda, no después, cuando queda bien y no incomoda hablar del tema. Hermanos y hermanas, todos podemos hacer algo para ayudar a detener estas atrocidades, dejando de aportar a este sistema que genera una perpetua economía de guerra. Pongan su dinero en las cooperativas de crédito, reconsideren qué hacer con sus cuentas de retiro e inversión. Usemos el sistema capitalista en contra de si mismo y destruyámoslo. Nací en este país. Soy ciudadana estadounidense. Y aún así vivía con miedo. Nací en la esclavitud. Todos nacimos en la esclavitud. Pero podemos cambiar eso ahora mismo. A las personas que son empleadas del gobierno federal y tienen que cumplir con su trabajo, les digo: no dejen que su trabajo se sobreponga a su humanidad.

REVERENDO WILLIAM BARBER II: Ahora queremos escuchar, mientras nos preparamos para marchar, a nuestro hermano, un hermano que es actor, pero aquí no viene a actuar, sino a ser sí mismo, nada menos que Danny Glover.

DANNY GLOVER: Gracias, reverendo Barber. Gracias a todos por estar aquí hoy, en este momento histórico. Estoy aquí y pienso en las veces, cada vez que Ossie Davis y Ruby Dee iban a algún lugar, siempre decían: “Estoy aquí hoy porque aquí es donde debo estar”. Estamos aquí hoy porque aquí es donde debemos estar, en este momento, luchando contra la injusticia, luchando por la gente pobre de este país y del mundo. Y por eso hoy recordamos a nuestra hermana que fue asesinada en Brasil, en Río de Janeiro, nuestra hermana Marielle Franco, quien luchó por las comunidades LGBTQ, que siguen luchando. Entonces todos nosotros también luchamos. Sabemos que hoy estamos aquí y que esto va mucho más allá, sabemos que nos tenemos que organizar, organizar, organizar. Esta lucha no comienza ni termina aquí y ahora. El movimiento que estamos construyendo, el camino para cambiar este país se basa en nuestro activismo sostenido. Y sé que ustedes están aquí hoy, estarán aquí mañana, y estarán en esto hasta el final, hasta que ganemos. Gracias.

REVERENDO WILLIAM BARBER II: Ahora vamos a marchar. Espero que no intenten sacarnos de las calles, porque nos quedaremos en las calles.

MANIFESTANTES: [cantando] No dejaré que nadie me detenga. Voy a seguir caminando, seguir hablando, marchando hacia la Tierra de la Libertad. No dejaré que ningún presidente me detenga, me detenga, me detenga. No dejaré que ningún presidente me detenga. Seguiré caminando, seguiré hablando, marchando hacia la Tierra de la Libertad.

OFICIAL DE POLICÍA: Gente, como están caminando …esperen, deténganse. Reverendo Jackson, gente, por favor esperen deténganse.

REVERENDO JESSE JACKSON: Sí.

OFICIAL DE POLICÍA: Ustedes son un grupo. Estén o no en una sola fila, son un grupo que se está apartando de la marcha.

REVERENDO JESSE JACKSON: No, bueno, espere. Estamos actuando individualmente.

OFICIAL DE POLICÍA: Bueno, pero siguen siendo parte de la marcha.

PERSONA SIN IDENTIFICAR: Bueno, lo que él está diciendo es que esto que estamos haciendo se sigue considerando parte de la manifestación, incluso si vamos a entregar cartas. Se considera como una manifestación incluso si vamos de a una persona a la vez, si 20 personas llegamos allí al mismo tiempo por nuestra cuenta, igual se toma como una manifestación y estamos sujetos a arresto. Eso es lo que dice.

OFICIAL DE POLICÍA: Eso es correcto, porque en este momento están manifestando sin permiso.

AMY GOODMAN: Nos estamos aglomerando bien cerca del Capitolio. Y Jesse Jackson, el Reverendo Barber, Elizabeth Theoharis, Danny Glover y el reverendo James Forbes están pidiendo que nos permitan acercarnos de a una persona para entregar paquetes con peticiones. Reverendo Jackson, ¿qué está pasando aquí?

REVERENDO JESSE JACKSON: La policía nos está montando una artimaña de Patrulla Fronteriza, impidiéndonos llegar al Capitolio. Dicen: “Si marchas individualmente, está bien. Pero como grupo, no puedes”. Somos un grupo de individuos. Tenemos derecho a marchar al Capitolio, en una protesta no violenta, para manifestar nuestras reivindicaciones de justicia, dignidad, salud trabajo y salarios. Nadie debería tomar esto como una amenaza. Tampoco nos debería obstruir la acción policial. Esto es brutalidad.

AMY GOODMAN: Reverendo Forbes, usted también está aquí. ¿Por qué está aquí hoy?

REVERENDO JAMES FORBES: Estoy aquí porque hace 50 años Martin Luther King fue asesinado. Ahora se cumple el 50 aniversario. ¿Como murió? Trabajando por la gente pobre. Y ahora el cielo -como sabes, no hablo mucho sobre el cielo a pesar de ser pastor -el cielo ha declarado que para mostrar que Martin Luther King no derramó su sangre en vano el cielo ha decretado un drástico fortalecimiento divino del movimiento, para decirle a King y a Bobby Kennedy que “Aunque su sangre haya sido derramado, el movimiento sigue vivo. No fue extinguido”.

AMY GOODMAN: Qué piensa sobre la frontera y lo que sucede la separación de familias. Usted estaba a cargo de la iglesia Riverside.

REVERENDO JAMES FORBES: Sí.

AMY GOODMAN: Y alrededor de 700 niños y niñas que han sido separados de sus familias al parecer están en varias instituciones de Nueva York. Ni el gobernador ni el alcalde han descubierto exactamente dónde están.

REVERENDO JAMES FORBES: Pongamos esto en un contexto histórico. La separación de los niños, para mí, se remonta al proceso de esclavitud, ya que para poder esclavizar y deshumanizar a las personas era necesario romper sus lazos familiares. Y ahora solo puedo pensar: Está sucediendo otra vez. Ya sea que se separe a las familias a través del encarcelamiento con causas inventadas o con una evaluación banal de los delitos penales, o que se separe a las familias por cuestiones económicas, o a través de manipulaciones electorales, o a través de los derechos fronterizos, la cuestión es que cuando las familias son desmembradas, el tejido de la humanidad se desgarra. Por eso digo que lo que está sucediendo en Texas es solo una especie de, por así decirlo, de instantánea de lo que está mal en el sector político en general.

MANIFESTANTES: [cantando] Tengo un sentimiento que todo estará bien.

AMY GOODMAN: Esas últimas voces eran del reverendo James Forbes, distinguido ministro emérito de la Iglesia Riverside en Nueva York, y del reverendo Jesse Jackson, que estaba con el reverendo Dr. King cuando fue asesinado el 4 de abril de 1968. Escuchábamos también el canto del reverendo Barber, que junto a la Reverenda Liz Theoharis están encabezando la nueva campaña de la gente pobres, que dicen que recién está comenzando. En estas últimas seis semanas, han detenido a más 2.500 participantes de las manifestaciones. Esto es Democracy Now! Después de la pausa, una nueva película llamada The King. No se vaya.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio