Demanda afirma que a los menores migrantes detenidos se les han estado inyectando a la fuerza potentes drogas psiquiátricas

Reportaje21 de junio de 2018

En informes estremecedores se reveló que los menores inmigrantes fueron sometidos e incapacitados mediante el uso de poderosas drogas psiquiátricas en un centro de detención del sur de Texas. El expediente legal muestra que a los menores que están retenidos en el Centro de Tratamiento Shiloh en el sur de Houston “se les inyectó a la fuerza una medicación que los marea, los hace languidecer, los vuelve obesos e incluso los incapacita”, de acuerdo a los informes de la organización Reveal. Mientras tanto, de acuerdo a otra investigación de Reveal, los contribuyentes pagaron más de $1,500 millones de dólares durante los últimos cuatro años a las empresas que administran las instalaciones de jóvenes inmigrantes, a pesar de las denuncias de abuso físico y sexual desenfrenado.
Para saber más de este tema, puede ver “la entrevista que le hicimos (en inglés) a Aura Bogado. Bogado es la periodista que dio a conocer estas noticias. Escribe sobre inmigración para la organización Reveal del Centro para un Periodismo de Investigación. Sus artículos más recientes son “Immigrant children forcibly injected with drugs, lawsuit claims” (A los menores inmigrantes se les inyectaron drogas a la fuerza, según sostiene una demanda) y “Migrant children sent to shelters with histories of abuse allegations” (Los menores migrantes son enviados a refugios que tienen antecedentes de cometer abusos).

Transcripción
Esta transcripción es un borrador que puede estar sujeto a cambios.

AMY GOODMAN: Vamos ahora a Nueva Orleans. Estamos en comunicación telefónica con Aura Bogado, periodista especializada en inmigración de la organización Reveal del Centro para un Periodismo de Investigación. Las últimas notas que escribió se titulan: Immigrant children forcibly injected with drugs, lawsuit claims (Demanda judicial denuncia la medicación forzoza de menores inmigrantes) y Migrant children sent to shelters with histories of abuse allegations (Se está enviando a menores migrantes a refugios con denuncias de abusos). Aura, cuéntanos lo que has investigado.

AURA BOGADO: Hola, Amy. Hace bastante que estamos investigando estos refugios para inmigrantes, y hemos encontrado que existen más de 100 acusaciones, investigaciones sobre infracciones y crímenes por los que se ha enviado gente a prisión, y otro tipo de casos que muestran que han sucedido cosas muy graves en estos lugares. Esto incluye casos en los que se ha inyectado por la fuerza fuertes drogas psicotrópicas a niños, a veces muy pequeños, y acusaciones de agresiones sexuales y de promoción de pornografía infantil. Por estos delitos hay alguien que está actualmente cumpliendo una condena, creo que con una sentencia de 10 años de prisión. Son cosas realmente horribles.

NERMEEN SHAIKH: Aura, ¿Podrías contarnos qué has podido saber acerca del impacto de estas drogas psicotrópicas inyectadas por la fuerza a los niños y niñas?

AMY GOODMAN: ¿Y quién toma la decisión de inyectarles? ¿Acaso saben algo sobre los historiales médicos de estos niños?

AURA BOGADO: Sí. Lo que sucede es que los niños son enviados a un primer refugio, donde a veces son “reforzados”. Ese es el término que usa el gobierno, dice que necesitan un “refuerzo” indicando que cuando ven un comportamiento que no les gusta en algunos niños, pueden derivarlos a un psiquiatra quien tomará por su cuenta la decisión de cómo tratar a ese niño o niña. En Nueva Orleans hay una familia con la que he compartido un tiempo. Tiene un niño de nueve años que no tenía antecedentes de enfermedad mental. Él decía una y otra vez que quería irse, quería huir, quería volver a conectarse con su familia, reunirse con su madre, y trató de huir. Y debido a ese comportamiento y algunas otras actitudes, lo llevaron ante un psiquiatra, tal como expliqué que ocurre en estos casos. Ese psiquiatra construyó un relato según el cual recomendaba dar al niño ciertas drogas. Entonces, el gobierno decidió llevarlo al Centro de Tratamiento Shiloh, que es un lugar ubicado en las afueras de Houston, Texas. Allí fue medicado durante casi seis meses sin su consentimiento y sin el consentimiento de su madre. Durante todo este tiempo, el gobierno sabía dónde estaba su madre. Hicieron dos visitas a su domicilio. Y se negaron a darle la custodia de su hijo. Ella suplicó. Algunas veces se enojó, otras veces intentó negociar. Trató por todas las vías posibles. Yo pude ver muchos mensajes de texto intercambiados entre ella y la persona de los servicios sociales encargada del caso, así como entre ella y otras personas que trabajaban en esta instalación de Texas, y la cuestión es que no le devolvían a su hijo. Algunas veces ni siquiera le respondían. No recibía respuesta durante varios días. Y a veces la respuesta era algo como: “Estas son las órdenes del doctor. Le recetaron eso, y no podemos hacer nada al respecto”. Y cuando hablo de un centro de tratamiento, cualquiera se podría imaginar que se trata de algún tipo de clínica muy seria de atención hospitalaria, o un lugar grande con instalaciones muy buenas donde la gente realmente se puede sanar. Sin embargo, nuestra investigación encontró que esta firma, Shiloh, está asociada con muchas propiedades, a pesar de que formalmente solo usa una dirección principal. La mayoría de esas propiedades son remolques.

NERMEEN SHAIKH: Y Aura, según tu investigación, ¿hace cuánto sucede esto?

AURA BOGADO: En el caso de Shiloh, en 2013 consiguió un contrato con el gobierno para albergar a niños y niñas inmigrantes, pero ya hace mucho más tiempo que funciona como albergue para niños y niñas en general. Varios años antes de 2013, un niño que estaba bajo el cuidado de Shiloh murió por las condiciones de reclusión en las que se encontraba. Sin embargo, Shiloh logró mantener su licencia y continuar operando. El gobierno —el gobierno federal— conoce las infracciones que se han cometido allí, que han causado indignación en funcionarios locales y que el estado de Texas también… O sea, mucho de este material se encuentra en los registros públicos. Los registros de inspección más recientes que se pueden ver son de diciembre del año pasado. Hay un informe que indica algo muy serio: algunas de estos medicamentos psicotrópicos eran guardados al alcance de los niños, en lugares accesibles para ellos. Hay muchos informes de inspección que indican que no todo funcionaba como corresponde.

AMY GOODMAN: Quiero sumar a Franco Ordoñez a la conversación. El miércoles, informaste que desde el comienzo de su presidencia, Trump planeó la construcción de “ciudades campamento” para albergar a inmigrantes. Voy a leer un fragmento del principio de tu nota, donde dice: “El Departamento de Seguridad Nacional solicitó al Congreso 95 millones de dólares para construir ciudades campamento en dos localidades de Texas para detener a las personas con infracciones migratorias; según un documento presupuestario al que tuvo acceso McClatchy presentado al Congreso en marzo de 2017”. ¿Qué nos puedes decir acerca de la llamada instalación de estructura liviana construida en Tornillo y Donna, Texas, para albergar inmigrantes, especialmente niños no acompañados por adultos o familias enteras, luego del aumento en el número de inmigrantes que se dio en Estados Unidos por la frontera sur durante el gobierno de Obama?

FRANCO ORDOÑEZ: Sí. Básicamente lo que vemos es que el gobierno de Trump, en parte debido a la política de “tolerancia cero” pero también por las políticas represivas que está impulsando desde que asumió —un endurecimiento en las políticas que obviamente fue planeado desde el principio, o más bien desde la campaña electoral— lo que vemos es que se están quedando muy rápidamente sin espacio en los refugios para niños. No tienen más lugar donde seguir recluyendo a los niños y niñas. Hay alrededor de 11.200 —más en realidad— niños y niñas detenidas sin sus familias en este tipo de refugios. Sus instalaciones están llenas en un 95 porciento. Entonces, como necesitan más espacio, están construyendo estas ciudades campamento en bases militares, para recluir allí a los niños y niñas y tener lugar para acomodar a los otros que van siendo detenidos. Se nos ha dicho que las ciudades o centros de detención construidos con carpas son para menores no acompañados, no para niños separados de sus padres. Pero si no se hubiera implementado la política de separar a las familias, habría más lugar en los refugios. Así que estas ciudades campamento son una forma de compensar ese espacio que les falta.

AMY GOODMAN: Y para finalizar, Aura Bogado, vienes informando sobre este tema desde hace tiempo, antes de que se implementara la política de “tolerancia cero” hace seis semanas. Política que luego Trump revirtió con una orden ejecutiva, aunque no se entiende por qué necesitaba emitir una orden ejecutiva para ello. Estamos hablando de abuso sexual, de niños medicados por la fuerza y enviados a psiquiatras para decidir un tratamiento, cuando en realidad sólo están preguntando por sus padres y madres, y pidiendo volver con sus familias. Y cuando los niños están alterados por esta situación los inyectan o les dan pastillas. Y ahora necesitan mayor cantidad de personal para estos lugares, dada la cantidad de niños y niños —y familas— que están encarcelando. Esto aumenta la vulnerabilidad, ¿cierto? ¿Cuán exigente es la evaluación de la gente que se está contratando ahora mismo en estos centros que necesitan prepararse con urgencia para recibir miles de personas más?

AURA BOGADO: Así es. Estos centros —que a veces son organizaciones sin fines de lucro, otras son empresas privadas, algunos son religiosos y otros no religiosos— en el pasado siempre han afirmado: “Hacemos verificación de antecedentes de todo el personal”. Eso es probablemente cierto. Pero no sé cuán exhaustiva es esa verificación de antecedentes. Además, es probable que mucha gente pueda pasar una verificación de antecedentes sin que eso necesariamente signifique que saben cómo tratar a niños y niñas que han experimentado situaciones muy traumáticas, especialmente los más pequeños. Es difícil evaluar eso. Obviamente, no puedo predecir el futuro como para decir: “Seguramente habrá más acusaciones y más personas detenidas por este tema, y se confirmarán más de estos delitos”. Pero tener a mucha gente encerrada en un mismo espacio, tanta gente joven, gente extremadamente vulnerable, que ha sido víctima del tráfico de personas, que ha pasado por abusos terribles, sin mencionar lo duro que es el viaje en sí mismo. Bueno, es una población muy vulnerable. Y sabemos que las poblaciones vulnerables suelen estar en la mira… lamentablemente, son un blanco fácil para abusadores. Entonces, repito, no puedo predecir lo que va a suceder. Pero creo que hay mucha gente que no se sorprendería si de aquí en adelante comenzamos a escuchar más acusaciones de delitos cometidos en estos centros.

AMY GOODMAN: Aura Bogado, muchas gracias por acompañarnos. Periodista especializada en inmigración de la organización Reveal del Centro para un Periodismo de Investigación. Sus artículos más recientes son Immigrant children forcibly injected with drugs, lawsuit claims (Demanda judicial denuncia la medicación forzoza de menores inmigrantes) y Migrant children sent to shelters with histories of abuse allegations (Se está enviando a menores migrantes a refugios con denuncias de abusos). También queremos agradecer a Franco Ordoñez, corresponsal para la Casa Blanca del medio de noticias McClatchy en Washington DC. Su artículo más reciente se titula “Trump’s immigration order replaces one crisis with another” (La orden de Trump sobre inmigración reemplaza una crisis por otra). Esto es Democracy Now! Después de la pausa nos vamos fuera del país hacia Egipto, para conocer más sobre lo que está sucediendo en Yemen, y sobre el ataque de Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos sobre Yemen, apoyado por Estados Unidos. Vamos a conocer más sobre lo que les está sucediendo a los presos yemeníes en las cárceles que tiene Emiratos Árabes Unidos en Yemen. Quédense con nosotros.


Traducido por Pamela Subizar. Editado por Verónica Gelman y Democracy Now! en Español.

The original content of this program is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 United States License. Please attribute legal copies of this work to democracynow.org. Some of the work(s) that this program incorporates, however, may be separately licensed. For further information or additional permissions, contact us.

Las noticias no comerciales necesitan de su apoyo

Dependemos de las contribuciones de nuestros espectadores y oyentes para realizar nuestro trabajo.
Por favor, haga su contribución hoy.
Realice una donación
Up arrowInicio